Próximos cursos presenciales

Madraza de Granada



Comprar libro

Título: LA MADRAZA DE YUSUF I Y LA CIUDAD DE GRANADA. ANÁLISIS A PARTIR DE LA ARQUEOLOGÍA


Comprar CD

Título: BATALLA DE ALARCOS, 1195. ALFONSO VIII DE CASTILLA Y LOS ALMOHADES





All rights reserved. The contents of: "IBN YUSUF MADRASA IN GRANADA, SPAIN" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados. Los contenidos de "MADRAZA DE GRANADA, ESPAÑA" son propiedad de © Arteguias.com

Madraza de Granada. La Madraza nazarí de Yusuf I

Introducción histórica

La madraza (madrasa o madersas) fue una institución religiosa musulmana, dedicada a la transmisión de conocimientos y a la enseñanza de materias tales como teología, estudios coránicos, derecho, filosofía, astronomía o literatura.

Madraza de Granada: sala de oraciones o mezquita. Se combinan formas heredadas de época omeya con nuevos aportes del mundo almohade y nazarí

Las primeras madrazas fueron creadas por la dinastía Gaznawí, se datan en torno al año mil, y se encuentran en el territorio del actual de Irán. La dinastía Selyúcida realizó un impulso definitivo de las mismas, en la segunda mitad del siglo XI. Por lo general, su funcionamiento era bastante similar al de los colegios universitarios medievales del mundo
cristiano.

Uno de los muros de la sala de oraciones de la Madraza de Granada

En términos arquitectónicos, su tipología más habitual es de un edificio con un patio de crucero interior, en cuyo centro se sitúa una fuente o un aljibe de agua. En cada lado del crucero se abre un “iwan” con las diferentes aulas. Casi siempre cuentan con una mezquita, que también hacía las veces de sala de estudios. Son habituales las estancias anexas, tales como cocinas, biblioteca o una residencia de estudiantes.

Suntuosidad decorativa en la puerta de entrada a la mezquita de la madraza granadina

Ejemplos sobresalientes de madrazas son la del sultán Qala’un (1356-1359); y la del sultán Hasan (1356-1363), ambas en El Cairo (Egipto); así como la de Bu Inaniyya (1350-1355) en Fez (Marruecos). En la Península Ibérica, el ejemplo más importante es la madraza de Yusuf I en Granada (1349), que es además la única que se ha conservado de forma parcial. La madraza más antigua fue la de Málaga (1334), de la que no se ha conservado nada.

Fuente de los leones, La Alhambra nazarí

Algunos estudiosos, como el profesor Juan Carlos Ruiz Souza, han defendido la hipótesis de que el Palacio de los Leones de la Alhambra fuese originariamente una de estas instituciones. Es una interpretación que ha suscitado cierta polémica, pero que explica muchas de las anomalías que presenta este edificio. De confirmarse la hipótesis, el catálogo de madrazas andalusíes quedaría notablemente ampliado, al añadir al elenco una construcción que se encuentra perfectamente conservada.

La Granada nazarí

Desde 1232 hasta 1492 tuvo lugar en el reino de Granada el último de los capítulos de la historia de Al Andalus y del arte hispanomusulmán. Durante este periodo los sultanes nazaríes dotaron a la ciudad de todo tipo de edificios civiles y religiosos, tales como baños, hospitales, o la madraza que nos ocupa.

Alhambra de Granada

Sin embargo, fuera de los conjuntos palatinos de la Alhambra y el Generalife, la mayoría de ellos han sucumbido al paso del tiempo, y no se han conservado, o han sufrido transformaciones tan agresivas que han acabado por llegar hasta nuestros días completamente desvirtuados.

Madraza de Granada: muros de la sala de oración

Historia de la madraza de Yusuf I

La madraza fue fundada en el año 750 de la Hégira, (año 1349 de la era cristiana) por el sultán Yusuf I. En realidad, la iniciativa de la
creación de la madraza seguramente se debiese a su primer ministro, Ridwan, que fue un importante visir durante los sultanatos de Muhammad IV (1325-1333), Yusuf I (1333-1354) y Muhammad V (1354-1359). El edificio se abría a la plaza de la Gran Mezquita, situada en el centro de la medina islámica, justo enfrente de lo que hoy es la Capilla Real, al lado de la Catedral. Las crónicas subrayan que fue la primera madraza que se creó en la ciudad, lo que no deja de ser un dato sorprendente, dado que se fundó en una fecha tan tardía como es la mitad del siglo XIV. Estas crónicas también
indican que la institución contó además con una residencia permanente de estudiantes, y con una amplia biblioteca, laboratorios e incluso un observatorio astronómico, pero las excavaciones arqueológicas no han podido localizar todo esto.

