Próximos cursos presenciales

Oñate, Guip˙zcoa. Guía turística: arte, monumentos y rutas





All rights reserved. The contents of "OÑATE, GUIPÚZCOA" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "GUÍA DE ARTE, MONUMENTOS Y RUTAS EN OÑATE, GUIPÚZCOA" son propiedad de © Arteguias.com. menos las imágenes del interior del claustro de San Miguel de Oñate y del Santuario de Aránzazu que son de dominio público.

Guía monumental (arte e historia) de Oñate, Guipúzcoa

Oñate  
Guipúzcoa
Alto Deva
11.150
230

Introducción a la historia de Oñate, Guipúzcoa

Introducción

La Magnífica la Muy Noble y Leal Villa de Oñate, en euskera y oficialmente llamada Oñati, se ubica en el centro geográfico del País Vasco, a unos 80 kilómetros de su capital provincial San Sebastián y no lejos de los límites geográficos alaveses.

Galería del claustro de San Miguel, Oñate

Situada en un fecundo valle rodeado de algunas de las montañas de mayor altitud de los Montes Vascos, pertenece a la próspera Comarca del Alto Deba y, por su privilegiado emplazamiento, además de ostentar el honor de ser el municipio de mayor superficie de Gipuzkoa, es uno de los municipios mejor comunicados con las tres capitales vascas.

Oñate cuenta con un rico patrimonio monumental gótico, renacentista y barroco

Oñati es, por méritos propios, una de las localidades más turísticas d Euskadi, tanto por ubicarse en su término el Santuario de Nuestra Señora de Aránzazu, uno de los de mayor devoción entre vascos y navarros; como por su meritorio patrimonio histórico y monumental, el cual, le ha servido a la población para ser conocida con el apelativo de "La Toledo Vasca".

Breve aproximación histórica

Pese a que está atestiguada la presencia humana tanto en la propia villa oñatiense como en toda la Comarca del Alto Deba desde tiempos inmemoriales, para encontrar la primera mención documental de Oñati hay que remontarse al año 1200, cuando aparece citada, bajo el nombre de "Onati", en unas indulgencias promulgadas por el obispo de la sede riojana de Calahorra.

El devenir histórico de Oñati durante el Medievo e incluso durante la Edad Moderna está marcado por el poder que ejercieron en el territorio los Condes de Oñate, los cuales, más que como simples señores feudales, llegaron a ostentar plenos poderes legislativos, militares, jurídicos e incluso religiosos en sus dominios, rindiendo solo vasallaje primero al rey navarro y posteriormente al castellano.

Blason señorial en el Claustro de San Miguel

Este poder casi absoluto ejercido por la Casa de Guevara al frente del Condado de Oñate es el principal motivo por el que buena parte de la cronología histórica oñatiense esté marcada por continuos levantamientos y revueltas populares y nobiliarias contra ellos, los cuales, de una manera u otra, con mayores o menores concesiones, siempre acabaron por ser sofocados.

Una fecha clave para la historia de Oñate es 1540, año en el que el obispo humanista Rodrigo Mercado de Zazuola funda en la localidad la Universidad Sancti Spiritus, en su momento, la única de todo el País Vasco y entre cuyos muros se formaron personalidades de gran relevancia cultural.

Tras ser un importante feudo carlista durante la primera mitad del siglo XIX, en 1845, con la supresión de los derechos señoriales, Oñati y todo su territorio quedan definitivamente anexionados a la provincia de Gipuzkoa, a la cual pertenece en la actualidad.

Patrimonio artístico religioso

Iglesia de San Miguel Arcángel

La iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, principal edificio religioso de Oñati y Bien de Interés Cultural desde 1931, remonta sus orígenes al siglo XIII, planteado entonces como un templo de nave única.

Crestería flamígera y gárgolas del claustro de San Miguel Arcángel de Oñate

En el siglo XV, por iniciativa de los Condes de Oñate, el edificio es remodelado y ampliado, siéndole añadidas dos naves laterales separadas de la central mediante pilares cilíndricos que sustentan elegantes bóvedas de crucería estrellada.

En el siglo XVI y bajo el patrocinio del Obispo Rodrigo Mercado de Zuazola se acometen nuevas reformas, erigiéndose la Capilla de la Piedad con el fin de albergar su mausoleo sepulcral y un soberbio retablo.

