Próximos cursos presenciales
Imperio Almorávide. Introducción a su historia


Historia de la Edad Media Cristiana de España















Historia de la Edad Media Musulmana de España



Imperio Almorávide (Página Actual)




Comprar libro

Título: MONUMENTOS ÁRABES DE CÓRDOBA. HISTORIA, ARQUEOLOGÍA Y ARTE

Comprar libro

Título: LA RUTA DEL CALIFATO. UN RECORRIDO HISTÓRICO-ARTÍSTICO DE CÓRDOBA A GRANADA

Comprar libro

Título: EL ISLAM, DE CÓRDOBA AL MUDÉJAR

Comprar libro

Título: LA RUTA DEL CALIFATO ANDALUSÍ

Comprar libro

Título: EL ARTE ALMOHADE

Comprar libro

Título: CONSTRUIR EN AL-ANDALUS

Comprar libro

Título: MEDINAT AL-ZAHRA. GUÍA OFICIAL DEL CONJUNTO ARQUEOLÓGICO

Comprar libro

Título: LA MEZQUITA CATEDRAL DE CÓRDOBA

Comprar DVD

Título: DVD DE LA SERIE DE TVE "MEMORIA DE ESPAÑA"

Comprar CD

Título: MÚSICA ANTIGUA

Comprar DVD

Título: PACK DE 4 DVD "EL LEGADO ANDALUSÍ" (HISTORIA, SOCIEDAD Y ARTE ISLÁMICO EN ESPAÑA: CALIFAL, TAIFAS, ALMOHADE...)

Comprar DVD

Título: DVD "ARTE ISLÁMICO"


Comprar maqueta Arqueta de Leyre

Maqueta: ARQUETA DE LEYRE

Comprar maqueta Puerta de la Mezquita de Córdoba

Maqueta: PUERTA DE LA MEZQUITA DE CÓRDOBA

Comprar reproducciones de cerámica andalusí (califal y nazarí)

Comprar reproducción capitel califal

Reproducción: REPRODUCCIÓN DE CAPITEL DE MEDINA AZAHARA

Comprar Espejos decorados con Arquitectura del Islam: califal y nazarí

Reproducción: ARQUITECTURA DEL ISLAM EN AL-ANDALUS: MEZQUITA, ALHAMBRA, ETC.





All rights reserved. The contents of: "HISTORY OF ALMORAVIDE EMPIRE" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "HISTORIA DEL IMPERIO ALMORÁVIDE Y SU DOMINIO SOBRE AL-ANDALUS" son propiedad de © Arteguias.com

Introducción a la historia del Imperio Almorávide y su dominio en Al-Andalus

Oro, sal y esclavos: la expansión musulmana en el África subsahariana

Según Emilio Cabrera, "las campañas de los musulmanes en el norte de África - con la conquista de Cartago y, posteriormente, de la Península Ibérica - son, en gran parte, el resultado de una nueva orientación estratégica como consecuencia de su fracaso ante los muros de Constantinopla", de modo que, la conquista del África bizantina respondió a la necesidad que tenían las clases dirigentes islámicas de proyectar las energías de las belicosas tribus arábigas, cuya adhesión al Islam dependía, precisamente, del éxito militar y la consiguiente captura de botín y recursos fiscales. Así, Chalmeta señala que "el problema esencial que se plantea entonces, por todo el orbe musulmán, será una cuestión de reajuste entre las tropas y el fluir continuo de nuevos inmigrados árabes".

