Próximos cursos presenciales

Iglesia de Santa María de Eunate (Navarra)


All rights reserved. The contents of: "SANTA MARÍA DE EUNATE (NAVARRA)" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "IGLESIA SANTA MARÍA DE EUNATE (NAVARRA)" son propiedad de © Arteguias.com

Eunate, Navarra. Iglesia de Santa María

Introducción

La celebérrima iglesia de Santa María de Eunate, perteneciente al municipio de Muruzábal, del que apenas dista dos kilómetros; se sitúa prácticamente en el mismo centro geográfico de Navarra, al borde del Camino Aragonés de Santiago y a unas pocas centenas de metros de la población de Obanos, donde los caminos aragonés y francés confluyen poco antes de llegar a Puente la Reina.

Santa María de Eunate

La escasísima documentación histórica conservada sobre ella, unida a su más que peculiar planimetría octogonal (de la que pueden contarse con los dedos de una mano paralelismos en el románico español), ha suscitado todo tipo de leyendas y teorías acerca tanto de su origen como de su función, constituyendo en la actualidad una de las construcciones románicas más conocidas de la Península amén de lugar de obligada visita para peregrinos, amantes del arte medieval y, por supuesto, aficionados al esoterismo.

Bóveda nervada del interior de la iglesia

Consideraciones previas

Como hemos comentado, las prácticamente nulas referencias documentales conservadas acerca del origen de Santa María de Eunate, han permitido dar rienda suelta a la fantasía y la imaginación tanto a la hora de datar cronológicamente el edificio, como a la de fundamentar la naturaleza histórica del mismo.

Más allá de aspectos de carácter legendario, la gran mayoría de especialistas coinciden hoy en día en contextualizar la construcción del templo durante la segunda mitad del siglo XII, coincidiendo pues con el fecundo reinado de Sancho el Sabio de Navarra.

Durante décadas y fundamentándose tan sólo en sus semejanzas planimétricas con el Santo Sepulcro de Jerusalén, se alimentó la teoría, más romántica que otra cosa, de que su fundación estuviese relacionada con los caballeros templarios, un extremo éste del todo cuestionable dada la nula documentación al respecto.

Bellísimo interior del ábside. Eunate

Con la prudencia que merece tal déficit de noticias históricas sobre Eunate, mucho menos descabellada parece la teoría que relaciona el templo con los Caballeros Hospitalarios de San Juan, cuya presencia en las rutas jacobeas está más que contrastada. Así pues, la iglesia de Santa María bien podría tratarse de un templo, posiblemente funerario, relacionado con un complejo hospitalario de asistencia al peregrino; unos equipamientos que en la misma Navarra encontramos al borde mismo de la Ruta Jacobea en Roncesvalles o en Torres del Río, siempre vinculados a órdenes militares.

Iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Río

Otra de las funciones que tanto a Santa María de Eunate como al Santo Sepulcro de Torres del Río se atribuyen es la de faro de orientación para al peregrino, contando ambas en lugar de torre, con una especie de linterna arquitectónica coronando el edificio dentro de la cual se mantenía un fuego que servía de punto de referencia al caminante durante la noche.

En la actualidad, el solitario pero encantador paraje en el que se ubica la iglesia de Eunate ha recuperado su esencia primigenia, habiéndose habilitado, en el edificio anejo, un agradable albergue de peregrinos.

Arquerías, ventanales y arranque de los nervios de la bóveda del ábside

La iglesia de Santa María de Eunate

La inconfundible silueta de la iglesia de Santa María de Eunate se caracteriza por su planta centralizada octogonal rematada por un ábside semicircular canónicamente orientado al costado de levante, quedando el conjunto abrazado por una arquería perimetral también de planta octogonal.

Santa María de Eunate

Coronando la cubierta del espacio principal se yergue una pequeña espadaña añadida de piñón triangular abierta en dos huecos de campanas; elevándose en el lienzo sur un cuerpo prismático que alberga una escalera de caracol por la que se accedía tanto al tejado como al pequeño lucernario que servía de guía y faro a los peregrinos.

