Próximos cursos presenciales

Iglesia de San Pedro de Lárrede (Huesca)


All rights reserved. The contents of: "CHURCH OF SANTA MARÍA DE NARZANA (ASTURIAS)" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "IGLESIA DE SANTA MARÍA DE NARZANA, ASTURIAS)" son propiedad de © Arteguias.com

Guía de la iglesia de San Pedro de Lárrede, Huesca

Introducción

Encajada entre dos pequeños barrancos que tributan en el río Gállego a pocos metros del caserío, la minúscula población de Lárrede se sitúa a unos 10 kilómetros al noreste de la ciudad de Sabiñánigo, capital de la comarca del Alto Gállego y por ende, de la subcomarca conocida como "el Serrablo".

San Pedro de Lárrede, Huesca

Es precisamente el topónimo Serrablo el que ha servido a historiadores y especialistas para catalogar bajo una misma denominación a un conjunto de iglesias que, en torno a Sabíñanigo, presentan una serie de particularidades estilísticas homogéneas y que tienen a San Pedro de Lárrede como su ejemplo más icónico y señero, de ahí que incluso a este grupo de "iglesias del Serrablo" se las conozca también como del "círculo larredense".

Fachada meridional

Más allá de la interminable y compleja polémica que entre estudiosos aún hoy sigue suscitando el origen, las influencias, la contextualización temporal o la propia nomenclatura de este grupo de templos y sobre la que ya nos hemos extendido en el articulo general, lo cierto es que tanto San Pedro de Lárrede como varias construcciones hermanas del entorno se han convertido por méritos propios en uno de los destinos turísticos más recurrentes del Alto Aragón en los últimos años.

Torre defensiva la Torraza en Lárrede, Huesca

Al abrigo de un cerro coronado por una torre defensiva de origen musulmán aunque reedificada en época bajomedieval conocida como "La Torraza", la iglesia de San Pedro de Lárrede conforma junto a su vecina "Casa Isábal" con su típica chimenea altoaragonesa un binomio monumental de lo más encantador.

Frente a ambas construcciones, desde fechas muy recientes y aprovechando la antigua herrería del pueblo ha sido habilitado un modesto centro interpretación abierto al público en el que, a base de paneles ilustrados y mapas, se muestran al visitante las claves de este grupo de iglesias serrablesas.

Centro de Interpretación de la Arquitectura del Serrablo

San Pedro de Lárrede

Declarada Monumento Nacional desde 1931, fue sometida durante el siglo XX a dos acertadas restauraciones -la última de ellas en los años sesenta- que nos permiten admirarla en su espléndido estado actual como ejemplo paradigmático y más sobresaliente del grupo serrablés.

San Pedro de Lárrede: cabecera y torre campanario

Presenta una estructura de una sola nave de cuatro tramos que, tras un crucero conformado por sendas capillas abiertas a cada lado de la nave, desemboca en un espacio presbiterial compuesto por un breve tramo recto y un ábside semicircular.

Cabecera

Es precisamente ese crucero resultado de la adición de una capilla a cada lado de la nave la que hace que San Pedro de Lárrede se distinga respecto al resto de templos del grupo, que limitan su planta a una nave rematada en su correspondiente ábside semicircular.

Detalle de la cabecera

Dicho ábside, aparejado a soga y tizón, se eleva sobre un pronunciado basamento moldurado, articulándose la mayor parte de la superficie mural mediante siete arcos ciegos de medio punto que descansan sobre pilastrillas que vienen a recordar la morfología de las lesenas lombardas.

Baquerones del remate superior

Rematando el hemiciclo, justo bajo la cornisa se despliega una sucesión de baquetones en posición vertical enmarcados por sendas molduras aboceladas y que constituye otra de las señas de identidad inconfundibles de las iglesias serrablesas.

La Torre Campanario

Aunque quizás el icono más reconocibles de los templos de este grupo y muy particularmente de la iglesia de Lárrede es su torre campanario, levantada sobre la capilla lateral norte y que se eleva nada menos que 17 metros sobre el nivel del suelo constituyendo por su esbeltez un auténtico faro de referencia desde considerable distancia.

