Próximos cursos presenciales
Catedral Sigüenza


Comprar libro

Título: CATEDRALES DE ESPAÑA. TOMO IV (Catedral de Sigüenza, Ávila, Tarragona, Sevilla y Córdoba)

Comprar libro

Título: RUTAS DEL ROMÁNICO EN LA PROVINCIA DE GUADALAJARA

Comprar libro

Título: LA ÉPOCA DE LAS CATEDRALES. ARTE Y SOCIEDAD, 980-1420

Comprar libro

Título: CATEDRALES GÓTICAS





All rights reserved. The contents of: "CATHEDRAL OF SIGÜENZA" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "CATEDRAL SIGÜENZA" son propiedad de © Arteguias.com

Catedral de Sigüenza

Sigüenza es una población de importantes precedentes. Se sabe que ya en época visigoda tenía obispo, pues participó en el tercer Concilio de Toledo del año 589.

Canecillos de la catedral

Tras la invasión musulmana fue ocupada por Tarik y Muza en el año 713. A partir de este momento, la población pierde importancia quedando relegada a una simple aldea dependiente de Medinaceli. En ella habitaría una pequeña comunidad mozárabe y algunas tropas musulmanas en su pequeña alcazaba al cuidado de este lugar estratégico.

Se sabe que fue tomada a los moros en el año 1124 por Alfonso I de Aragón y su primer obispo, el aquitano Don Bernardo de Agén nombrado con anterioridad a su conquista, toma posesión de su sede el 22 de enero de 1124.

Calle del casco antiguo de Sigüenza

Sigüenza, en estos años, está dividida por dos entidades con su propia muralla: la Sigüenza Superior o Sigüenza la Vieja, alrededor del castillo y la Sigüenza inferior o Área de los Huertos.

En 1146, Alfonso VII decide unificar ambas poblaciones bajo un único Concejo que dona al Obispado de Don Bernardo.

Muros del castillo de Sigüenza

Es a partir de estas fechas, de mediados del siglo XII y con el impulso del emperador, cuando comienza una época de intensa repoblación que va a hacer de Sigüenza uno de los centros políticos, militares y religiosos más influyentes de Guadalajara y de toda Castilla.

Castillo de Sigüenza

El monumento más importante de Sigüenza es, junto a su castillo convertido en Parador, la catedral dedicada a la Virgen María.

Como veremos de manera monográfica, lo que fue un edificio de arranque plenamente románico (iniciado en la sexta década del siglo XII) con cabecera de cinco ábsides escalonados semicirculares, se desarrolló hasta 1221 en un estilo que podríamos denominar tardorrománico o "protogótico" y que se refleja en los muros perimetrales con ventanas de medio punto y la parte baja de la fachada occidental con sus tres portadas aún románicas (aunque raspadas las arquivoltas menos la de entrada a la nave septentrional.

Ventanal románico de la fachada occidental

La construcción de la catedral seguntina supone un foco de irradiación artística que, en principio, afecta a la propia ciudad, quedando restos de iglesias tardorrománicas como Santiago y San Vicente que son deudoras del edificio catedralicio.

Plaza junto a la catedral

La ciudad de Sigüenza en Conjunto Histórico-Artístico.

Catedral de Santa María

Como tantas catedrales medievales, la de Sigüenza es la suma de diversos replanteamientos y reconstrucciones realizados durante siglos, lo que conlleva una cierta dificultad a la hora de analizar fases y estilos. Aunque inicialmente, como veremos, se trata de un edificio de proyecto románico es finalizada con planteamientos góticos.

Impresionante aspecto de la catedral de Sigüenza, desde el sur

El estudio más prolijo y eficaz que se ha desarrollado hasta la fecha de la catedral de Sigüenza pertenece a la doctora María del Carmen Muñoz Párraga y en él nos basamos para describir, someramente, las características artísticas de tan relevante edificio castellano.

A pesar de lo que se asegura en algunos textos, los primeros sillares de la catedral no fueron colocados en tiempos de don Bernardo de Agén. Durante su mandato tan sólo se debió reconstruir un antiguo templo visigodo o mozárabe ya existente en el Área de los Huertos. Esta iglesia debió tener doble muro y torres, denominándose Santa María de Medina. Lamentablemente el edificio citado fue derribado en 1322 por don Simón Girón de Cisneros.

La actual catedral fue mandada construir por el sucesor de Don Bernardo, el obispo Don Pedro de Leucata en la sexta década del siglo XII, ya que sabemos que en 1156 destinaba los ingresos de las salinas a la edificación del templo.

Fachada de la Catedral de Sigüenza

El proyecto consistiría en un edificio plenamente románico y muy ambicioso, de tres naves con cuatro tramos, con fachada rematada en dos torres, crucero bien señalado con sendas torres en sus extremos y cinco ábsides escalonados de planta semicircular. En 1169 debió abrirse el templo tras la finalización de los ábsides y parte del crucero, aunque con cubiertas provisionales de madera.

De esta época primitiva quedan restos de la parte baja interior del ábside central. También pertenecen a esta fase algunas viejas portadas que veremos a continuación.

Puerta románica

La puerta del Mercado es la que se abre en el muro sur del crucero, tapada hoy por un pórtico cerrado neoclásico del siglo XVIII. Tiene dos arquivoltas baquetonadas sobre parejas de columnas con capiteles de dos órdenes de hojas de acanto. La puerta de la Torre del Santísimo, en el muro oriental del brazo sur del crucero es la más tardía de esta fase, fechable por una inscripción en 1169 ó 1179 con la particularidad de que incorpora un Crismón trinitario. Por último, abriéndose al claustro, está la puerta del Corralón con baquetones apoyados en jambas.

