Próximos cursos presenciales

Guía del Castillo de Baños de la Encina, Jaén


All rights reserved. The contents of: "GUÍA DEL CASTILLO DE BAÑOS DE LA ENCINA. CASTILLO DE BURGALIMAR" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "CASTLE OF BAÑOS DE LA ENCINA, JAÉN" son propiedad de © Arteguias.com

Guía del Castillo de Baños de la Encina, Jaén (Castillo de Burgalimar)

Introducción

El Castillo de Burgalimar, también conocido como Castillo de Baños de la Encina, es una fortaleza situada en la localidad jienense homónima, localizada en la comarca de Sierra Morena, al norte de la provincia.

Baños de la Encina y el castillo de Burgalimar

La fortaleza se encuentra emplazada en lo alto de un pequeño cerro (Cerro del Cueto), en un lugar estratégico para tener una amplia perspectiva del horizonte. Se trata de un recinto fortificado, con autonomía del pueblo. Desde aquí se controlaba el importante emplazamiento del Valle del Guadalquivir, que suponía una vía de comunicación fundamental para al-Andalus. Fue declarado Monumento Nacional en 1931.

Castillo de Baños de la Encina

Historia

Aunque el castillo de Baños de la Encina es conocido por ser uno de los mejor conservados de la etapa de dominio musulmán en la Edad Media hispana, sus inicios son muy anteriores. Excavaciones arqueológicas han demostrado que su origen es prehistórico. Ya estaba ocupado en la Edad del Bronce (cultura argárica). Más tarde fue un oppidum íbero del siglo IV. Dada la fuerte romanización posterior de esta zona, como demuestra la existencia de la no muy lejana ciudad de Cástulo, no extraña que haya restos romanos en el castillo, probablemente perteneciente a un mausoleo o edificio funerario.

Capitel romano en el patio de armas del Castillo de Baños de la Encina

Pero el recinto amurallado actual tiene su origen en los tiempos del califato Omeya. Su construcción se remonta a la segunda mitad del s. X (IV de la Hégira), y fue realizado por decisión de al-Hakam II (961-976). Es uno de los ejemplos mejor conservados en toda la Península Ibérica de la arquitectura militar andalusí. Conocemos esta cronología por una lápida fundacional conservada en el Museo Arqueológico Nacional (nº de inventario 1907/32/101), en la que puede leerse la siguiente inscripción:

"En nombre de Dios el Clemente el Misericordioso: / mandó construir esta torre el siervo / de Dios [Abdala] Alhacan [II] Almostansir bilá, / Emir Almuminin, cuya vida Dios guarde, / bajo la dirección de su cliente [servidor] y caid / Maysur Ben Alhacam; / se terminó con el auxilio de Dios [poder] y su ayuda. / Y esto fué en la luna de ramadán / del año siete y cincuenta y trescientos. Año 357"

Por tanto, las obras comenzaron en el año 967 de la era cristiana (357 de la Hégira). La fortaleza comparte similitudes con otros castillos árabes levantados por los mismos años, como el de Gormaz, en la provincia de Soria o El Vacar, en Córdoba.

Costado este del Castillo de Baños de la Encina

Tras la caída del califato el castillo fue disputado por los cristianos en varias ocasiones, debido al emplazamiento estratégico que suponía para éstos en su avance hacia el sur. De hecho fue tomado efímeramente pos distintos reyes cristianos como Alfonso VII en 1147, Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León en 1189 y las tropas aliadas tras la batalla de Las Navas de Tolosa en 1212.

Castillo de Baños de la Encina: plano en un cartel del propio monumento

Hay que esperar, sin embargo, al año 1225 cuando el Castillo de Burgalimar de Baños de la Encia fue tomado de forma definitiva por las tropas de Fernando III (1217-1252). De esta forma se incorporó a la Corona de Castilla. A partir de este año engrosó las posesiones de la orden de Santiago. En el s. XIV se acometieron algunas reformas en su interior para adaptarlo a un alcázar. La orden militar custodió el castillo hasta 1454, año en el que Enrique IV (1454-1474) lo entregó a su condestable, don Miquel Lucas de Iranzo, y se realizaron importantes intervenciones en el edificio, como la construcción de la torre del Homenaje.

Castillo de Baños de la Encina: torre del homenaje

Tras distintos avatares, el castillo de Burgalimar de la Encina fue restaurado y abierto al público. Es actualmente propiedad del Ayuntamiento de Baños de la Encina.