Mujer bereber

Efectivamente, tras la conquista del Norte de África y la incorporación de los no menos belicosos bereberes al Islam, los poderes musulmanes precisaron de más conquistas con las que canalizar y aglutinar a los recién conquistados: sólo la obtención de botín podría evitar que los bereberes rechazaran el Islam y expulsaran a los árabes del Norte de África, botín que se obtendría, por ejemplo, a costa de la invasión de la Hispania visigoda o de Sicilia y la Italia meridional a partir de 827, cuando la dinastía aglabí de Kairwán se viera obligada a proyectar a milicias árabes y bereberes al exterior, adelantando en algunos siglos un fenómeno muy similar protagonizado, en este caso, por los normandos. O, en definitiva, lo que harían idrisíes y los rustemíes en el África subsahariana; precisamente, la apertura, control y consolidación de las rutas transaharianas resultaba crucial para la supervivencia y desarrollo de estas dinastías norteafricanas y las tribus bereberes que las sostenían, enfrentadas entre sí por el dominio de las mismas, en especial por enclaves como Sidjilmasa y Audoghast y las rutas que llevaban a las salinas saharianas de Idjil, Tagza o Taudeni o a Ghana - país del oro -.

Los productos que fluían por dichas rutas comerciales - especialmente, oro, marfil, sal y esclavos - sostendrán el desarrollo económico del califato omeya a donde llegaba buena parte de los mismos que, a su vez, era expedido a Europa. De ahí las interrelaciones existentes entre uno y otro lado del Mediterráneo.

Interior de una vivienda bereber del Atlas  (Marruecos)

El mosaico étnico y religioso del Islam norteafricano

La fulminante conquista árabe de Oriente y la cuenca mediterránea meridional no podía acabar con un mundo tan complejo, dinámico y agitado como era el dominado por el califato omeya de Damasco. Solo la terrible experiencia hilalí agostaría un mundo que siempre se había caracterizado por la fragmentación política y religiosa. Desde los inicios de la dominación musulmana del Norte de África, el Magreb se había visto sacudido por querellas religiosas, siendo el caso de la ciudad de Sijilmasa un buen ejemplo de ello: ciudad fundamental en el comercio entre el África subsahariana y el Mediterráneo, será objetivo de todos los poderes musulmanes - omeyas, fatimíes, abbasidas, etc. - , escenario de luchas entre chíies, jarichíes y sunníes y de enfrentamientos entre tribus y clanes bereberes.

Poblado bereber

Y es precisamente en Sidjilmasa, terminal septentrional de las rutas transaharianas del oro y centro redistribuidor de mercaderías hacia el Mediterráneo, como hemos mencionado más arriba, donde el letrado malikí Ibn Yasin, entrará en contacto con Yahia Ben Ibrahim, miembro del clan de los Lamtuna y que, tras una peregrinación a La Meca había vuelto imbuido de una ardorosa fe.

Los inicios del movimiento almorávide

El carácter desetabilizador del radical discurso que difundían ambos bereberes generó un gran rechazo en una ciudad muy sacudida por las querellas religiosas, de modo que hubieron de abandonarla instalándose en Senegal, concretamente a una isla donde fundarán un convento-fortaleza que dará nombre al movimiento: almorávide deriva de al-Morabitum, los que viven en el convento, si bien, este tipo de establecimientos existían también en otros lugares de la geografía islámica.

Monumento almorávide de Marrakech:  Qubbat Barudiyin

Poco a poco, fueron reuniendo en torno a sí a seguidores, pero fue la unión de otro clan bereber, los lemtas, lo que contribuirá a fortalecer decisivamente al grupo: los clanes bereberes de la zona, recientemente islamizados, eran muy permeables al mensaje rudo, sencillo y austero que lanzaban los almorávides, pero no debemos olvidar que los almorávides tenían como objetivo regenerar el Islam y acabar con los infieles y los musulmanes laxos y moderados: era un aglutinante magnífico y una justificación perfecta para que los clanes bereberes del suroeste africano iniciaran un movimiento expansionista, logrando el dominio, no solo de la terminal meridional del comercio transahariano - Audoghast y Ghana -, sino de las terminales septentrionales e incluso de al-Andalus, como centro redistribuidor de mercancías africanas en Europa.

Pastor en una llanura  cercana al Atlas

Las aspiraciones materiales de los clanes bereberes serían además aprovechadas y canalizadas por los letrados malekíes que temían tanto el herético jarichismo imperante entre los bereberes, como amenaza chíi que representaban los fatimíes, como, en fin, la laxitud y el descreimiento de los musulmanes andalusíes: el movimiento almorávide, firmemente sunní y malekí, podría ser utilizado para consolidar dichas posiciones jurídico-teológicas en el Mediterráneo occidental, de modo que prestarían su influyente apoyo al naciente movimiento.

