Próximos cursos presenciales
Camino del Cid en Guadalajara













Comprar libro

Título: POR LOS CAMINOS DEL CID

Comprar libro

Título: EL CAMINO DEL CID. (POR EL MAESTRAZGO) 1001 KM. DESDE BURGOS A VALENCIA

Comprar libro

Título: RUTAS DEL ROMÁNICO EN LA PROVINCIA DE GUADALAJARA

Comprar libro

Título: CASTILLOS DE GUADALAJARA

Comprar libro

Título: EL CAMINO DEL CID

Comprar libro

Título: EL LENGUAJE DE LA ARQUITECTURA ROMÁNICA


Comprar DVD

Título: PACK DE 2 DVD MÁS LIBRO "EL CAMINO DEL CID"





The texts of the site "WAY OF EL CID IN GUADALAJARA" are property of © Arteguias.com


Los textos de "CAMINO DEL CID EN GUADALAJARA" son propiedad de © Arteguias.com.

La imagen de Anguita de usa bajo la licencia Creative Commons Attribution ShareAlike (autor: Javier Serrano Copete).

 

El Camino del Cid en Guadalajara

Introducción a la Guía monumental del Camino del Cid en Guadalajara

Guadalajara es una de las provincias en que más kilómetros recorre el llamado Camino del Cid. Dicho trazado, por tierras alcarreñas, se divide en dos etapas perfectamente diferenciadas: una primera, coincidente con el episodio del Destierro del Cantar y cuyos escenarios tienen lugar en el sector norte de la provincia; y una segunda en la que, tras recorrer tierras sorianas y aragonesas, vuelve a adentrarse brevemente en la provincia por su tramo oriental para recorrer las tierras de Molina.

Panel explicativo del Camino del Cid en Guadalajara en el Castillo de Torija (CITUG)

El Camino del Cid se adentra en Guadalajara, tras recorrer la provincia de Soria, a través de la localidad de Miedes de Atienza, discurriendo a continuación por las villas de Atienza, Jadraque, Sigüenza y Alcolea del Pinar, donde toma dirección norte para, superando Anguita, Luzón y Maranchón, penetrar brevemente de nuevo en Soria por Medinaceli y encaminarse hacia Aragón por Ariza.

Castillo de Molina de Aragón

Este primer tramo cuenta con un ramal secundario relacionado con los escarceos que, el fiel Alvar Fañez, protagonizó por la ribera del Henares, procurándose, a base de saqueos, provisiones para las mesnadas cidianas, asentadas en la población de Castejón. De este ramal, la población más representativa es Hita.

En el segundo tramo, la ruta se adentra en Guadalajara desde la colindante provincia de Teruel, recorriendo buena parte del llamado Señorío de Molina que, en aquel entonces, era un pequeño enclave independiente tributario de la Taifa valenciana. Abandona Guadalajara el Camino del Cid por las elevadas parameras del sureste provincial, ingresando de nuevo en Teruel a través de Orihuela del Tremendal.

Interior de la catedral de Sigüenza


El Camino del Destierro por tierras de Guadalajara

Miedes de Atienza

Ubicada en un estratégico emplazamiento a los pies de la Sierra de Pela, la población de Miedes, mencionada en el Cantar como "zona de frontera", apenas conserva de su pasado medieval una humilde iglesia románica muy reformada en siglos posteriores. Sin embargo, varios son los topónimos que hacen referencia al relato épico, como es el caso de un pago denominado "Peña del Cid", donde según la tradición oral, las tropas del de Vivar acamparon en su camino hacia Atienza. Muy cerca de Miedes, las pequeñas localidades de Hijes, Ujados, Romanillos y Alpedroches, conservan humildes parroquiales también de origen románico.

Atienza

A los pies de peña coronada por su castillo, reza el Cantar que el empaque de dicha fortaleza impresionó a las tropas del Cid hasta el punto que, precavidos, decidieron sortear la plaza atencina por un costado y con la complicidad de la oscuridad de la noche. En la actualidad, la Villa de Atienza conserva, además de la mencionada fortificación, cinco de las catorce parroquias con que contaría en la Edad Media.

