Próximos cursos presenciales

Iglesia de San Felipe de Brihuega (Guadalajara)


All rights reserved. The contents of: " SAN FELIPE, BRIHUEGA (GUADALAJARA)" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "IGLESIA DE FELIPE, BRIHUEGA (GUADALAJARA)" son propiedad de © Arteguias.com

Iglesia de San Felipe de Brihuega

Introducción al conjunto monumental de Brihuega

Aunque Brihuega es una población típicamente alcarreña -algunos la denominan "El jardín de la Alcarria"- hemos decidido crear un capítulo independiente para el románico de esta población por sus características de homogeneidad y por sus acusadas diferencias -como ya explicaremos- con el resto del románico rural alcarreño. La villa de Brihuega está situada en el valle del río Tajuña, a una altura de 898 metros sobre el nivel del mar. Su historia nace en épocas muy pretéritas pues en sus alrededores se han hallado necrópolis celtibéricas y algunos restos romanos y visigodos.

Durante la dominación árabe se debió construir un castillo de vigilancia en el lugar en que actualmente se halla el ya cristiano Castillo de la Peña Bermeja, que debió ser frecuentado por los reyes de la Taifa de Toledo durante el siglo XI. Se dice que Alfonso VI, durante el destierro sufrido tras las luchas con su hermano Sancho, habitó esta primitiva alcazaba en el año 1071.

Iglesia de San Felipe de Brihuega

Posteriormente a la reconquista definitiva de Toledo, Alfonso VI dona Brihuega y sus territorios a los arzobispos toledanos, dominio que duraría siete siglos, desde el 1086 hasta 1771.

El primer arzobispo que estimuló ampliamente su repoblación fue Don Juan, a partir de 1153, lo que ocasionó un aumento considerable de pobladores durante la segunda mitad del siglo XII. De esta época debe ser la actual muralla, pues se sabe que Brihuega era ya un lugar amurallado en 1192.

Castillo de Brihuega

Más tarde, Enrique I dio el privilegio a Brihuega para tener feria, que a lo largo de la Baja Edad Media será de las más influyentes de Castilla.

don Rodrigo Ximénez de RadaEl máximo esplendor llegará de manos del arzobispo don Rodrigo Ximénez de Rada que durante su dominio (1210-1247) estimuló la repoblación con sus dos Fueros sucesivos y mandó edificar numerosas construcciones que le dieron a Brihuega una decisiva importancia en el territorio de la actual Guadalajara. También es en el siglo XIII cuando se fundan numerosos talleres de paños que harían florecer su economía durante varios siglos.

Se sabe que tuvo cinco templos parroquiales románicos, dos de ellos -San Juan y San Pedro- han desaparecido. Perduran los de Santa María de la Peña, San Felipe y San Miguel.

Estas tres construcciones se levantaron en la primera mitad del siglo XIII durante el mandato de don Rodrigo, formando un trío de gran homogeneidad. Se trata edificios urbanos amplios constituidos por tres naves, a diferencia de las parroquias medievales alcarreñas que son humildes edificios de una sola nave. Los templos brihucenses incorporan variados elementos del gótico que se empieza a conocer en España, traído por el arzobispo toledano: arcos apuntados, óculos y rosetones en las fachadas, ventanas góticas sencillas, bóvedas de crucería sobre pilares con numerosas columnas adosadas, etc.

Por ello a estos templos se les ha calificado con términos tan confusos, incluso imprecisos, como "protogóticos" y "de transición al gótico".

Interior de las naves de la iglesia de San Felipe de Brihuega

El amplio patrimonio artístico de Brihuega ha sido reconocido con la calificación de Conjunto Histórico-Artístico.

Iglesia de San Felipe

La parroquia de San Felipe es una hermosísima iglesia románica de clara transición al gótico, construida en pleno siglo XIII. Se halla muy restaurada y con un aspecto excelente. Lástima que el exterior del ábside no sea visible debido a que se encuentra rodeado de edificaciones anejas. Por el contrario, se trata de una iglesia habitualmente abierta por lo que se puede visitar su interior sin problemas.

Nave central

Interior

Arcos formeros sobre esbeltos pilares con columnas

San Felipe es una iglesia urbana de tres naves de cinco tramos -más alta la central- separadas arcos formeros muy apuntados que se apoyan en pilares con columnas adosadas en sus frentes oeste y este además de otras más finas acodilladas.

Capiteles con crochets

Estas columnas se rematan en elegantes capiteles vegetales góticos con cogollos y crochets.

Alzado de dos pisos: arcos formeros y claristorio con ventanales bíforos

Sobre dicho formeros, los muros se extienden en vertical permitiendo la apertura de ventanales bíforos de forma trilobulada con un óculo tetralobulado encima.

Iglesia de San Felipe de Brihuega: arco formero y ventanal de iluminación de la nave central

La cubrición del cuerpo de dichas naves es madera, no hay bóvedas pétreas.

Cabecera de formas tardorrománicas

Las naves laterales no se prolongan en ábsides mientras que la nave central remata en largo presbiterio recto con bóveda de cañón apuntado y ábside con cuarto de esfera. En el tramo presbiterial se abren dos ventanas aspilleradas y en el hemiciclo otras tres.

Puerta transformada del muro septentrional

Para terminar este breve comentario del interior de la iglesia de San Felipe de Brihuega, diremos que en la nave norte, muy próxima a la cabecera encontramos una puerta transformada de claro carácter románico: arco de medio punto formado por boceles y escocias, guardapolvos de puntas de diamante y el apoyo de dos cortas columnas entregas sobre altos plintos.

Pila bautismal de sencillas trazas románicas (copa con gallones)

También encontramos una pila bautismal caliciforme extremadamente sencilla. No tiene basa, sino un pie cilíndrico que recoge una semiesfera gallonada.

Exterior

Puerta del costado meridional

Exteriormente el muro de la nave meridional es de mampostería y en él se abre, sobre cuerpo resaltado con tejaroz flanqueado por dos contrafuertes, una bella portada de cinco arquivoltas apuntadas de baquetón y nacela, con guardapolvos de puntas de diamante.

Columnas de la puerta con molduras de puntas de diamante y capiteles vegetales y con cabecitas

Cuatro pares de columnas separadas por jambas decoradas con puntas de diamante forman los apoyos. El alero de la nave tiene canecillos de rollos.

La nave principal, más alta, se ilumina mediante tres ventanales ajimezados acusadamente góticos.

Iglesia de San Felipe de Brihuega: fachada occidental

La fachada occidental es lo más bello del templo, realizada con perfecta sillería. En primera instancia se observa la diferente altura de la nave central con respecto a las laterales. En lo alto de los muros de las naves laterales hay sendos óculos con su moldura interna formando una estrella de seis lóbulos.

öculo de la fachada occidental

En la parte superior del muro correspondiente a la nave central existe un rosetón circular con varias molduras y guardapolvos de puntas de diamante. Las tracerías forman una preciosa estrella de seis puntas.

Iglesia de San Felipe de Brihuega: fachada, antes de la restauración

Bajo éste se abre la puerta principal, también sobre arimez escoltado por contrafuertes y tejaroz sostenidos por canecillos zoomórficos. Es similar a la meridional, con arquivoltas apuntadas rematadas por chambrana de puntas de diamante y cinco pares de columnillas separadas por jambas con igual decoración.

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

* Última actualización de "IGLESIA DE SAN FELIPE DE BRIHUEGA (GUADALAJARA)" en enero de 2015

AVISO LEGAL