Próximos cursos presenciales
Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Ruta de los Conquistadores en Cáceres 16 y 17/09/17


All rights reserved. The contents of: "STORY OF GUIDED TRAVEL TO CACERES. 1617/09/17" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "CRÓNICA E IMÁGENES DEL VIAJE GUIADO RUTA DE LOS CONQUISTADORES EN LA PROVINCIA DE CÁCERES. 1617/09/17" son propiedad de © Arteguias.com

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Ruta de los Conquistadores en Cáceres 16 y 17/09/17

Durante el fin de semana del 16 y 17 de septiembre, con el verano ya casi superado en el calendario (que no en lo climatológico), tuvo lugar un nuevo Viaje Guiado de ARTEGUIAS que, en esta ocasión y por segunda vez después de nuestra visita a Mérida y Medellín de hace dos años, nos llevó al encuentro de tierras extremeñas para conocer, bajo el título de "Ruta de los Conquistadores", algunos de los lugares de mayor interés histórico y artístico de la provincia de Cáceres.

Santa MAría de Trujillo, en el corazón de Cáceres

Como estaba establecido y con una puntualidad casi inglesa, el autobús partió desde la madrileña Plaza de España para, a través de la autovía A-5 y tras una parada técnica a mitad de camino, desembocar en el corazón de la provincia cacereña, por la cual, atravesando agradables paisajes de dehesa y serranía, llegar a nuestro primer destino temático de la ruta: la población de Alcuéscar.

Camino de Santa Lucía del Trampal pasamos cerca del castillo de Montánchez

Alcuéscar es una pequeña localidad de la Comarca de Montánchez que, de un tiempo a esta parte, se ha ganado un cierto nombre entre los aficionados al arte medieval al hallarse en su término la no hace mucho redescubierta Basílica de Santa Lucía del Trampal, uno de los escasos edificios visigodos conservados en España.

Llegada a la iglesia prerrománica de Santa Lucia del Trampal

Así, a través de estrechos caminos rurales, llegamos con el autobús al pie mismo de la ermita, donde un moderno centro de interpretación nos dio la bienvenida con una maqueta de la construcción y una no menos interesante proyección audiovisual sobre el origen, evolución y redescubrimiento de la misma.

EN el interior de la iglesia visigoda

Una vez contextualizado el monumento, nos acercamos a lo que queda de él, donde pudimos explicar detenidamente diversos aspectos sobre su historia, peculiaridades arquitectónicas y el tipo de liturgia eclesial que allí se celebraba.

Desde allí, a través de la autovía Ruta de la Plata nos desplazamos en dirección norte hasta la ciudad de Cáceres, donde nos aguardaba una reconstituyente comida en un precioso restaurante desde cuya terraza exterior se divisaban estupendas vistas del conjunto monumental cacereño.

Nada más comer, nos citamos con Isabel, nuestra guía oficial y profunda conocedora de cada rincón y cada anécdota de la capital cacereña, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1986.

Dentro del patio del Palacio de Carvajal

Junto a ella, iniciamos la visita por el casco monumental comenzando por la Concatedral tardogótica de Santa María y sus palacios adyacentes, prestando especial atención al Palacio de Carvajal, en cuyo interior se expone una interesantísima maqueta de la ciudad medieval y renacentista.

Explicaciones ante la Concatedral de Cáceres

A continuación, tras admirar el exterior del Palacio de los Golfines de Abajo, ascendimos por la Cuesta de la Compañía hasta el Museo de Cáceres, en cuyo interior, además de una interesantísima colección de piezas prehistóricas, prerromanas, romanas y altomedievales, se conserva un aljibe califal sin parangón en el arte hispanomusulmán español: una de las joyas de mayor interés y a su vez menos conocidas de la ciudad de Cáceres.

Aljibe musulmán de Cáceres

Desde el Museo, tras admirar las vistas de la judería, descendimos frente a la parroquia de San Mateo hasta desembocar en la iglesia de San Francisco Javier: un templo del más puro estilo barroco que, por sus características, parece trasladar al visitante al arte colonial iberoamericano y que, además, cuenta con el atractivo de que, desde sus torres, pueden admirarse sensacionales vistas panorámicas de la ciudad.

Vista de Cáceres desde las torres de la iglesia de  San Francisco Javier

Finalizada la visita, se dispuso de un rato de tiempo libre en torno a la fotogénica plaza mayor de la ciudad para tomar un refrigerio y hacer acopio de productos típicos quien así lo deseó, para posteriormente con el autobús, trasladarnos a nuestro hotel, situado en el ensanche más moderno de la ciudad.

La mañana del domingo la dedicamos íntegramente a la monumental población de Trujillo, distante de la capital algo más de media hora y que nos recibió con un magnífico y colorido ambiente ya que, ese día a través de sus calles se celebraba una carrera popular contra el cáncer.

Nuestro grupo, una vez concentrado en torno a la Oficina de Turismo habilitada en la Plaza Mayor, dimos la bienvenida a la guía local Magdalena, en cuya compañía recorrimos los puntos más interesantes de su casco histórico.

Antes de entrar en el imponente castillo de Trujillo

El itinerario lo iniciamos por su iglesia más antigua, dedicada a Santiago, desde donde accedimos al punto más alto de la población, coronada por su espectacular castillo, heredero de una alcazaba árabe desde cuyas murallas, torres y adarves pudimos contemplar espectaculares panorámicas.

Arcos de gerradura en la entrada al castillo

Desde allí, ya en descenso, atravesamos diferentes edificios solariegos y conventuales hasta llegar a la basílica de Santa María la Mayor; imponente construcción gótica coronada por la tardorrománica Torre Julia, a cuyos pisos más altos ascendieron nuestros viajeros más atrevidos y sagaces.

En el interior de la iglesia de Santa María de Trujillo

Posteriormente, de nuevo en la Plaza Mayor, no dejamos pasar la ocasión de visitar la iglesia de San Martín, la fachada del palacio del Marqués de la Conquista y la estatua ecuestre de Pizarro, auténtico santo y seña de la ciudad.

Paseo por Trujillo

Desde Trujillo, tras un tiempo de libre disposición, nos dirigimos en dirección este camino de Guadalupe, pasando antes por Logrosán, en cuyo término se encuentra el idílico complejo de turismo rural en el que tuvo lugar la comida.

En el claustro mudéjar del Monasterio de Santa María la Real de Guadalupe

Como colofón al fin de semana, la tarde del domingo la dedicamos íntegramente a Guadalupe y su celebérrimo monasterio, destino de numerosas romerías y punto de llegada de la segunda ruta de peregrinación más importante de España tras Santiago de Compostela.

Claustro gótico de la Hospedería

En compañía de uno de los guías autorizados para guiar en el monasterio, fuimos recorriendo las distintas estancias del mismo hasta acabar en la iglesia, donde quien lo deseó pudo acceder al mismo camarín de la Virgen.

Foto de grupo posando delante de la fachada del monasterio

Finalizada la visita en su espectacular claustro mudéjar, aún nos quedó tiempo para asomarnos y comentar el magnífico claustro gótico de la Hospedería; un escenario de lo más deslumbrante para tomar ese refrigerio antes de emprender camino de regreso a Madrid a través de los sugerentes paisajes de la montañosa comarca de los Ibores.

Muchas gracias a todos los asistentes por vuestra más que agradable compañía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Viajes Guiados

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

AVISO LEGAL