Montañas del Atlas de Marruecos

Así fortalecidos, los almorávides se sentirán, a partir de 1042, con fuerza suficiente como para iniciar una auténtica guerra santa. Esta ofensiva, no obstante, no se dirigió sino a los puntos más sensibles para el comercio afro-mediterráneo:

  • Hacia el este, dirigirán su ofensiva hacia Sidjilmasa, lo que les permitiría controlar la ruta transahariana del oro y la sal - la que venía de Audoghast y de Tombuctú -.
  • Hacia el norte: tras tomar Sidjilmasa, alcanzan Fez en 1063, masacrando a los habitantes de una ciudad que constituía un competidor directo Sidjilmasa.
  • Hacia el sur: Tras fundar Marrakech en 1062 - que se convertirá en la capital de los almorávides -, llegarán a Audoghast, masacrando también a la población, especialmente a los no musulmanes.

Qubbat Barudiyin, construcción  almorávide de Marrakech, Marruecos

Con la conquista de estos enclaves, los clanes bereberes lograban unificar un espacio económico especialmente sensible para al-Andalus, cuyo comercio y riqueza dependían, en muy buena medida de estas rutas.

La situación en al-Andalus

Tras el periodo amirí y la abolición del califato omeya de al-Andalus, esta quedó fragmentada en diversos estados autónomos cuya aparición no era reflejo sino de las tensiones religiosas, étnicas, etc. existentes en el Islam hispánico desde el tiempo de la conquista. Dicha situación de fragmentación política sería aprovechada por los estados cristianos que, tras décadas de amenaza, se veían no sólo liberados sino con fuerzas suficientes para avanzar sobre el territorio islámico: así, en 1085, se producirá uno de los acontecimientos más importantes del proceso de Reconquista, la toma por parte de Alfonso VI de Toledo, tras la llamada de auxilio de una de las facciones que pugnaba por el control de la taifa.

Alfonso VI de León y Castilla

Ciertamente, la toma de Toledo inquietó al resto de las taifas - la toma de la antigua capital del Reino visigodo podía dar pie a los monarcas cristianos a reivindicar todo el territorio que formara parte del mismo y, pronto, Alfonso VI comenzó a dar muestras de ello al reclamar a al-Mutamid de Sevillas fortalezas que habían pertenecido en algún momento de la taifa toledana -.

La conquista almorávide de al-Andalus

La reclamación realizada por Alfonso VI sobre las plazas sevillanas y el hecho de que amenazara también con tomar Córdoba y Zaragoza, determinaron a los taifas de Sevilla, Granada y Badajoz a invitar al almorávide Yusuf ben Tashfin a pasar a la Península - algo que los almorávides esperaban con ansiedad hacer, de grado o por fuerza, mucho antes de que Toledo cayera en manos cristianas, a tenor de las operaciones preparatorias realizadas con la toma de Melilla en 1077 y Ceuta en 1084 -.

Salón de Mármoles del Palacio taifa de La Aljafería

Los ejércitos musulmanes inflingirían una terrible derrota al monarca castellano en Sagrajas (octubre de 1086) y solo un hecho fortuito - la muerte del hijo y heredero de ben Tashfin - obligaría al almorávide a regresar a África para asegurar la estabilidad y continuidad del imperio, salvando así la ciudad de Toledo y, en buena medida, a todo el reino cristiano.

La situación de equilibrio se había restablecido en la Península, pero los almorávides no pretendían ser meras fuerzas auxiliares de las taifas, ni siquiera sostenerlas, sino incorporarlas al sistema económico y militar del imperio almorávide, de modo que, aprovechando el descontento existente entre los musulmanes andalusíes por la cada vez mayor carga tributaria, los norteafricanos decidieron dar un golpe de fuerza e invadir las taifas.

