Próximos cursos presenciales

Montañana, Huesca. Guía turística: arte, monumentos y rutas




All rights reserved. The contents of: "MONTAÑANA, HUESCA" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "GUÍA DE ARTE, MONUMENTOS Y RUTAS EN MONTAÑANA, HUESCA" son propiedad de © Arteguias.com

Guía monumental (arte e historia) de Montañana

Montañana  
Huesca
Ribagorza
25
616

Introducción a la guía de arte (monumentos y rutas) de Montañana, Huesca

La pequeña población de Montañana se encuentra en el extremo oriental de la provincia de Huesca, a escasos kilómetros de la frontera catalana y en pleno corazón de la actual comarca de la Ribagorza, la cual, constituyó durante la Alta Edad Media uno de los tres condados embrionarios de la Corona de Aragón.

Conjunto monumental de Montañana, Huesca

Encajonada en la confluencia de dos barrancos que tributan al cercano río Noguera Ribagorzana, la localidad de Montañana, como tantas otras aldeas altoaragonesas, sufrió los estragos del éxodo rural hasta quedar prácticamente deshabitada durante la segunda mitad del siglo XX, trasladándose su población y sus servicios básicos al mucho más moderno, accesible y funcional núcleo de El Puente de Montañana, hoy cabecera municipal.

Acceso a una de las iglesias románicas que contiene el pueblo de Montañana

Sin embargo, desde fechas recientes, varias de sus viviendas han reabierto sus puertas tras ponerse en marcha un plan de rehabilitación tan acertado como necesario que ha devuelto a la vida a Montañana, convirtiéndose desde entonces, por méritos propios, en uno de los destinos turísticos más auténticos y con más encanto de todo Aragón.

Breve aproximación histórica

Los primeros testimonios fehacientes que prueban la existencia de Montañana se remontan a finales del siglo X, apareciendo su topónimo en el Cartulario de Alaón como una de las fortalezas donadas al no lejano cenobio del mismo nombre. En aquellos tiempos, Montañana formaría parte del cinturón de fortificaciones que protegían las tierras ribagorzanas más meridionales de la entonces no lejana frontera musulmana.

Sin ir más lejos, en 1017 la población sufriría los embates de las huestes musulmanas al mando del caudillo Abdelmalik, quedando parcialmente destruida. Hay que esperar a 1026 para volver a encontrar una nueva referencia sobre Montañana con motivo de la ceremonia de consagración de su iglesia de San Martín, apareciendo en ese momento bajo el poder de Ramón III, Conde de Pallars.

Durante todo el siglo XI son escasas las referencias sobre el lugar más allá de la identidad de algunos de sus señores y tenentes, figurando vinculado en ocasiones tanto a al propio condado pallarés, como a la Corona de Aragón, a la cual, es definitivamente anexionada en 1190 por obra del rey Alfonso II.

Detalle de la puerta de la iglesia de San Juan

A partir de ese momento, Montañana se convertiría en una plaza predilecta para distintas órdenes militares, existiendo quien afirma una supuesta presencia templaria en la población, y estando probado incluso el asentamiento en ella de los Caballeros Hospitalarios de San Juan. Ya en el siglo XIV, concretamente en el año 1322, Jaime II dotaría a la población de importantes privilegios, siendo además anexionada al Condado de Ribagorza, recién restituido por e propio monarca.

Durante las últimas décadas de la Edad Media y a lo largo de toda la Edad Moderna, la entonces clave plaza de Montañana iría perdiendo su importancia, sobre todo a raíz de la erección del puente sobre el Noguera Ribagorzana que dio nombre y vida a la nueva población de El Puente de Montañana, cuyo emplazamiento, mucho más cómodo, atrajo a numerosos habitantes de la primitiva puebla altomedieval.

Aún así, entre la segunda mitad del siglo XIX y la primera del XX, la vetusta Montañana mantuvo algunos cientos de habitantes estables, iniciándose, sobre todo a partir de los años cincuenta de la pasada centuria, un progresivo y dramático declive demográfico hasta dejar la localidad prácticamente despoblada y sumida en el más profundo olvido y abandono.

