Próximos cursos presenciales
Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid


Título: ENCICLOPEDIA DEL ROMÁNICO EN CASTILLA Y LEÓN. PROVINCIA DE VALLADOLID (1 TOMO)

Comprar libro

Título: RUTAS DEL MUDÉJAR EN LA PROVINCIA DE VALLADOLID

Comprar libro

Título: EL ROMÁNICO EN VALLADOLID

Comprar libro

Título: CONSTRUIR LA CIUDAD EN LA EDAD MEDIA





All rights reserved. The contents of: "MUSEO DIOCESANO Y CATEDRALICIO DE VALLADOLID" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "MUSEO DIOCESANO Y CATEDRALICIO DE VALLADOLID" son propiedad de © Arteguias.com

 

Guía del Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid. Colección medieval

El Museo en el interior de una colegiata con siglos de historia

La larga secuencia de templos de la colegiata medieval -y después catedral- en el corazón de la ciudad de Valladolid ha dejado restos más o menos entremezclados de esas épocas. Como veremos más adelante, en algunas dependencias conservadas de la Colegiata pucelana se creó en el siglo XX el Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid. Como introducción a su colección museística vamos a hacer un breve relato de la secuencia histórica de estos templos para comprender mejor el lugar que lo alberga.

Una de las estancias del Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid

El primer templo: iglesia plenorrománica

El primer templo conocido en este solar fue una iglesia del llamado Románico Pleno de finales del siglo XI. No se conoce su planta aunque se ha especulado que pudiera ser un notable templo de tres naves como los que se construían por esas fechas en el Camino de Santiago, como San Martín de Frómista o San Isidoro de León. Otros, quizá con mayor veracidad, han propuesto que este edificio sería más sencillo, del tipo más habitual de los edificados erigidos en la Extremadura Castellana a fines del siglo XI y comienzos del XII, con una sola nave y único ábside, como algunos edificios primitivos de Ávila (San Andrés), Sepúlveda (San Salvador) o San Esteban de Gormaz (San Miguel y Virgen del Rivero).

Torre románica de la primera colegiata

De poco valen tales conjeturas porque sólo nos ha llegado de este primer templo románico la torre campanario con sus ventanales bíforos y decoración de taqueado jaqués, muy propio de esa época.

Detalle de la torre románica

El segundo templo: iglesia tardorrománica

En el siglo XIII la primera iglesia citada fue demolida para construir un edificio más amplio, ahora sí con plena seguridad, constituido por tres amplias naves seguidas de otros tantos ábsides semicirculares. Debió tratarse de un templo de hechuras tardorrománicas con ecos e influencias de los monasterios cistercienses que se construían en las cercanías, como Valbuena o Palazuelos.

De este edifico tampoco nos ha llegado gran cosa, limitándose su herencia al propio solar que ocupaba, actualmente habilitado como jardín, donde se colocaron arbustos y árboles para señalar su perímetro y el lugar donde se ubicaban los pilares de sustentación.

Puerta norte de la colegiata. Siglo XIII

También parece de esta época una puerta exterior del costado norte que mira hacia el espacio ocupado por la famosa iglesia de Santa María de la Antigua.

Detalle de la citada puerta

Pero lo más notable, sin duda, que nos ha llegado de este segundo templo del siglo XIII es la puerta que comunicaba la iglesia con el claustro y de la que trataremos más adelante en el apartado específico del Museo Catedralicio y Diocesano.

Detalle de la puerta románica que se muestra en el interior de este museo

Construcción de capillas góticas del siglo XIV

En la siguiente centuria -siglo XIV- se adosaron al norte del segundo templo -el tardorrománico del siglo XIII- una serie de capillas funerarias de estilo gótico que han sido las que mejor se han conservado en la actualidad y las que fueron aprovechadas y habilitadas en 1965 para servir de espacio museístico del nuevo Museo Diocesano y catedralicio de Valladolid, lugar donde se exponen magníficas obras de arte religioso de toda la diócesis pucelana.

Capillas góticas del siglo XIV reconvertidas en el Museo Dioceso y Catedralicio de Valladolid

La catedral herreriana

Siglos más tarde, en el XVI se destruyó parte de la iglesia colegial del siglo XIII para adosar un nuevo templo muy ambicioso, el Magalómano proyecto de Juan de Herrera que se no finalizó nunca. Se trata del actual edificio que pasó de ser colegiata a catedral dedicada a Nuestra Señora de la Asunción.