Muralla de Córdoba

Los gobernantes musulmanes de las mismas, habían llamado a los almorávides sólo para frenar los ímpetus castellanos, pero ante la perspectiva de verse sometidos por el rigorismo fanático de los almorávides, decidieron ahora pedir ayuda a Alfonso VI y a otras taifas conscientes de lo que la dominación bereber supondría. Sin embargo, una a una, las taifas de Granada, Badajoz, Córdoba, Málaga o Sevilla fueron cayendo entre 1090 y 1091 en manos bereberes. Otra importante taifa sobre la que aspiraban imponer su dominio los almorávides, Valencia, sería protegida por Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, si bien, en 1102, poco después de su muerte, la posición de los cristianos se hizo insostenible viéndose obligados a evacuar la ciudad.

Estatua del Cid

Pocos años después, se producía un nuevo revés en Uclés (1108), especialmente grave por cuanto en la misma moriría el heredero de Alfonso VI, Sancho Alfónsez, nacido de la unión del monarca castellano con una princesa sevillana, Zaida-Isabel: la derrota, la pérdida del heredero y el deterioro del monarca generaron gran inquietud en el reino, por ejemplo en Galicia, que comenzó a agitarse. Ante esta alarmante situación, se optó por casar a la primogénita del rey, Urraca, con el único monarca cristiano que estaba dando muestras de autoridad y capacidad militar, Alfonso I el Batallador de Aragón. A pesar de las tensiones y enfrentamientos que este matrimonio provocó en Castilla, las victorias del Batallador supusieron un respiro para los cristianos, que veían esperanzados cómo el aragonés se permitía incluso llegar a las Alpujarras y Motril, u ocupar Zaragoza (1118). Sería durante la campaña andaluza, cuando el Batallador traería consigo a unos catorce mil cristianos mozárabes que habían sufrido desde 1090 la intolerancia y persecución de los almorávides, los cuales, culminaron su obra de erradicación del cristianismo andalusí con la deportación de los supervivientes al Norte de África, adelantando en unos seis siglos lo que después haría Felipe III con los moriscos.

Estatua de Alfonso el Batallador en Zaragoza

El fin de la dominación almorávide

Con la separación de Urraca y Alfonso I, y en consecuencia de Castilla y Aragón, el Batallador se había visto libre para emprender las victoriosas campañas que hemos mencionado, aliviando la presión sufrida por los cristianos españoles. Sin embargo, Alfonso VII de Castilla, hijo de Urraca, era consciente de que este método era lento y podría llegar a ser contraproducente: a pesar de los síntomas de debilidad que mostraba el imperio almorávide, a los cristianos no les sería posible infligir un golpe suficientemente contundente como para despejar la amenaza que se cernía constantemente sobre ellos; era preciso contar con el concurso de los propios musulmanes andalusíes.

Éstos, por su parte, acusaban el fanatismo almorávide, el creciente despotismo, el incremento de las cargas impositivas o el progresivo deterioro de la economía andalusí. Por eso, Alfonso VII consideró suscitar un líder musulmán, pero refractario a los almorávides e imbuido de un ideal andalusí bien diferenciado del Magreb. Así, el apoyo cristiano a una jefatura musulmana capaz de movilizar a los andalusíes, y las ansias de estos de sacudirse el yugo almorávide, facilitaron la elección de Zafadola, descendiente del prestigioso linaje de los Banu Hud y de Abd el Malik, que había rechazado siempre la soberanía almorávide, como candidato a convertirse en el aliado del castellano en su lucha contra los almorávides.

Alfonso VII

Los cristianos debían demostrar - y así lo hicieron con las campañas de 1132 que, partiendo de Toledo y Salamanca, alcanzaron el Guadalquivir -, que los almorávides ya no tenían fuerza para resistir el avance cristiano, a la par que los agentes del Banu Hud agitaban a los musulmanes hispánicos contra los tiránicos y ahora también inoperativos bereberes. Sin embargo, a los agentes de Zafadola, se habían sumado los seguidores de un nuevo movimiento religioso de origen bereber, los almohades.