La arquería exterior

Han sido innumerables las hipótesis planteadas a lo largo de la historia sobre la posible funcionalidad de la arquería que rodea perimetralmente la iglesia de Eunate.

Pórtico o arquería exterior

Durante décadas fue aceptada la teoría que identificaba el registro de arcos como una galería porticada cubierta a la manera castellana, sin embargo, la ausencia absoluta de marcas murales tales como dinteles, ménsulas o mechinales para sujetar hipotéticas vigas, parece descartar esta opción o, por lo menos, el hecho de que estuviese cubierta.

La arquería exterior hacia el costado norte

Mucho más verosímil parece la idea de que la arquería tuviese un carácter procesional a la manera de un claustro, existiendo incluso quien apunta la posibilidad, basándose en distintas campañas de excavación allí practicadas, de que el muro o poyete exterior que delimita el conjunto fuese en origen una segunda galería. Sea como sea, la realidad es que en torno a la arquería han aparecido diferentes enterramientos, reforzando el carácter funerario del monumento.

Capitel de la galería y portada norte

La arquería recrea la forma octogonal del templo, constando por lo tanto de ocho tramos de los cuales, los 3 orientados al norte frente a la portada disponen arcos de medio punto sostenidos por columnas pareadas rematadas en capiteles; mientras que los cinco restantes, correspondientes a los costados sur, este y oeste, presentan arcos apeados en sobrias pilastras prismáticas fruto de una reconstrucción moderna.

La decoración escultórica de los capiteles se reduce por lo tanto a los tres tramos originales conservados en los lienzos septentrionales, siendo reconocibles, pese al alto grado de erosión que les afecta, varias composiciones vegetales a base de zarcillos, mascarones tipo green man, alguna escenografía zoomórfica a base de leones enfrentados, y un capitel figurado en el que aparece un crucificado sin cruz flanqueado por catorce personajes.

Capitel figurado en la galería perimetra

Capiteles

Exterior del templo

Erigido en una cuidadísima sillería, el templo en sí mismo, como señalábamos, presenta una armónica planta centralizada en forma de octógono, abriéndose en su costado oriental una cabecera absidial de apariencia semicircular al interior, pero claramente poligonal de cinco lados al exterior.

Exterior de la iglesia de Santa María de Eunate

Los ocho lienzos que conforman el octógono del cuerpo principal quedan separados entre sí a través de potentes columnas angulares rematadas en capiteles vegetales a la altura de las cornisas, mientras que a cada una de ellas, a su vez, se adosan otras dos semicolumnas que se proyectan hasta la línea de imposta dando lugar a los arcos de descarga de medio punto o apuntados que articulan cada uno de los paños, abriéndose en lados alternativos ventanales de medio punto sobre columnillas y capiteles también vegetales.

Santa María de Eunate desde la cabecera

Sostienen la pronunciada cornisa grandes modillones sin decoración alguna, mientras que coronando el tejado, en el punto de unión de las ocho aguas que lo definen, se eleva una sobria espadaña tardía de piñón triangular horadada con dos huecos de campana. En el costado sur se conserva también un cuerpo prismático que alberga la escalera de caracol mediante la cual se accedía tanto a las techumbres como al lucernario.

Santa María de Eunate desde el oeste

Conserva la iglesia de Eunate sus dos ingresos originales, uno orientado a poniente por el que actualmente se accede al interior, y un segundo dispuesto en el lado norte coincidente con los únicos tres tramos originales de la galería perimetral

El primero de ellos, por el que actualmente ingresa el visitante, se encuentra en el costado opuesto a la cabecera, de manera que podría ser definido como el acceso de los pies. Consta de un simple vano de medio punto trasdosado por un sencillísimo guardapolvo animado con esquemáticas formulas zigzagueantes.

Santa María de Eunate. puerta principal

Mucho mayor interés presenta la portada septentrional, compuesta por cuatro arquivoltas baquetonadas que descansan alternativamente en jambas lisas y columnas cilíndricas rematadas en capiteles, siendo llamativo el hecho de que las columnas más externas son de mayor relieve que las interiores.