La Madraza de Granada  es, tras la Alhambra y el Generalife, el exponente más importante del arte nazarí

El oratorio de la primitiva madraza

El edificio barroco que se puede ver en la actualidad no es más que un vago recuerdo de la institución nazarí, de la que tan sólo se conserva el oratorio, y algunos restos de su fachada, que pueden verse en el Museo Arqueológico de Granada.

Arco de herradura angrelado de acceso a la sala de oración

Al igual que la primitiva madraza, la estructura actual se articula en torno a un patio, cuyas dimensiones son bastante similares al original, rodeado por columnas de mármol en el nivel inferior, y una estructura adintelada en el superior.

Decoración mural geométrica y epigráfica

En el lado opuesto por el que se accede se encuentra la primitiva mezquita u oratorio, que se abre al patio por medio de un arco de herradura con alfiz, apoyado sobre dos finas columnas de mármol, con el trasdós angrelado, y decoración de ataurique en
las albanegas. Este oratorio es la única estancia nazarí que ha sobrevivido al paso del tiempo.

La sala de oración -mezquita- de la Madraza granadina es de planta octogonal

Se trata de un espacio de planta octogonal, con un mihrab al fondo, más profundo que el actual, en forma de arco de herradura ondulado. Sus muros son de mampostería, articulados en dos niveles, y con hiladas de ladrillos dispuestas horizontalmente. En ellos vemos una profusa decoración con motivos de lacería y ataurique en yeso, policromados.

Espectaculares mocárabes

Madraza de Granada: celosías de un ventanalLa estructura octogonal del espacio se consigue por medio de unas impresionantes trompas, que se sitúan en las esquinas del nivel inferior de los muros, decoradas con mocárabes, y que recuerdan al Salón de Embajadores de Comares, palacio edificado también por Yusuf I en estos mismos años. En la parte baja de los muros también vemos diferentes arcos de herradura, enmarcados por alfiz, que siguen la más pura tradición del arte califal del siglo X. En el nivel superior hay un friso de ventanas con celosías que filtran la luz del exterior.

Las superficies están decoradas con epigrafía, ataurique, mocárabes, etc.

El espacio se cubre por medio de un alfarje de madera en cuyo centro se abre una linterna, que permite la entrada de la luz natural. Esta estructura no es la original, ya que este espacio se cubría con una techumbre de madera, con decoración de lazo, policromada y adornada con mocárabes, que ardió por completo en un incendio registrado a mediados del siglo XIX.

Techumbre actual de la sala de oración de la Madraza de Granada

Reconstrucción hipotética de la madraza nazarí

No hay demasiados datos que nos permitan aproximarnos al edificio tal y como se concibió a mediados del siglo XIV. Se han podido extraer noticias fragmentarias de algunos documentos, que se han visto confirmadas por los recientes estudios arqueológicos, gracias a los cuales se ha podido conocer la estructura original de la madraza.
Al parecer, el edificio contaba con una gran portada de mármol blanco, con varias inscripciones y un acceso en forma de arco de herradura con dovelas de dos colores alternos. Encima de este dintel había dos grandes losas de mármol, conservados de forma parcial en el Museo Arqueológico de Granada, con inscripciones, una de las cuales obedece a la leyenda fundacional de la
madraza, en donde se indicaba su año fundacional.

El acceso a la madraza se hacía por medio de un pequeño zaguán en recodo, cuya entrada no se corresponde exactamente con la actual. Desde allí se accedía al patio de crucero que articulaba todo el espacio. En el lado oriental de este vestíbulo se encontraban las letrinas y en el costado opuesto se situaban las escaleras, que permitían el acceso al piso superior. Encima del zaguán y de las letrinas se encontraba la biblioteca.

El resto del piso superior estaba ocupado por aulas y estancias de
estudiantes, a las que se accedía por medio de los cuatro pasillos que rodeaban el patio. El centro del patio estaba presidido por una fuente de agua, que permitía hacer las abluciones vinculadas al rito religioso. En los cuatro costados del patio había columnas de mármol, y en el sur se situaría el oratorio que acabamos de describir. En el muro oriental de esta sala parece ser que se
abría un pórtico que permitía el acceso a un pequeño jardín o quizás un patio ajardinado, con dos pabellones a ambos lados, que harían las funciones de aulas. En el costado oriental del patio habría más salas, que también servirían como lugares de enseñanza.

