Próximos cursos presenciales

Iglesia de San Juan de Alba de Tormes, (Salamanca)


All rights reserved. The contents of: "CHURCH SAN JUAN DE ALBA DE TORMES (SALAMANCA))" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "IGLESIA DE SAN JUAN DE ALBA DE TORMES (SALAMANCA)"son propiedad de © Arteguias.com

Iglesia de San Juan de Alba de Tormes, Salamanca

Introducción

La iglesia de San Juan fuel el templo parroquial más importante de Alba de Tormes (Salamanca), declarada BIC en 1993. Se localiza en el corazón de la villa, cerrando uno de los costados de la Plaza Mayor. Su merecida fama procede de la buena conservación de la cabecera románica de ladrillo y, por supuesto, por el espectacular apostolado que se encuentra situado en el interior de la cabecera.

Detalle del Apostolado románico que guarda la iglesia de San Juan de Alba de Tormes

En origen, San Juan fue un templo románico de ladrillo de finales del siglo XII o comienzos de la centuria siguiente, formado por tres naves engarzadas a una cabecera con tres ábsides escalonados.

Iglesia de San Juan con la parte de la cabecera que es hoy visible

Los pilares de ladrillo y arcos apuntados que presumiblemente dividirían el cuerpo de la iglesia en las tres naves citadas fueron suprimidos y reemplazados por amplísimos arcos de medio punto allá por el siglo XV lo que confiere a la iglesia una sensación de amplitud y espacio diáfano muy notables.

En el siglo XVIII se construyó el actual campanario de los pies (basamento de piedra y cuerpo de campanas de ladrillo) y se eliminó el pórtico románico que tenía para usos concejiles. En 1954 se realizó una profunda restauración, eliminando elementos barrocos para devolver su aspecto mayoritariamente medieval.

Exterior

De la cabecera original de tres ábsides de ladrillo sólo es visible el meridional y gran parte del central, ya que el septentrional está tapado actualmente por una vivienda, lo que resta armonía y plasticidad no sólo a la iglesia sino a la emblemática plaza mayor albense.

Arco con estructura de ladrillo pero con las basas y los capiteles de piedra

El ábside central, además del zócalo inferior, se anima con dos pisos o niveles superpuestos de arcos doblados de medio punto. Cuando fue construida tenía tres aspilleras de iluminación: uno en el centro del semitambor y otros dos en los lados, pero, el ventanal septentrional está cegado por la casa adosada.

Ábside de la Epístola de la iglesia de San Juan

Por su parte, el ábside lateral sur o del Evangelio es el más llamativo, como consecuencia de la poco habitual alternancia del ladrillo como material tectónico en combinación con la piedra para soportar la escultura monumental. Tal combinación la vemos en la sahagunense Capilla de San Mancio y la torre de San Tirso, la iglesia monástica de San Pedro de Dueñas, también muy cerca de Sahagún y algunos templos de Cuéllar como San Andrés.

Ventanal del ábside sur

Este ábside tiene una planta que al exterior es poligonal, seguramente para poder adaptarse mejor a la disposición rectilínea de los grandes arcos que tiene. Dispone de dos pisos de arcos doblados, siendo el interior completamente de ladrillo, mientras que el superior apea sobre columnas cuyos fustes se construyeron a base de ladrillos tallados en disposición redonda para preservar su forma cilíndrica. Las basas y los capiteles son, como ya se indicó, de piedra y muestran motivos geométricos y vegetales como volutas y piñas, además de otros de tipo animalístico: aves, cuadrúpedos, aunque en general se encuentras bastante meteorizados.

Capitel románico

En el costado sur hay un pórtico neomudéjar que fue construido en el siglo XX, donde se colocaron dos capiteles románicos originales muy interesantes.

Aunque cambian posturas y algunos detalles, la iconografía es común a ambos: demonios de cuyas bocas surgen tallos vegetales.

Capitel con un diablo de cuya boca sale un tallo vegetal

En el costado norte hay una cegada puerta románica de ladrillo de seis arquivoltas rematadas en friso de esquinillas.

Interior

Una vez en el interior, lo primero que nos llama la atención es lo diáfano del templo, consecuencia de la eliminación de las arquerías de división de las naves y su sustitución en el siglo XV por dos inmensos arcos escarzanos de 18 metros de luz que soportan la techumbre de madera moderna.

