Próximos cursos presenciales
Cantar de Mio Cid






Cantar de Mio Cid (Página Actual)








Comprar libro

Título: POR LOS CAMINOS DEL CID

Comprar libro

Título: EVANGELIO ROMÁNICO


Comprar CD

Título: ESPAÑA DEL CID, CABALLEROS Y GUERREROS. MÚSICA DE LOS SIGLOS XI AL XIII

Comprar DVD

Título: DVD DE LA SERIE DE TVE "MEMORIA DE ESPAÑA"

Comprar DVD

Título: PACK DE 7 DVD "LAS CLAVES DEL ROMÁNICO. SERIE COMPLETA"





All rights reserved. The contents of: "POEM OF THE CID" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "CANTAR DE MIO CID" son propiedad de © Arteguias.com

Cantar de Mio Cid

Introducción al Cantar de Mio Cid

Ramón Menéndez Pidal ve la mano de por lo menos dos poetas en este primer monumento de la poesía castellana denominado "Cantar de Mio Cid": uno, contemporáneo, o poco menos, de los hechos narrados, al que designa como "el poeta de San Esteban de Gormaz", y otro que intervino aproximadamente medio siglo después de la muerte del héroe, "el poeta de Medinaceli".

Rodrigo Díaz de Vivar, protagonista del Cantar de Mío Cid

El Poema o Cantar de Mio Cid se divide en tres cantares, que narran las acciones de guerra y las vicisitudes políticas y familiares de Rodrigo (Ruy) Díaz, en tiempos de la Reconquista, durante el último cuarto del siglo XI. Según datos históricos comprobados, por cotejos de crónicas cristianas y musulmanas, Ruy Díaz, llamado por los moros Cidí o Mío Cid ("mi señor"), y por moros y cristianos el Campeador (de Campis doctor, esto es, excelente en el campo de batalla), nació en Vivar, cerca de Burgos, en 1043, y murió en Valencia en 1099.

Es una obra de corte realista. Aunque con deformaciones históricas, carece del elemento fantástico y desaforado que caracteriza a las otras epopeyas. El Cantar de Mio Cid se abre con uno de los temas que, por encima de las hazañas bélicas, serán predominantes en la obra: las injusticias de que es víctima el héroe.

Capilla Panteón de El Cid, en el Monasterio de Cardeña donde estuvo enterrado antes de su definitiva morada en la Catedral de Burgos

La historia relatada por el Cantar de Mio Cid

El Poema o Cantar de Mio Cid sitúa la historia en la segunda mitad del siglo XI, cuando Ruy Díaz es un infanzón, a quien el rey Alfonso VI de Castilla envía a cobrar los tributos que le debe el rey moro de Sevilla. En esta ciudad reside un ricohombre de Castilla, García Ordóñez, quien trata de humillar al emisario del rey y se convierte en su enemigo declarado.

El Cid combate con él en Cabra, le vence y le mesa la barba, humillación suprema en la época. Para vengarse de la afrenta García Ordóñez hace que sus partidarios en la Corte, consumados "mestureros" (intrigantes), le indispongan con Alfonso, haciéndole creer que su emisario se ha quedado con parte del tributo sevillano.

Alfonso reacciona desterrando al Cid, que se ve obligado a marcharse a vivir en tierra de infieles. Acata Rodrigo la decisión, expatriándose acompañado de trescientos caballeros, entre ellos su sobrino Minaya Álvar Fáñez.

Estatua de Martín Antolínez  en BurgosLa infamia tramada contra él queda patente en el hecho de que sale de Vivar muy pobre. En Burgos tiene que pedir un préstamo a los judíos Raquel y Vidas. Obedientes al mandato real de no prestarle auxilio alguno, los burgaleses le cierran sus puertas -con la única excepción de Martín Antolínez, que le procura el préstamo de los judíos- y el héroe abandona la ciudad.

Al pasar por Cárdena, se despide de su esposa, doña Jimena, y de sus dos hijas pequeñas, Cristina y María, que en el poema se llaman doña Sol y doña Elvira.

También a Rodrigo se le aparece en sueños el arcángel san Gabriel, en su última noche antes de entrar en tierra de moros, para anunciarle que su vida será venturosa y estará jalonada de honores y victorias. Cruza Ruy Díaz el Duero y se apodera del castillo de Castejón, en la Alcarria, y del de Alcocer, ya en el reino de Aragón. Obtiene con ello sus primeros botines y manda a su sobrino Álvar Fáñez a la corte, con un presente de treinta caballos para Alfonso, además de otros regalos para su esposa e hijas.

Placa en Vivar (Burgos) con versos del Cantar

Cabe señalar que, pese a las reiteradas injusticias de que le hizo objeto el rey y su señor, en el Cantar de Mío Cid, Rodrigo le guardó siempre una escrupulosa fidelidad. Nunca dejó de considerarse su vasallo ni volvió sus armas contra la corona. En su primera campaña, el Cid se apodera de Zaragoza y Teruel, tributarias del conde Ramón Berenguer II de Barcelona, a quien derrota y apresa en Tévar, pero le deja en libertad a los tres días. Ante la generosidad de su vencedor, Ramón Berenguer le acepta como protector. Esta actitud será luego una constante en la conducta del Cid, que le granjeará el afecto de los moros.