Castillo de Atienza

La de San Gil, de cuya obra original tan solo conserva su ábside semicircular, en la actualidad acoge el museo municipal, dentro del cual, es posible admirar la magnífica pila bautismal de finales del siglo XII o principios del XIII. Del mismo modo, la Iglesia de la Trinidad vio como fue objeto de numerosas reformas a lo largo de los siglos, quedando, como único testigo de su pasado altomedieval, su potente ábside semicircular, abierto al exterior mediante tres ventanas de roscas semicirculares apoyadas sobre columnas de estilizados fustes y delicados capiteles vegetales.

Junto al cementerio, dominando el caserío a los pies del castillo, la iglesia de Santa María del Rey ofrece la gratísima sorpresa de su fachada meridional, en la cual, abre una portada abocinada de siete arquivoltas decoradas con variadas figuras en posición longitudinal, algunas de ellas, muy deterioradas. Sorprendente es también la programación iconográfica desplegada en la portada sur de la Iglesia de Nuestra Señora del Val, en la cual, 10 figuras tocadas a la manera mudéjar, contorsionan su cuerpo adaptándose en precario equilibrio al baquetón de la arquivolta central.

Galería porticada de la iglesia de San Bartolomé de Atienza

Por último, también en los arrabales de la villa y empequeñecida por el porte de un cuerpo lateral posmedieval adosado en el lienzo sur, la iglesia de San Bartolomé conserva su primitivo atrio porticado, el cual, queda estructurado en siete arcos de medio punto sobre pares de columnas que cobijan el ingreso principal al templo, de tres arquivoltas cuyas roscas, fueron profusamente decoradas con motivos geométricos y vegetales.

Robledo de Corpes

Superada la minúscula localidad de La Miñosa con su pequeña iglesia románica rural, el Camino del Cid atraviesa la no menos humilde aldea de Robledo de Corpes, cuyo topónimo, le ha permitido poder atribuirse, en dura pugna con la localidad soriana de Castillejo de Robledo, el haber sido el escenario del legendario episodio narrado en el Cantar en el cual, las hijas del Campeador son afrentadas por los Infantes de Carrión.

Pinilla de Jadraque

Tras dejar atrás los pueblos de Hiendelaencina, de pasado minero; Medranda y Congostrina; se llega a Pinilla de Jadraque, población en la que destaca su magnífica iglesia parroquial románica porticada, declarada Monumento Histórico Artístico y en la cual, pese a la erosión, son aún perceptibles interesantes motivos iconográficos en las arcadas del atrio, entre las que caben ser destacadas un Cristo en Majestad enmarcado por una mandarla, y una Crucifixión.

Capiteles de la galería porticada de Pinilla de Jadraque

Jadraque

Un airoso cerro, definido por Ortega y Gasset como "el más perfecto del mundo", coronado por un bien conservado castillo, nos anuncia la proximidad de Jadraque. Dicha fortaleza, llamada popularmente Castillo del Cid, es un edificio de época bajomedieval que, muy probablemente, sería levantado sobre los restos de una primitiva edificación califal.

Castillo de Jadraque

La histórica villa de Jadraque no se menciona directamente en el Poema, sin embargo, hay quiénes señalan que el sí nombrado Castejón, identificado tradicionalmente como el cercano Castejón de Henares, podría hacer referencia en realidad a Jadraque. Ya sea Castejón de Henares o Jadraque, lo cierto es que "Castejón", según el relato, fue la primera plaza sitiada por Rodrigo de Vivar en su camino hacia el destierro.

El ramal de Alvar Fáñez: De Castejón a Guadalajara

Desde Castejón parte un ramal secundario de unos 70 kilómetros en dirección sur que, siguiendo la Ribera del Henares hacia Guadalajara, evoca el itinerario que el fiel escudero de Rodrigo, Alvar Fáñez, recorrió saqueando distintas localidades con el fin de abastecer a las mesnadas cidianas, acampadas a su espera en la recién tomada plaza de Castejón.

Puerta de la Muralla de Hita

De este ramal, el punto más representativo es la fortificada villa de Hita, emplazada a los pies de un cerro seguramente coronado antaño por un castillo. De su casco urbano sobresalen los templos de San Juan Bautista y de San Pedro, y, sobre todo, la Puerta de Santa María, principal y único ingreso conservado de la muralla bajomedieval, mandada levantar por el Marqués de Santillana a mediados del siglo XV.

Muy cerca de Hita, las pequeñas poblaciones de Muduex y Utande conservan humildes parroquiales muy reformadas que, aún así, permiten adivinar en ellas su pasado románico.

