Próximos cursos presenciales

Iglesia de los Santos Justo y Pastor, Segovia







All rights reserved. The contents of: "CHURCH SANTOS JUSTO Y PASTOR, SEGOVIA" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "IGLESIA DE LOS SANTOS JUSTO Y PASTOR DE SEGOVIA" son propiedad de ©Arteguias.com

Iglesia de los Santos Justo y Pastor de Segovia

Introducción

La iglesia de los Santos Justo y Pastor es familiarmente conocida por la forma abreviada de Iglesia de San Justo. Fue declarada Monumento Histórico Artístico en los años 90 del pasado siglo y ha pasado de ser una de las muchas construcciones románicas ignoradas de Segovia a uno de lo lugares más señalados por la totalidad de las guías turísticas, gracias al descubrimiento de sus pinturas románicas.

La iglesia de San Justo señala su existencia mediante su torre

Ubicada junto a la Avenida del Padre Claret que conduce a la salida de Madrid, en uno de los barrios extramuros de la ciudad, señala su existencia mediante su torre, sin duda la más notable de las segovianas, después de la de San Esteban.

Arquitectura de la iglesia

De de su estructura románica cabe mencionar que, antes de reformas modernas, era una humilde iglesia de una nave y cabecera de tramo presbiterial rectangular y ábside semicilíndrico. El material que predomina es mampostería granítica con hiladas de ladrillo.

La cabecera y la nave

El ábside es la austeridad hecha románico pues sólo cuenta con un ventanal en el centro del tambor absidal y algunos canecillos en las cornisas laterales. Puesto que esta cabecera es bastante más baja que la nave, pudo abrirse en el muro oriental de ésta un ventanal con arquivolta sobre columnas.

Iglesia de los Santos Justo y Pastor: cabecera

En el hastial occidental de la citada nave hay una portada de tres arquivoltas de estructura típicamente segoviana con profusa decoración vegetal, sobre la que se sitúa un elegante ventanal de medio punto sobre columnas encapiteladas flanqueada por dos óculos redondos modernos.

Iglesia de San Justo: fachada occidental con la puerta un ventanal y la torre al fondo

La iglesia tiene otra entrada de tres arquivoltas en su fachada del mediodía que hoy sólo puede verse desde el interior, al haberse tapado por un porche moderno que, a buen seguro, sustituyó una galería porticada meridional que también rodearía la fachada de poniente (se aprecian los mensulones de apoyo de la techumbre).

Puerta del muro sur

La torre campanario

La torre de San Justo, junto con la no muy lejana de El Salvador, el acueducto romano, algunos lienzos de la muralla y las plazas de la Artillería y el Azoguejo, forma parte de una de las estampas más sugerentes de la ciudad, soberbia, sobre todo, si se contempla desde la cuesta de San Juan.

La torre campanario de la iglesia de los Santos Justo y Pastor  vista a traves de los huecos de los arcos del Acueducto de Segovia

Esta torre forma parte de una tripleta de parecida factura con Santa Eulalia y El Salvador, pero es la más completa y mejor conservada de todas.

Muro oriental de la torre románica de la iglesia

Tiene tres cuerpos, macizo el inferior y construido con mampostería berroqueña, el segundo con dos arcos ciegos que apoyan sobre columnas, en cada cara y el último cuerpo románico -ya que tiene aún otro superior y más tardío- tiene vanos de traza semejante al inferior.

Capitel de la torre. Está muy desgastado pero se adivinan combates entre diversos animales

Los capiteles, como es norma general en la ciudad de Segovia, se encuentras bastante erosionados, como disueltos por el agua y la contaminación. No obstante se aprecian en algunos de ellos las bestias habituales del románico segoviano, los combates y hasta un rostro misteriosos de un personaje que parece tener serpientes alrededor de su cabeza.

Extraño rostro con serpientes

Las Pinturas

Pero esta modesta iglesia de calicanto y ladrillo, levantada por artesanos locales (bien cristianos o mudéjares del arrabal), debe su reconocida fama a las pinturas románicas.

Cabecera con el conjunto de sus  pinturas románicas

Fueron halladas hace medio siglo (1963) cuando se procedió a la limpieza y restauración del ábside. La decoración pictórica cubre parte de los tramos rectos presbiteriales, el hemiciclo y la bóveda de cuarto de esfera y cañón.

Maiestas Domini, los ancianos y el Tetramorfos

El cascarón absidal está ocupado por la escena del Apocalipsis de San Juan donde se representa a Cristo en Majestad -al modo siriaco, es decir, con pelo largo y barba- que bendice con su mano derecha mientras lleva el Libro de la Vida en la izquierda. La mandorla que rodea a Jesús está flanqueada por los veinticuatro ancianos del Apocalipsis que portan redomas y fídulas. En las cuatro esquinas tenemos los símbolos del Tetramorfos: San Mateo (ángel), San Juan (águila), San Lucas (buey) y San Marcos (león).

