Próximos cursos presenciales

Iglesia de San Andrés, Ávila


All rights reserved. The contents of: "CHURCH OF SAN ANDRÉS, ÁVILA)" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "IGLESIA DE SAN ANDRÉS, ÁVILA" son propiedad de © Arteguias.com

Iglesia de San Andrés, Ávila

Introducción

La iglesia de San Andrés, modesta en dimensiones es, sin embargo, uno de los monumentos capitales del románico castellano, declarada Monumento Histórico-Artístico el 23 de junio de 1923.

Está ubicada extramuros, a unos metros de San Vicente, en dirección al norte. Debió ser levantada por el gremio de canteros que ocupaban este arrabal tras la repoblación. Para algunos autores es la más antigua de Ávila (construida alrededor del año 1100). Para otros es posterior al arranque de San Vicente y San Pedro.

Lo que es seguro es que la primera vez que se cita es en 1250. Dada sus reducidas dimensiones fue finalizada en pocos años, observándose una gran unidad de estilo, todo él en plena época románica. La torre debió erigirse poco después, a finales del siglo XII.

Capitel de la iglesia de San Andrés que muestra a dos luchadores

Dejó de ser parroquia en 1911, siendo restaurada primero en 1930 y posteriormente en la década de los sesenta, en que se añadió el contrafuerte del muro sur y se sustituyó el cuerpo superior de la torre, todo con granito, lo que provoca un feo contraste.

Mucho se ha dicho de la influencia leonesa de la construcción (segundo maestro de San Isidoro), cosa nada extraña si atendemos al impulso regio de la repoblación de la ciudad, por lo que canteros leoneses podrían haber ocupado esta barriada.

Construida íntegramente con sillería arenisca, tiene tres naves rematadas en cabecera triabsidal. Tiene un tamaño modesto: 29,75 metros de longitud interior y 15,65 metros de anchura, con una altura máxima de 11,45 metros en lo más alto de la nave principal.

Exterior

La cabecera

La cabecera tiene la particularidad de que los ábsides laterales son de diferente tamaño, más pequeño el de la Epístola, y además no tienen tramo recto presbiterial (otra similitud con San Isidoro de León)

San Andrés: cabecera

Externamente, el ábside principal es de baja altura, y se secciona en tres paños mediante dos columnas entregas con capiteles muy maltrechos. En cada calle hay un ventanal con arquivolta plana de medio punto sobre columnas. Dos impostas recorren el hemiciclo a la altura de los alféizares y por encima de los ventanales, la superior es ajedrezada y la inferior lleva tres finos baquetones paralelos. El tramo presbiterial es muy acusado, con dos arcos murales gemelos soportados por doble columnilla central. Los capiteles también deteriorados muestran todavía motivos animalísticos. Los canecillos, al haber sido restaurados, tienen perfil de nacela.

Exterior del ábside sur

El ábside de la Epístola es aún más sencillo con un ventanal aspillerado rodeado de doble arco de aristas vivas. Por encima corre una imposta de rosetas y entrelazos y el alero es soportado por canecillos de triple rollo. El ábside del Evangelio es liso, sin ventanas ni columnas. Los canecillos son de nacela, como los del muro septentrional.

Dado el estado de deterioro general de las tallas externas de la cabecera de San Andrés, interesan más los cimacios de los capiteles de las columnas que muestran variedades de entrelazos, ajedrezados, róleos, palmetas, etc.

Las puertas

En el muro meridional se abre una puerta sobre arimez, aunque el tejaroz no conserva canecillos. Es muy equilibrada de proporciones, tiene cuatro arquivoltas planas decoradas con flores de cuatro y ocho pétalos, salvo una con sencillo baquetón. Las jambas y dos pares de columnas, con fustes y basas de granito, son los soportes. Los capiteles muestran esfinges, grifos, cuadrúpedos encorvados y cesta vegetal, motivos muy habituales no sólo en Ávila, sino en todo el románico del sur del Duero. Otro aspecto interesante es la presencia de un Crismón en la arquivolta baquetonada. A los lados de la puerta se abren dos vanos de medio punto de aristas vivas. El alero del muro exterior está sostenido por canecillos de nacela, rollos, etc., mientras que los del alero de la cornisa de la nave central son todos de nacela.

Crismón

El hastial occidental también es sobrio. Coincidiendo con la nave central se abre una puerta no muy diferente de la meridional, aunque algo más reducida, con cuatro arquivoltas de semejante decoración a la anterior. No tiene Crismón. De nuevo animales fabulosos como sirenas en postura frontal y grifos acompañan a los habituales cuadrúpedos y un capitel de cesta vegetal.

