Próximos cursos presenciales
Monasterio de Gardefes

Comprar libro

Título: EL MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE GRADEFES

Título: ENCICLOPEDIA DEL ROMÁNICO EN CASTILLA Y LEÓN. PROVINCIA DE LEÓN (1 TOMO)

Comprar libro

Título: LA INTRODUCCIÓN DEL CÍSTER EN ESPAÑA Y PORTUGAL

Comprar libro

Título: GUÍA DEL ROMÁNICO EN ESPAÑA





All rights reserved. The contents of: "MONASTERY OF GRADEFES" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "MONASTERIO DE GRADEFES" son propiedad de © Arteguias.com

Monasterio de Gradefes

Introducción

Cabecera del Monasterio de Gradefes. LeónSe trata de un monasterio fundado en 1177 como cenobio cisterciense femenino por monjas procedentes de Tulebras (Navarra).

De estas fechas es la impresionante cabecera, inspirada en el de Moreruela (Zamora).

Como veremos de manera pormenoriza más adelante, la cabecera es una espacio amplio con arcos, columnas y ventanas que dan gran luminosidad y sensación de amplitud. Rodeando el ábside hay un deambulatorio en el que se abren tres capillas radiales.

Desgraciadamente tan prometedora construcción debió quedarse sin fondos y no pudo completarse como se proyectó.

Sala Capitular vista desde el claustro

GradefesComo veremos, otro espacio interesante es la entrada a la Sala Capitular con los habituales haces de columnas que soportan coquetos arcos decorados con zigzags.

Historia y arte en el monasterio de Santa María la Real de Gradefes

El monasterio de Santa María la Real de Gradefes se sitúa en la zona de Rueda, en la localidad del mismo nombre. Pertenece a una comunidad femenina de monjas cistercienses. Las obras del monasterio comenzaron a finales del siglo XII aunque, como ocurre con la mayoría de los monasterios del Cister en la Península Ibérica, se terminó en época gótica. Salvo un pequeño paréntesis de tres años en el siglo XVI, el edificio siempre ha estado habitado por una comunidad de monjas. La iglesia del monasterio fue declarada Monumento Histórico-Artístico en el año 1924; y en 1985 todo el conjunto se declaró Monumento de Interés Cultural.

La fundación del monasterio

Placa de conmemoración de la fundación del Císter

La fundación del monasterio se debe a la noble leonesa Teresa Petri, que fue además su primera abadesa. Teresa Petri fue la mujer del caballero García Pérez, que en el año 1151 recibió del rey Alfonso VII todo el patrimonio de realengo que éste tenía en Gradefes. A la muerte de su marido en el año 1166 Teresa Petri decidió fundar un señorío eclesiástico con un monasterio del que se nombró abadesa, cargo que ocupó hasta su muerte en el año 1187. En 1168 este monasterio sería ocupado por una comunidad de monjas procedentes del monasterio cisterciense de Santa María de la Caridas (Tulebras, Navarra), de quien dependería en un primer momento. En el lado norte de la iglesia se conserva una inscripción fundacional en la que se puede leer en latín la siguiente inscripción:

"En la era 1215 [año 1177], kalendas de marzo [día 1 de marzo], fue fundada esta iglesia de Santa María de Gradefes por la abadesa Teresa".

Sala capitular

Tradicionalmente se ha considerado esta fecha como el momento en el que se iniciaron las obras de la iglesia. En el año 1189 la comunidad de monjas dejó de depender del monasterio navarro, para someterse a la jurisdicción del monasterio real de las Huelgas (Burgos), que se había fundado tan sólo dos años antes.

Estructura columnaria del interior de la iglesia

Durante esta primera etapa el monasterio gozó de una próspera economía, y ello le permitió crear dos casas filiales: Santa Coloma de las Monjas (Benavente) en el año 1181 y Otero de las Dueñas (León) en 1245, este último, desaparecido por completo. En estos primeros años el cenobio gozó de las rentas y los privilegios reales que consiguió para él su fundadora, Teresa Petri, gracias a su influencia que tenía sobre el rey. En esta primera etapa, el convento llegó a tener poder para ejercer jurisdicción civil y criminal sobre varios pueblos. Fue en esta época cuando se iniciaron las obras de una monumental iglesia, así como los claustros y las dependencias anexas.

Letrero del Monasterio Cisterciense

La iglesia

Se pueden diferenciar tres fases en la construcción de la iglesia: un primer momento, que se corresponde con la etapa fundacional del último cuarto del siglo XII, cuando se construyó el crucero y la cabecera con el deambulatorio, siguiendo la estética del románico tardío; una segunda fase en el siglo XIV, cuando se realizaron las bóvedas de la girola y se construyó el primer tramo del cuerpo de la iglesia; y un tercer momento, ya en el siglo XVII, al que obedece la prolongación de la nave central y la de la epístola, y la construcción del coro.

