Redes sociales Suscripción al Boletín Informativo de ARTEGUIAS Instagram Arteguias Twitter Arteguias Canal Youtube Arteguias Facebook Arteguias
Próximos Viajes Guiados
Próximos cursos presenciales
ARTE ROMÁNICO rutas libros ARTEGUIAS
Viajes guiados
Cursos y seminarios presenciales
Barra de menú Suscripción al Boletín Informativo de ARTEGUIAS ARTE ROMÁNICO rutas libros ARTEGUIAS Información sobre el portal del arte románico ARTEGUIAS Noticias de patrimonio y monumentos - ARTEGUIAS Libros de arte - libreria de Arteguias Libros Historia Medieval y Medievalismo Documentales Vídeo y Música Arteguias Maquetas de monumentos ARTEGUIAS Artesanía medieval ARTEGUIAS Viajes guiados Revistas de Arte - libreria de Arteguias Tiendas Arteguias Tiendas Físicas Arteguias Boletines (Newsletters) Arteguias Cursos y seminarios presenciales Acceso a cursos de arte por Internet

Monasterio de Alcobaça, Portugal


Viajes guiados
Librería de arte

Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICO

Comprar libro

Título: ARQUITECTURA ROMÁNICA

Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICO

Libros de arte - libreria de Arteguias


Información Arteguias


Arteguias

Inglés
The text of: "MONASTERY OF ALCOBAÇA, PORTUGAL" are property of © Arteguias.com

Castellano
Los textos de "MONASTERIO DE ALCOBAÇA, PORTUGAL " son propiedad de Arteguias.com.

Barra de Redes Sociales Suscripción al Boletín Informativo de ARTEGUIAS Canal Youtube Arteguias Facebook Arteguias Twitter Arteguias Instagram Arteguias

Guía del Monasterio de Alcobaça, Portugal

Introducción y algunos apuntes históricos

Libro: Iconografía y Simbolismo RománicoEl Monasterio de Santa María de Alcobaça es, probablemente, el monumento medieval más relevante de nuestro país vecino. Dada su magnífica monumentalidad y buena conservación de la iglesia abacial y de las dependencias monacales fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en el año 1989, Asimismo en 2007 fue elegido como una de las Siete Maravillas de Portugal junto a los castillos de Guimarães y Óbidos, los monasterios de Batalha y de los Jerónimos de Belém, el Palacio da Pena en São Pedro de Penaferrim y la Torre de Belem en Lisboa.

Iglesia del Monaterio de Alcobaça

Para los portugueses, la Abadía de Alcobaça constituye no sólo un hito patrimonial de gran relevancia sino también histórico porque está ligado a su nacimiento como reino pues su fundador fue el primer monarca de Portugal, Afonso Henriques. En efecto, pocos años después de su victoriosa conquista de Santarem a los musulmanes (1147), el rey Alfonso lo fundó en abril de 1153, pocos meses antes de la muerte de Bernardo de Claraval, realizando la donación de terrenos a la Orden del Císter, que en aquellos tiempos vivía su máximo apogeo en toda la Europa Occidental. La Casa Madre fue Claraval y de este monasterio francés llegaron los primeros monjes para ocuparlo.

Monasterio de Alcobaça: entrada a la sala capitular

Sin embargo, no fue hasta 1178 cuando comenzaron las obras de la iglesia y del conjunto monástico siendo finalizado el conjunto cerca de 100 años después, en pleno siglo XIII. Concretamente las dependencias claustrales no terminaron hasta 1223 y la iglesia se terminó en 1252. El propio claustro no estuvo completado hasta un siglo después, el XIV.

Monasterio de Alcobaça: tranepto de la iglesia con los sarcófagos de  Don Pedro I y Doña Inés

Como consecuencia de esta cronología constructiva, los monjes no se instalaron hasta 1223. Hay noticias, posiblemente muy exageradas, de que este pujante cenobio llegó a tener en su cenit casi mil monjes, que celebraban misas por turnos, sin interrupción.

Claustro del monasterio

Los esforzados monjes cistercienses y sus subalternos lo legos civilizaron el agreste lugar, plantando cereales, viñedos y olivares; instalaron fraguas y explotaron minas y salinas. Llegaron a crear escuelas públicas de agricultura y una farmacia, una imprenta, etc.

Puerta románica

Su ubicación fronteriza propició que en 1195 un ejército almohade incendiara lo que se había construido hasta la fecha pero Alcobaça estaba llamado a ser el monasterio más importante del reino hasta la construcción de Santa Maria da Vitória.

Claustro y una de las torres campanario del Monasterio de Alcobaça

En el siglo XVIII resurgió la agricultura, y la zona de Alcobaça era una de las más productivas de Portugal. