Próximos cursos presenciales

Guía del Castillo de La Adrada, Ávila


All rights reserved. The contents of: "CASTLE OF LA ADARDA, AVILA" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "GUÍA DEL CASTILLO DE LA ADRADA, ÁVILA" son propiedad de © Arteguias.com

Guía del Castillo de La Adrada, Ávila

Introducción

La Adrada es una población abulense que supone prácticamente la entrada al pintoresco y bello Valle del Tiétar en su extremo oriental.

Su principal monumento es, sin duda, su castillo, que a pesar de encontrarse bastante arruinado hace tan solo unas décadas, ha gozado de una sobresaliente restauración para orgullo de los amantes del patrimonio medieval. Además, en las dependencias de esta fortificación del siglo XV se ha integrado el Centro de Interpretación Histórica del Valle del Tiétar. Su completa puesta de largo fue inaugurada en el año 2004.

Como adelanto y de forma muy resumida, diremos que la fortaleza de La Adrada es un enorme castillo gótico y renacentista palaciego construido alrededor de una iglesia tardorrománica de tres naves, de origen precedente (de mediados del siglo XIII).

Aunque tal extremo pueda parecer extraño, hay otros casos semejantes en la historia de la arquitectura medieval en España como los castillos de Turégano (Segovia) y el de Manzanares el Real (Madrid).

Hasta finales del siglo pasado su estado de conservación era pésimo, pero ha sido perfectamente rehabilitado y se ha añadido un más que interesante museo de interpretación de la historia de los pueblos y civilizaciones que han habitado desde tiempo inmemorial las tierras del Valle del Tiétar.

Historia

El arranque de la historia del castillo de La Adrada no es militar ni siquiera señorial. Lo primero que sabemos de este lugar es que en el siglo XIII se construyó una iglesia cristiana orientada canónicamente al oeste compuesta por una cabecera de tambor cilíndrico seguida de tres naves. Poco se sabe de esta iglesia, aunque lo más probable es que se trate del templo parroquial del viejo núcleo de La Adrada. De todas formas, no es tampoco descartable su origen monástico efímero, dado el gran tamaño de su construcción a base de tres naves.

El Castillo

aunque hasta hace unos años esta fortificación se encontraba en ruinas, se ha intervenido con acierto y luce actualmente un excelente aspecto. Es visitable y por una módica cantidad se puede disfrutar de la exposición del Centro de que se ha ubicado en algunas de sus habitaciones.

Se suele atribuir su construcción, a finales del siglo XIV, a Don Ruy López Dávalos y ya en el siglo XV a Don Álvaro de Luna, dueños del Señorío de La Adrada. Sin embargo, para algunos autores, el edificio actual no sería erigido hasta finales de esta última centuria por Don Beltrán de la Cueva, Duque de Alburquerque que adquiere este y otros señoríos por donación regia.

La planta es aproximadamente cuadrada, si bien en la esquina noroeste se construyó una torre pentagonal saliente del cuadrilátero (en proa) que es considerada por algunos como albarrana.

Sobreelevando el ábside románico mudéjar de la iglesia del siglo XIII se alzó la torre principal a modo de torre del homenaje.

Alrededor se edificó un antemuro exterior más bajo (barbacana o falsabraga) de planta aproximadamente pentagonal irregular que dispone de los principales elementos defensivos, si bien hay que hacer notar que estamos más ante una fortificación señorial de tipo palaciego y propagandístico que una fortaleza verdaderamente castrense.

En la actualidad, los visitantes pueden hacer un completo recorrido por las estancias principales del castillo. Se empieza por la habitación del alcaide, en la planta baja del patio, actualmente decorada con mobiliario de los siglos XVI y XVII.

A continuación se pasa a la iglesia de la que luego nos ocuparemos. Subiendo una escalera de piedra en la esquina noroeste se sube hasta la estancia de acceso a la mazmorra y de ahí a la torre albarrana. Dada la altura y orientación de esta estructura se pueden divisar preciosas vistas del Valle del Tiétar que se abre y profundiza hacia la provincia de Cáceres.