Historia del edificio en época cristiana

La madraza de Yusuf I tan sólo perduro durante un siglo y medio, ya que, desde una fecha tan temprana como es el siglo XV, el edificio fue transformándose poco a poco. En la actualidad, lo que vemos es una estructura del siglo XVIII, de estilo barroco, que se articula en torno a un patio con galerías en sus cuatro costados.

Patio moderno

Tras la conquista cristiana de la ciudad, la institución de la madraza
perdió todas sus funciones. En el año 1500, los Reyes Católicos cedieron el edificio para que se asentase allí el Concejo y el Ayuntamiento, y la madraza pasó a llamarse la Casa del Cabildo. Al contrario de lo que pudiera pensarse en esta época el edificio no sufrió mucho, aunque se emprendieron algunas obras menores, para adaptarlo a las nuevas funciones. Fue en esta época cuando se construyó el Salón de Caballeros Veinticuatro, cuyo elemento más destacado es el alfarje mudéjar de base octogonal, y con tirantes, policromado por Francisco Fernández en el año 1513. Al parecer, a
mediados del siglo XVI se realizaron nuevas reformas, que tampoco
produjeron cambios sustanciales en su estructura.

La Madraza de Granada ha pasado por múltiples usos

Cuando el edificio realmente sufrió fue a finales del siglo XVII y
comienzos del XVIII. En esta época perdió definitivamente las
características intrínsecas del arte nazarí que aun debían de conservarse. Fue entonces cuando la alberca original sucumbió a un nuevo sistema de canalización de aguas, y el patio se cubrió con un enlosado de formas geométricas, reduciéndose de forma sustancial la superficie original. Entre 1722 y 1729 se levantó la fachada exterior, en el más puro estilo barroco, con sus característicos balcones adornados con estípites. Más tarde sería pintada al temple, estableciendo la diferencia cromática que articulan los
dos pisos del edificio. En este momento también se levantó la escalera interior, cubierta por una falsa cúpula de media naranja, con profusa decoración barroca.

El edificio en época contemporánea

En el año 1858 el Ayuntamiento de Granada se trasladó a su emplazamiento actual, y el edificio, ya sin uso, permaneció cerrado durante unos años.

Finalmente fue vendido a un particular, que instaló en él un almacén de telas. En esta época se produjo el incendio que destruyó por completo la techumbre de madera del oratorio.
También a mediados del siglo XIX se descubrió, al arreglar el solado, que algunas de las piezas que cubrían el revestimiento tenían en su parte inferior decoración hispanomusulmana e inscripciones árabes, y que en realidad eran piezas que se habían reaprovechado de la fachada del edificio original para cubrir el suelo. Estas piezas fueron cedidas al entonces Museo Arqueológico Provincial, donde todavía pueden verse.

Otra imagen del aspecto del oratorio o mezquita de la Madraza granadina

En 1893 Juan de Echevarría, propietario del edificio, encargó la
restauración del oratorio a Mariano de Contreras, el mismo arquitecto que realizó diversas intervenciones en la Alhambra.
En 1939 el Ayuntamiento de Granada emprendió una restauración integral, y tres años más tarde, pasó a ser propiedad del Estado, que lo adquirió con la intención de crear allí el Instituto de los Reyes Católicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, proyecto que nunca llegó a materializarse por completo. En 1976 se volvió a acometer unas obras, que devolvieron al antiguo oratorio parte de su esencia original.

Restos arqueológico puestos a la vista mediante cristales en el suelo

Recientemente, entre los años 2006 y 2007, el edificio ha sido objeto de una minuciosa restauración, que ha incorporado al palacio los restos medievales de la primitiva madraza, por medio de suelos acristalados. Esta intervención se ha acompañado de un estudio arqueológico, cuyos resultados han aportado datos muy interesantes, y que han permitido conocer en profundidad la estructura original.

Ventanales con exquisitas celosías

En la actualidad, en el inmueble se ubica la Real Academia de Bellas Artes de Granada, y algunas dependencias de la Universidad, de forma que, de alguna manera, se ha recuperado la función primitiva con la que se construyó el edificio en época nazarí. A finales del 2011 se abrió de nuevo al público, y en él se celebran conferencias, talleres, y exposiciones temporales vinculadas a la Universidad.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "MADRAZA DE GRANADA" en octubre de 2014

AVISO LEGAL