Próximos cursos presenciales

Iglesia de Santa Marķa de la Antigua, Valladolid


All rights reserved. The contents of: "CHURCH OF SANTA MARÍA DE LA ANTIGUA, VALLADOLID are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "IGLESIA DE SANTA MARÍA DE LA ANTIGUA DE VALLADOLID" son propiedad de © Arteguias.com

Guía de la iglesia de Santa María de la Antigua de Valladolid

Introducción

La iglesia de Santa María de la Antigua se sitúa hoy en día en el mismo corazón urbano de la ciudad de Valladolid, a espaldas tanto de la catedral como de los restos de la vieja colegiata de Santa María y en un despejado emplazamiento que, si cabe, ensalza aún más su encanto, su monumentalidad y su fotogenia.

Guía de la iglesia de Santa María de la Antigua de Valldolid

Esta céntrica ubicación actual contrasta con la posición que ocupaba en el viejo Valladolid medieval, ya que entonces la iglesia de La Antigua se situaba en el extremo norte del caserío, fuera del primitivo recinto amurallado y al borde mismo de uno de los varios brazos en que se dividía el hoy artificialmente encauzado y desviado río Esgueva antes de su desembocadura en el Pisuerga.

La iglesia de Santa María de la Antigua, auténtico icono monumental de la ciudad, es uno de los escasos testimonios románicos conservados en Valladolid; y es que, a diferencia de muchas otras capitales castellanas en las que han sobrevivido decenas de parroquias románicas, la prosperidad y la pujanza de la que históricamente gozó siempre la capital castellana motivó que sus templos fueran sucesivamente reformados o reconstruidos con el fin de ser adaptados a las modas y gustos de cada época.

Cabecera


La parroquia de La Antigua, sin embargo, fue una excepción a esta fiebre renovadora principalmente renacentista, herreriana y barroca, siendo junto a los restos de la desmantelada colegiata y a su gemela torre de San Martín, el único templo medieval conservado completo en la ciudad vallisoletana. Fue declarada Monumento Nacional en 1897.

Transepto

Erigida sobre restos romanos, los primeros testimonios de "Sancte Marie Antique" se remontan a finales del siglo XI, concretamente al año 1088, siendo por lo tanto anterior incluso a la fundación de la Colegiata de Santa María (año 1095), de ahí probablemente su apelativo diferenciador de "La Antigua".

Suele atribuirse el mandato de construir la iglesia de Santa María de la Antigua al primero repoblador y después señor de la ciudad de Valladolid Pedro Ansúrez, de quien sí se sabe que levantó su palacio también extramuros. Lo cierto es que, fuera o no su promotor directo, el Conde Ansúrez, una vez fue consagrada la Colegiata de Santa María la Mayor, pudo usar la parroquia de La Antigua como capilla palatina.

De esa primitiva construcción de finales del siglo XI nada ha llegado a nuestros días, siendo los únicos restos románicos hoy conservados y visibles en la iglesia (torre y galería porticada norte) los correspondientes a una ampliación posterior que tiende a encuadrarse según algunos estudiosos en los últimos años del siglo XII, y según otros ya bien entrada la decimotercera centuria.

El campanario románico de la iglesia de Santa María de la Antigua de Valldolid

 

Aquejada casi desde sus orígenes de graves problemas de estabilidad probablemente debidos a las humedades y a una precaria cimentación fruto de su emplazamiento junto al citado ramal del río Esgueva; ya a mediados del siglo XIV en tiempos del rey Alfonso XI de Castilla fue necesaria una ampliación y reforma en naves y cabecera, para las cuales se siguieron los modelos goticistas puestos en práctica en la catedral de Burgos.

Tras nuevas intervenciones durante el siglo XV (coro alto, portada), a mediados del siglo XVI y ante una nueva amenaza de desplome, se hizo cargo de su reforma el reputado arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón, quien para estabilizarla plantearía nuevos sistemas de empujes y contrarrestos a base de contrafuertes y pináculos.

Torre románica

Nuevas reformas y añadidos durante el siglo XVIII como la sacristía o las capillas de la Soledad y de las Ánimas enmascararían su entonces infravalorada estructura gótica, sin embargo, sus seculares problemas de estabilidad no pudieron ser nunca solventados hasta el punto de que, ya en el siglo XX y tras ser presentados varios proyectos, el arquitecto Adolfo Fernández Casanova concluyó que la única solución para salvar el templo era derribar totalmente el cuerpo de naves y reconstruirlo a la manera neogótica respetando casi al cien por cien su morfología original, unas obras que se prolongaron hasta 1952 en que la iglesia fue de nuevo abierta al culto.
Así pues, a modo de esquema, la iglesia de Santa María de la Antigua de Valladolid se compone de una primera fase constructiva románica cuyos restos más patentes son la torre de los pies y la galería porticada septentrional. Del siglo XIV sería la estructura cabecera de triple ábside, y ya neogóticos, fruto de la fiel reconstrucción del siglo XX, el cuerpo de naves y el crucero.

