Próximos cursos presenciales

Palacio Real de Olite, Navarra


All rights reserved. The contents of: "ROYAL PALACE OF OLITE, NAVARRA" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "PALACIO REAL DE OLITE, NAVARRA" son propiedad de © Arteguias.com

Guía del Palacio Real de Olite, Navarra

Introducción

La residencia de los reyes de Navarra se encuentra enclavada en el corazón del antiguo Reino, a unos 40 km. de Pamplona, en la localidad de Olite, cabeza de la merindad homónima. Se trata de una construcción de carácter residencial, levantada fundamentalmente en las primeras décadas del siglo XV, cuando la corte se asentó de forma definitiva en el palacio.

Palacio Real de Olite, Navarra

Con la anexión del reino de Navarra a las Coronas de Castilla y de Aragón en 1512 el palacio comenzó una etapa de decadencia. Durante la Guerra de la Independencia Espoz y Mina incendió todo el edificio, en el año 1813, provocando daños irreparables que a punto estuvieron de terminar definitivamente con el conjunto. En el año 1925 fue declarado Monumento Nacional, y durante las primeras décadas del siglo XX comenzaron los trabajos de reconstrucción, que no siempre fueron fieles a la realidad del edificio original.

Palacio Real de Olite, Navarra desde el sureste

Secuencia constructiva

El Palacio Real de Olite fue una de las empresas constructivas a las que el rey Carlos III el Noble (1387-1425) prestó mayor atención durante su reinado. La población de Olite contaba, desde tiempo atrás, con una residencia palaciega vinculada a los reyes de Navarra, situada en el conocido Palacio Viejo. Pero de forma paulatina Olite se fue imponiendo sobre el resto de las casas del rey, debido, en parte, a su privilegiado emplazamiento en el centro del Reino y las bondades del clima.

El Palacio Viejo desde el Palacio nuevo

El complejo responde a una sucesión de torres y patios edificados de forma irregular, cuya secuencia constructiva no es fácil de definir, debido a que no responde a un proyecto inicial concebido desde un principio de forma cerrada.

En su construcción pueden distinguirse tres fases. La primera se correspondería con unas pequeñas obras de ampliación del Palacio Viejo. A los pocos años de llegar al trono el Rey decidió adquirir las casas que se encontraban frente a este edificio, con el objetivo de derruirlas y abrir un espacio amplio frente a la fachada que lo dotase de una mayor dignidad. En torno a 1396 o 1398 se realizaron más obras, con el objetivo de ampliar las estancias de y dotar de mayor dignidad las dependencias destinadas a la residencia de la reina doña Leonor (1387-1415).

En un segundo momento, en torno a 1402, se inició la construcción de un nuevo edificio de grandes dimensiones, que aglutina muchas de las novedades que en este momento se estaban desarrollando en las diferentes palacios del rey Carlos V de Francia, como Vincennes, el Louvre, o el conjunto residencial de Aviñón, tal y como ha destacado el profesor Javier Martínez de Aguirre. Estas nuevas construcciones se levantaron al otro de la iglesia de Santa María, en donde el espacio era mucho mayor. Fue en este momento cuando se construyeron la torre Mayor, la torre Nueva y la torre de la Vit.

Arquerías de la Galería del Rey. Palacio de Olite

Por último, hacia 1410, coincidiendo con el regreso del Rey de su tercer viaje al país galo, se volvió a realizar una ampliación del palacio, edificándose todos los patios y las torres que se encuentran más alejados del núcleo principal: la torre Ochavada, la torre de las Tres Finestras, la torre de la Joyosa Guarda, la torre del Portal del Fenero y el Claustrillo, conocido también como Galería de la Reina. Estas construcciones responden, en gran medida, al gusto personal del Rey, que desarrolló en ellas formas caprichosas de las que no se han podido localizar modelos en el territorio galo.

El Clausutrillo

El Palacio Viejo

El Palacio Viejo es el edificio más antiguo de todo el conjunto real de Olite. Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre el origen de esta construcción, hay quien indica que fue levantado sobre una fortaleza romana, aunque otros autores hablan de un edificio de época visigoda o musulmana.

