Próximos cursos presenciales
Camino del Cid en Valencia













Comprar libro

Título: POR LOS CAMINOS DEL CID

Comprar libro

Título: LA CATEDRAL DE VALENCIA

Comprar libro

Título: EL CAMINO DEL CID. (POR EL MAESTRAZGO) 1001 KM. DESDE BURGOS A VALENCIA

Comprar libro

Título: EL CAMINO DEL CID

Comprar libro

Título: CASTILLOS DE VALENCIA

Comprar libro

Título: CASTILLOS DE ESPAÑA TOMO III (Castillos de Cataluña; Comunidad Valenciana; Extremadura; Galicia; La Rioja; Madrid; Murcia; Navarra; País Vasco)





All rights reserved. The contents of: "WAY OF EL CID IN VALENCIA" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "CAMINO DEL CID EN VALENCIA" son propiedad de © Arteguias.com

Las imágenes no firmadas proceden de fuentes de dominio público y se usan bajo licencia Creative Commons ShareAlike. Campo de Murviedro (autor: Enrique Íñiguez Rodríguez Qoan), Olocau (autor: Carlos1966), Benifaió (autor: Fev), Ontinyent (autor: Decar66)

 

El Camino del Cid en Valencia

Introducción a la Guía monumental del Camino del Cid en Valencia

El Camino del Cid, ya prácticamente en su parte final, recorre de norte a sur la provincia de Valencia; constituyendo, sin lugar a dudas, una de las fases más relevantes de la ruta cidiana tanto por su importancia histórica dentro del proceso de Reconquista cristiana de la Península Ibérica, como por una serie de episodios acaecidos en el territorio que contribuyeron decisivamente a la forja de una leyenda en torno a la personalidad de Rodrigo Díaz de Vivar.

Iglesia Arciprestal de Santa Catalina de Alzira, Valencia: Ventanal góticoDesde las tierras castellonenses del Alto Palancia, ingresa el Camino del Cid en la provincia de Valencia por su extremo norte, recorriendo en primera instancia y en dirección Este, la comarca del Campo de Murviedro, así llamada por la nomenclatura medieval de su capital, Sagunto.

A partir de la propia ciudad saguntina y en paralelo a la línea costera, la ruta cidiana emprende rumbo sur para, tras recorrer las populosas localidades de la Huerta Norte, la mayoría de ellas fuertemente condicionadas por la notable expansión metropolitana de la capital provincial, alcanzar la ciudad de Valencia, cuya conquista, pone punto y final al relato del destierro de Rodrigo en el poema épico.

A partir de Valencia, el Camino del Cid recrea los movimientos y las distintas andanzas del de Vivar por el reino valenciano con el fin de consolidar sus defensas. Así, el itinerario, en dirección sur, remonta las comarcas de la Huerta Norte, la Ribera Alta del Júcar y La Costera hasta llegar a la plaza de Xátiva, desde donde, una vez rebasada la Vall d'Albaida, penetra en la vecina provincia de Alicante.

Muralla que desciende desde el castillo hasta la ciudad de Xátiva

Desde fechas recientes, está tratando de ponerse en valor una preciosa alternativa senderista a la ruta cidiana tradicional, la cual, discurriría en paralelo a la franja costera atravesando localidades de enrome interés de la Ribera Baja, la Valldigna y La Safor; como son Cullera, Tavernes, Xeraco, Gandía y Oliva. Esta variante, convertible también en un anillo circular con punto de inicio y final en Valencia, vendría a unirse con la ruta tradicional pocos kilómetros después de Xátiva.

La Conquista de Valencia

Los primeros kilómetros del Camino del Cid dentro de los límites provinciales valencianos vienen a coincidir con la etapa final de lo que identificaríamos, basándonos en el Cantar, como la ruta de la Conquista de Valencia, la cual, cuenta como puntos culminantes con las importantes plazas de Sagunto, El Puig y la propia capital provincial, todas ellas, expresamente mencionadas en el Poema

El Campo de Murviedro

Reciben al Camino del Cid una vez entrado éste en tierras de Valencia las bonitas localidades de Algar de Palancia, Alfara de la Baronía y Algimia de Alfara, poblaciones todas ellas de eminente carácter rural y en las que es aún posible disfrutar de interesantes muestras de arquitectura popular.

