Próximos cursos presenciales

Iglesia de Butrera, Burgos


All rights reserved. The contents of: "CHURCH OF BUTRERA, BURGOS" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "IGLESIA DE BUTRERA, BURGOS" son propiedad de © Arteguias.com

Iglesia de Nuestra Seņora de la Antigua de Butrera

Introducción

La minúscula aldea de Butrera, con sus apenas diez habitantes censados, se sitúa unos 85 kilómetros al norte de la ciudad de Burgos y a aproximadamente una decena de Villarcayo.

Iglesia de Butrera desde el este, algo separada del minúsculo caserío

Está adscrita en la actualidad a la Merindad de Sotoscueva lindante con la llamada de Castilla la Vieja, a la que históricamente siempre perteneció.

Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua de Butrera

Su iglesia parroquial de Santa María de la Antigua, conocida también como Nuestra Señora de Septiembre y declarada Monumento Histórico Artístico en 1983, se yergue aislada entre praderías bañadas por el río Trema a unos 150 metros al norte del reducido casco urbano.

Detalle del relieve de la Epifanía: La Virgen y San José

Constituye uno de los ejemplos más interesantes tanto en lo constructivo como en lo escultórico del ya de por sí rico y fecundo románico de Las Merindades y comarcas norteñas burgalesas, conservándose además en bastante buen estado gracias a una restauración en la que, además, fue descubierta frente a su hastial occidental una necrópolis altomedieval asociada al templo.

Magnífico ventanal central del ábside

Prácticamente nulas son las referencias documentales que nos aporten algo de luz sobre los orígenes de la iglesia de Butrera, aunque sí parece bastante claro que la construcción que a día de hoy admiramos es fruto de dos campañas constructivas sucesivas que se prolongarían entre las últimas dos décadas del siglo XII y, posiblemente, los primeros años del XIII.

Canecillos

En el plano escultórico sea aprecia con bastante facilidad la participación de dos talleres. Uno está vinculado a los Valle de Losa y Mena. Su escultura es poco refinada, expresionista, con numerosas cabezas humanas y mascarones "fundidas" con la piedra de donde surgen.

Capitel del primer taller

El segundo taller está relacionado con lo que tradicionalmente se viene conociendo como silense, es decir, conectados lejanamente con el segundo taller del claustro benedictino burgalés.

Combate entre hombre con espada y un león

Si bien en este caso la relación más directa y próxima es con Gredilla de Sedano, Moradillo de Sedano y Cerezo de Río Tirón.

Canecillos con esculturas de un estupendo grifo y un león

Este segundo taller se ocupa de ciertos canecillos y capiteles del transepto. El modelado de las figuras es mucho más cuidado y se especializa en animales del bestiario como dragones, grifos y leones de cuidado plumaje, acaracolados mechones y colmillos bien marcados.

Capitel con una arpía y un dragón

Exterior

Levantada en buena sillería caliza y caracterizada por el notable grosor de sus muros, la iglesia de Butrera presenta planta de cruz latina definida por una cortísima nave cubierta con bóveda de cañón, un crucero marcado tanto en planta como en alzado y un espacio presbiterial compuesto por un breve tramo recto cubierto con cañón apuntado y un ábside semicircular con bóveda de horno.

Iglesia de Nuestra Señora de la Antigua de Butrera, desde el sureste

Precisamente por las escasas dimensiones de su nave, en ocasiones la planta del templo ha sido descrita como de cruz griega, sin embargo, su disposición longitudinal parece clara pese a que desde primer tramo de la nave, cubierto en este caso con una bóveda de crucería reforzada por nervios, abran sendas capillas laterales abovedadas mediante cañones apuntados a modo de crucero. Esta morfología recuerda a la no lejana iglesia de Tabliega, en el Valle de Losa.

La iglesia desde el sur

Como señalábamos, la iglesia románica de Butrera es fruto de dos campañas constructivas que se llevaron a cabo consecutivamente durante las décadas finales del siglo XII y los albores del XIII; una primera en la que se erigiría presbiterio y cabecera; y una segunda, obra de un taller más depurado, en las que se remataría la construcción con la erección de la nave, el crucero y buena parte de su ornamentación tanto exterior como interna. Ya en época posmedieval sería levantada su espadaña sobre el hastial occidental, y en el muro meridional el pórtico que protege su portada principal y la sacristía aneja.

Pórtico que cobija la puerta

Al exterior, el elemento más relevante es su ábside semicircular, articulado en tres paños separados entre sí por dos contrafuertes prismáticos. En el centro de cada uno de los paños abre un ventanal mediante arco e medio punto sobre columnas y capiteles figurados.

Ábside central

El ventanal del paño meridional fue mutilado y quedó semioculto al añadirse la sacristía y abrirse un nuevo vano de iluminación, apreciándose pese a ello los tacos y las puntas de clavo de su guardapolvo y arquivolta, así como un rudo capitel en el que se identifican dos cuadrúpedos.

Resto del ventanal meridional del ábside

Su correspondiente ventanal del paño norte presenta también un arco de medio punto (en cuyo tímpano fue reaprovechado un canecillo zoomorfo) que descansa sobre columnas coronadas con capiteles decorados con un animal muy desgastado y una curiosa composición a base de tubos superpuestos. A su lado, pero ya en el tramo recto, se abre otro ventanal cegado en cuyos capiteles fueron representados sendos mascarones de grotesca gesticulación.