Palacio Viejo

Desde la segunda mitad del siglo XIII en la documentación comienza a mencionarse le celebración de actos cortesanos en la villa, lo que no significa necesariamente la existencia de una residencia real que, sin embargo, ya debía de existir en el XIV, cuando se mencionan estancias de los diferentes reyes en Olite. Es imposible acercase más a la cronología de la construcción, debido a la ausencia de documentos y al hecho de que durante el siglo XIX el edificio estuvo prácticamente a punto de desaparecer.

Atardecer en el Palacio Viejo, actual Parador de Turismo

Se trata de una construcción de planta rectangular, con cuatro torres en los ángulos, y rodeado de almenas en todo su perímetro. Se articula en torno a un patio, al que se abren las diferentes salas. En la actualidad el edificio alberga un Parador de Turismo y, como tal, dispone de una zona semipública de libre acceso.

Torre y ventanales del Palacio Viejo de Olite

El primer conjunto constructivo del Palacio Nuevo

La torre Mayor y la galería del Rey

Si nos atenemos a la documentación, lo primero que debió de construirse del conocido como Palacio Nuevo fue la conocida como torre Mayor o Gran Torre, aneja a uno de los muros de la villa. En su interior se encuentra una de las salas de mayor dignidad de todo el palacio, la conocida como Sala del Rey aunque la documentación se refiere a ella en realidad como sala los Lazos. Se trata de una estancia de grandes dimensiones con una chimenea de gran tamaño, y dos pequeños miradores, a cuyos lados se encuentran asientos afrontados.

Arquerías de la "Galería del Rey"

A esta sala se abre la Galería Dorada, también conocida como Galería del Rey, que constituye uno de los espacios de mayor riqueza decorativa de todo el edificio. Mediante dos arquerías superpuestas, un balaustre se asoma al Patio de los Naranjos, llamado en la actualidad de las Moreras. Las arquerías se dividen en tres tramos con cinco arcos los laterales y cuatro el central, apuntados y trilobulados, separados por medio de pilares romboidales, siendo el nivel inferior más alto que el superior.

Arquerías sobre columnillas góticas

La torre nueva y la torre de la Vit

A continuación, debió de acometerse la construcción de la torre Nueva y la torre de la Vit. La primera se sitúa al sureste de la Torre Mayor. La gran sala que se encuentra en el piso noble es conocida como sala de la Reina. Al igual que la sala de los Lazos de la Gran Torre, tiene una chimenea y un mirador, lo que evidencia su uso residencial. Originalmente el suelo se debía de encontrar cubierto de ladrillos esmaltados, las ventanas cerradas con vidrieras, y las paredes cubiertas con tapices, dotando al espacio de un aspecto muy diferente del actual.

Torre de la Vit, convertida en  Torre del Homenaje en la restauración

Otra de las funciones de la sala de la Reina fue la de distribución del espacio, debido a las cinco puertas que la comunican con la torre Mayor, la Galería Dorada, la escalera, el claustrillo, y hacia las dependencias situadas al sur. Una de las novedades que alberga este conjunto, y que se importó de los palacios franceses contemporáneos que las diferentes cortes estaban construyendo en estos años es el sistema de circulación entre las diferentes estancias. Todas se encuentran comunicadas entre sí, pero para acceder a cualquiera de ellas no es necesario entrar a una sala, interrumpiendo por tanto la actividad que se desarrollaba en ella.

Las funciones de todas estas construcciones debieron de ser eminentemente residenciales, aunque no se tiene certeza del uso cotidiano que se hizo de estos espacios. Aunque en la actualidad a las salas nobles de las dos grandes torres se las conoce con las denominaciones de sala del Rey y sala de la Reina, estos nombres no convencen a los historiadores, que se inclinan a pensar más bien en diferentes ámbitos diferenciados por el grado de privacidad, y no a estancias separadas del rey y la reina, que significaría la celebración de actos cortesanos diferenciados de los que no se tiene constancia.

Zona residencial del Palacio Real de Olite

La Torre de la Vit, situada también hacia el noreste, tiene una función práctica, pues alberga en su interior la escalera que comunica los diferentes pisos de la Torre Nueva. Es la construcción más alta de todo el palacio.

