Próximos cursos presenciales

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Iglesias Lombardas y Claustros Románicos en los bosques de Cataluña: 6, 7, 8 y 9 de junio de 2024



All rights reserved. The contents of: "STORY OF GUIDED TRAVEL TO LOMBARDIAN CHURCHES AND ROMANIC CLOISTERS IN THE FORESTS OF CATALONIA." are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "CRÓNICA E IMÁGENES DEL VIAJE GUIADO: IGLESIAS LOMBARDAS Y CLAUSTROS ROMÁNICOS EN LOS BOSQUES DE CATALUÑA: 6, 7, 8 Y 9 DE JUNIO DE 2024" son propiedad de © Arteguias.com

Crónica e imágenes del Viaje Guiado: Iglesias Lombardas y Claustros Románicos en los bosques de Cataluña: 6, 7, 8 y 9 de junio de 2024

Entre el 6 y el 9 de junio tuvo lugar la primera edición del Viaje Guiado ARTEGUIAS "Viaje paisajístico y románico: Iglesias Lombardas y Claustros Románicos en los bosques de Cataluña", nuestra primera incursión en las comarcas septentrionales barcelonesas del Bagès, Berguedá y Osona, repletas de monasterios y canónicas construidos en ese característico estilo propio, tan equilibrado y austero.

Antes de entrar en la iglesia de Cardona

Así, el jueves cogimos el AVE bien temprano desde la madrileña Puerta de Atocha y en menos de tres horas llegamos a Barcelona, donde nos esperaba nuestro autobús para iniciar la ruta. Nuestra primera parada fue la iglesia del antiguo monasterio de Sant Cugat del Racó, que si bien es poco conocida, constituye un ejemplo excepcional del románico lombardo gracias a su cimborrio de planta circular.

Preciosa iglesia de Sant Cugat del Racó

Volvimos al autobús para continuar la jornada, no sin antes disfrutar de una reconfortante comida en un restaurante de Cardona. Precisamente a esta histórica localidad dedicaríamos el resto de la tarde.

Empezamos la visita en el imponente Castillo, sede de una de las familias más poderosas del momento, los vizcondes de Cardona, quienes jugaron un papel clave en el desarrollo histórico y social de la Cataluña medieval. El conjunto monumental está integrado por la legendaria Torre de la Minyona, la soberbia colegiata lombarda de Sant Vicenç, de dimensiones catedralicias, y su claustro gótico parcialmente restaurado, en el que muy acertadamente se han reconstruido las pinturas murales que una vez lo decoraron.

Foto de familia en el interior de la colegita de Cardona

Tras una breve parada técnica, descendimos a la Villa y recorrimos sus señoriales calles plagadas de palacetes, que dan cuenta de la importancia que tuvo esta ciudadela en época condal. Visitamos algunos de sus monumentos más célebres, como la capilla de Santa Eulalia y la Iglesia gótica de Sant Miquel.

Recorriendo Cardona visitamos la iglesia de San Miguel

Tras este agradable paseo, dimos por finalizado el día y nos retiramos a nuestro hotel en Sabadell para cenar y descansar.

El viernes lo dedicamos por completo a visitar los tres grandes centros religiosos de la región. A primera hora de la mañana, nos dirigimos a la pequeña localidad de L'Estany, donde se encuentra el antiguo cenobio de Santa María.

Explicaciones en el claustro del monasterio de L'Estany

De época medieval solo queda la iglesia, que responde al típico esquema de cruz latina y bóveda de cañón; y el claustro, el elemento más sobresaliente de todo el conjunto por la enorme variedad de capiteles historiados que presenta y su excepcional estado de conservación. Podríamos habernos pasado horas comentando y admirando cada uno de ellos.

Foto de grupo posando en el interior del claustro

Nuestra siguiente parada fue la Canónica de Santa María de Lluçá, otra de las grandes desconocidas catalanas aunque de enorme importancia patrimonial por los numerosos elementos arquitectónicos, escultóricos y pictóricos que atesora, como su magnífico claustro del siglo XII o la colección de pinturas del XIV que se custodia en el pequeño museo anexo.

Visitando el claustro de Santa María de Lluçá

A la hora de la comida paramos en un acogedor restaurante en Tavérnoles, donde pudimos probar algunos platos típicos antes de continuar nuestro periplo.

Por la tarde nos acercamos a Sant Pere de Casserres, ubicado en una península sobre el río Ter a la que solo se puede acceder a pie, por lo que disfrutamos de un relajante paseo por el frondoso bosque.