Maniquí de un soldado almohade defendiendo el castillo

El recinto fortificado

La fortaleza se encuentra en el interior de un recinto fortificado formando un paralelepípedo de siete lados que mide, aproximadamente, 100 m. de largo y 40 de ancho. El lienzo de la muralla se interrumpe por catorce torreones de menor tamaño, a los que hay que sumar la Torre del Homenaje, que se sitúa en el extremo nororiental, y fue construida sobre un antiguo bastión musulmán. Estos torreones son de planta cuadrada y sobresalen por encima de la muralla, adelantándose al lienzo.

Castillo de Baños de la Encina visto desde la lejanía

Las murallas están realizadas mediante bloques de tapial superpuestos, constituidos a base de pequeños cantos rodados de río embebidos en masa de mortero de arena, arcilla, cal y agua.

Castillo de Baños de la Encina: muros de tapial

Estas murallas se abren al exterior mediante pequeñas ventanas saeteras. Tanto las torres como las murallas se rematan con merlones salvo el lienzo meridional, en donde se encuentra el acceso principal. En la parte noroccidental tiene otra puerta de entrada. La mayoría de las almenas tienen formas prismática y están realizadas en hormigón, siendo fruto de una restauración realizada en el s. XX. Se han conservado algunas originales, tanto en los torreones como en los lienzos.

Torre del homenaje vista desde la población de Baños de la Encina

Los torreones menores

En la parte interior de los torreones menores puede verse vanos de los antiguos accesos a los diferentes pisos. El nivel inferior se encuentra a la altura del patio de armas. Por encima se abre un otro piso y sobre éste, había una tercera planta a la altura del paseo de ronda, la única que ha conservado las cubiertas, que son bóvedas de cañón apuntadas realizadas en ladrillo. Los suelos debían ser de madera, pues todavía hoy son visibles los huecos de las vigas en los que debían apoyarse.

Muralla y cubos almohades desde el interior

La torre del Homenaje

La torre del Homenaje o "Almena Gorda" es la construcción más imponente del conjunto, destacando tanto por su anchura como por su altura. Ya pertenece a la época de dominio cristiano y su material es distinto al resto de la fortificación: mampostería concertada y tramos de sillería.

Torre del Homenaje

Tiene una planta semicircular en el exterior, aunque en la parte interior se cierra con un muro recto. En el exterior sobresalen tres barbacanas. Está almenado, al igual que el resto del conjunto, y es la única torre que conserva en su interior la división en dos alturas, dado que en los torreones menores esto se ha perdido. Se accede a la sala del piso inferior por una escalera de factura moderna y un arco de medio punto de ladrillo. La escalera que comunica sus diferentes estancias tiene una bóveda realizada mediante aproximación de hiladas.

Sala abovedada intermedia en la torre del homenaje

En el segundo piso hay una sala que se cubren con bóveda de cañón y se abre al exterior por medio de saeteras. La construcción se remata con una azotea desde la que se divisa una impresionante panorámica.

Vistas desde la torre del homenaje

Las puertas de acceso

El castillo dispone de dos accesos, situados de forma enfrentada. La puerta principal, situada al sureste, está formada por un arco de herradura, protegido por otro arco que en origen era de medio punto, aunque en una restauración realizada en el siglo pasado se le dio forma de herradura, y que funciona a modo de hornacina.

Está flanqueada por dos torreones, y enfrente se conservan los restos de una barbacana, que es posible que también sea de época califal.

Castillo de Baños de la Encina: puerta principal

Hasta hace poco se venía repitiendo que esta estructura resultaba excepcional, dado que permitiría un acceso directo, no teniendo el característico recodo defensivo tan propio de la arquitectura militar musulmana. Sin embargo, las excavaciones arqueológicas han permitido conocer la existencia de edificaciones justo enfrente de la entrada y que obligarían a girar en ángulo recto a los posibles asaltantes.

Puerta principal

La otra puerta se sitúa en el lienzo noroccidental y debía estar destinada tan sólo al paso de personas. Se trata de un vano adintelado, de una altura reducida, que debía contar con una puerta de madera.

En el patio de armas pueden observarse los restos de un torreón circular que se une por un muro al lienzo de la muralla que hay junto a la torre del Homenaje. En el centro se encuentra el aljibe, estructurado en torno a dos naves cubiertas con una bóveda de cañón.

También existen numerosos arranques de muros diversos, consecuencia de las edificaciones acumuladas desde sus remotos orígenes hasta tiempos modernos.

Inmenso conjunto arqueológico del interior del Castillo de Baños de la Encina

(Autores del texto del artículo de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente y David de la Garma)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "GUÍA DEL CASTILLO DE BAÑOS DE LA ENCINA, JAÉN" en noviembre de 2018

AVISO LEGAL