Declarada Conjunto Histórico Artístico en 1974, distinción luego refrendada en 1984, en los últimos años Montañana ha vivido un lento resurgir que ha tenido su culminación en la acertadísima rehabilitación de su casco urbano y en la restauración de varios de sus monumentos más señeros.

Montañana: el conjunto histórico-artístico

Llegar a Montañana supone trasladarse de inmediato a la Edad Media, y es que, quizás debido a su secular aislamiento y la nula acción de un progreso que hasta fechas reciente jamás conoció, esta minúscula población ribagorzana poco ha cambiado a día de hoy respecto a su concepción original.

Características calles y viviendas realizadas completamente en piedra

La población de Montañana es, en sí misma, un museo al aire libre: dos meritorias iglesias románicas, los testimonios documentales de una tercera, las ruinas de una torre defensiva junto a varias más de su recinto fortificado, un puente medieval, varias casas fuertes y un intrincado trazado urbano marcado por estrechos callejones dotados de pasadizos abovedados dibujan uno de los conjuntos monumentales más interesantes de Aragón, el cual, pasamos a detallar.

Iglesia de Santa María de Baldós

La iglesia parroquial de Santa María de Baldós se sitúa en el punto más alto de la población, componiendo originalmente junto a su castillo un binomio al estilo de los primitivos conjuntos religiosos-militares que jalonan la geografía altoaragonesa, como los de Samitier, Muro de Roda, Fantova, El Mon de Perarrúa, etcétera).

Los orígenes de la actual construcción habría que remontarlos a una primitiva iglesia bajo la advocación de San Martín y San Ponce cuya consagración está documentada en el año 1026. Sobre ella, y sin que nada quede de la anterior, fue levantada ya entre finales del siglo XII y principios del XIII el edificio que en la actualidad podemos admirar.

Montañana: iglesia de Santa María de Baldós

Concebida como un templo de nave única cubierta con bóveda de cañón apuntada y rematada por su correspondiente ábside semicircular, en una segunda fase le serían añadidas las dos capillas laterales que, en la actualidad, la confieren su presente apariencia de cruz latina.

Iglesia con su característica `lanta de cruz latina

Precisamente sobre la capilla lateral sur se yergue su monumental torre campanario, cuyo cuerpo bajo parece contemporáneo al resto de la fábrica pero que, ya en los siglos del gótico, le serían añadidos los tres cuerpos superiores marcados por líneas de imposta a base de arquillos trilobulados entre los cuales, abren huecos de campana ojivales.

Santa María de Baldós

Sin lugar a dudas, la pieza más relevante del templo es su portada principal, orientada al sur bajo una cornisa de arquillos ciegos de inspiración lombarda interrumpida bruscamente por una hornacina o ventanal ciego añadido posteriormente. Protegida por un guardapolvo animado por puntas de diamante, despliega el portal cinco arquivoltas de medio punto abocinadas que descansan en columnas acodilladas de prominente basa y capiteles historiados.

Preside el conjunto un magnífico tímpano labrado en el que dos ángeles, con sus alas desplegadas adaptándose al marco, sostienen una mandarla con la figura de Cristo en Majestad bendiciendo con su mano derecha y portando el Libro de la Vida en la izquierda.

Tímpano románico en la puerta

El programa iconográfico de los capiteles parece pretender confrontar la idea de Pecado y la de Redención. De izquierda a derecha, comienza la "narratio" con un mascarón trifacial que aludiría a la Trinidad. Tras él, se sucede en varios capiteles el ciclo del Pecado Original y la Expulsión del Paraíso de Adán y Eva.

Santa María de Baldós de Montañana: capiteles de la portada

A continuación se reconocen varias alegorías de los pecados capitales, entre ellos, la avaricia personificada por un avaro acechado por cuatro demonios de naturaleza zoomorfa y, ya en la mocheta opuesta, dos fieras devorando a una mujer en clara alusión al pecado de la lujuria.