Iglesia parroquial de Utande

El ramal culmina en la ciudad de Guadalajara, donde además de buenas obras de carácter militar como los restos del Alcázar Real, flanqueado por una muralla en la que, una de sus torres recibe precisamente la denominación de "Torreón de Alvar Fáñez"; se conservan varios templos medievales de ladrillo como son la Concatedral de Santa María, edificada sobre una antigua mezquita, la iglesia de Santiago, y las ruinas de la antigua parroquia de San Gil, cuyo ábside, queda articulado al exterior a base de tres registros de arcos doblados, al más puro estilo castellano.

Ábside de la iglesia de San Gil, ciudad de Guadalajara

Parque Natural del Río Dulce

De nuevo en el camino principal, desde Mandayona la ruta toma de nuevo dirección norte para dirigirse hacia Sigüenza, atravesando para ello el hoy conocido como Parque Natural del Río Dulce, de extraordinaria belleza paisajística. En este tramo, destacan tres pequeñísimas localidades que conservan aún restos de su pasado medieval.

La primera de ellas es Aragosa, con su iglesia románica de San Roque; a continuación, La Cabrera se sitúa en un idílico emplazamiento en lo más profundo del valle, contando también con una humilde iglesia parroquial de origen románico rematada en cabecera semicircular; y, por ultimo, Pelegrina coronada por los restos de su castillo, levantado aprovechando un promontorio rocoso en una de las hoces que traza el rio Dulce.

Sigüenza

La Villa Episcopal de Sigüenza, dominada por las imponentes siluetas de su castillo, convertido hoy Parador de Turismo, y de su también fortificada catedral; no se menciona expresamente en el Cantar del Mío Cid, sin embargo, no cabe duda que ya en tiempos de Rodrigo de Vivar se trataba de una plaza importante. El castillo, levantado en el siglo XII sobre los restos de una fortificación anterior, fue profundamente remodelado a principios de la Edad Moderna, pero aún así, impresiona al visitante tanto por su empaque como por su emplazamiento, dominando amplísimos horizontes.

Fachada de la Catedral de Sigüenza

La Catedral, comenzada durante la segunda mitad del siglo XII siguiendo esquemas puramente románicos aún apreciables en los ingresos abiertos en la fachada occidental, fue remodelada en época gótica, momento en el cual se sustituyó su primitiva cabecera y se cerraron sus vertiginosas bóvedas, sustentadas por potentes pilares de tipo languedociano.

En la misma Sigüenza, se conservan también los restos románicos de las parroquias de San Vicente y Santiago, de las que destacan sus magníficas portadas.

Alrededores de Sigüenza

En torno a Sigüenza, son varias las aldeas que atesoran buenos ejemplos de templos románicos. Así, la iglesia de El Salvador de Carabias nos sorprende con una galería porticada, recientemente restaurada, abierta hacia los costados occidental y meridional del edificio. Muy cerca, la villa de Palazuelos conserva, en muy buen estado, su primitivo trazado urbano medieval, destacando su castillo, su perímetro amurallado, y la portada de la iglesia de San Juan Bautista. También en las pequeñas localidades de Pozancos y Ures, han pervivido buenas portadas románicas.

La iglesia parroquial de Estriégana vista desde la cabecera

Saliendo de Sigüenza en dirección Este, enseguida se atraviesa Barbatona, en cuyo caserío, bastante camuflado por viviendas, se pueden apreciar los restos de un antiguo torreón de época califal. Buenos templos románicos encontramos también en Cubillas del Pinar, con restos de una galería porticada; y en Estriégana, rematado en un austero ábside semicircular.

Sauca. Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Por último, por su proximidad a la ruta cidiana y lo sobresaliente de su factura, merecen ser resaltadas las iglesias de Jodra del Pinar y Saúca, ambas abiertas mediante magníficas galerías porticadas recientemente restauradas, conservándose además, en la segunda de ellas, una excelente pila bautismal románica.

Puerta de la iglesia de San Juan Bautista de Jodra del Pinar, Guadalajara.

Anguita

Rebasada la estratégica localidad de Alcolea del Pinar, se llega a Anguita, también mencionada en el Cantar por ser escenario de una etapa del héroe, quien, según el relato, se refugió, camino de la Taifa de Zaragoza, en unas cuevas que han sido identificadas tradicionalmente como las situadas en los cantiles próximos al caserío que precipitan a la hoz trazada por el aún joven río Tajuña.