A la altura de Torres Torres, población que conserva los restos de un castillo y unos baños árabes notablemente conservados, caben dos posibilidades: la primera y más conocida de ellas consistiría en continuar por el camino más rápido hacia Sagunto pasando por los núcleos de Albalat dels Tarongers y Estivella, donde sobreviven los espectaculares restos del Castillo de Baselga.

Campo de Murviedro: Algimia en primer término y Torres Torres al fondo

La segunda opción, mucho más agradable al discurrir por caminos sin apenas tráfico, es la de, desde Torres Torres, alcanzar Quart de les Valls, población en la que se dice que asentó Rodrigo de Vivar su campamento desde el cual procedió a la toma de la vecina plaza castellonense de Almenara. Desde Quart es posible alcanzar directamente Sagunto atravesando Quartell y Benavites, localidad esta última que presume de conservar una espectacular torre fortificada cuya esbeltez la hace visible desde varios kilómetros de distancia.

Sagunto

Sagunto fue uno de los últimos bastiones de relevancia con que se toparían las huestes cidianas antes de alcanzar la capital valenciana, siendo provisionalmente conquistada por Rodrigo en el año 1098. Sin embargo, su historia ha de remontarse muchos siglos atrás, y es que la actual Sagunto es heredera de la Arse ibérica, de la Saguntum romana, de la Murbaytar islámica y de la Murviedro cristiana, topónimo este último con el que es citada la plaza en el propio Cantar y que, en la actualidad, da nombre a toda su comarca.

Teatro romano de Sagunto

De su dilatadísimo pasado histórico, son numerosos los restos conservados a lo largo y ancho de su casco urbano, siendo su singular teatro romano, semiexcavado en la roca aprovechando una ladera, su principal icono turístico.

Coronando el propio cerro sobre el que se acomoda el teatro y dominando amplísimas panorámicas que alcanzan incluso la capital provincial, fue levantado su majestuoso castillo, constituido por un complejísimo cinturón amurallado de más de un kilómetro de longitud que sería testigo privilegiado de la toma de la ciudad por Rodrigo de Vivar a finales del siglo XI, un dominio que, sin embargo, sería efímero ya que, tras su muerte, pasaría de nuevo a manos árabes hasta que, entre 1238 y 1239, caería definitivamente en manos cristianas en el contexto de las empresas expansionistas del monarca Jaime I el Conquistador.

Iglesia de Santa María. Uno de los principales monumentos de Sagunto

En cuanto a patrimonio religioso se refiere, destaca la iglesia de Santa María, levantada sobre la antigua mezquita mayor de la ciudad y que constituye uno de los mejores ejemplos conservados de gótico valenciano. Sin embargo, el templo más antiguo de Sagunto es el del Salvador, cuyos orígenes se remontan a los mismos años de la reconquista de la ciudad a medidos del siglo XIII.

El Puig

Rebasada la población de Puçol, donde tan sólo ha subsistido de época medieval la llamada Torre Talaia, el Camino del Cid llega a El Puig, plaza citada en el Cantar bajo el nombre de Cebolla y cuyo castillo, de origen árabe y hoy en estado ruinoso, sería igualmente testigo de la toma de la localidad por parte de las huestes castellanas.

Monasterio de Puig

Sin embargo, el edificio más emblemático del municipio es el Monasterio del Puig, propiedad de los padres mercedarios, declarado Monumento Nacional en 1969 y que, tradicionalmente, ha venido funcionando como residencia real cuando los diferentes monarcas han visitado tierras valencianas.

Los orígenes del cenobio se encuadrarían cronológicamente en los años inmediatamente posteriores a la toma de la población por parte del rey Jaime I, siendo objeto, a lo largo de los siglos, de numerosas reformas y ampliaciones que modificarían considerablemente su aspecto original.

Portada del Monasterio de Puig

De aspecto fortificado merced a sus potentes torres angulares y a su amurallamiento almenado, conserva de su fábrica original la iglesia gótica de tres naves cubiertas con bóveda de crucería, siendo su pieza más sobresaliente la portada septentrional, presidida por un elegante rosetón y configurada a base de arquivoltas ligeramente apuntadas que reposan sobre columnas culminadas en capiteles figurados.

También de origen medieval es la Cartuja del Ara Christi, sin embargo, en este caso, apenas se conserva resto alguno de su fábrica primigenia ya que, en el siglo XVI, fue sometida a una total reconstrucción.