En el segundo de los Cantares se plantea lo que podría considerarse el asunto central de la obra: las bodas de doña Sol y doña Elvira, las hijas del Cid. Hace notar Menéndez Pidal que, aun siendo un cantar "de gesta", este poema refleja más la lucha de clases entre la nobleza que la epopeya guerrera. Efectivamente, la suerte de Sol y Elvira es uno de los ejes de todo el poema, junto con la pugna del propio Rodrigo por hacer respetar su nobleza, ganada en el campo de batalla, tanto al rey como a los antiguos señores hereditarios.

Placas con versos de El Cantar de Mio Cid en San Pedro de Cardeña

En nuevas campañas, se apodera el Cid de la ciudad de Valencia. Hace investir como obispo el francés Jeróme de Périgord, llamado don Jerónimo en el poema. Vuelve entonces a enviar a su sobrino Álvar Fáñez con otro presente, cien caballos, y un mensaje en que se declara vasallo de Alfonso y le ofrece el reino de Valencia.

Puerta del Palau de la Catedral de Valencia. El Cantar de Mio Cid relata la conquista de esta ciudad

También le pide permiso para que doña Jimena y sus hijas se reúnan con él en esa ciudad. El rey se encuentra a la sazón en Camón, y dos jóvenes infantes de la ciudad, Diego y Fernando, de la encumbrada familia de los Vani-Gómez, hijos y sobrinos de condes, le piden que les trate el casamiento con las hijas del Cid.

Mientras tanto, Alfonso ha accedido al ruego del paladín, y Minaya lleva a Valencia a doña Jimena y sus hijas, quienes son recibidas por el caudillo con gran contento y amor.

El rey Yúcef (Yúsuf) de Marruecos intenta reconquistar Valencia, pero Ruy Díaz le derrota, malhiere y pone en fuga, apoderándose de un inmenso botín. Nuevamente parte Álvar Fáñez para Valladolid, esta vez con un presente de doscientos caballos lujosamente enjaezados y con una espada en cada arzón. La magnificencia del regalo impresiona al rey. Al mismo tiempo, reaviva la envidia del conde García Ordóñez, y despierta la codicia de los infantes de Carrión, que reiteran al monarca su petición de que les case con las hijas del héroe. Accede Alfonso y envía a Minaya con el perdón para el Campeador, encomendándole además que prepare el terreno para la petición de mano.

Al fin, el rey y el Cid se reúnen en Toledo; Alfonso le pide que case a sus hijas con los Vani-Gómez. Rodrigo se disculpa con la extrema juventud de sus hijas pero acaba por aceptar a regañadientes, pues detesta la vanidad de los magnates de la Corte. Los esponsales se celebran en Valencia.

El último de los Cantares es el de la humillación y rehabilitación del Campeador. El rey Búcar de Marruecos hace otro intento de recuperar Valencia, pero es derrotado y muerto en combate por el Cid. En la batalla tienen su bautismo bélico sus yernos, quienes en todo momento tienen un comportamiento cobarde y vil, pero la familia hace creer al Cid que se han batido denodadamente. Surge entonces una doble situación: el Campeador cobra afecto a los infantes de Carrión, a quienes elogia sin cesar por su valentía; mientras tanto, en su corte, son objeto de burlas disimuladas o del desprecio de los allegados del héroe.

Los infantes, que nunca han dejado de considerar a su suegro como persona de linaje inferior, traman venganza en la persona de sus desposadas. Así, piden autorización a Ruy Díaz para ir con ellas a Carrión, y éste se lo concede. Les entrega espléndidos presentes, más 3000 marcos en calidad de dote por doña Sol y doña Elvira, y lleva su afecto hasta el punto de regalarles sus dos preciadas espadas, la Tizona y la Colada, templadas en los duros combates contra los moros; por último, encomienda a su sobrino Félez Muñoz que acompañe al grupo hasta Carrión. Emprenden el viaje, pasando por Medinaceli y San Esteban de Gormaz, y en el robledal de Corpes los infantes maltratan a sus prometidas, abandonándolas casi muertas.

Portada románica de Castillejo de Robledo (Soria) lugar donde se produce la Afrenta d CorpesFélez Muñoz recoge a sus desdichadas primas, y nuevamente el fiel Minaya acude desde Valencia para llevarlas de regreso. El Cid manda a la Corte un emisario, Muño Gustioz, para que en su nombre exija justicia al rey. Alfonso convoca Cortes en Toledo y a las vistas acuden ambas partes, el ultrajado Campeador y sus ofensores, apoyados éstos por un poderoso grupo de ricos-hombres encabezado por el conde García Ordóñez. La sentencia final favorece al Cid: obtiene la devolución de la dote y de sus dos espadas, así como la autorización para lavar la ofensa en duelo singular.