La torre campanario

El elemento más característico y reconocible del conjunto eclesial es la citada torre campanario románica, levantada entre finales del XII y principios del XIII a los pies del templo. Consta de un cuerpo bajo prismático rematado con un espacio abovedado abierto al exterior mediante un ventanal frontal.

La torre campanario

Sobre él se yerguen otros tres cuerpos superiores separados entre sí mediante impostas ajedrezadas y abiertos cada uno de ellos en sus cuatro lados mediante ventanales o huecos de campanas de medio punto perfilados por chambeadas de puntas de clavo.

El propio planteamiento de las troneras a base de vanos geminados en el cuerpo inferior, triple vano en el intermedio y de nuevo vano geminado de mayor luz en el superior, colabora a una mayor sensación de esbeltez, característica también reforzada por las columnillas angulares del cubo y el remate piramidal del chapitel a base de tejas cerámicas.

Ventanal de la torre

Este tipo de torres, apreciables también en otros templos del ámbito vallisoletano como la iglesia de San Martín de la propia capital o la parroquia de la cercana villa de Simancas, así como en iglesias de la vecina provincia de Palencia (Torremormojón, Paredes de Nava) o incluso Segovia (San Esteban); tienden a emparentase con modelos lombardos procedentes de Cataluña en virtud de las relaciones que se establecerían fruto del casamiento entre María Pérez, hija del Conde Ansúrez, con Armengol V de Urgel, cuya estirpe durante un tiempo detentó el señorío de la ciudad vallisoletana hasta su incorporación definitiva a la Corona.

Ventanal ajimezado

La galería porticada

La otra gran estructura románica conservada en Santa María de la Antigua es su galería porticada norte, en la actualidad bastante dañada y erosionada principalmente por los efectos de la contaminación.

Deetalle del pórtico norte

Se trata de una galería de catorce arcos de medio punto divididos por contrafuertes de aire cisterciense en tres tramos; dos de cinco arcos y otro de cuatro. Dichos arcos, trasdosados por chambranas de puntas de diamante, descansan sobre haces de tres columnas dispuestas en fila y que culminan en capiteles vegetales hoy la mayoría muy perdidos. Culmina la cornisa una serie de canecillos lisos. Por sus características y estilo, este pórtico tiende a emparentarse con el claustro del no lejano monasterio de Santa María de Valbuena.
Muy llamativa por atípica es la situación de esta estructura en el costado norte del templo, ya que la mayoría de galerías porticadas tan características del románico castellano tienden a orientarse hacia el sur y, solo en casos excepcionales, remontaban el muro de los pies para continuar por el costado norte.

Preciosa galería porticada de la  iglesia de Santa María de la Antigua de Valldolid

La justificación a su presencia en el hastial norte de Santa María de la Antigua podría encontrar su explicación en que, como hemos citado, un ramal del hoy artificialmente desviado río Esgueva discurría contiguo al templo por su cara norte, de manera que este pórtico pudo ser concebido por un mirador o belvedere sobre el curso fluvial.

El resto del templo, ligeramente desviado del eje lógico original que determinaría tanto torre como claustro, cuenta con tres naves de dos tramos (la central más ancha y alta), crucero no marcado en planta pero sí en alzado, y triple ábside poligonal sin girola; quedando todo el perímetro exterior del templo coronado por los pináculos que rematan los contrafuertes y por una elegantísima balaustrada calada; elementos todos ellos que, en convivencia con la torre ya descrita, colaboran de nuevo a reforzar la esbeltez y la tendencia a la verticalidad del conjunto de la construcción.

La puerta principal, de arquivoltas apuntadas, se abre al costado sur del templo, disponiéndose en torno a ella sencillos ventanales geminados también ojivales a lo largo de toda la nave mayor. El crucero sin embargo queda presidido por un elegante rosetón y culminado en su parte superior por una galería de arquillos ciegos trilobulados, elementos ambos que parecen evocar a la catedral burgalesa.

Al interior, las tres naves quedan separadas mediante arcos apuntados que descansan sobre esbeltos pilares cilíndricos a los que adosan ocho columnillas. En cuanto a las cubiertas, son de crucería sencilla en naves y crucero; y nervadas en la cabecera, descansando cada uno de esos nervios sobre columnas que determinan los paños absidiales, abierto cada uno de ellos mediante grandes ventanales apuntados. Antiguamente presidió la cabecera un retablo de Juan de Juni que fue trasladado a la Catedral.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "IGLESIA DE SANTA MARÍA DE LA ANTIGUA VALLADOLID" en agosto de 2017

AVISO LEGAL