Detalle de la catedral herreriana

El Museo Diocesano y Catedralicio

El Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid, ubicado, como ya se ha explicado, en el marco incomparable de las dependencias supervivientes de la colegiata vallisoletana, es de esos museos españoles que, carente de excesiva fama y sin invertir recursos en oropeles (paneles, proyecciones, efectos multimedia, luces de ambiente, etc.), ofrece un inmenso conjunto de obras de arte valiosísimo de diferentes épocas, tanto en lo que se refiere a la categoría de la imaginería, los retablos, la orfebrería, la pintura e, incluso, en escultura funeraria pétrea.

Cristo gótico

Aunque es imposible detenerse en cada una de las tallas medievales que conserva este museo, hay que llamar la atención sobre su copiosa colección de Cristos románicos y góticos poco visibles, a menudo, por encontrase colocados en lo alto de los muros perimetrales.

Un nuevo Cristo de estilo gótico expuesto en el Museo

Capilla de San Lorenzo

Cúpula mudéjar

La Capilla de San Lorenzo es de las más amplias del conjunto y también de las más espectaculares, gracias a su arquitectura, basada en un espacio rectangular cubierto por dos cúpulas mudéjares. A partir de mensulones parten arcos apuntados tipo diafragma que ayudan a soportar dichas cúpulas con yeserías mudéjares de gran belleza. Una de ellas es de perfil circular y la otra octogonal. La decoración es prácticamente idéntica, aunque adaptada las diferentes formas geométricas. Se basa en escudos de Castilla y León y de la Orden de Canónigos Regulares de San Agustín.

Cúpula mudéjar de la Capilla de San Lorenzo

Los muros perimetrales de la Capilla de San Lorenzo están completamente horadados por arcosolios apuntados de uso funerario. Estos monumentales rebajes de los muros se emplean actualmente con fines museísticos para exponer una amplísima e interesante colección de imaginería religiosa que abarcan desde los últimos siglos de la Edad Media a los primeros de la Modernidad.

Sepulcro procedente del Monasterio de Palazuelos

Con todo, lo más interesante, en nuestra opinión, son los dos grandes sepulcros góticos del siglo XIII que ocupan el centro de la sala. Provienen del también vallisoletano monasterio cisterciense de Santa María de Palazuelos, en Corcos de Aguilarejo.

Sepulcro de la Capilla de San Lorenzo

Ambos son del siglo XIII y extraordinariamente similares. En ellos aparecen las respectivas figuras yacentes en las laudas mientras que el cuerpo del sepulcro se apoya en tres grandes leones. En las caras inferiores se esculpieron escenas del duelo durante los enterramientos, donde no faltan los habituales personajes de plañideros y plañideras lamentándose histriónicamente por la muerte del personaje. Los asistentes aparecen colocados bajo arquerías góticas y estructuras arquitectónicas de tipo fortificación.

Detalle de uno de los sepulcros donde aparecen personajes lamentándose de forma exagerada

En la cara contraria aparece un Cristo en Majestad rodeado por el Tetramorfos y un Apostolado también bajo arcos sobre columnas. La iconografía del Cristo en Majestad con los símbolos de los Evangelistas es un tanto arcaizante y más propia del románico.

Maiestas Domini y Tetramorfos

En una de las caras estrechas del sepulcro se puede ver a dos ángeles portando el alma en el momento crítico del fallecimiento.

ängeles portando el alma

Capilla de Santo Tomás

Sala del siglo XIV donde se exponen importantes obras de imaginería. Desde esta capilla se accede a los restos del claustro.

Rincón del claustro

Una de las salas de este museo ocupa el único espacio conservado del antiguo claustro del siglo XIII, donde también se exponen importantes obras de arte.

Puerta románica de la Colegiata de Valladolid

Uno de los platos fuertes de esta estancia es de tipo arquitectónico, pues hallamos tapiada la que fuera puerta sur de la colegiata, esto es, la que se abría en el claustro para acceder a la nave sur del templo.

Capitel de la magnífica puerta conservada en el Museo Diocesano y Catedralicio

Se trata de una espectacular portada tardorrománica del siglo XIII. Muestra varias arquivoltas apuntadas, la mayoría de ellas basadas en los habituales baquetones y escocias. Sin embargo la arquivolta interior muestra un doble baquetón zigzagueante, tanto en el frente como en el intradós.

