Próximos cursos presenciales
Monasterio de Valbuena de Duero


Comprar libro

Título: MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE VALBUENA

Comprar libro

Título: EL ROMÁNICO EN VALLADOLID

Título: ENCICLOPEDIA DEL ROMÁNICO EN CASTILLA Y LEÓN. PROVINCIA DE VALLADOLID (1 TOMO)

Comprar libro

Título: MONASTERIOS EN ESPAÑA. ARQUITECTURA Y VIDA MONÁSTICA

Comprar libro

Título: VIDA Y MUERTE EN EL MONASTERIO ROMÁNICO

Comprar libro

Título: LOS MONASTERIOS

Comprar libro

Título: LA INTRODUCCIÓN DEL CÍSTER EN ESPAÑA Y PORTUGAL

 

Comprar maqueta Claustro del Monasterio de Valbuena (Valladolid)

Maqueta: CLAUSTRO DEL MONASTERIO DE VALBUENA





All rights reserved. The contents of: "MONASTERY OF VALBUENA DE DUERO" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos del "MONASTERIO DE VALBUENA DE DUERO" son propiedad de © Arteguias.com

Monasterio de Santa María de Valbuena de Duero (Valladolid)

Resumen introductorio

El Monasterio de Valbuena de Duero es, sin duda, uno de los monumentos esenciales de la provincia de Valladolid. Su importancia es doble: artística e histórica.

Claustro románico del monasterio de Valbuena de Duero

Como resumen introductorio, diremos que el 15 de febrero de 1143, Dª Estefanía de Armengol, nieta del Conde Ansúrez, hija de Armengol V de Urgel y de María Ansúrez, funda el monasterio con la Regla de San Benito, en honor de Dios Padre y de la Virgen María. Este monasterio de Santa María de Valbuena es Casa del Císter repoblada en 1151 por monjes de la abadía francesa de Berdona.

La iglesia es un gran templo de tres naves construidas en el siglo XIII separadas por arquerías apuntadas que apoyan sobre columnas dobles al estilo hispano-languedociano.

Pilares de tipo hispano-languedociano de la iglesia monástica de Valbuena de Duero

El crucero y la cabecera triabsidal son las partes más primitivas, del siglo XII. Los ábsides escalonados son de planta semicircular y por tanto de sabor indudablemente románico. La austeridad cisterciense se aprecia en el uso exclusivo de contrafuertes y vanos rasgados. La fachada occidental es hermoso con su puerta de arquivoltas apuntadas sobre jambas y el gran óculo de iluminación.

Fachada occidental de la iglesia del Monasterio de Valbuena

Otro de los espacios de que hablaremso en este artículo, por su primorosa belleza, es el claustro, de estilo románico de transición, con arquerías de medio punto sobre columnas de capiteles vegetales.

A continuación desarrollaremos este resumen previo de forma mucho más detallada.

Detalle del formidable claustro

Monasterio de Santa María en Valbuena del Duero, Valladolid


Este antiguo monasterio se ubica al este de la provincia de Valladolid, entre las localidades de Valbuena y Pesquera, en unas tierras regadas por el cauce del río Duero en medio de un paisaje de una indudable belleza, y una zona famosa por sus vinos, de reconocido prestigio internacional. En este lugar, se fundó a mediados del siglo XII un cenobio que prácticamente desde sus orígenes perteneció a la poderosa orden del Cister, y llegó a acumular importantes cotas de poder en la Edad Media.

Nave central de la iglesia del Monasterio de Santa María de Valbuena

En la actualidad, el edificio sirve a un fin muy distinto del que fue creado, ya que desde mediados de los 90 del siglo XX pertenece a la fundación Las Edades del Hombre, que en el año 2002 instaló aquí su sede permanente. En una parte del monasterio se han instalado las oficinas y talleres de restauración, mientras que en el otro ala recientemente se ha abierto un hotel.

Nave lateral norte de la iglesia vista desde el brazo del transepto

La iglesia funciona como parroquia del pueblo de San Benito, localidad junto a la que se ubica el cenobio. Aunque el edificio fue calificado en 1931 como Monumento Histórico-Artístico, hasta los años 50 del siglo XX perteneció a manos privadas, y cuando la fundación lo ocupó, se encontraba en muy mal estado de conservación. Como consecuencia, a finales de los 90 se llevó a cabo una campaña de restauración, para adaptar el edificio a sus nuevo cometido, y se realizó una excavación arqueológica y un estudio histórico-artístico. En el año 2000 la Junta de Castilla y León otorgó al edificio la categoría de Bien de Interés Cultural.