A partir de 1170 debió continuar las obras un nuevo taller con avanzados conocimientos de las vanguardistas construcciones francesas languedocianas, donde se utilizan grandes pilares con sus caras rodeadas por dobles columnas que reciben arcos apuntados y bóvedas nervadas, además de una ornamentación de estilo cisterciense.

Nave central de la catedral de Sigüenza

En este periodo se construyen el claustro románico desaparecido, la sacristía, convertida en capilla de los Zayas, y la Sala Capitular que se cubrió con una de las primeras bóvedas de ojivas de la arquitectura española. También en estas décadas se trabaja en el remate de la cabecera y el crucero.

Naves y campanario de la catedral

En la nueva fase que se inicia entre los años 1192 y 1221, durante el obispado de don Rodrigo, se finalizan los muros de las naves laterales iluminadas con ventanales de medio punto, alguno con guardapolvos de puntas de diamante. La fachada occidental debió iniciarse también en este periodo incluyendo el basamento de las torres y las tres grandes portadas alineadas con cada nave, más el cuerpo de ventanales que se abren sobre las dos laterales. La puerta central es de gran tamaño, con ocho arquivoltas que fueron lamentablemente raspadas, dejando sólo a la vista la decoración de las más extremas, con hojas y róleos en una y baquetón la otra. Ocho columnas de diferente grosor y las jambas aboceladas constituyen los soportes. Los capiteles, mayoritariamente, presentan hojas de acanto finalizadas en volutas.

Portada de la nave del Evangelio de la Catedral de Sigüenza

Las portadas laterales son más pequeñas que la central. Ambas están rodeadas por columnas. Por desgracia algún arquitecto desalmado volvió a mutilar la decoración de las arquivoltas de la meridional. La portada norte es la más bella, al haberse salvado milagrosamente de la piqueta. Sus arquivoltas forman una superficie abocinada continua decorada con bandas de hojas rodeadas por entrelazos ovoides, cestería, grandes hojas rodeadas por sus tallos y banda ajedrezada. Estas arquivoltas se sustentan mediante seis columnas anchas y otras tantas estrechas con capiteles vegetales deteriorados.

Decoración de las arquivoltas de la puerta

Encima de las puertas laterales descritas se abrieron grandes ventanales de completa tradición románica, con arquivoltas de medio punto y guardapolvos de puntas de diamante, que caen sobre parejas de columnas.

Interior del transepto de la catedral

Durante el siglo XIII se debieron construir, para separar las naves, cuatro pilares languedocianos rodeados por veinte columnas y las bóvedas de las naves laterales. Más tarde, a comienzos del siglo XIV, por influencia del obispo don Simón Girón de Cisneros, se abovedaría la nave central. Todo ello de carácter plenamente gótico.

Crucero

También parece datar de mitad del siglo XIV el remate de la torre meridional de poniente que le presta carácter militar por su reciedumbre y las almenas que la coronan. La otra torre septentrional, respetándose el mismo planteamiento, debió finalizarse dos siglos más tarde.

Torre campanario

En la segunda mitad del siglo XVI se va a llevar a cabo la más radical de las transformaciones sufridas por la catedral y que arruinará gran parte de la obra considerada románica. Se decide construir una girola detrás del ábside principal, para lo que se hace necesario eliminar las capillas adyacentes y alterar los ábsides esquineros, convertidos en la capilla del Doncel (el meridional) y la sacristía de los Mercedarios (el septentrional).

Abovedamiento del crucero de la catedral

En el siglo XVIII se tapó la parte baja del testero del brazo sur del crucero y, por último, tras los graves destrozos ocasionados durante la Guerra Civil, se restauró de forma inadecuada, construyéndose un cimborrio que la seo nunca tuvo.

Cimborrio

Un aspecto interesante de la catedral de Sigüenza es el de su influencia en el románico de Guadalajara. No es irrelevante el hecho de que llegara a ser, sin duda, el edificio más prestigioso y admirado por los primeros repobladores de la provincia, durante sus fases constructivas románicas de los siglos XII y parte del XIII. Pero como se constata en el patrimonio rural todavía conservado, el único efecto decisivo será la tendencia al ornato vegetal no figurado, pues sus estructuras arquitectónicas complejas, desarrolladas por artífices extranjeros, apenas pudieron trasvasarse al entorno aldeano.

La avanzada arquitectura de la catedral de Sigüenza apenas pudo trasladarse a las pequeñas iglesias rurales de Guadalajara

Otras dependencias

Al margen de la arquitectura medieval de la iglesia, no hay que olvidar mencionar su claustro gótico, situado al norte del templo. Es un gran cuadrado rodeado por pandas de gran altura abovedadas con crucería y abiertas al patio central mediante arcos ojivales con tracerías.

Claustro de la catedral de Sigüenza

La capilla de San Juan y Santa Catalina, antiguo absidiolo lateral de la iglesia románica, es archifamosa por albergar varios sepulcros, entre ellos los de Fernando de Arce y Catalina de Sosa y, especialmente, el de su hijo Martín Vázquez de Arce apodado por el Romanticismo como el Doncel de Sigüenza.

Estatua funeraria del Doncel de Sigüenza

 

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Catedrales
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "CATEDRAL DE SIGÜENZA" en octubre de 2011