La Huerta Norte

Rebasado El Puig, la ruta cidiana discurre paralela a la costa atravesando poblaciones como La Pobla de Farnals, Massamagrell, Albalat dels Sorels, Meliana, Almassera, Tavernes Blanques y Alboraya, la mayoría de ellas simples alquerías en tiempos de Rodrigo de Vivar pero que hoy, fruto del incesante desarrollo económico de Valencia, han pasado a convertirse en modernas ciudades de su cinturón metropolitano.

Valencia

Punto culminante de las andanzas de Rodrigo de Vivar tras su destierro castellano, la ciudad de Valencia fue uno de los escenarios más relevantes en la forja de una leyenda en torno a la personalidad del caballero castellano.

Valencia fue una de las plazas más importantes durante la dominación islámica de la Península Ibérica, constituyéndose, tras el desmoronamiento del califato cordobés, en uno de los reinos taifas más prósperos económicamente, razón por la cual, su reconquista fue una empresa prioritaria de los distintos monarcas cristianos.

MigueleteNo sería hasta junio del año 1094 cuando, tras un cruento asedio de seis meses, la ciudad cayese en manos del Cid, quien consiguió defenderla encarnizadamente ante las numerosas acometidas almorávides hasta su muerte en 1099, después la cual, tan sólo tres años después y tras el abandono de su viuda Jimena, pasaría de nuevo a dominio musulmán. A partir de entonces, pese a las intentonas de varios monarcas, habría que esperar a 1238 para que, de la mano de Jaime I y con la inestimable ayuda de la Orden de Calatrava, la ciudad cayese ya de manera definitiva bajo poder cristiano.

Desde el punto de vista patrimonial, el edificio más importante de la capital valenciana es su catedral, levantada entre los años 1262 y 1356 en un impecable estilo gótico de tipo languedociano y con marcados aires cistercienses. Pocas décadas después de su finalización, concretamente en 1381, fue erigida la conocida como Torre del Miguelete que, en la actualidad, se ha convertido en uno de los iconos más reconocibles de la ciudad del Turia.

Puerta occidental gótica de la catedral de Valencia (Puerta de los Apóstoles)

Igualmente reseñables, amén de su precioso cimborrio, son las dos portadas principales de acceso a la seo: la occidental, puramente gótica y coronada por un magnífico rosetón; y mucho más desconocida, la denominada "del Palau", de tipo románico aragonés y que constituye uno de los escasos vestigios de este estilo en la Comunidad Valenciana.

Del primitivo cinturón fortificado de Valencia, que tantos embates sufrió a lo largo de la historia, han llegado a nuestros días en magnífico estado de conservación las llamadas Torres de Quart y las Torres de Serranos, dos de las doce puertas con que contaba en origen la muralla medieval valenciana.

Torres de Serranos. Valencia

Completan la nómina de monumentos medievales valencianos la iglesia de San Juan del Hospital, la más antigua de la ciudad; y la espectacular Lonja de la Seda, proyectada a finales del siglo XV por Pere Compte y reconocida unánimemente como una de las obras maestras del gótico civil español.

Ramal de Olocau

Aún en proyecto y en proceso de acondicionamiento, el llamado Ramal de Olocau, con punto de partida entre las localidades de Puçol y El Puig, vendría a integrar la población del mismo nombre dentro de la ruta cidiana ya que, para algunos, este Olocau vendría a identificarse, en disputa con la población castellonense de Olocau del Rey, con la legendaria plaza de "Alucad", mencionada en el Cantar.

Serra

La pequeña población de Serra, en plena Sierra Calderona, respira medievalismo por todos sus poros, empezando por su propia morfología a base de pequeñas y empinadas callejuelas, y terminando por su torre de origen islámico aún conservada en el mismo centro del caserío.

Algo alejado de la población, ha subsistido también, aunque en estado de ruina parcial, el llamado Castillo del Alto del Pino, una fortaleza que formaba parte junto a otras del entorno del cinturón defensivo que protegía el flanco norte de la Valencia musulmana.

Serra: Cartuja de Portacoeli

Por último, digna de reseñar es también la Cartuja de Portaceli, una construcción cuyos orígenes se remontarían al siglo XIII, siendo la tercera fundación de la orden de San Bruno establecida en España y primera en tierras valencianas. Las numerosas reformas neoclásicas, amén de los años de abandono que padeció tras la Desamortización, han hecho que apenas se conserve resto alguno de cronología medieval, aunque en la actualidad se encuentra de nuevo en uso.

Olocau

Disputándose con su homónima castellonense "del Rey" la posibilidad de ser la auténtica plaza citada como "Alucad" en el Cantar de Mío Cid, esta preciosa población valenciana, enclavada en plena Sierra Calderona, puede igualmente presumir de un dilatadísimo pasado histórico puesto de manifiesto, entre otros vestigios, en el espectacular poblado ibérico del Puntal dels Llops, un asentamiento datado nada menos que en el siglo V antes de Cristo.

Poblado íbero del Puntal dels Llops, en Olocau

De época medieval, su monumento más relevante, pese a su actual estado ruinoso, es el Castillo del Real, también conocido como de Ali Maimo; una construcción levantada coronando un cerro casi inaccesible y por el que, según narra la llamada Historia Roderici, pasarían las tropas de Rodrigo de Vivar.

Ya en el propio casco urbano, el Palacio de los Condes de Olocau y su aneja Torre de Pardines, forman un binomio de lo más sugestivo, atribuyéndosela a esta última orígenes romanos.

La Defensa del sur

Las últimas etapas del Camino del Cid se desarrollan por tierras valencianas y alicantinas rememorando los avatares, tanto históricos como literarios, que protagonizaría Rodrigo de Vivar en su empresa de consolidar las, por aquel entonces, precarias defensas de su recién conquistada Valencia.

El vial principal recorre, en dirección sur, las Comarcas de la Huerta Norte, la Ribera Alta del Júcar, La Costera y la Vall d'Albaida, penetrando tras ella en tierras alicantinas camino de Villena. Existe una segunda variante, que a continuación abordaremos, que discurre paralela a la costa y que entronca con el ramal principal pocos kilómetros después de Xátiva.

La Huerta Norte

Compuesta en la actualidad por populosas localidades crecidas al amparo del influjo económico y demográfico de Valencia, en tiempos del Cid la mayoría de estas poblaciones no serían sino pequeñas alquerías, algunas fortificadas, que pasarían definitivamente a poder cristiano tras la toma de Valencia por parte de Jaime I el Conquistador durante la primera mitad del siglo XIII.

Torre árabe de Albal

Así, la ruta cidiana atraviesa Sedaví, Benetússer, Alfafar, Massanassa, Catarroja, Albal, Silla y Almusafes entre otras, conservando algunas de ellas interesantes vestigios aislados de tiempos más pretéritos, como los restos de una villa romana en Catarroja, dos airosas torres árabes en Albal y Silla, y nada menos que tres en Almussafes, con la particularidad de conservarse aún los pasadizos defensivos con que se comunicaban entre sí.

Benifaió

Recién entrada la ruta cidiana en la comarca de la Ribera Alta, la primera población que sale a al paso es Benifaió, donde enseguida llaman la atención las siluetas de dos de sus torres defensivas de época almohade: la Torre de la Plaza y la Torre Muza o de L'Horta.

Torre Muza de Benifaió

La primera, de cuatro pisos y almenada, serviría de lugar de refugio para los habitantes de las alquerías que compondrían la Benifaió medieval; mientras que la segunda, reformada en época cristiana, hay quien señala que pudo tratarse de una torre - palomar.

Alzira

En la misma ribera del río Júcar y formando con su vecino Algemesí una de las principales aglomeraciones urbanas de la Comunidad Valenciana, la hoy próspera e industrial Alzira ha sabido, pese a su desarrollo, conservar parte de su rico pasado histórico medieval.

Estatua de Jaime El Conquistador en la ciudad de Valencia

Así, destaca la llamada "Villa", que vendría a coincidir con el antiguo centro histórico que, originalmente, quedaba intramuros de su antigua muralla medieval, hoy peatonalizado y declarado Bien de Interés Cultural. Uno de los símbolos de Alzira es la "Cruz Cubierta", un monumento que conmemora el fallecimiento del rey Jaime I el Conquistador en la propia ciudad alcireña, en la que el monarca pasaba largos periodos de tiempo.

Ruinas del Monasterio de la Murta, en Alzira, Valencia

Además de la iglesia arciprestal de Santa Catalina, erigida sobre la antigua mezquita mayor de la ciudad; y de su precioso Ayuntamiento habilitado en un elegante palacete tardogótico, son de visita obligada las evocadoras ruinas del antiguo monasterio jerónimo de La Murta, enclavado en un paraje de singularísima belleza.