Bóveda de crucería del interior de la iglesia

Fundación Las Edades del Hombre

Las Edades del Hombre es una fundación religiosa, cuyo patronato se integra por arzobispos y obispos de las Diócesis de Castilla y León. Esta comunidad autónoma es la que tiene un mayor número de ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad de nuestro país, y sus bienes artísticos y culturales son de una enorme riqueza. A pesar de ello, este patrimonio se encuentra a menudo en situaciones muy vulnerables, debido a que en ocasiones se encuentra en un medio rural muy empobrecido, o a que no siempre se valora de forma adecuada.

Pinturas del gótico lineal de la Capilla de San Pedro

La Fundación tiene como fines la investigación del Patrimonio Cultural de Castilla y León, así cómo la lucha por su protección y conservación, contribuyendo a su divulgación y adecuado conocimiento. Una de sus actividades más conocidas son las grandes exposiciones temporales que organiza, que con el paso de los años, se han convertido en un importante motor económico para muchas capitales de provincia y núcleos rurales de esta comunidad autónoma.

Detalle del claustro

Historia del Monasterio de Santa María de Valbuena

El monasterio de Santa María de Valbuena de Duero fue creado en el año 1143 por la condesa Estefanía de Armengol (? - c. 1143), nieta del conde Pedro de Ansúrez (c. 1037-1118) e hija del conde Ermengol V de Urgel (1078-1102). Apenas nueve años después de su fundación, el cenobio se desligó del obispado de Palencia y acató la obediencia de la orden del Cister, siendo ocupado por monjes procedentes de la abadía francesa de Berdoues. Poco a poco la comunidad fue alcanzando importantes cotas de poder, como demuestra el hecho de la dependencia que tenían de Valbuena otros monasterios como Palazuelos, Bonaval o Rioseco. A lo largo de la segunda mitad del siglo XII y las primeras décadas del XIII todo esto se vio incrementado gracias a los privilegios papales, reales y señoriales que se le concedieron.

Naves de la iglesia abacial

Sin embargo, esta situación cambió en los siglos del gótico. A finales del siglo XIII y durante todo el XIV el monasterio entró en un periodo de decadencia del que tan sólo se recuperó cuando en 1430 el abad fray Martín de Vargas (? - 1446), inició allí una reforma de la Orden Cisterciense, que posteriormente se extendió por toda Castilla. Desde entonces el monasterio volvió a recuperar su importancia, y durante los siglos XVI, XVII y buena parte del XVIII mantuvo su actividad religiosa.

En la segunda década del siglo XVIII y sobre todo en los primeros años del XIX, el monasterio volvió a sufrir una crisis de la que ya nunca se recuperará. Debido a la ocupación francesa, entre 1810 y 1814 se le privó de todos sus bienes y posesiones y, pocos años después, durante el Trienio Liberal (1820-1823) se abandonó el edificio, que fue adquirido en 1822 por el barón Carlos Kessel, que lo devolvería al año siguiente. En 1835 se vio afectado de forma definitiva por las desamortizaciones. En 1848 Kessel volvió a comprar todas las dependencias, a excepción de la iglesia, y en 1849 lo vendió a un particular, cuya familia lo poseyó hasta 1950, cuando fue expropiado por el Instituto Nacional de Colonización, una institución del régimen franquista dependiente del Ministerio de Agricultura. En esos años se creó junto al monasterio un nuevo pueblo, San Bernardo, donde fueron realojados los vecinos de la localidad de Santa María de Poyos (Guadalajara), que fue destruido como consecuencia de la construcción del pantano de Entrepeñas.

Columnas del claustro

Durante la segunda mitad del siglo XX el Instituto Nacional de Colonización emprendió algunas obras menores de restauración en el monasterio, pero no sería hasta la segunda década de los 90 cuando volvió a recuperar una parte de su esplendor pasado de la mano de la fundación Las Edades del Hombre.

Rcientemente se ha instalado en el monasterio un lujoso hotel de cinco estrellas, compartiéndolo con la citada Fundación Las Edades del Hombre

La iglesia

La iglesia del monasterio de Valbuena es un claro ejemplo de la sobriedad característica de la arquitectura cisterciense.