Interior de la iglesia de San Juan de Alba de Tormes

La cabecera, ahora sí, luce casi impecable en su concepción románica de ladrillo, con el ábside principal que muestra sus tres ventanales rodeados de ladrillo así como la bóveda de horno. No obstante, la bóveda presbiterial fue convertida en el siglo XVIII por una cúpula barroca sobre pechinas.

Interior del ábside sur

Los ábsides laterales aún se conservan mejor con sus respectivos tramos presbiteriales muy largos, con bóveda de medio cañón con un arco fajón doblado en el centro.

Presbiterio meridional

Tanto los arcos triunfales cono los fajones rematan en columnas adosadas a pilastras, con sus respectivo capiteles y basas de piedra. Las cestas de los capiteles son ahora más sencillas que las de las columnas exteriores, repitiendo sencillas pencas vegetales.

Capitel interior de  la cabecera

Los hemiciclos de estos dos absidiolos se animan con arquerías trilobuladas y frisos de esquinillas.

Decoración de ladrillo del ábside sur

El Apostolado

A la iglesia de San Juan de Alba de Tormes se la conoce especialmente por el original conjunto de piezas escultóricas tardorrománicas policromadas de finales del siglo XII o comienzos del XIII que se encuentras formando un semicírculo en el presbiterio central, rodeando el altar.

El famosísimo Apostolado

Se trata de un conjunto formado por doce apóstoles (entre los que se incluye San Pablo) y por Cristo, todos ellos entronizados. Este magnífico grupo que se puede admirar a pocos centímetros de nuestros ojos y casi a la altura de la vista pertenecerían a una gran portada hoy desaparecida y que, por fortuna, fue conservado. También hay quien piensa que pudo rodear el muro interior del ábside principal.

Las estatuas de los Apóstoles conserva gran parte de policromía, predominando los rojos y azules

Aunque el hieratismo y geometrización de los cuerpos nos remiten a una plástica todavía románica, algunos gestos y peinados además del tipo de plegado se encuentran a un paso del gótico.

Los apóstoles llevan todos un libro en alguna de sus manos. De todos ellos sólo se ha identificado a cuatro:

  • San Pedro: a la izquierda -según el observador- de Cristo, reconocible gracias a una enorme llave.
  • San Juan: al lado opuesto de San Pedro, junto a Jesús. Se le reconoce porque no tiene barba tallada, aunque el repintado posterior se la añadió.
  • Santiago: al lado de San Juan. Lleva algunas conchas de peregrino pintadas en la túnica.
  • San Pablo, en uno de los extremos y con una ancha frente que denota su edad. Porta una filacteria.

Cristo, más alto que los apóstoles, por una cuestión de jerarquización, se sitúa en el medio. Lleva en su mano derecha un báculo y en la izquierda un cetro real rematado en una flor de lis.

Cristo en el centro del Apostolado

En el muro del sur del presbiterio del ábside central hay otro grupo escultórico que debió pertenecer al mismo pórtico que el apostolado. Se trata de la Virgen con el Niño, en su iconografía más habitual de Sedes Sapientiae (trono de sabiduría).

Virgen y el Niño

María muestra la palma de la mano derecha -no lleva la habitual manzana- y con la izquierda sujeta levemente a Jesús por su hombro. Éste bendice también con la diestra y lleva el Libro de la Vida en la contraria.

Una pieza románica que puede pasar desapercibida es una columna pareada con un gran capitel que lleva esculpido dos dragones (o quizás basiliscos) con collar perlado compartido para ambos cuellos y otros dos animales fantásticos -parecen también dragones- enroscados en forma circular de modo que muerden sus propias colas. Parece que su origen es la desaparecida iglesia vecina de San Miguel.

Capitel dobre con columnas pareadas

También podemos observar la sencilla pila bautismal que parece medieval, posiblemente gótica. Es de granito y tiene forma de cáliz con la copa semiesférica completamente lisa. Tanto la basa como el pie son ochavados y moldurados.

Pila bautismal

Otros elementos medievales interesantes en el interior de la iglesia son la escultura pétrea de estilo gótico de la Virgen de la Guía, procedente de la desaparecida Ermita del mismo nombre.
Otra pieza es un Cristo gótico del siglo XIV situado en la capilla de los Villapecellín.

En el muro septentrional hay un deteriorado Calvario de madera policromada del siglo XIII.

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Última actualización de "IGLESIA DE SAN JUAN DE ALBA DE TORMES (SALAMANCA)" en julio de 2013

AVISO LEGAL