Por el paso de ronda norte se accede a la Torre del Homenaje y desde allí se baja al segundo piso del patio donde se han habilitado dos salas de exposiciones.

Patio renacentista

El interior muestra el uso palaciego del castillo pues en el lugar del patio de armas nos encontramos con un coqueto recinto cuadrado porticado renacentista de dos pisos. Aunque uno de sus cuatro galerías no existe al haber estado adosado a la iglesia mencionada.

Esta estructura se ha reconstruido modernamente en parte con materiales originales y siguiendo su original estética.

Contrasta la severidad de la piedra granítica en que se construyó con las delicadas formas que muestra. Las galerías del piso inferior se abren al patio mediante grandes arcos de medio punto apoyados sobre columnas de fustes ochavados. El piso superior tiene barandilla calada y las columnas, del mismo tipo que las inferiores, sujetan la techumbre adintelada de madera.

Centro de Interpretación Histórica del Valle del Tiétar

Es en las dependencias de este piso superior donde se ha ubicado las espectaculares salas de exposiciones que muestran, mediante paneles y maquetas, la historia y las civilizaciones que han pasado por el Valle del Tiétar desde la prehistoria y los pueblos prerromanos hasta la modernidad pasando por Roma, el Reino Hispanovisigodo y la repoblación de la Baja Edad Media, etc.

Muy recientemente se ha habilitado un nuevo espacio museístico donde se exponen estelas funerarias que abarcan desde época romana (siglos I y II d.C.) hasta estelas cristianas medievales.

Además se expone la losa con la inscripción que data la antigua torre, fragmentos cerámicos del siglo XVI, así como facsímiles de antiguos documentos que se custodian en los archivos municipales.

Ruinas de la iglesia del Castillo de La Adrada

Aunque en diversas documentaciones y guías se insiste en el carácter gótico del primitivo templo (imaginamos que por razones cronológicas al pertenecer a mediados del siglo XIII y por la existencia de algunos arcos apuntados) el hecho es que esta iglesia se debe adscribir a la tradición tardorrománica y mudéjar que siguió imponiéndose en la mayoría de los territorios rurales cristianos durante el siglo XIII. Un templo relacionable directamente con éste lo tenemos en estas mismas tierras abulenses como es la iglesia abacial de Burgohondo.

La tradición románica de este templo queda patente en el arranque de los pilares que se conservan. Están compuestos por un machón de sección cuadrada al que se adosan cuatro medias columnas en sus caras. Los capiteles supervivientes son lisos. No se conservan los arcos formeros completos, salvo los salmeres y las primeras dovelas, pero imaginamos que debieron ser ligeramente apuntados y que sostendrían una techumbre de madera y no una bóveda pétrea, como se deduce de la falta de prolongación de columnas para apoyo de nervios o arcos en el arranque de los mismos.

Interesante es la buena y variada colección de marcas de cantero que encontramos en los sillares que constituyen los apoyos de esta iglesia.

La nave central terminaba en un ábside que se conserva en buen estado. El arco triunfal es apuntado y cae sobre columnas similares a las citadas. Tiene este ábside planta semicircular con bóveda de horno, de fábrica de mampostería con hiladas de ladrillo (la parte superior de la bóveda de horno es exclusivamente de ladrillo).

Este ábside se aprovechó 200 años para recrecer sus muro perimetral y convertirlo en un enorme torreón defensivo.

En el muro septentrional, se ha conservado una modesta portadita de arco ojival y también restos de una torre campanario edificada en 1309 como queda confirmada por una inscripción expuesta en el Centro de Interpretación.

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "GUÍA DEL CASTILLO DE LA ADRADA, ÁVILA" en octubre de 2017

AVISO LEGAL