Iglesia del monasterio desde el norte

El templo tiene planta de cruz latina, con tres naves -la central más ancha y más alta- que finalizan en un amplio crucero. Cada nave presenta cuatro tramos, con bóvedas crucería, que se extienden por los brazos del transepto. Desde éste se abren cinco ábsides, los tres centrales con forma semicircular y bóveda de cañón, y los dos de los extremos de planta rectangular y bóvedas de nervios.

Ábside lateral

Esta parte de la iglesia fue lo primero que se empezó a construir, alrededor del año 1200 ya debía de estar terminada la cabecera y el crucero. En la parte central del transepto hay una bóveda de paños sobre cuatro trompas, en donde se abre un cimborrio que permite la iluminación del interior del edificio, luz que también entra por las ventanas abiertas en los lienzos que marcan la diferencia de altura entre la nave central y las laterales.

Interior del cimborrio

Los arcos formeros que separan las naves son apuntados y se sostienen sobre gruesos pilares con medias columnas adosadas en sus frentes.

Nave central de la iglesia del Monasterio de Valbuena

Como es característico de la arquitectura del cister, destaca en el interior de la iglesia la ausencia casi total de decoración, que se limita tan sólo a las formas vegetales presentes en los capiteles.

Columnas y capiteles

El claustro

El claustro y todas las dependencias monacales debieron de construirse a continuación de la iglesia, en el siglo XIII. Este espacio es un ejemplo muy característico de arquitectura de transición entre la estética románica y la propia de la baja Edad Media.

Originalmente, el claustro tenía tan sólo un piso, aunque a raíz de la reforma introducida por Martín de Vargas, en la primera mitad del siglo XV se levantó otro, de madera, que fue sustituido por el actual en los primeros años del siglo XVI.

Claustro alto renacentista

Junto con la iglesia, el piso inferior es la parte que mejor se ha conservado de época románica. El claustro tiene una planta cuadrada, y se sitúa al sur del templo. Las galerías se cubren cada una con ocho tramos de bóvedas de crucería, y se abren a la parte central por medio de seis grandes arcos apuntados, separados por contrafuertes. Cada uno de estos arcos alberga otros tres arquillos de medio punto, sostenidos por seis columnas pareadas que se apoyan en un pretil.

Arquería del claustro

En las pandas norte, oeste y en una parte de la sur, los tímpanos se encuentran horadados por medio de pequeños óculos. Todavía puede verse el lugar en el que se encontraba el lavabo, aunque éste no se ha conservado, pues es el único tramo de la galería meridional cuyo tímpano no tiene estos rosetones.

Capiteles vegetales

Los capiteles, mayoritariamente se adornan con motivos vegetales, algunos de garn finura plástica. Sin embargo, hay un pequeño grupo con temática figurada donde aparecen cabezas quizás de equinos, cabezas humanas, dragones, etc. Este conjunto de capiteles es bastante más tosco que los demás y parecen de factura posterior.

Capiteles con cabezas animales

Capiteles con dragones

Las dependencias monásticas

Las dependencias monásticas de Valbuena se distribuyen, casi todas, siguiendo el característico esquema propugnado por la orden del Cister.

Puerta de los Monjes

La antigua sacristía

En la panda este del claustro, adosado al crucero de la iglesia se encuentra una sala que en su origen hizo las funciones de sacristía, y que está precedida de otra estancia, la antesacristía, desde donde se accede a la capilla de San Pedro.

La sacristía tiene una planta rectangular, paralela a la panda del claustro. Por desgracia, es bien poco lo que conserva de época medieval, tan sólo los muros oriental y occidental, en donde hay un arco de medio punto flanqueado por otros dos de menor tamaño, que permite el acceso desde el claustro y la iluminación de la sala.

La capilla de San Pedro

Capilla de San Pedro. Monasterio de Valbuena de Duero

La capilla de San Pedro, construida en el siglo XIII, se sitúa al este de la sacristía, adosada a uno de los ábsides de la iglesia. Se trata de un pequeño espacio cubierto con tres tramos de bóvedas de crucería y un ábside poligonal. En sus muros hay arcosolios funerarios que acogen los restos de los descendientes de la fundadora del monasterio, y que se decoran con interesantes pinturas al frescos, ejecutados en el más puro gótico lineal.

Pinturas de la Capilla de San Pedro

El locutorio y la sala de los monjes

A continuación de la sacristía hay unas escaleras, que permiten el acceso al segundo piso del claustro, y que fueron construidas a la vez que éste, en los primeros años del siglo XVI. Es posible que la parte inferior de esta escalera se aprovechase como prisión. En el piso superior de esta galería se encontraban los dormitorios de los monjes.