Este movimiento, nacido también en el Sáhara, logrará derrotar a los almorávides en el Magreb, obligando a las tropas establecidas en al-Andalus a trasladarse al otro lado del Estrecho, para proteger la capital Marraquech y, sobre todo, los territorios que conectaban con el África subsahariana, la fuente de su inicial poderío.

Con la retirada de las tropas almorávides de la Península, surgirán diversos poderes territoriales que sumirán al-Andalus en el caos, dado que la mayor parte de ellos no reconocerán la autoridad de Zafadola, un líder, al fin y al cabo, suscitado por el rey cristiano Alfonso VII. Enfrentados entre ellos y amenazados por la presión cristiana, muchos musulmanes andalusíes consideraron la posibilidad de llamar en su auxilio a los almohades, si bien, el reciente trauma que había supuesto la dominación almorávide llevaba a los poderes andalusíes a ser cautos; de hecho, las represalias llevadas a cabo por la avanzadilla almohade establecida en la Baja Andalucía provocaron una gran revuelta contra los mismos y el temor a un nuevo período de oscuridad. Sin embargo, en 1150 los almohades resolvieron ocupar al-Andalus, con o sin el concurso de los poderes musulmanes de España: se iniciaba así la dominación almohade de al-Andalus.

Decoración del alminar almohade de  Marrakech

Mientras tanto, los almorávides supervivientes mantenían algunos enclaves en en Ifriqiya y en las Baleares, desde donde seguirían hostilizando a sus, ahora, más encarnizados adversarios, los almohades, los cuales, entre 1187 y 1203 acabarían por tomar Mallorca y empujar a los almorávides a Libia.

Autor del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Jorge Martín Quintana)

 

Suscripción
Boletín Electrónico Histórico de Boletines
Tiendas
Tiendas Online: compras e inscripciones
Libros de Arte Libros de Historia Medieval
Ebooks Revistas de Arte
Vídeo y Música Maquetas
Artesanía Medieval Cursos Presenciales
Cursos Online Viajes y Visitas Guiadas
Tienda Física
Establecimiento Comercial
Contenidos
Contexto histórico
Edad Media en Europa Edad Media en España
Sociedad Medieval Cultura Medieval
Política Medieval Religiosidad Medieval
Biografías  
Arte Prerrománico
Visigótico Asturiano
Mozárabe Prerrománico en Europa
Arte Bizantino  
Arte Románico
Arquitectura románica Escultura románica
Pintura románica Manuscritos iluminados
Camino de Santiago Simbolismo románico
Monasterios románicos Pilas bautismales
Imaginería y eboraria Orfebrería y esmaltes
Puentes medievales Románico porticado
Restauraciones  
Por provincias
Segovia Ávila Salamanca Zamora
Valladolid Palencia Burgos Soria
León Guadalajara Cuenca Madrid
Navarra Huesca Zaragoza Teruel
Barcelona Girona Lleida Tarragona
Cantabria Asturias Coruña Pontevedra
Orense Lugo Álava Vizcaya
La Rioja Cáceres Badajoz Jaén
Córdoba      
Otros países
Arte románico Francia Arte román. Alemania
Arte románico Portugal Arte román. Inglaterra
Arte románico Italia Arte rom. Escandinavia
Resto de Europa Líbano y Palestina
Arte Mudéjar
Arquitectura mudéjar
Por provincias
León Zamora Salamanca Valladolid
Segovia Ávila Guadalajara Madrid
Toledo Zaragoza Teruel Cáceres
Badajoz Córdoba Sevilla  
Arte Gótico
Arquitectura Gótica Vidrieras
Por comunidades
Castilla y León Castilla La Mancha
Madrid Andalucía y Murcia
Extremadura Cataluña
Aragón Valencia y Baleares
Navarra/Rioja/P.Vasco Norte de España
Arte Islámico
Islam y Al-Andalus Arte Califal
Reinos de Taifas Almorávide/Almohade
Nazarí  
Castillos
Castillos - Arquitectura
Por comunidades
Castilla y León (norte) Castilla y León (sur)
Cast. Mancha y Madrid Extremadura
Andalucía y Murcia Canarias
Valencia y Baleares Canarias
Cataluña Aragón
Navarra/Rioja/P.Vasco Galicia y Cantabria
Arte no medieval
Arte Prerromano Arte Romano
Arte del Renacimiento Arte Barroco
Neoclásico y romántico  
Más información
Diccionario Enlaces
Animaciones y Vídeos  
Monografías
Catedrales de España Monasterios de España
Monumentos por conocer Conjuntos Históricos
Museos Rutas
Otros lugares de España Monumentos de Europa