Sant Pere de Casserres

El recinto monástico está presidido por la magna iglesia basilical lombarda, cuyas enormes proporciones nos hablan de la riqueza que alcanzó Sant Pere en el siglo XII. A su alrededor se dispone un coqueto claustro y las dependencias de los monjes musealizadas, así como un antiguo cementerio y un hospital, donde hoy se proyecta un interesante audiovisual con la historia del lugar.

En el claustro de Sant Pere de Casserres

La belleza del entorno es indiscutible, por lo que dispusimos de un largo tiempo libre para dar rienda suelta a nuestras cámaras y pasear a nuestro ritmo por el complejo. Antes de volver al autobús paramos a tomar un refresco en la agradable terraza del monasterio, desde donde contemplamos una panorámica sin igual del río mientras charlamos animadamente. Sin duda, fue una forma estupenda de cerrar el día.

El sábado por la mañana nos acercamos a la vecina ciudad de Manresa para conocer su Basílica de Santa María, unos de los mejores templos góticos de Cataluña que además ha sabido conservar y musealizar los restos del templo románico sobre el que se asienta.

Llegada a la Seu de Manresa

Sin embargo, su valor reside sobre todo en la magnífica colección de retablos góticos que posee, como el del Espíritu Santo de Pere Serra. Pero nosotros nos quedamos como preferido con el llamado Frontal Florentino del siglo XIV, una obra maestra del bordador italiano Geri di Lapo que nos fascinó a todos por su intrincada delicadeza.

Retablo de Pere Serra

Después de un aperitivo en la Plaza Mayor de Manresa y una rica parrillada típica, encaramos la jornada de la tarde rumbo Berga. A las afueras de este pueblo encontramos la aparentemente humilde iglesia de Sant Quirze. Enclavada en lo profundo del bosque, recorrimos un bonito sendero parejo a un río cristalino y cruzamos un puente medieval para llegar hasta ella.

Visita al interior de Sant Quirze de Pedret

Sant Quirze es una de las manifestaciones artísticas más importantes de Cataluña, tanto por su antigüedad, ya que es prerrománica; como por la decoración mural de su interior que llegó a crear una escuela propia, y que hoy podemos admirar en el Museo Episcopal de Solsona y en el MNAC. Para muchos de nuestros viajeros, esta ha sido una de las joyas del viaje al combinar perfectamente paisaje, historia y arte.

Reproducción de las pinturas románicas del ábside meridional

Nuestra última parada del día fue el coqueto municipio de Sant Jaume de Frontanyà. Esta pintoresca localidad se ha hecho famosa entre los amantes del arte medieval por su iglesia, templo de una antigua canónica agustiniana. Espectacular por su volumen y armoniosas formas, destaca por su inusual cimborrio de doce caras.

Posando ante Sant Jaume de Frontanyà

Tras haber contemplado tan bellos paisajes, dimos por finalizado el día y regresamos a Sabadell para descansar de cara al día siguiente.

El domingo salimos temprano para aprovechar el día antes de coger el AVE de vuelta a Madrid. Nos dirigimos hacia Vic pero antes hicimos una parada para conocer la gallarda iglesia de Santa Eugenia de Berga, que aúna el estilo lombardo con el románico internacional, como apreciamos en su profusamente decorada portada occidental.

Santa Eugenia de Berga

Una vez llegamos a Vic paseamos por su rico conjunto histórico-monumental, que abarca desde la época romana hasta nuestros días. Así, visitamos el Templo Romano y la catedral, un ecléctico edificio neoclásico que reutiliza estructuras anteriores.

Entrando en el Museo de Arte Medieval de Vic

Sin embargo, nuestro principal objetivo era el fantástico Museo Episcopal, que alberga una valiosísima colección de arqueología, artes suntuarias, esculturas y pinturas desde el Románico hasta el siglo XVIII.

Analizando el retablo de alabastro proveniente de Sant Joan de les Abadesses

Aunque podríamos habernos pasado horas recorriéndolo y comentando todas sus piezas, centramos nuestra atención en aquellas románicas y góticas, como las pinturas murales de Sant Martí del Brull y Sant Sadurní d'Osomort, las tablas del altar de herencia ortodoxa de Lluçà o el finísimo retablo de alabastro proveniente de Sant Joan de les Abadesses.

Tabla lateral del altar de Llucá

Consideramos que el MEV fue el broche de oro para este viaje cargadísimo de arte. Tras una última comida familiar en la propia localidad de Vic, cogimos nuestro autobús hacia la estación de Barcelona Sants y embarcamos a la hora prevista, llegando puntuales a Madrid.
¡Gracias por viajar con nosotros una vez más, nos vemos pronto!

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Viajes Guiados

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

AVISO LEGAL