San Pedro de Lárrede: campanario

Cuajada de mechinales a lo largo y ancho de los cuatro lienzos, sus únicas aperturas se limitan al cuerpo superior, disponiéndose en cada uno de los cuatro lados un ventanal conformado por una especie de casetón cuadrangular que enmarca series de tres arquillos de falsa herradura que descansan sobre columnillas configuradas a base de piezas cilíndricas superpuestas.

Cuerpo de campanas de la torre

El cierre de la torre fue resuelto mediante una falsa bovedilla esquifada de aproximación de hiladas. Esta morfología de torre-campanario ha sido puesta en relación por varios especialistas con alminares sirios.

Las puertas

El acceso principal se habilita al costado sur, sin duda, el más vistoso y fotogénico del templo. La portada, ligeramente rehundida en el muro y enmarcada en un doble alfiz, se configura mediante un arco de medio punto dovelado que descansa sobre impostas biseladas que dan al vano aspecto de herradura.

Puerta principal de ingreso en el muro sur

Otras dos puertas de acceso versión simplificada de la principal fueron habilitadas en el hastial occidental de cada una de las dos capillas del crucero; unas capillas que, al exterior, repiten la misma articulación mural a base de arcos ciegos de la cabecera.

Los ventanales

Continuando con el muro sur y en un segundo cuerpo en altura sobre la portada se abren hasta cuatro ventanales por las que se dota de iluminación natural al espacio interior. De ellos, los tres más occidentales repiten idéntico esquema de aspillera abrazada por doble arco de medio punto dovelado que, a su vez, queda rehundido en una especie de marco rectangular a modo de falso alfiz.

Ventanales

Mucha mayor personalidad presenta el más oriental de los ventanales, conformado por un alfiz doble que enmarca un arco de medio punto dovelado que, a su vez, abraza un par de arquillos de falsa herradura; un modelo apreciable en otros templos serrableses cercanos como Susín.

Ventanal ajimezado

El muro occidental, por su parte, se articula mediante cuatro pilastras a modo de lesenas gruesas y, en el imafronte, un nuevo ventanal casi idéntico a otro existente en la cercana ermita de San Juan de Busa conformado por dos arquillos de herraduras enmarcados por la recurrente moldura cuadrangular.

Fachadas oeste y norte de la iglesia de San Pedro de Lárrede

El interior

Una vez en el interior del templo rápidamente reconocemos otra característica que hace de San Pedro de Lárrede la más noble y valiosa de las iglesias serrablesas ya que, a diferencia del resto de construcciones del grupo que cubren su nave con cubiertas de madera limitando el abovedamientos pétreo al espacio cabecero, aquí el arquitecto fue capaz de abovedar con piedra la totalidad del espacio eclesial.

San Pedro de Lárrede: interior de la cabecera

Las bóvedas que contemplamos a día de hoy son el resultado de las obras de restauración de 1933 ya que las originales no soportaron el paso de los siglos y acabaron desplomándose.

Aspecto de la nave vista desde la cabecera

Así, la nave queda dividida en cuatro tramos cubiertos con bóveda de cañón reforzada por tres arcos fajones de medio punto que descansan sobre parejas de columnas cuya morfología, al igual que las columnillas de las ventanas de la torre, se logra mediante la superposición de sillares cilíndricos o, como tan expresivamente describe Antonio García Omedes, tipo "rodajas".

Dobles columnas del interior

Además del ya descrito desde el exterior, el acceso a las capillas laterales desde el interior del templo se acomete a través de sendos arcos dovelados de falsa herradura, cubriéndose las mismas mediante abovedamientos de cañón longitudinales. Junto al arco de acceso a la capilla norte y a una altura superior, se conserva también el pequeño vano por el que se accedía a la torre.

En definitiva y a modo de resumen, en San Pedro de Lárrede nos encontramos ante el más notable ejemplo de la llamada escuela del Gállego, del Serrablo o del círculo laredense; un templo que si bien carece de cualquier tipo de concesión a lo decorativo, por su belleza, por el entorno en que se encuentra, así como por ese halo de misterio que ha rodeado el origen de este grupo de iglesias, se ha convertido en uno de los monumentos medievales más conocidos y que más interés ha despertado de todo el Alto Aragón.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "IGLESIA DE SANTA MARÍA DE NARZANA, ASTURIAS" en julio de 2017

AVISO LEGAL