Iglesia del Monasterio de Gradefes: cabecera

En un primer momento, la iglesia preveía una gran monumentalidad, tal y como se puede ver en el crucero y el deambulatorio. Aunque la girola se cubre con bóvedas de arista, realizadas en el siglo XIV, los soportes revelan que el proyecto original proyectaba un abovedamiento románico. Sin embargo, a lo largo del siglo XIII, la comunidad atravesó serias dificultades económicas, y esto impidió que se finalizase la construcción de la iglesia según el proyecto original. Las obras se paralizaron, aunque es posible que se avanzase en la construcción de la sala capitular y las dependencias monásticas. En el siglo XIV se terminó el templo, añadiendo a la cabecera un primer tramo de tres naves, que siguen ya la estética gótica.

Exterior de la cabecera de la iglesia del Monasterio de Gradefes desde el norte

La cabecera de la iglesia tiene planta semicircular. El ábside se precede de un presbiterio, y se comunica con el deambulatorio por medio de arcos apuntados. Sobre estos, una pequeña moldura lo divide en dos cuerpos, situándose en el superior cinco ventanas con arcos de medio punto que permiten la iluminación del edificio.

La misma cabecera desde el sur

El deambulatorio se divide en siete tramos, y en los centrales se abren tres absidiolos, que tienen su reflejo en el exterior del edificio, y que presentan pequeñas ventanas en forma de aspillera. Quizás también formaba parte del proyecto inicial construir dos absidiolos más en los tramos laterales.

En el segundo tramo de la girola hay dos sepulturas yacentes, que se han identificado con los sepulcros de García Pérez y su esposa, Teresa Petri, fundadora del monasterio. Estos sepulcros fueron trasladados desde el monasterio de San Benito de Sahagún (León), donde fueron enterrados en un primer momento, atendiendo a las mandas testamentarias.

Sepulcros de García Pérez y su esposa, Teresa Petri

El ábside central se abre a la iglesia por medio de un gran arco de medio punto, que apoya en estilizadas medias columnas adosadas al muro.

Alzado de la cabecera

Son dos las peculiaridades de la iglesia de Gradefes. En primer lugar, el deambulatorio, que ya había aparecido en el monasterio de Moreluela (Zamora), fundado en el año1132. Y en segundo lugar, y unido a este deambulatorio, las capillas que lo rodean, y que se encuentran en la cabecera del templo. Gradefes es el único ejemplo de esta singular tipología arquitectónica en un monasterio cisterciense femenino; aunque sí que pueden verse en varios monasterios masculinos, como Santa María de Moreruela (Zamora); Santa María de Fitero (Navarra); Santa María de Veruela (Zaragoza); Santa María de Poblet (Tarragona), así como en la catedral de Ávila.

Girola

El profesor Isidro Bango afirma que estas capillas obedecen a una función práctica, ya que de esta forma se podían celebrar diferentes oficios a la vez, lo que indica el gran número de capellanes y la intensa actividad que debía de haber en estos monasterios. Según este profesor, en todos estos monasterios este modelo responde a una interpretación libre de la tipología creada por Claravall II.

Capilla de la girola

En pocos lugares como en la cabecera de Gradefes puede percibirse tan claramente las sensación de orden, perfección y esencialidad de las construcciones cistercienses.

La girola de Gradefes es una soberbia obra arquitectónica

Escultura

Otro de los aspectos que sorprende de esta iglesia es la presencia de escultura figurada, tan aborrecida por el impulsor de la Órden, San Bernardo de Claraval.

Un centauro sagitario en la clave de una bóveda

En efecto, aunque en el interior, los capiteles son mayoritariamente vegetales y de esquematismo geométrico (uno de ellos, incluso, lleva arcos sobre columnas como si se tratase de un claustro) también los hay con cabezas humanas y animales fantásticos, mayoritariamente arpías.

Capitel con arpías

Por su parte, en el exterior también hay algunos canecillos historiados, con escenas como una lucha entre dos hombres u un Pesaje de almas.

Gradefes: otro capitel figurado con arpías encapuchadas

Las portadas de la iglesia

La iglesia conserva cuatro portadas, dos en el lado de sur, o de la epístola y dos en el lado norte, o del evangelio.