Interior del precioso claustro gótico de San Miguel

Contemporáneamente fue levantado también el precioso claustro gótico flamígero literalmente atravesado por el curso del río Ubao, sin duda, una de las estampas más fotogénicas de Oñate al tratarse de una peculiaridad única en todo el territorio peninsular.

Exterior del claustro de San Miguel Arcángel de Oñate

Nuevas reformas son iniciadas a instancia del Conde Pedro Vélez de Guevara, el cual, manda habilitar bajo el altar mayor una cripta como panteón familiar, motivo por el cual el presbiterio ha de ser sobreelevado mediante una escalinata y el retablo original sustituido por otro de hechura barroca.

Detalle del claustro de San Miguel de Oñate

Con posterioridad, le serían añadidos al edificio su portada barroca cobijada por un pórtico avanzado en resalte, y la torre neoclásica bajo planos del arquitecto Martín Carrera, una estructura que al estar realizada con una piedra radicalmente distinta a la empleada en el resto de la construcción, desentona considerablemente en el aspecto visual.

Fachada barroca de San Miguel

Monasterio de Bidaurreta

El Monasterio de Santa Clara de Bidaurreta, habitado aún hoy por una comunidad de monjas Clarisas Franciscanas, es otro de los elementos patrimoniales más destacados de Oñati, habiendo sido distinguido con la categoría de Monumento Histórico Artístico desde 1980.

Tímpano de una de las portadas del Monasterio

Fue mandado construir hacia 1510 por Don Juan López de Lázarraga, Contador Mayor de Los Reyes Católicos, con el fin de albergar su panteón familiar. El edificio, cuya erección debió coincidir en tiempo con la del claustro de la iglesia de San Miguel, fue iniciado en el prototípico estilo tardogótico isabelino, presentando elementos decorativos -sobre todo heráldicos- ya de un corte más clásico.

Motivos heráldicos. Monasterio de Bidaurreta

La iglesia monacal presenta una única nave cubierta con bóveda de crucería que, antes de rematar en su cabecera poligonal, queda atravesada por una nave-transepto considerablemente marcada tanto en alzado como en plana.

Detalle escultórico. Monasterio de  Bidaurreta

Cuenta en sus capillas laterales abiertas a la nave central con una notable colección de retablos e imaginería barroca, aunque su pieza más sobresaliente es el retablo plateresco fechado en 1533 y realizado por el tallista local Juan de Olazarán.

Ventanal gótico del Monasterio de Bidaurreta

Por último, aunque inaccesible para las visitas por hallarse en el espacio restringido de clausura, se conserva también un interesante artesonado mudéjar.

Santuario de Aránzazu

Situado en un enclave de inigualable belleza paisajística a unos 10 kilómetros de la Villa de Oñati, el de Nuestra Señora de Aránzazu es uno de los santuarios marianos de mayor devoción entre los vascos, recibiendo al año un enorme volumen de visitantes y romeros al tratarse de una de las patronas de Gipuzkoa.

Los orígenes del establecimiento devocional, custodiado por una comunidad franciscana desde su fundación, se remontan a principios del siglo XVI, sin embargo, su fortuna histórica no ha sido demasiado benévola ya que, en los siglos XVI, XVII y XIX sufrió distintos y pavorosos incendios que acabaron reduciéndolo a cenizas.

El edificio actual es una espectacular obra contemporánea proyectada por los arquitectos Francisco Javier Sáenz de Oiza y Luis Laorga en el que, además, intervinieron en diferentes cometidos artistas de la talla de Jorge Oteiza y Eduardo Chillida.

Santuario de Aránzazu

Testimonio de la primigenia devoción a Nuestra Señora de Aránzazu es la imagen titular original, por suerte sí conservada. Se trata de una modesta Virgen gótica de piedra policromada de apenas 36 centímetros que acoge en su regazo al Niño Jesús y que porta en su mano derecha una esfera.

Patrimonio artístico civil

Universidad Sancti Spiritus

La Universidad del Santo Espíritu (Sancti Spiritus) es, sin lugar a dudas, el monumento más conocido de Oñati, habiéndose convertido, por méritos propios, en el principal icono de la villa. La existencia de dicha Universidad, en gran medida, fue el principal factor que determinó el desarrollo y el esplendor del que gozó Oñati durante la Edad Moderna, ya que durante siglos fue la única institución de esta naturaleza existente en el País Vasco.