Se enfrentan, por el bando de Ruy Díaz, sus guerreros Pedro Bermúdez, Martín Antolínez y Muño Gustioz, contra los infantes Diego y Fernando, y su hermano Asur González. Cuando está por librarse el lance, llegan a la corte emisarios de los herederos de los reinos de Navarra y Aragón, pidiendo para ellos por esposas a doña Sol y doña Elvira. El rey da su beneplácito, pero no por ello perdona a los de Carrión, y ordena que el duelo se lleve a efecto. Así se hace, y vencen los adalides del Cid, quedando los Vani-Gómez infamados como "malos y traidores".

Tumba de El Cid y Doña Jimena bajo el crucero de la Catedral de Burgos

 

Suscripción
Boletín Electrónico Histórico de Boletines
Tiendas
Tiendas Online: compras e inscripciones
Libros de Arte Libros de Historia Medieval
Ebooks Revistas de Arte
Vídeo y Música Maquetas
Artesanía Medieval Cursos Presenciales
Cursos Online Viajes y Visitas Guiadas
Tienda Física
Establecimiento Comercial
Contenidos
Contexto histórico
Edad Media en Europa Edad Media en España
Sociedad Medieval Cultura Medieval
Política Medieval Religiosidad Medieval
Biografías  
Arte Prerrománico
Visigótico Asturiano
Mozárabe Prerrománico en Europa
Arte Bizantino  
Arte Románico
Arquitectura románica Escultura románica
Pintura románica Manuscritos iluminados
Camino de Santiago Simbolismo románico
Monasterios románicos Pilas bautismales
Imaginería y eboraria Orfebrería y esmaltes
Puentes medievales Románico porticado
Restauraciones  
Por provincias
Segovia Ávila Salamanca Zamora
Valladolid Palencia Burgos Soria
León Guadalajara Cuenca Madrid
Navarra Huesca Zaragoza Teruel
Barcelona Girona Lleida Tarragona
Cantabria Asturias Coruña Pontevedra
Orense Lugo Álava Vizcaya
La Rioja Cáceres Badajoz Jaén
Córdoba      
Otros países
Arte románico Francia Arte román. Alemania
Arte románico Portugal Arte román. Inglaterra
Arte románico Italia Arte rom. Escandinavia
Resto de Europa Líbano y Palestina
Arte Mudéjar
Arquitectura mudéjar
Por provincias
León Zamora Salamanca Valladolid
Segovia Ávila Guadalajara Madrid
Toledo Zaragoza Teruel Cáceres
Badajoz Córdoba Sevilla  
Arte Gótico
Arquitectura Gótica Vidrieras
Por comunidades
Castilla y León Castilla La Mancha
Madrid Andalucía y Murcia
Extremadura Cataluña
Aragón Valencia y Baleares
Navarra/Rioja/P.Vasco Norte de España
Arte Islámico
Islam y Al-Andalus Arte Califal
Reinos de Taifas Almorávide/Almohade
Nazarí  
Castillos
Castillos - Arquitectura
Por comunidades
Castilla y León (norte) Castilla y León (sur)
Cast. Mancha y Madrid Extremadura
Andalucía y Murcia Canarias
Valencia y Baleares Canarias
Cataluña Aragón
Navarra/Rioja/P.Vasco Galicia y Cantabria
Arte no medieval
Arte Prerromano Arte Romano
Arte del Renacimiento Arte Barroco
Neoclásico y romántico  
Más información
Diccionario Enlaces
Animaciones y Vídeos  
Monografías
Catedrales de España Monasterios de España
Monumentos por conocer Conjuntos Históricos
Museos Rutas
Otros lugares de España Monumentos de Europa

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: POEMA DE MIO CID

Comprar libro

Título: EL CANTAR DE MÍO CID: GÉNESIS Y AUTORÍA ÁRABE

Comprar libro

Título: LOS ORÍGENES DEL ESPAÑOL Y LOS GRANDES TEXTOS MEDIEVALES. MIO CID, BUEN AMOR Y CELESTINA

Comprar libro

Título: MIO CID EL DEL CANTAR. UN HÉROE MEDIVAL A ESCALA HUMANA

Comprar libro

Título: EL CANTAR DE MIO CID. ADSCRIPCIÓN GENÉRICA Y ESTRUCTURA TRIPARTITA

Comprar libro

Título: ALFONSO VI. EL REY HISPANO Y EUROPEO DE LAS TRES RELIGIONES (1065-1109)

Comprar libro

Título: EL MONASTERIO DE CARDEÑA Y EL INICIO DE LA ÉPICA CIDIANA

Comprar libro

Título: HISTORIA DE LA LITERATURA ESPAÑOLA. LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA POESÍA Y LA VOZ EN LA CIVILIZACIÓN MEDIEVAL

Comprar libro

Título: MÚSICA Y LITERATURA EN LA ESPAÑA DE LA EDAD MEDIA Y DEL RENACIMIENTO

Comprar libro

Título: LA MENTALIDAD LITERARIA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: LITURGIA, POESÍA Y TEATRO EN LA EDAD MEDIA

Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LOS CANTARES DE GESTA Y DEL CANTAR DE MÍO CID

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval


Última actualización de "CANTAR DE MIO CID" en noviembre de 2013