Vista de la población de Anguita, con el barranco de la Hoz al fondo

Cuenta Anguita, además de con un trazado urbano medieval de enorme sabor, con los restos de una atalaya musulmana conocida como "la Torre de la Cigüeña", la cual, formaría parte de una red de fortificaciones con conexión visual entre ellas que protegían la vertiente sur de Sierra Minisitra.

Luzón y Maranchón son las últimas localidades de la Provincia de Guadalajara atravesadas por esta primera etapa del Camino del Cid, perteneciendo a ésta última la pedanía de Turmiel, protegida por su torre defensiva, llamada "La Torrecilla".

Las Tres Taifas: El Camino del Cid por Tierras de Molina de Aragón

Tras su paso por tierras zaragozanas y turolenses, el Camino del Cid se adentra de nuevo en Guadalajara a través de la localidad de El Pedregal, atravesando, a continuación, otras pequeñas poblaciones incluídas hoy en el llamado Señorío de Molina como El Pobo de Dueñas, Morenilla, Castellar de la Muela o Tordepalo, ya muy cerca de Molina de Aragón.

Molina de Aragón

Enclave independiente tributario de la taifa de Zaragoza en tiempos del Cid Campeador, narra el Cantar que Rodrigo se encaminó hacía Molina de Aragón a la búsqueda de la protección y seguridad que, en su ruta hacia Valencia, le brindaba su fiel amigo el alcaide moro Abengalbón.

A día de hoy, Molina, pese a su desarrollo, ha sabido conservar buena parte del patrimonio heredado de su fecundo pasado medieval. De entre todos los monumentos, destaca por encima del resto su magnífico castillo, rodeado por un amplísimo recinto amurallado denominado popularmente "el cinto" y que, en origen, albergaría dentro de su perímetro un barrio con iglesia propia, cuyos restos, son aún apreciables.

Castillo de Molina de Aragón

Del castillo propiamente dicho, destacan sus cuatro torres construidas en arenisca roja, en cuyo interior, son aún apreciables restos de policromía. Completando el conjunto y comunicada en su día con el castillo, se levanta en dominante emplazamiento una segunda fortificación conocida como "Torre de Aragón", de planta pentagonal y rodeada por un nuevo recinto murado.

La iglesia conventual de Santa Catalina es un edificio inacabado del que se conserva un breve tramo de la nave, el crucero abierto al sur mediante una elegantísima portada de patentes influencias cistercienses, y un potente ábside semicircular articulado al exterior mediante haces de columnas a modo de contrafuertes. Completa el conjunto medieval un interesante puente de traza románica sobre el río Gallo.

Santa Clara de Molina de Aragón

No lejos de Molina, encontramos buenos ejemplos rurales románicos, entre los que cabe ser destacada la ermita de Santa Catalina de Hinojosa, probablemente en origen, parroquia de un viejo despoblado medieval desaparecido.

De Molina a Tierras de Teruel

Saliendo de Molina de Aragón, cerca de la localidad de Ventosa y encajonado en un espectacular paraje, el Santuario de la Virgen de la Hoz remonta sus orígenes al siglo XII, sin embargo, la fábrica actual es claramente postmedieval. A partir de aquí, el camino del Cid continua dirección sur camino de las tierras turolenses de Albarracín, atravesando localidades como Teroleja, cuya iglesia conserva reminiscencias de su pasado medieval; Fuembellida; Escalera; Tierzo, donde sobrevive una casa fuerte medieval llamada "La Vega de Arias"; o Almallá, cuyas salinas ya eran explotadas desde fecha muy temprana.

A continuación, el Camino va ganando altura superando Checa, la enormemente pintoresca localidad de Chequilla, y por último, antes de rebasar los límites provinciales turolenses; Orea, a casi 1500 metros de altitud, lo que le convierten en uno de los municipios más altos de España.

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Rutas
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: EL CID

Comprar libro

Título: POEMA DE MIO CID

Comprar libro

Título: LA FORMACIÓN MEDIEVAL DE ESPAÑA

Comprar libro

Título: CABALLEROS MEDIEVALES

Comprar libro

Título: MIO CID EL DEL CANTAR. UN HÉROE MEDIVAL A ESCALA HUMANA

Comprar libro

Título: EL CANTAR DE MIO CID. ADSCRIPCIÓN GENÉRICA Y ESTRUCTURA TRIPARTITA

Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "CAMINO DEL CID EN GUADALAJARA" en febrero de 2010

AVISO LEGAL