Universidad Sancti Spiritus

Su construcción y fundación, fechada entre 1540 y 1542, se debe a la labor del obispo Rodrigo Sáez de Mercado de Zuazola, natural de la propia Villa de Oñate y una de las principales personalidades humanistas del siglo XVI, el cual, para su empresa, supo ganarse la bula pontificia de Pablo III además de contar con el patrocinio del Emperador Carlos.

Desde su fundación, en la Universidad se impartieron lecciones de Leyes, Teología, Cánones y, esporádicamente, de Artes y Medicina. Fue de carácter estrictamente católica hasta que, tras la Revolución de 1868, pasó a ser de libre enseñaza, pasando después a manos carlistas. Cerraría sus puertas en el año 1901, acogiendo en la actualidad el Instituto Internacional de Sociología Jurídica.

Detalle de la Universidad

Arquitectónicamente, se trata de una de las obras cumbres del Renacimiento vasco, siendo considerada un ejemplo de la transición del Plateresco al Manierismo. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931.

El conjunto se estructura en torno a un gran patio central cuadrangular de dos pisos, abriéndose a los corredores de cada una de sus cuatro crujías aulas, despachos y demás estancias funcionales, como las habitaciones, comedores y aula magna.

El claustro abre al jardín central mediante una arquería de medio punto sobre columnas cilíndricas rematadas en capiteles clasicistas, disponiéndose en las enjutas medallones y blasones de variada temática. Esa misma estructura se repite en el claustro superior, caracterizado por su armónica balaustrada y por las originales gárgolas que penden de sus cornisas.

Fachada de la Universidad

El elemento más reconocible del edificio es su fachada principal, soberbia obra de estilo plateresco compuesta por una calle central en la que se habilita la portada y que queda flanqueada por dos monumentales pilastras en resalte animadas por hornacinas que acogen distintas esculturas de bulto redondo. Pilastras historiadas de similar naturaleza fueron levantadas en los ángulos de las torres laterales del conjunto.

Obra del escultor Pierre Picart, por sus características recuerda al salmantino Convento de las Dueñas o al vallisoletano Colegio de Santa Cruz, respondiendo la iconografía de la fachada a un programa cuidadosamente elegido que vendría a exhortar al alumno en la necesidad de "ejercitarse en valores y virtudes que resultan de la síntesis pagana y cristiana".

Pilastra angular de la Universidad

También sobresaliente es el retablo de la pequeña Capilla del Sancti Spiritus, obra de contratación y factura castellana que presenta escenas alusivas a la Virgen María, San Miguel y el propio Espíritu Santo, patrones de la institución.

Casa Torre de Zumeltzegi

La Torre Zumeltzegi, durante largos siglos residencia de los poderosos Condes de Oñate, es la construcción civil de mayor antigüedad de la villa, pudiendo remontarse su construcción al siglo XIII aunque, con posterioridad, sería remodelada en varias etapas con el fin de adaptarse a las nuevas necesidades de cada momento, perdiendo en este proceso su más que probable remate almenado.

Responde al modelo de casa fuerte vasca de un solo volumen cúbico en el que, en varios niveles en altura, van superponiéndose las distintas estancias. En este caso, la puerta de ingreso queda habilitada en el segundo piso, siendo accesible a través de un saliente cuerpo de escaleras llamado "patín"

Representa un ilustrativo ejemplo de cómo una fortaleza concebida en origen como baluarte defensivo, una vez queda obsoleta en lo que a sus funciones militares se refiere, es remodelada y reconvertida en residencia señorial.

Otros edificios civiles de interés

Fruto de ese auge que vivió la villa oñatiarra sobre todo durante la Edad Moderna, se conservan a lo largo de su casco urbano varios palacios de interés.

De similares características a la ya tratada Torre Zumeltzegi, es la casa-torre Lazarraga, de origen bajomedieval y remodelada en siglos posteriores mediante la adición de un cuerpo residencial dotado de blasones.

Ya plenamente renacentistas son los planteamientos estéticos de otros inmuebles de interés en la villa, como la Casa Hernani o la Casa Otaudi-Jausoro.

Fachada del Ayuntamiento

De estética barroca, resulta interesante su Casa Consistorial, obra del arquitecto Martín Carrera y que preside la encantadora y fotogénica Plaza de los Fueros, principal punto de reunión de los oñatiarras.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

 

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Pueblos
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "GUÍA DE ARTE, MONUMENTOS Y RUTAS EN OÑATE, GUIPÚZCOA" en abril de 2013

AVISO LEGAL