Próximos cursos presenciales

Bergara, Guip˙zcoa. Guía turística: arte, monumentos y rutas





The texts of the site "BERGARA, GUIPÚZCOA" are property of © Arteguias.com


Los textos de "GUÍA DE ARTE, MONUMENTOS Y RUTAS EN BERGARA, GUIPÚZCOA" son propiedad de © Arteguias.com. Las imágenes de Bergara son de dominio público

Guía monumental (arte e historia) de Bergara, Guipúzcoa

Bergara  
Gupúzcoa
Alto Deva
14.700
155

Introducción a la historia y guía de arte (monumentos y rutas) de Bergara, Guipúzcoa

Como un tesoro oculto en los adentros del valle del Deba, entre recias montañas, frondosos bosques y riachuelos regando el terreno aquí y allá, Bergara es, sin lugar a dudas, uno de los parajes de visita obligada del País Vasco

70 kilómetro separan San Sebastián de este bello rincón guipuzcoano, bien conocido tanto por su riqueza arquitectónica como por su relevante papel dentro de la historia nacional, pues aquí se tuvo lugar el célebre abrazo entre los generales Espartero y trece representantes del general carlista Maroto y que puso fin a la Primera Guerra Carlista.

Mucho a cambiado este pequeña ciudad desde su fundación, en 1268, bajo el nombre de Villanueva de Vergara, cuando Alfonso X el Sabio le otorgó el fuero de Vitoria. Fue en el siglo XVII cuando la población vivió su fase dorada, convirtiéndose en uno de los focos clave del desarrollo cultural español, gracias al trabajo incesable de los jesuitas y de la prestigiosa Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, a quien se debe la creación del Real Seminario, donde se han nutrido algunas de las mentes más prósperas de nuestra historia.

Hoy día Bergara ha continuado esa tradición cultural, y con frecuencia la ciudad aloja interesantes festivales musicales, teatrales y de otras facetas artísticas. Posiblemente el más aclamado de todos sea el Uclazken Kulturala, una fiesta dedicada a la cultura vasca que se celebra cada otoño en diversos puntos del casco histórico.

Ayuntamiento de Bergara

Iglesia de Santa Marina de Oxirondo

Localizada a orillas del río Deba, esta peculiar iglesia está considerada como un modelo clave del gótico vascuence. La construcción inicial data de 1542, aunque a mediados del siglo XVII se llevó a cabo una segunda fase constructiva. La iglesia que hoy puede verse muestra planta rectangular muy uniforme y consta de tres naves de idéntica altura, con lo que vista desde cierta distancia asemeja a un bloque de piedra macizo y homogéneo.

A comienzos del siglo XVIII se añadió la torre barroca. En el interior, una serie de columnas de fuste liso ordenan el espacio. Destaca el altar mayor, con un fastuoso retablo rococó obra de Miguel de Irazusta.

Iglesia de San Pedro de Ariznoa

Esta iglesia goza de interés no sólo por su belleza arquitectónica y por ser una destacada muestra del Renacimiento vasco, sino por su carácter simbólico, ya que a partir de ella se estructuró el resto de la ciudad, hacia el siglo XIII.

El templo que hoy puede admirarse se construyó sobre los restos de otro anterior, entre los siglos XVI y XVII, y posteriormente, a mediados del siglo XVIII, se añadió la torre campanario, netamente barroca.

Iglesia de San Pedro de Ariznoa, en Bergara, Guipúzcoa

Pero los mayores tesoros de esta construcción se encuentran en el interior, con joyas como el retablo mayor (siglo XVI), de estilo plateresco, y muy especialmente el Cristo de la Agonía, magnífica talla barroca elaborada por Juan de Mesa en 1622, cuyos rasgos manifiestan una viveza e intensidad realmente fascinantes.

Junto a los cuidados jardines que rodean la iglesia pueden verse otras construcciones de interés, como la casa de Monzón -también conocida como Torre Olaso- o la de Aguirrebeña, ambas renacentistas.