Portada septentrional de Santa María de Eunate

Enmarca las arquivoltas un precioso guardapolvo ornamental en el que fueron representadas distintas figuras humanas en convivencia con seres monstruosos e imaginarios. Los capiteles, coronados por cimacios labrados a base de zarcillos y palmetas inscritas en círculos, presentan decoración vegetal los exteriores; e idéntica composición a base de mascarones cuyas barbas se prolongan a modo de tallos avolutados los dos interiores.

Ventana absidial

El ábside, de planimetría semicircular de tambor al interior, se torna poligonal al exterior, como queriendo reproducir a menor escala la morfología poligonal del cuerpo principal del templo. El resultado de todo ello es una cabecera definida por cinco paños murales delimitados por medio de gruesas columnas semicilíndricas a modo de contrafuertes que se prolongan hasta la misma cornisa, rematándose en su correspondiente capitel.

Canecillos del ábside

En el centro de cada uno de los cinco lienzos absidiales, justo sobre la línea de imposta que recorre horizontalmente el perímetro mural, se abre un ventanal de medio punto sobre columnillas culminadas en capiteles de trazas vegetales. Sosteniendo el alero volado y en número de tres por cada paño, fue dispuesta una interesante colección de canecillos que reproducen mascarones monstruosos.

Canecillo

Interior del templo

Una vez rebasado el umbral de la puerta de ingreso, rápidamente se desvanece el tópico de que la románica es una arquitectura tendente a la horizontalidad, quedando sumergido el visitante en un misterioso universo que parece transportarle a otra dimensión.

Santa María de EunateEl espacio interior, también de planta octogonal, queda definido en dos partes: una correspondiente al cuerpo principal del templo, y la otra por el ábside orientado a levante.

El espacio octogonal, de una amplitud que desde el exterior no parece tal, se caracteriza por la elevadísima bóveda configurada a base de potentísimos nervios engendrados desde los ocho ángulos del octógono, quedando sostenidos en cada uno de ellos por dos columnillas superpuestas dotadas de sus correspondientes capiteles.

Aspecto interior del edificio

Cada uno de los paños entre las nervaduras queda, a su vez, horadado por pequeños lucillos también octogonales que colaboran decisivamente para aumentar, más aún si cabe, el halo de misterio que envuelve al conjunto.

Bóveda del cuerpo principal de Santa María de Eunate

Los muros propiamente dichos se dividen en dos registros en altura separados por un bocelillo horizontal, disponiéndose en el superior la línea de ventanas que, a diferencia del exterior en las que aparecían en lienzos alternos, fueron dispuestas en la totalidad de los tramos, de manera que en este caso nos encontramos ante una alternancia de vanos y vanos ciegos.

Orientada al este y empequeñecida por las dimensiones de la enorme bóveda, abre la cabecera que, si al exterior comprobábamos que reproducía la forma poligonal del propio cuerpo principal, al interior se torna semicircular a la manera de los clásicos ábsides de tambor.

El ábside al interior

Queda cubierto el ábside mediante una bóveda de cascarón sostenida por potentes nervios apeados sobre columnas dispuestas entre los ventanales, advirtiéndose una notoria imprecisión constructiva puesta claramente de manifiesto en los propios vanos cabeceros que, debiendo adaptarse a los espacios de los intercolumnios, presentan una desigualdad apreciable sobre todo en uno de los arcos.

Ventanal del ábside

El registro inferior del casquete absidial, delimitado por una moldura sobresaliente, queda articulado por una arquería ciega apuntada sobre columnillas simétricas a las existentes en el cuerpo e ventanas dispuestas en el cuerpo inmediatamente superior.

Detalle del ábside

El acceso al espacio cabecero se realiza a través de un arco triunfal de doble arquivolta sobre columnas rematadas en capiteles vegetales, una temática que salvo contadas excepciones en forma de escenas figurativas muy someras, se repite prácticamente en todos los capiteles del espacio presbiterial. Sin embargo, hay que fijarse en algunas de las cestas figuradas que, a pesar de la rudeza de la escultura, son muy expresivos.