En confrontación al Pecado, la idea de Redención queda presentada en los capiteles del lado derecho de la portada mediante los episodios del Sacrificio de Isaac, la Anunciación a la Virgen María por parte del Arcángel San Gabriel y, por último, el "Noli me Tangere".

Capiteles de la puerta

En las inmediaciones de la iglesia, casi actuando como una antesala de la misma, se conservan los restos de la conocida como "Abadía"; un enigmático edificio de finales del siglo XV y principios del XVI dotado de arcos de medio punto, blasones y estancias abovedadas cuya finalidad no ha podido definirse de manera categórica.

Mocheta esculpida

Iglesia de San Juan

Situada al otro lado del barranco a las afueras del pequeño caserío, la iglesia de San Juan constituye un mirador privilegiado hacia el primitivo núcleo defensivo de Montañana, compuesto por los restos del castillo y la ya referida iglesia de Nuestra Señora de Baldós. Durante décadas, permaneció en el más absoluto estado de ruina y abandono hasta que, en fechas muy recientes, fue oportunamente restaurada, despojada de aditamentos tardíos y puesta en valor.

Iglesia románica de San Juan, desde la lejanía

Su construcción ha venido tradicionalmente siendo puesta en relación con la ya aludida presencia de órdenes militares en Montañana, concretamente, con el dominio que ejercieron sobre el lugar los caballeros Hospitalarios de San Juan a finales del siglo XII, fechas en las que podría datarse la construcción del templo.

De gran sencillez constructiva, consta de una única nave cubierta con bóveda de cañón rematada en un ábside semicircular solventado mediante un cerramiento en cuarto de esfera. En tiempos posteriores, al igual que su vecina de Santa María, contaría con sendas capillas laterales a modo de crucero que, en este caso, fueron desmanteladas durante su reciente rehabilitación.

Iglesia de San Juan

Es la fachada de los pies la que concentra el mayor interés del conjunto, presentando una interesante portada principal bajo un noble ventanal aspillerado de doble derrame y una altiva espadaña de triple hueco de campanas rematada en piñón triangular. Al costado sur, abre una segunda portada románica de gran sencillez que, tras años cegada, ha sido recientemente habilitada de nuevo.

Iglesia de San Juan de Montañana

Centrándonos en la portada occidental, consta de cuatro arquivoltas que descansan sobre una imposta corrida decorada con motivos vegetales bajo los cuales, las columnas acodilladas rematan en interesantes capiteles figurados. Muy llamativos resultan también los ingenuos motivos decorativos tallados en las aristas de las pilastras de la portada, reconociéndose cabecitas humanas y sencillas fórmulas vegetales.

Los capiteles, todos ellos historiados, representan, al lado izquierdo según el espectador, una ceremonia en la que un oficiante aparece flanqueado por dos acólitos portando respectivamente un cirio y un incensario. A su lado, una escena de difícil interpretación y, por último, en la mocheta, un león andrófago hermano gemelo del existente en la iglesia de Nuestra Señora de Baldós.

Capiteles y mocheta del lado  izquierdo de la puerta

Al lado opuesto, inicia la narración en la mocheta con el episodio del Bautismo de Cristo por San Juan Bautista (titular del templo) en aguas del río Jordán. A continuación, una nueva representación de carácter ceremonial en la que un oficiante ataviado con ropajes litúrgicos alza sus brazos al cielo en posición orante y, por fin, en el último capitel, una escena sobre la que se han dado diferentes versiones, siendo la más plausible la que la identifica como la Degollación del Bautista.

Lado derecha de la puerta, con la degollación de San Juan Bautista en la mocheta

Sobre las tres dovelas clave de la arquivolta interior de la portada se conserva, en color blanco, una representación de la cruz de Jerusalén flanqueada por sendas medias lunas, lo que viene a corroborar el patrocinio del templo por parte de la orden militar sanjuanista. Por último, conviene hacer mención también a los restos de pinturas murales aparecidos en el interior de la iglesia en el transcurso de su reciente restauración, pudiendo ser datadas, pese a su aparente primitivismo, ya en los años finales del gótico.