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: LA BATALLA DE ZALACA 1086. CASTILLA Y LEÓN FRENTE AL PODER ALMORÁVIDE

Comprar libro

Título: HISTORIA DE CÓRDOBA DURANT EL EMIRATO OMEYA

Comprar libro

Título: CRONOLOGÍA HISTÓRICA DE AL-ANDALUS

Comprar libro

Título: LOS CALIFAS DE CÓRDOBA

Comprar libro

Título: CÓRDOBA DE LOS OMEYAS

Comprar libro

Título: CONQUISTADORES, EMIRES Y CALIFAS. LOS OMEYAS Y LA FORMACIÓN DE AL-ANDALUS

Comprar libro

Título: ABDARRAHMAN III Y EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Comprar libro

Título: HISTORIA DE AL-ANDALUS

Comprar libro

Título: LA CONQUISTA ÁRABE, 710-797

Comprar libro

Título: ALMANZOR

Comprar libro

Título: ¿EXISTE UNA IDENTIDAD MOZÁRABE? HISTORIA, LENGUA Y CULTURA DE LOS CRISTIANOS DE AL-ANDALUS (SIGLOS IX-XII)

Comprar libro

Título: ALMANZOR, AL-MANSUR. EL VICTORIOSO

Comprar libro

Título: LAS ANDALUCÍAS DE DAMASCO A CÓR

Comprar libro

Título: ATLAS ILUSTRADO DE LA ESPAÑA MUSULMANA

Comprar libro

Título: OBRAS COMPLETAS. SAN EULOGIO DE CÓRDOBA

Comprar libro

Título: EL CID CAMPEADOR. SAYYIDI. HISTORIA ILUSTRADA DE RODRIGO DÍAZ DE VIVAR

Comprar libro

Título: LA DINASTÍA HAMMUDÍ Y EL CALIFATO EN EL SIGLO XI

Comprar libro

Título: LA PENÍNSULA IBÉRICA EN TORNO AL AÑO 1000

Comprar libro

Título: CRÓNICA ANÓNIMA DE LOS REYES DE TAIFAS

Comprar libro

Título: LAS CAMPAÑAS DE ALMANZOR 977-1002

Comprar libro

Título: AL ÁNDALUS

Comprar libro

Título: EL CERCANO ORIENTE MEDIEVAL

Comprar libro

Título: LAS CIENCIAS DE LOS ANTIGUOS EN AL-ANDALUS

Comprar libro

Título: MAHOMA. PROFETA Y HOMBRE DE ESTADO

Comprar libro

Título: LA QUIMERA DE AL-ANDALUS

Comprar libro

Título: LA ORIENTALIZACIÓN DE AL-ANDALUS. LOS DÍAS DE LOS ÁRABES EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

Comprar libro

Título: LOS ÁRABES EN LA HISTORIA

Comprar libro

Título: TOLEDO EN ÉPOCA OMEYA (SS. VIII - X)

Comprar libro

Título: CRÍTICA DE LA RAZÓN ÁRABE, NUEVA VISIÓN SOBRE EL LEGADO FILOSÓFICO ANDALUSÍ


Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval


* Última actualización de "HISTORIA DEL IMPERIO ALMORÁVIDE Y SU DOMINIO SOBRE AL-ANDALUS" en marzo de 2010

AVISO LEGAL