En la nave norte se sitúa la más antigua de todas, que también es la única accesible al público, realizada en el siglo XIII. Se trata de una portada sencilla, con jambas que sostienen un doble arco apuntado, decorado en su exterior con un friso en zigzag, y enmarcado con una moldura doble paralela al arco.

Puerta de ingreso a la iglesia desde el norte

En el mismo lado del evangelio, pero en el costado septentrional, hay otra portada, que en la actualidad está cegada y se encuentra en muy mal estado de conservación. Es una portada sencilla, con un triple arco apuntado sostenido por jambas.

Puerta cegada

En el costado oeste del muro sur se encuentra la puerta que comunica la iglesia con la sacristía. Es la más sencilla de todas, con un arco apuntado, y un friso decorado con motivos geométricos.

Por último, la portada occidental del lado de la epístola, permite el acceso desde la iglesia al claustro. Está compuesta por un triple arco apuntado, que descansa sobre pequeñas columnas, con capiteles decorados con formas vegetales.

Puerta de comunicación entre el templo y el claustro

El claustro, la sala capitular y las dependencias monásticas

Cuando las obras de la iglesia se paralizaron, en un momento indeterminado del siglo XIII, debieron de continuarse en el claustro, que se sitúa al sur del templo. El lienzo este, al que se abre la sala capitular, fue el primero que se realizó, y es el único que se conserva de la Edad Media. El profesor Isidro Bango ha hecho notar que el descenso de la calidad de la labra evidencia que pertenece a una segunda fase constructiva; mientras que el profesor José Carlos Valle, uno de los mayores especialistas de arquitectura cisterciense, considera que debió de construirse en torno a 1190, esto es, en el mismo momento que la cabecera del templo.

Arquerías del claustro

La mayoría de las dependencias monásticas fueron sustituidas en el siglo XVII, así como las otras tres pandas del claustro, que originalmente fueron construidas en el siglo XII, pero que tuvieron que ser demolidas debido a diversas ampliaciones del monasterio.

Arquería de la sala capitular

La Sala Capitular se abre al claustro por medio de siete arcos ligeramente apuntados, el central más ancho y más largo. Estos arcos apoyan sobre dos columnas en los laterales y cuatro en el central, que a su vez descansan sobre un zócalo corrido. Los capiteles son muy sencillos, casi planos. Tienen decoración vegetal, y son muy similares a los de la portada de acceso al claustro. La rosca de estos arcos tiene una decoración en zigzag paralela, similar a la que aparece en la más antigua de las portadas de la iglesia, así cómo en los monasterios de Carracedo y Sandoval. Si no fuese porque se trata de un motivo decorativo muy común en estos edificios, este detalle podría ayudar a fechar el claustro en la misma etapa constructiva que la iglesia, hipótesis que apoyaría la teoría planteada por el profesor José Carlos Valle. En el interior de la sala capitular se conservan algunos elementos medievales, como dos sarcófagos cobijados bajo un nicho con arco de medio punto en los muros norte y sur.

Esculturas destacadas del monasterio

El monasterio alberga un pequeño museo, donde se conservan algunas piezas de notable interés. En su mayoría son objetos de orfebrería realizados en época moderna. Una de las piezas más destacadas es una Virgen de aproximadamente un metro de altura, realizada en el siglo XIII y repintada en el siglo XVI. La figura de la Virgen conserva una corona que simboliza su realeza, y una sencilla toga. En su mano derecha sostiene una esfera, símbolo de la manzana del pecado original que ensalza el papel de María como intercesora ante los hombres, y con la mano izquierda sostiene a Jesús, que se encuentra sentado sobre la rodilla de su madre, bendiciendo con la mano derecha, y sosteniendo un libro con la mano izquierda, donde se puede leer en latín la frase "El verbo se hizo carne y habitó entre nosotros".

En el Museo Catedralicio Diocesano de León se puede ver otra Virgen entronizada que procede del monasterio de Gradefes. Se ha fechado en el siglo XII, y es de menor tamaño que la que se conserva en el museo del monasterio. Se trata de una imagen de una Virgen hierática, a la que le falta el brazo derecho. Con el contrario, sostiene al niño, que bendice con la mano derecha, y con la izquierda sostiene una esfera cósmica. En este museo también se conserva un pequeño altar portátil, que también procede de Gradefes.

Por último, el Museo Arqueológico Nacional atesora unas imágenes policromadas de María y san Juan, que formaban parte de un calvario gótico, cuya taya principal, una imagen del Cristo crucificado, se conserva en la Biblioteca del monasterio.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
VÝctor Lˇpez Lorente)

 

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Monasterios
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "MONASTERIO DE GRADEFES" en abril de 2015

AVISO LEGAL