Remate historicista de la Torre de la Vit

La ampliación de las estancias palaciegas

Todas estas edificaciones debieron terminarse hacia 1410, constituyendo la parte más antigua del Palacio Nuevo. Pero en torno a esa fecha, coincidiendo con el regreso del rey de su tercer viaje por el país galo, Carlos III decidió volver a ampliar las estancias palatinas a extramuros de la villa.

Torre de las Tres Coronas

La torre Ochavada

Fue en estos años cuando se edificó la torre Ochavada, en el jardín situado a los pies de la Torre Mayor, de planta octogonal. Se trata de una construcción muy original, que responde seguramente a un capricho del Rey, con tres estancias sucedidas en altura, y cuyo uso debió de ser también residencial.

La torre Ochavada o de las Tres Coronas

La torre de "Las tres grandes finestras"

A continuación se construyeron la torre de "Las tres grandes finestras", y la Torre de la Joyosa Guarda. La primera, llamada también torre de los Cuatro Vientos, tiene una planta cuadrangular.

La torre de "Las tres grandes finestras"

Como puede deducirse por su nombre, se utilizó para servir de mirador privilegiado del palacio y de las fiestas que se realizaban a los pies. Las "tres grandes finestras" se corresponden con tres balcones que se abren a los diferentes flancos de la torre. Adosada se encuentra otro torreón, de menor altura y planta cuadrada, cuya función era servir de atalaya para los vigías.

La torre de "Las tres grandes finestras"

La torre de la "Joyosa Guarda"

La torre de la "Joyosa Guarda", es conocida también como torre de la Atalaya. Su nombre evoca de forma directa a "la Guardia Alegre" de la literatura artúrica, nombre con el que se denominó el Castillo de la Dolorosa Guarda cuando Lanzarote consiguió vencer a los guardianes y liberar a la doncella.

La torre de la "Joyosa Guarda"

Se trata de una construcción de planta cuadrangular rematada en una terraza rodeada de almenas y con un pequeño torreón circular, donde se situaría un vigía. Junto a la torre hay otro torreón de planta circular, de dimensiones más reducidas.

La torre de la "Joyosa Guarda" y vistas de las calles de Olite

El interior de esta torre carece de chimeneas, por lo que se ha supuesto un uso distinto al residencial, quizás se utilizase para desarrollar en ella actos cortesanos. El elemento más destacado es una monumental ventana con tracería gótica con el lazo eterno, símbolo del Rey.

Ventanal gótico con el lazo eterno

Aunque las torres de las "Tres grandes finestras" y la de la Joyosa Guarda en la actualidad se encuentran comunicadas por medio de una amplia terraza, originalmente no fue así. Desde la torre del Portal de Fenero partía una galería que en un momento determinado se dividía en dos, para permitir el acceso a cada una de las dos construcciones.

La torre de las tres finestras y la torre de la Joyosa Guarda

La torre del portal de Fenero

La torre del portal del Fenero también fue construida en estas fechas. Su construcción debió de responder fundamentalmente a mejorar la comunicación entre los dos extremos del palacio, aunque las salas de su interior debieron de utilizarse para funciones residenciales.

Portal de Fenero

El Claustrillo o galería de la Reina

En torno a 1418 se construyó el conocido como Galería de la Reina, aunque en los documentos se denomina como el claustrillo. Se sitúa al sureste de la Torre Nueva, y en él se dispuso un jardín que se encontraba a la misma altura que las salas nobles del palacio, para lo que fue necesario construir unos enormes arcos fajones capaces de soportar las enormes losas sobre las que se situaría la tierra dando lugar a la sala de los Arcos, conocida de forma popular como la Cueva de los Murciélagos.

El Claustrillo o galería de la Reina

El agua necesaria para regar las plantas del jardín partiría desde el aljibe del palacio, situado en la torre de la Fuent, por medio de una compleja red de tuberías. La presencia de un jardín a esta altura debió de impresionar a los contemporáneos. Esta parte del palacio se encuentra muy reconstruida, y responde, prácticamente en su totalidad, a las sucesivas restauraciones que se han acometido en el conjunto.

Capitel

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "PALACIO REAL DE OLITE, NAVARRA" en diciembre de 2017

AVISO LEGAL