Bóveda del Presbiterio

En el muro del ábside, justo debajo de la escena anterior y a ambos lados del ventanal absidal se pintaron las escenas de la Crucifixión y el Descendimiento. Aunque esta parte está peor conservada y con algunos espacios prácticamente perdidos, aún podemos apreciar el detallismo expresivo con el que el artista quiso dotar a estos momentos dramáticos del Cristianismo. En concreto, en la secuencia de la crucifixión, además de María y el apóstol San Juan Evangelista aparece Longinos clavando la lanza en el costado de Cristo, mientras que otro soldado le acerca con una rama de árbol la esponja con vinagre y hiel.

Agnus Dei y la posible representación del milagro de la misa de San Gil

En la parte superior de la bóveda de cañón del presbiterio aparece un Agnus Dei dentro de un círculo sujeto por dos ángeles pintados en extraordinarios escorzos. Flanquean al Cordero dos escenas confusas que han sido interpretadas de muy diversas formas por los especialistas, aunque en absoluto se ha llegado a conclusiones determinantes. En una de ellas podría contarse el llamado Milagro de San Egidio (o San Gil). En este legendario suceso, el emperador Carlomagno dejó bajo un cáliz eucarístico una nota escrita con la confesión de un pecado de incesto. Durante la misa celebrada por San Gil aconteció el milagro de que el escrito fue borrado y el papel quedó en blanco, señal de que la falta regia había sido perdonada por Dios.

Pero son, sin duda, los episodios de la Última Cena y el Prendimiento de Cristo, con todo lujo de detalles, las partes más sobresalientes del conjunto. De nuevo, más que la perfección técnica, lo que sobresale de de estos episodios pintados es la fuerza expresiva y el ánimo divulgativo de los detalles, donde falta el momento en que San Pedro corta la oreja de Malco y Jesús que ya está a punto de ser arrestado dirige la mano al soldado romano mutilado en señal del milagro que le restituye su integridad física.

Beso de Judas y el prendimiento de Cristo

Sin llegar a la excelencia de otros conjuntos como San Isidoro de León, Tahull, etc. no cabe duda de que San Justo está, gracias a su potente expresividad, entre las obras maestras del arte pictórico español, tan escaso en ejemplos conservados.

Hay que reseñar también que delante del ventanal del absidal hay una talla gótica de Cristo crucificado. Pasa un tanto desapercibido por su color poco contrastado y porque la mirad del observador se fijan inmediatamente en los colores de las pinturas. No obstante, se trata de una escultura lígnea de los siglos XIII o XIV.

Cristo gótico de la cabecera

El tímpano de la puerta a la torre

Otro aspecto sobresaliente de la iglesia de los Santos Justo y Pastor de Segovia es la pequeña portada que comunicaba el muro septentrional de la nave con una capilla en el hueco de la torre. El tímpano de la puerta constituye un hito excepcional gracias a su profusión escultórica.

Iglesia de San Justo: tímpano de la puerta de acceso a la torre

En él está tallado un ángel incensando un sepulcro, una reina y dos damas, además de un obispo sentado. Se ha interpretado como una escena contaminada entre las Tres Marías y el sepulcro vacío y con el hallazgo del sepulcro de Cristo por parte de Santa Elena -madre del emperador Constantino el Grande- y el judío Judas.

Detalle de este tímpano

Es destacable el hecho de que se conservan importantes restos de policromía que cubría primitivamente la piedra.

El Cristo de los Gascones

En cuanto al arte mueble de este templo, no cabe duda que el gran protagonista es la imagen de madera del Cristo de los Gascones. Existe una leyenda donde se relata que un grupo de gascones portaban esta imagen de Jesús en una mula sin saber el lugar idóneo donde depositarla. El animal, tras un largo recorrido por la ciudad quedó muerto a los pies de esta iglesia, señal que éste debía ser el lugar elegido para su conservación.

Cristo de los Gascones

Se trata de una escultura lígnea del siglo XII que se halla articulada por los codos de Cristo, de modo que pudiera ser colgada con los brazos en cruz (mostrando la crucifixión) y también colocar los antebrazos sobre el pecho como Cristo muerta yacente en el sepulcro.

Cristo de los Gascones

Se cree que fue empleado para representaciones teatralizadas de la Pasión durante la Semana Santa.

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "IGLESIA DE LOS SANTOS JUSTO Y PASTOR, SEGOVIA" en febrero de 2013