Palacio de Irizar (o Urrutia-Espilla)

Uno de los edificios con mayor simbolismo histórico de la región, este hermoso palacete de mediados del siglo XVI es bien conocido porque aquí tuvo lugar, en 1839, la firma del Convenio de Bergara, por la que los generales Maroto y Espartero pusieron fin a la Primera Guerra Carlista.

Entre la cuidada ornamentación renacentista del palacio destaca la presencia de un blasón nobiliario en una de las esquinas, así como la balaustrada de los balcones, con forja de fantasía.

Palacio de Egino-Mallea

Ubicado en las proximidades del Palacio de Irizar, este palacio renacentista ofrece un nuevo regalo para los sentidos. Construido en el siglo XVI según los diseños de Pedro de Ibarra, el edificio da buena muestra de las pautas del Manierismo español, especialmente en la portada, con un gran arco de medio punto enmarcado por dovelas almohadilladas.

La estética austera y moderada del edificio se ve reforzada por una acertada combinación de elementos estructurales perfectamente proporcionados, emulando los más hermosos edificios de la Grecia clásica, con sus frontones, tímpanos y esbeltas columnas de orden jónico.

Casa Aroztegui

La estructura pétrea de este elegante palacete del siglo XVI, con grandes sillares y una armonía imperante, sirve de marco idóneo para la joya del edificio, que no es otra que la puerta de entrada de la fachada principal. Recogida por un gran arco apuntado de dovelas colosales, la puerta llama la atención por su riqueza ornamental, con asombrosos relieves de formas humanas, animales, seres mitológicos y escudos diversos asoman en cada uno de los paneles que la conforman. La puerta está considerada como una obra maestra del Renacimiento español.
Casa Arrese

Erigida a principios del siglo XVI, esta singular casona llama la atención por el original balcón que remata una de sus esquinas, adaptándose de forma prodigiosa a los relieves de la arquitectura.

Este balcón refleja a la perfección los dictados esenciales de la estética renacentista, enmarcado por pilastras de orden jónico y coronado por un bello frontón en cuyo interior se aprecia esculpida la figura de una mujer, A sus pies puede apreciarse un escudo igualmente labrado, y que junto al balcón, constituyen la base ornamental del edificio, austero y sobrio en sus partes restantes.

Casa Jauregui

A pesar de que la construcción inicial data del siglo XVI, esta casa ha experimentado cambios sustanciales con el paso de los siglos, aunque aún se conservan elementos originales, siendo el más relevante el esgrafiado que recubre parte de la fachada principal con las formas más dispares: figuras humanas ataviadas con joyas y aparejos de la realeza y una profusión de formas vegetales convierten a esta casona en una obra de incomparable belleza.

Estructuralmente llama la atención el contraste entre los vanos de medio punto de piso inferior y los adintelados que ocupan los cuerpos superiores, aportando orden y serenidad al edificio en su conjunto.

Otras construcciones de interés

El casco histórico de Bergara ofrece, dentro de su prolijidad arquitectónica, muchas otras construcciones dignas de mencionar, como el Palacio Errotalde, con la elaborada decoración de su fachada; el ancestral Palacio de Gabiria, en pie desde el siglo XV a pesar de las sucesivas reformas; la Torre Ordanza, fastuosa casona renacentista que impresiona con sus dos grandes arcos de medio punto en la fachada principal, ambos coronados con sendos escudos nobiliarios; la casa Iturritxu, del siglo XVI; las de Moiua-Zuloaga e Izaguirre-Mola, ambas netamente barrocas o el Palacio de Ozaeta, estratégicamente erigido en el siglo XVI junto a las aguas del Deba; También junto al río, las casonas de Usondo y Laurega, enlazadas por el puente de Zubieta, recrean una escena llena de encanto bucólico.cio original.

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Pueblos
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "GUÍA DE ARTE, MONUMENTOS Y RUTAS EN BERGARA, GUIPÚZCOA" en julio de 2010

AVISO LEGAL