Carcaixent

Dependiente de Alzira en el medievo, puede presumir Carcaixent de conservar una de las escasas iglesias rurales de reconquista conservadas en la provincia de Valencia. Se trata de la ermita de San Roque de Ternils, un edificio a caballo en lo estilístico entre el tardorrománico y el protogótico que pudo servir en su momento de parroquia de una pequeña población hoy desaparecida.

Vista aerea del Monasterio de Aguas Vivas

Se sitúa además Carcaixent en una posición privilegiada en la llamada "Ruta de los Monasterios de Valencia", albergando en su término el Monasterio de Aguas Vivas, de origen gótico pero profundamente remodelado en la Edad Moderna.

Xátiva

Capital de la comarca de La Costera, Xátiva es, sin ninguna duda, uno de los conjuntos históricos artísticos más interesantes de la Comunidad Valenciana desde el punto de vista medieval.

Preside la ciudad su espectacular fortaleza que, en realidad, no son sino dos castillos distintos llamadas "mayor" y "menor" unidos entre sí por un potentísimo cinturón amurallado dentro del cual pueden apreciarse restos de un castro ibérico, vestigios de época romana, y una alcazaba árabe que, tras la conquista cristiana, sería ampliamente remodelada.

Vista del Castillo de Játiva. Valencia

Ya en el casco urbano, son nada menos que cinco los edificios religiosos de cronología medieval llegados a nuestros días, siendo el más antiguo de ellos el templo de San Félix, edificio cuyos orígenes se remontan a escasos años después de la toma cristiana de la ciudad y en el que, pese a encuadrarse ya en los siglos del gótico, se observan apreciables reminiscencias formales románicas.

Muro norte de la iglesia de San Pedro, Xàtiva

Ya plenamente góticas son las iglesias de San Pedro y de San Francisco, ésta última perteneciente a un convento hoy desaparecido y que conserva una elegantísima portada de dos arquivoltas apuntadas enriquecidas con decoración a base de cardinas.

fachada gótica y renacentista del hospital de Xàtiva

De similar hechura es la portada del Convento de los Trinitarios, ubicado además en una plaza presidida por una pintoresca fuente gótica que hace del lugar uno de los rincones con más encanto de Xátiva.

Fuente gótica con la portada de Convento de los Trinitarios. Plaza de la Trinitat (Xàtiva)

Completan la nómina de construcciones medievales de la ciudad el Palacio del Almodí, gótico al exterior y ya plenamente renacentista al interior; el Hospital Mayor con la suntuosa portada gótica de su capilla de la Asunción; y la iglesia del antiguo convento de San Francisco, recientemente recuperada.

Ontinyent

Capital de la Vall d'Albaida y a orillas del río Clariano, se accedía originalmente a Ontinyent (Onteniente en castellano) a través de un precioso puente renacentista conocido como "Puente Viejo" que comunicaba sus tierras de labor con el antiguo casco urbano medieval, donde son aún apreciables varios palacetes tardogóticos y restos aislados de su antigua muralla, de la cual, ha sobrevivido aunque reformada la Puerta de San Roque.

Espectacular panorama de Ontinyent

El monumento más señero de Ontinyent es, sin embargo, la espectacular iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, de origen medieval aunque profundamente reformada y que destaca por presentar, con 71 metros de altura, la torre campanario más alta de toda la Comunidad Valenciana.

Palacio de los Milà y Aragó

A escasos diez kilómetros de Ontinyent se ubica Albaida, otra población de inconfundible sabor medieval donde destaca, además de su recinto amurallado de época almohade, el Palacio de los Milá y Aragó y la iglesia arciprestal de Santa María.

Bocairent

La última localidad de la ruta en tierras de la provincia de Valencia es la espectacular Bocairent, población de origen árabe coronada por el hoy desaparecido castillo de Bekiren y que perteneció a la Taifa de Denia hasta 1245, fecha en la que sería anexionada a la Corona de Aragón tras su conquista por parte del rey Jaime I.

Empinadas y pintorescas calles de Bocairent, Valencia

En la actualidad, por encima de cualquier edificación en concreto, lo que llama la atención en Bocairent es su armónico y encantador conjunto urbano de sabor medieval, el cual ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico.