Ventanal norte del ábside

Mucho más elegante y complejo es el ventanal del paño central del ábside, configurado mediante un arco de medio punto doblado en cuya rosca interna fueron labrados dientes de sierra y en la externa una curiosísima sucesión de diez cabecitas humanas abrazadas por serpientes entrecruzadas que describen la forma de pequeños arquillos.

Ventanal del ábside repleto de escultura

Descansan sobre tres pares de columnas en cuyos capiteles identificamos una esquemática figura que parece representar la bestia apocalíptica de siete cabezas, un gloutón, dragones afrontados, de nuevo dos mascarones que emergen de la columna recordando a Siones y a San Pantaleón de Losa y, por último, lo que parece ser un batracio entre tallos de remate avolutado.

Detalle de los capiteles y arquivoltas

Completa la decoración absidial externa una maravillosa colección de canecillos figurados en la que queda bien patente la pericia del segundo taller que recogió el testigo del primero, mucho más tosco y popular.

Canecillos

Canecillos

Entre otros motivos, identificamos a un jinete sometiendo con su espada a una criatura fantástica, arpías, seres híbridos de desafiante gesticulación, más mascarones o una encantadora representación de una figura pensante.

Personaje dormido o meditando

En el muro sur y cobijada por un pórtico moderno en cuya cara exterior fueron también reaprovechados algunos canecillos, abre su portada principal, conformada por tres arquivoltas de perfil apuntado y roscas decoradas con motivos florales, acantos y puntas de diamante que descansan sobre elegantes cimacios decorados a base de zarcillos entrelazados y hexapétalas inscritas en clípeos.

Puerta ubicada en el muro sur

Las columnas, elevadas sobre prominentes plintos, rematan en capiteles historiados en los que se reconocen además de motivos vegetales, un combate entre un guerrero y un ser monstruoso, dragones afrontados y la recurrente escena del caballero victorioso ante la dama.

Por último, en lo referido al exterior, llama la atención en uno de los extremos del brazo meridional del crucero un relieve aparentemente reaprovechado en el que, pese a la erosión, se reconocen las figuras de Adán y Eva flanqueando el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal. Como suele ser habitual, ambas figuras aparecen desnudas, tapando pudorosamente sus vergüenzas mientras Adán se lleva la mano a su garganta.

Relieve del Pecado Original

Interior

Una vez en el interior, pese a su apariencia de cruz griega que comentábamos, se pone aún más claramente de manifiesto su disposición longitudinal de cruz latina; estructurándose el espacio en una sola nave de escasa longitud, el crucero cubierto con bóveda de crucería nervada y, tras el arco triunfal, un espacio cabecero compuesto por el consabido tramo recto abierto al hemiciclo absidial resuelto en cuarto de esfera.

Interior de la iglesia de Butrera

Arquitectónicamente lo más llamativo del interior de la iglesia de Butrera son las minúsculas absidiolas semicirculares -casi nichos por sus escasas dimensiones- abiertas mediante arcos apuntados abrazados por alfices rehundidos al muro sur de cada uno de los brazos del crucero.

Absidiolo norte

Estos minúsculos espacios semicirculares, concebidos probablemente ante la necesidad litúrgica de multiplicar el número de altares, ni tan siquiera quedan manifestados al exterior ya que toda su dimensión aprovecha el propio grosor del muro.

Ábside sur

El ingreso desde el espacio crucero al presbiterio se aborda mediante un arco triunfal doblado de perfil ligerísimamente apuntado que descansa sobre semicolumnas rematadas en capiteles figurados.

Capitel con caballeros en combate

En uno se aprecia un combate de jinetes armados con lanzas.

En el opuesto vemos cabezas de felino y de personas coronadas entre formas geométricas (aspas), motivo este que se repite en Siones, Vallejo de Mena y Tabliega de Losa.

Otro capitel de extraña iconografía y simbolismo

En uno de los capiteles del brazo norte del transepto, observamos un magnífico relieve a base de dragones y arpías, del ya mencionado taller relacionado con las iglesias del Valle de Sedano y de lejana filiación silense.

Dragones

De las tres ventanas con que cuenta el ábside al exterior, tan solo la central queda manifestada al interior, aprovechándose el espacio del vano ciego como pequeño camarín improvisado para una magnífica figura pétrea y sedente de la Virgen María que, por el ademán de su mano diestra, parece que podría haber formado parte de un grupo escultórico de la Anunciación.

Estatua románica de la Virgen María ubicada en el ventanal del ábside

También ciega al interior queda la ventana del tramo recto presbiterial, en la que su arquivolta animada con sencillas escenas pastoriles apea sobre columnillas cuyos capiteles presentan también motivos antropomórficos.

Ventanal delo muro norte del presbiterio

Por último, la pieza más sobresaliente del interior de la iglesia de Butrera es el relieve (que podría tratarse de un frontal de altar) hoy empotrado en el muro norte del templo, en el cual, se representa una escena completa de la Epifanía en la que, aún con restos de su policromía original, aparece la Virgen con el Niño, San José en segundo plano apoyándose sobre su cayado y los tres Magos entregando sus presentes, el primero de ellos en postura genuflexa.

Relieve de la Epifanía (Adoración de los Reyes Magos)

No lejos de Butrera, concretamente en Villasana de Mena, se conserva una pieza de casi idénticas características y que bien podría ser directamente una copia de esta. Por sus peculiaridades, ha sido puesto en relación también con la escultura de filiación silense de las iglesias de Gredilla y Moradillo de Sedano, así como con templos románicos sorianos.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "IGLESIA DE BUTRERA, BURGOS" en marzo de 2016

AVISO LEGAL