Próximos cursos presenciales

Jaime I El Conquistador, Rey de Aragón. Biografía





All rights reserved. The contents of: "JAIME I EL CONQUISTADOR" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "JAIME I EL CONQUISTADOR" son propiedad de © Arteguias.com

Biografía de Jaime I El Conquistador, Rey de Aragón

Jaime I de Aragón nació en Montpellier (Francia) en 1208, hijo de Pedro II el Católico, rey de Aragón y Conde de Barcelona, y de María de Montpellier. Fue Rey de Aragón (1213-1276), de Valencia (1239-76) y de Mallorca (1229-1276), Conde de Barcelona (1213-1276), y señor de Montpellier (1219-1276).

Estatua de Jaime El Conquistador en la ciudad de Valencia

El comienzo de su reinado estuvo marcado por la batalla de Muret (1213), en la que murió su padre, dejando al pequeño Jaime bajo la custodia de Simón de Monfort, el vencedor de Muret, que le retuvo como rehén hasta que por orden del Papa Inocencio III fue entregado a los Templarios en 1214. Muret también marcó el inicio del fin de la política de expansión catalana en la Occitania, que quedaría definitivamente vinculada a Francia, dirigiéndose, a partir de entonces, los intereses catalana-aragoneses hacia el Mediterráneo, política en la que Jaime I obtuvo grandes éxitos, por los que recibió el apodo con el que ha pasado a la historia: El Conquistador.

Los primeros años del reinado de Jaime I El Conquistador fueron difíciles. La anarquía se apoderó tanto de Aragón como de Cataluña, mientras el rey-niño permanecía en el castillo de Monzón a cargo de los Templarios. Siguiendo las disposiciones de la reina María, muerta en 1214 en Roma, la regencia era ejercida por su tío Sancho Raimúndez, conde de Rosellón, que tuvo que hacer frente a frecuentes revueltas nobiliarias, que finalizarían con la paz de Alcalá (1217). Jaime I asumió la dirección de sus estados en 1225. Ya antes, en 1221, contrajo matrimonio con Leonor de Castilla, hija de Alfonso VIII. Este casamiento fue anulado por razón de parentesco, contrayendo segundas nupcias (1235) con la princesa Violante, hija de Andrés II, rey de Hungría.

Jaime I dedicará los primeros años de su reinado a someter a los nobles rebeldes, recrudecida la pugna nobleza-monarquía con episodios como los sitios de Albarracín, (1220) y Montcada (1223), llegando incluso a caer prisionero en 1224; a reorganizar las finanzas del reino, arruinado por la política de Pedro II el Católico; y a afrontar los problemas derivados de la sucesión en el condado de Urgell.

Murallas de Albarracín

Solventada la cuestión interior, el debilitamiento del poderío musulmán tras la derrota en las Navas de Tolosa (1212) permite al rey emprender la expansión del reino por el Mediterráneo. Proceso inscrito en el marco global de la política de los reinos cristianos peninsulares, se constituyó en parte fundamental del programa propiciado por el monarca a partir de 1228 para reafirmar su poder y recuperar el prestigio y la autoridad de la Corona, que su padre había arruinado, para lo que propuso una empresa militar colectiva que beneficiara a todos, con el rey como motor y como cabeza suprema de este proyecto.

En 1229 emprendió la conquista de Mallorca. Tras la toma de la ciudad de Mallorca (diciembre de 1229), se apoderó de la isla en pocos meses, salvo un pequeño núcleo de resistencia musulmana, que logró mantenerse en la sierra de Tramontana hasta 1232. Entretanto, estableció un protectorado sobre Menorca, rubricado por el tratado de Capdepera, por el cual los musulmanes menorquines aceptaron su soberanía (1231). Por último, cedió la sumisión de Ibiza a la alta aristocracia catalana, que la hizo efectiva en 1235.

Vista nocturna del Castillo de Biar, una de las muchas conquistas de Jaime I el Conquistador

Dominadas las Baleares, Jaime I asumió en 1232 la dirección de la conquista de Valencia, ocupando Burriana y Peñíscola, el reino de Valencia (1238) e incorporando entre 1244-45 Játiva y Biar. Conquistó también Murcia en 1266, aunque la cedió a Alfonso X de Castilla por el tratado de Almizra (1244) Su interés principal se asienta en la expansión comercial y política en el Mediterráneo. Así, la conquista de Mallorca, lograda gracias a la potencia naval catalana, le permite establecer y controlar las rutas comerciales del occidente mediterráneo. Acabó con la piratería islámica y las Baleares se constituyeron en puente para el comercio entre Cataluña y el norte de África.

San Juan del Hospital de Valencia, una delas primeras fundaciones de Jaime I al tomar  la ciudadTanto en Mallorca como en Valencia, Jaime I decidió crear reinos autónomos, pero integrados en la Corona de Aragón. Así ésta quedará convertida en una serie de piezas que, siguiendo una concepción patrimonial, Jaime I repartirá entre sus hijos en testamentos sucesivos. En un primer reparto (1241), Alfonso, fruto de su matrimonio con Leonor de Castilla, hereda Aragón y Cataluña, y Pedro, primogénito de Violante de Hungria, Valencia, las Islas Baleares, el Rosellón y la Cerdaña.