Por la Taifa de Valencia

Una última variable que permite recrear las andanzas de Rodrigo Díaz de Vivar por tierras valencianas es la que, discurriendo mucho más próxima a la línea litoral, parte de la capital en dirección sur para, aproximadamente a la altura de Gandía, emprender rumbo oeste hasta entroncar con el vial principal cerca de Xátiva.

Gandía: Puerta de Santa María

Este itinerario, convertible también en anillo circular con salida y meta en Valencia, recorre las comarcas de la Ribera Baja y La Safor, donde sus poblaciones, pese a la presión del desarrollo turístico, han sabido conservar, en algunos casos, parte de su primitivo encanto medieval.

Cullera

Explícitamente citada en el Cantar, Cullera sería una de las numerosas plazas que las huestes cidianas saquearían tras la toma de Valencia, siendo su fortaleza el lugar en el que el rey almorávide Yussuf encontraría refugio tras su derrota ante las tropas cristianas.

Castillo de Cullera, Valencia

El lugar más emblemático de Cullera es, sin ninguna duda, el binomio monumental que conforman lo que queda de su castillo árabe y el santuario de la Virgen del Castillo, desde donde, además, pueden disfrutarse maravillosas vistas panorámicas del litoral valenciano.

Tavernes de la Valldigna

Entre Tavernes y su cercanísima población de Simat, el Monasterio de Santa María de la Valldigna es el cenobio cisterciense más importante de la Comunidad Valenciana, atribuyéndose su fundación, según la tradición, a tiempos del rey Jaime II de Aragón, quien, considerando que se trataba de un entorno "digno" de contar con un monasterio de entidad, cedió el territorio al abad de Santes Creus para su construcción.

Puerta Real o "Portal Nou"

El conjunto monacal que observamos en la actualidad es una suma de distintas campañas constructivas y reformas que, desde el siglo XIV, se extenderían hasta bien entrado el XVIII, quedando abandonado tras la Desamortización en el siglo XIX y siendo recuperadas y consolidadas sus ruinas a finales de la pasada centuria.

Sala Capitular desde el claustro

Remodelada por completo su primitiva iglesia gótica en época barroca, los restos medievales conservados en el cenobio de la Valldigna se limitan a la sala capitular, refectorio, locutorio de monjes, algunos vestigios del claustro primitivo y al palacio del abad; siendo también digna de reseñar la monumental y fortificada Puerta Real, a través de la cual, se ingresaba en el recinto monacal salvando la potente muralla que lo delimitaba.

Gandía

Antes de emprender de nuevo rumbo oeste para entroncar con el vial principal, la última de las plazas relevantes que atraviesa este ramal temático de la ruta cidiana a través de la taifa valenciana es la hoy próspera y turística ciudad de Gandía, población de notable importancia ya desde época bajomedieval y que, aún en la actualidad, viene siendo conocida como la "Ciudad Ducal"

Gandía, Valencia

De su casco histórico monumental, declarado Conjunto Histórico Artístico y recientemente acondicionado y peatonalizado, destaca por encima del resto de edificios la suntuosa colegiata de Santa María, llamada popularmente "la seu" por sus enormes proporciones.

La colegiata está en el casco histórico de Gandóa

Erigida a finales del siglo XIV a instancias del Duque Alfonso el Vell sobre los restos de la antigua mezquita mayor, consta de una amplísima nave de nueve tramos con capillas laterales entre los contrafuertes, constituyendo así un modelo paradigmático del gótico mediterráneo y una de las construcciones más armónicas del bajomedievo levantino.

Capillas laterales de la colegiata de Gandía, Valencia

Desde Gandía, y tras una breve incursión en la cercana Oliva, el ramal gira noventa grados al oste para, atravesando Rótova y Beniatjar, empalmar con el Camino principal pocos kilómetros después de Xátiva.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Rutas
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: EL CID

Comprar libro

Título: EL CANTAR DE MIO CID. ADSCRIPCIÓN GENÉRICA Y ESTRUCTURA TRIPARTITA

Comprar libro

Título: POEMA DE MIO CID

Comprar libro

Título: LA FORMACIÓN MEDIEVAL DE ESPAÑA

Comprar libro

Título: CABALLEROS MEDIEVALES

Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "CAMINO DEL CID EN VALENCIA" en febrero de 2012

AVISO LEGAL