La fortaleza

En la parte más alta de la población son reconocibles aún los restos de su histórica torre-fortaleza, la cual, en sus orígenes, formaría un binomio religioso-militar junto a la primitiva iglesia de San Martín, después reedificada y renombrada como Santa María de Baldós. Esta asociación iglesia - fortificación es, como ya se aludió en líneas anteriores, bastante frecuente tanto en tierras ribagorzanas en particular como altoaragonesas en general (Samitier, Fantova, Perarrúa, Muro de Roda, etcétera).

De la primitiva torre, de planta circular y muy probablemente de tres pisos, tan sólo ha llegado a nuestros días un pequeño sector circular de su estructura original, el cual, agoniza aún en pie en un tan precario como casi inexplicable equilibrio.

Torre fortificada del castillo

Diversos testimonios fotográficos permiten comprobar como, en los no lejanos años 80 de la pasada centuria, permanecía aún en pié más de la mitad de su primitiva estructura cilíndrica, aunque una enorme grieta que recorría verticalmente el lienzo no hacía presagiar un futuro muy halagüeño a su conservación.

Coronando una loma al otro lado del barranco, justo a espaldas de la iglesia de San Juan y perfectamente visible desde la de Nuestra Señora de Baldós, se conservan también en precario estado los restos de una segunda torre defensiva de planta circular que no hace sino confirmar la importancia estratégica de Montañana durante los siglos medievales.

El puente medieval

A la misma entrada de la población y salvando el cauce del barranco de San Juan, tributario del Noguera Ribagorzana, el modesto puente medieval de Montañana constituye, al igual que en el Medievo, un paso obligado para todo visitante que se adentra en el conjunto urbano monumental.

Pintoresco puente medieval de Montañana, con su característico perfil de lomo de asno

Construido muy probablemente sobre los restos de uno anterior contemporáneo a las dos iglesias, su estructura actual es obra del siglo XV, conservando, pese a su carácter tardío, el típico perfil medieval de "lomo de asno" sobre sus dos ojos abiertos mediante arcos apuntados. Del mismo modo, también ha sabido conservar su pavimento empedrado original.

Empedrado del pretil de este puente

El de Montañana forma parte de la amplia nómina de puentes medievales conservados en tierras ribagorzanas, entre los que cabría destacar los de Herrerías de Calvera, Serraduy, Besians, Capella, Olvena, Perarrúa, Sopeira y el propio de la vecina y hermana localidad de El Puente.

Otros restos medievales

Contaba Montañana, además, con al menos una tercera iglesia románica dedicada a San Miguel, cuyos escasísimos restos se conservan prácticamente irreconocibles a la entrada del barranco homónimo. Buena parte de sus sillares fueron reutilizados en la construcción de la escuela del pueblo, conservándose algunos de sus capiteles figurados empotrados en una casona fuerte que, durante siglos, desempeñó las funciones de ayuntamiento de la localidad.

Otra de las construcciones que a simple vista llaman la atención en Montañana es una torre fortificada a media ladera cuyo vertical perfil sobresale entre las humildes viviendas del caserío compitiendo en altivez con la torre de Nuestra Señora de Baldós.

Torre de la Cárcel

Se trata de la conocida como Torre de la Cárcel, recientemente restaurada y que formaría parte, a modo de avanzadilla, del casi inexpugnable entramado de defensas de la población, de cuya primitiva muralla se conservan igualmente algunos restos fragmentarios y, casi en su parte más elevada, muy cerca de la iglesia parroquial, una fotogénica portada de medio punto dovelada.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Pueblos
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "GUÍA DE ARTE, MONUMENTOS Y RUTAS EN MONTAÑANA, HUESCA" en enero de 2013

AVISO LEGAL