La arquivolta exterior es muy ancha y forma un todo continuo con el guardapolvos, mostrando un perfil de dientes de sierra muy llamativo.

Detalle de la puerta de comunicación entre el claustro y la iglesia

Además de las jambas interiores, los apoyos son cinco pares de columnas, donde alternan su posición al tresbolillo (tres adelantadas y dos retranqueadas).

La articulación de las columnas y las siluetas de las arquivoltas relacionan esta puerta vallisoletana con la de la iglesia monástica palentina de Santa María de Mave.

Puerta de la iglesia del Monasterio de Mave, Palencia

Pero a diferencia de ésta, cuyos capiteles son vegetales, la de la Colegiata de Valladolid muestra capiteles figurados de gran plasticidad: animales con cuerpos de palomas y colas largas acaracoladas en espiral (probablemente de serpiente) o lo que parece ser un águila tumbada y acurrucada picándose el pecho.

Capitel zoomorfo de la puerta románica

En el vano cegado de esta puerta se ha colocado un conjunto escultórico muy apreciable del "Llanto sobre Cristo muerto", de estilo hispano flamenco atribuido al maestro de San Pablo de la Moraleja.

Entre otros muchos objetos, también encontramos una maqueta del siglo XVIII de Manuel Alonso Abril que representa el proyecto de finalización de la catedral de Valladolid, aunque nunca llegó a ejecutarse.

Antes de abandonar esta sala debemos fijarnos en un buen Cristo románico de cuatro clavos que se alza sobre el muro de la entrada.

Cristo románico

Capilla de San Blas y San Juan Evangelista

En esta sala se expone gran cantidad de piezas de orfebrería de los tesoros litúrgicos de la diócesis. También se tiene acceso al interior de la torre románica.

Capilla de Santa Inés

Aunque en este artículo nos hemos centrado en la colección medieval, no podemos pasar por alto una de las joyas de este museo, a la vez que constituye una de las obras maestras de la escultura barroca española del siglo XVII. Nos referimos al Ecce Homo de Gregorio Fernández que podemos admirar dentro de una vitrina de cristal a pocos centímetros de nuestros ojos. Sobresale el espectacular realismo anatómico del cuerpo de Cristo, la postura clasicista de cadera y piernas (contraposto) así como la postura de la cabeza y el gesto del rostro que denotan sufrimiento y tensión psicológica.

Una de las joyas del Museo Diocesano y Catedralicio de Valladolid es el Ecce Homo de Gregorio Fernández

Otras visitas interesantes en Valladolid desde este museo

Los restos de la colegiata y el citado museo se encuentran en el corazón de la ciudad antigua de Valladolid, lo que permite visitar otros monumentos interesantes, muy especialmente la mencionada catedral herreriana y la famosa iglesia de Santa María de la Antigua que se encuentra sólo a una treintena de metros más al norte.

Una de las fachadas laterales de la Catedral de Valladolid

Por su parte la Catedral herreriana, incompleta, muestra fachadas grandiosas y un interior diáfano y un tanto frío y oscuro, como corresponde al estilo en que está construida.

Más interesante, si cabe, es la iglesia de Santa María de la Antigua fue un templo románico del siglo XI con reformas de finales del XII o comienzos del XIII, conservándose de esta época una de las mejores torres campanario castellanas y una galería porticada en el lado norte. Este templo fue demolido para edificar un edificio gótico en el siglo XIV que llegó en estado de amenaza de ruina al siglo XX, época en que se decidió derribar el cuerpo de las naves, respetando la torre, pórtico y la cabecera gótica. El resto fue reedificado en estilo neogótico pero respetando las formas del templo medieval.

Santa María de la Antigua: campanario románico

Esta cabecera muestra dos niveles de ventanales apuntados con vidrieras situados entre gruesos y altos contrafuertes rematados con pináculos.

Cabecera gótica de la iglesia de Santa María de la Antigua

Más información del Románico en la ciudad de Valladolid

 

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Museos
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "GUÍA DEL MUSEO DIOCESANO Y CATEDRALICIO DE VALLADOLID" en febrero de 2013

AVISO LEGAL