Puerta del hastial oeste

La parte inferior de los fustes y las basas de las columnas fueros sustituidos por unos feos bloques de granito que no creo costase mucho reemplazar por una imitación de lo original. Sobre el cuerpo resaltado de la puerta se abre un ventanal sencillo de arco semicircular de aristas vivas. A su derecha hay un contrafuerte de granito coincidiendo con la arquería de la nave sur, que ya citamos que se añadió en este siglo y más a su derecha una pequeña aspillera para iluminar la nave meridional.

Capiteles con sirenas ave y grifos

La torre

Para finalizar la descripción exterior, de la torre diremos que es de sección cuadrada, con tres cuerpos, cada uno de sección progresivamente más pequeña. El primero es de granito mientras que los otros dos son de arenisca. El campanario corresponde a una reforma moderna.

Interior

Si agradable y equilibrado es el aspecto exterior, influido por el cálido color de la piedra arenisca abulense, el verdadero interés de San Andrés lo constituye su interior. En él se aprecia su planta con tres naves de cuatro tramos separadas por arcos formeros de medio punto y doblados que apoyan sobre tres pilares de sección cuadrada con semicolumna en cada cara que a su vez descansan sobre un alto zócalo cilíndrico.

Arcos formeros en el interior de la iglesia de San Andrés, Ávila

Las columnas interiores que estarían reservadas para apoyar los arcos fajones de la bóveda no tienen capitel, por lo que al cambiar de plan y cubrir la iglesia con madera a dos aguas, se dejaron sin concluir.

Muros y bóvedas del ábside central

La cubierta actual es del siglo XV. La mayoría de los capiteles de las naves son de hojas nervadas y rebordeadas y de idéntica factura, salvo uno que muestra a un león con serpientes. A la capilla mayor se entra atravesando el arco triunfal de medio punto doblado que apoya sobre dos columnas que apean sobre ménsulas de pie de lámpara.

El ábside principal está repleto de capiteles figurados

 

El presbiterio se cubre con bóveda de cañón con el refuerzo de un arco fajón en su centro que apoya de nuevo sobre columnas truncadas. A los dos lados de estas columnas hay arcos ciegos de similar estructura que los exteriores. El arco de engarce de presbiterio y ábside se apoya sobre parejas de columnas geminadas.

Arquería y capiteles del presbiterio del ábside central

La bóveda del ábside es de horno y el muro del hemiciclo deja ver sus tres vanos de amplio derrame interior, enmarcados por arquivolta plana sobre columnillas. Hay una imposta al nivel de la base de las ventanas, de triple baquetón corrido, como al exterior, mientras que la segunda, a la altura del arranque de las bóvedas es de rosetas en círculos.

Uno de los capiteles del arco triunfal del ábside principal

Los absidiolos laterales son muy pequeños, especialmente el meridional. El ábside del Evangelio tiene arco triunfal de medio punto con capiteles vegetales. Más interesante es el de la Epístola, que es pentalobulado, al estilo de San Isidoro de León, descansando sobre capiteles sin fustes, de entrelazos y mascarón animal y cuadrúpedos en los costados. El ventanal central es de doble arquivolta de aristas vivas y derrame interior.

Arco polilobulado del ábside sur

La compleja estructura columnaria descrita del ábside central muestra en sus capiteles la mejor iconografía románica de la ciudad, muy relacionada con el segundo maestro de San Isidoro de León.

Capiteles

Los cimacios de los capiteles también son figurados

Parece que el autor quisiera plasmar situaciones de profundo simbolismo sobre la lucha entre el bien y el mal, la perdición y la salvación. Lo más significativo son episodios de combate entre hombres y animales o entre diversas bestias. Otro factor sobresaliente es la abundancia de figuras humanas -que no serán tan usuales en el resto de capiteles de la ciudad- y de leones

Los leones son los grandes protagonistas de la iconografía en San Andrés

Por citar sólo algunos, destacamos los capiteles que llevan esculpidos un personaje que cabalga un león, dos leones con cabeza común, un león que muerde en el cuello a otro cuadrúpedo, el combate entre dos zancudas con serpientes que a su vez muerden sus cuellos, lucha entre un león y un ave de largo pico, guerrero a caballo luchando con un monstruo, etc. Frecuentemente estas escenas se combinan con volutas en forma de "Y".

Aves apresando una serpiente

A tal riqueza escultórica se suman los cimacios de las columnas, que además de la habitual decoración de ajedrezados y entrelazos, aporta mayor contenido iconográfico a los capiteles, mostrando aves, cuadrúpedos en lucha, piñas, basiliscos, caballos, etc.

Detalle de la escultura interior de la iglesia

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

* Última actualización de "IGLESIA DE SAN ANDRÉS, ÁVILA)" en febrero de 2014

AVISO LEGAL