¿Green Man?

En uno de los capiteles aparecen mascarones grotescos con dientes afilados de donde surgen tallos de plantas (¿Green Man?).

Otro muestra a dos ángeles que parecen tener relación con el anuncio del Juicio Final pues uno de ellos lleva un cuerno para anunciarlo.

Capitel con dos ángeles

Por último, citamos aquel capitel que relata el baile de una bailarina con los brazos en jarras mientras un músico toca una fídula oval.

Músico y bailarina en uno de los capiteles de la iglesia de Santa María

Cabe por último llamar la atención sobre el interesante muestrario de marcas de cantero presentes en todo el templo de Santa María de Eunate, cuya variedad y en algunos casos originalidad, ha dado lugar a alimentar más aún la leyenda de esoterismo y de misterio que envuelve a esta singular construcción.

Alrededores de Eunate

Por su situación, en pleno Camino de Santiago, la iglesia de Santa María queda encuadrada en un contexto geográfico, histórico y artístico especialmente fecundo en cuanto a construcciones medievales se refiere:

Puente la Reina. Puente sobre el Camino de Santiago

Así, a escasos kilómetros de la iglesia de Eunate, se sitúa la población de Puente La Reina (Gares), histórico principio y final de etapa para los peregrinos y cuyo urbanismo responde a las típicas pautas propias de localidades de peregrinación; estructurándose en torno a una calle o rúa principal que, en el caso de Puente la Reina, desemboca en el celebérrimo puente sobre el río Arga que da nombre a la localidad.

En Puente la Reina, además del mencionado y tantas veces fotografiado puente, se conservan dos templos de origen románico: la iglesia de Santiago con su maravillosa portada a los mismos pies del Camino; y la iglesia del Crucifijo, justo a la entrada de la localidad.

Puerta principal de la Iglesia de Santiago de Puente la Reina

Unos kilómetros más adelante y sin dejar la ruta jacobea, se encuentra la antaño fortificada Cirauqui, cuya iglesia parroquial, dedicada a San Román, conserva una portada hermana de la de Santiago de Puente la Reina.

Unos veinticinco kilómetros al oeste de Eunate e instaurada, al igual que Puente la Reina, como fin de etapa tradicional del Camino a Compostela, la monumental Estella se presenta ante el visitante como un auténtico museo al aire libre, conservando entre sus calles, planteadas cómo no en torno a la rúa mayor o vía de los peregrinos, ejemplos sobresalientes del románico navarro.

Tímpano de la puerta principal de la Iglesia de San Miguel de Estella

La primera de las construcciones con que se topa el peregrino o el eventual visitante es la sorprendente iglesia del Santo Sepulcro, obra que si bien se enmarcaría cronológicamente en el bajomedievo a juzgar por su portada, respeta aún la prototípica planimetría románica.

A continuación, a cada uno de los lados del Camino y estratégicamente situadas ambas sobre espolones rocosos dominando la localidad, se yerguen las magníficas iglesias de San Miguel y San Pedro de la Rúa, ésta ultima dotada de un magnífico claustro.

Estella. Palacio de los Reyes

Por último y como perfecto colofón, la visita a la ciudad estellesa concluiría en el fantástico Palacio Real o de los Duques de Granada de Ega, una de las escasas y mejor conservadas muestras de románico civil peninsular. A pocos kilómetros de Estella y a los pies del mítico Montejurra, el Monasterio de Irache, con su celebérrima fuente de vino, bien merece una visita.

Cabecera de la iglesia del Monasterio de Irache, Navarra

Para acabar, y pese a ubicarse a unos cuarenta kilómetros de Eunate siguiendo el Camino de Santiago, la visita a la iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Río, también de planta octogonal, es altamente recomendable.

Bóveda del Santo Sepulcro de Torres del Río

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "IGLESIA DE SANTA MARÍA DE EUNATE (NAVARRA)" en mayo de 2014

AVISO LEGAL