En 1243 en un nuevo testamento lega a Alfonso únicamente Aragón; a Pedro, Cataluña y Valencia; y a Jaime, las Baleares. De nuevo testa en 1248, incluyendo en el reparto al nuevo hijo, Fernando. Por último, muerto Alfonso en1260, otorgó nuevo testamento (1262) y legó a Pedro (III), Aragón, Cataluña y Valencia, y a Jaime (II de Mallorca), las Baleares, el Rosellón, la Cerdaña, Colliure y Conflent.

El periodo de campañas permitió resolver momentáneamente los problemas económicos del reino y desviar la belicosidad de la nobleza hacia otros objetivos, pero las decisiones tomadas por el rey para la reorganización de los territorios, el reparto entre sus herederos, y las cuestiones de derechos y jurisdicción, enfrentaron de nuevo al rey con la nobleza, a cuyo frente estuvieron algunos de sus hijos: Alfonso hasta su muerte en 1260, el infante Pedro y el bastardo Fernando Sanchís de Castro, ya en los últimos años del reinado.

En Aragón la nobleza consideró un ataque a sus derechos la conversión de Valencia en un reino independiente, pues consideraba a Valencia una simple prolongación de su reino, lo que junto a la no-imposición del fuero aragonés y la desvinculación de este reino del de Aragón y su unión a Cataluña en el testamento de 1243, situó a toda la nobleza aragonesa junto al infante Alfonso, enfrentado a su padre.

En Cataluña la devolución de Murcia a Castilla provocó un malestar que se transformó en oposición abierta cuando Jaime I solicitó ayuda para una nueva expedición a Andalucía, lo que provocó nuevas sublevaciones ante la confiscación de bienes que emprendió el monarca.

Jaim I el conquistador fue un hombre culto e inteligente, que en su pugna con la nobleza utilizó el soporte de la doctrina jurídica romana revitalizada por la escuela de Bolonia, que afirmaba la supremacía del Príncipe. También favoreció a los municipios y a la burguesía. Organizó el Consell de Cent o gobierno municipal de Barcelona y promovió la redacción del Libro del Consulado de Mar, un compendio de derecho marítimo.

Fue en su reinado cuando se produjo el nacimiento de la conciencia territorial en la Corona de Aragón, sobre todo en los Estados fundacionales de Aragón y el principado de Cataluña, con la actuación de dos fuerzas: la normalización del Derecho, y la conversión de las Cortes en una institución reivindicativa y cohesionadora de la conciencia de la comunidad.

Estatua del rey de Aragón, Jaime I el Conquistador, en los Jardines de Sabatini de Madrid

En Aragón se promulgan en 1247 los Fueros de Aragón, realizados por el Obispo de Huesca, Vidal de Canellas, que recogen una parte sustancial de los fueros locales junto a un marco más amplio de reminiscencias romanistas. En Cataluña, la protección de la monarquía permitió el triunfo de los Usatges de Barcelona y su difusión territorial por Cataluña a mediados del siglo XIII. También otorgó a Valencia una ordenación político-administrativa, la Costum (1240), de carácter municipal, que fueron revisadas en 1251. Los Foris et consuetudines Valentiae fueron confirmados por el rey en 1271 y se fueron extendiendo por todo el reino, a pesar de la oposición de la nobleza aragonesa.

Monasterio de Poblet. Tarragona

En los últimos años de su vida promovió dos cruzadas a Tierra Santa (1269 y 1274), fracasando ambos intentos. Enfermo, abdicó en sus hijos, Pedro y Jaime, y murió en Valencia en 1276. Enterrado en Poblet, sus restos fueron trasladados en 1835 a Tarragona y reintegrados a Poblet en 1952.

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Biografías
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: EL REY CONQUISTADOR JAIME I: ENTRE LA HISTORIA Y LA LEYENDA

Comprar libro

Título: JAIME I Y SU REINADO

Comprar libro

Título: HISTORIA Y MITO DEL REY JAIME I DE ARAGÓN

Comprar libro

Título: VIDA Y ÉPOCA DE JAIME I EL CONQUISTADOR

Comprar libro

Título: LOS MUNDOS DE ALFONSO EL SABIO Y JAIME EL CONQUISTADOR

Comprar libro

Título: LOS REYES DE ARAGÓN

Comprar libro

Título: LOS VALENCIANOS DE TIEMPOS DE JAIME I

Comprar libro

Título: JAIME I. LA CONQUISTA DE VALENCIA 1238

Comprar libro

Título: EPÍTOME DE LA VIDA Y HECHOS DEL ÍNCLITO REY DON PEDRO DE ARAGÓN

Comprar libro

Título: LA IGLESIA EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LOS INFANZONES DE ARAGÓN EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA VALENCIA MUSULMANA

Comprar libro

Título: APODOS REALES. HISTORIA Y LEYENDA DE LOS MOTES REGIOS

Comprar libro

Título: TÓPICOS Y REALIDADES DE LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: HISTORIA DE LA EDAD MEDIA EN OCCIDENTE

Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "BIOGRAFÍA DE JAIME I EL CONQUISTADOR. REY DE ARAGÓN" en diciembre de 2007