Locutorio

Dejando atrás la escalera, hay otras dos salas, estrechas y alargadas, perpendiculares a la galería claustral. La primera de ellas se conoce como pasaje de la huerta, puesto que permite el acceso a esta parte del monasterio, mientras que la segunda es el antiguo locutorio.

Monasterio de Valbuena: sala de trabajos de los monjes

Desde este último se accede a la sala de monjes, el lugar destinado al trabajo intelectual de la comunidad, que presenta las características propias de estas estancias en la arquitectura cisterciense: planta rectangular con dos naves, separadas por tres columnas, y cubiertas con bóvedas de crucería.

Sala de Monjes

Los arcos fajones de las dos naves descansan, por un lado, en las columnas centrales y, por el otro, en pequeñas ménsulas adosadas al muro. Se trata de una habitación sencilla y funcional, con apenas decoración para evitar la distracción de los monjes y un espacio diáfano.

El refectorio, las cocinas y el calefactorio

En la panda sur del claustro se encuentran las habitaciones destinadas al refectorio, las cocinas y el calefactorio, aunque sólo ha conservado bastante bien la estructura medieval. Se trata de una sala situada en el centro de la galería, perpendicular a ésta, y de planta rectangular. Enfrente del refectorio, en el claustro, se encontraba el lavabo, que no se ha conservado.

Monasterio de Valbuena: muro del refectorio

Como es habitual, la sala del refectorio tiene tres ventanas en la pared del fondo, que posteriormente se cegaron y que en la última restauración fueron abiertas de nuevo. El espacio se cubre con una gran bóveda de cañón apuntada con tres arcos fajones, que nacen en la mitad de los lienzos laterales, y descansan sobre pequeñas ménsulas sin decoración

El antiguo calefactorio se situaba junto a la sala de los monjes. Era el lugar destinado a calentar a la comunidad monástica durante los meses más fríos del año. Es un espacio que se modificó mucho en las reformas que se emprendieron en los siglos XVI y XVIII, de forma que tan sólo se ha conservado de época medieval la planta de la sala.

En el extremo occidental de esta galería se encontraban la cocina, comunicada con el refectorio. Esta parte del monasterio se alteró mucho en el siglo XVIII, y nada ha conservado de su pasado medieval. Tal y como se presenta en la actualidad, es una sala de planta rectangular, perpendicular al claustro, cubierta con bóvedas de crucería en el extremo sur.

Junto a la cocina se abre una pequeña sala que en realidad es un vestíbulo, construido a finales del siglo XVI, y que comunica el claustro con el exterior.

La panda oeste

En la secuencia constructiva de la arquitectura cisterciense, en la panda occidental de los claustros se ubican la zona de conversos, la cilla y el lagar, esto es, la despensa y el lugar donde se elaboraban los vinos. Pero en Santa María de Valbuena no hay nada de esto, y esta galería se cierra con un muro liso reforzado con contrafuertes.

Es posible que esta parte del edificio se modificase en épocas posteriores, destruyendo por completo las salas medievales, pero al no haber aparecido ningún resto arqueológico en las excavaciones que se han realizado, se cree que simplemente, estas salas no se ubicaban aquí. En ocasiones, en los monasterios cistercienses la cilla ocupa un edificio independiente del resto de dependencias monásticas, y es posible que éste sea el caso de Valbuena. El lugar que le correspondería a la cilla lo ocupa un estancia de grandes dimensiones construida en los últimos años del siglo XVI, que ocupa las dos alturas del claustro, y que tiene en uno de sus extremos, una escalera monumental. El acceso a esta sala no se realiza desde el claustro, sino desde otro patio, que se construyó en la misma época.

Las reformas de la Edad Moderna

En el extremo sur de esta panda se abre una puerta que comunica con este gran patio, de forma trapezoidal, que permite el acceso a la gran sala que se acaba de describir, y articula las estancias de la antigua hospedería, el dormitorio de novicios, la bodega, y diferentes estancias abaciales y de servicio de la comunidad (caballerizas, pajares...). Toda esta parte del monasterio fue construida en el siglo XVI y reformada en el XVIII. Al sur de este patio se encontraban las estancias del V Conde de Montijo, don Cristóbal Portocarrero (1692-1763), realizadas en el siglo XVIII, y de las que no se ha conservado prácticamente nada.

Patio interior

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Monasterios
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "MONASTERIO DE VALBUENA" en julio de 2002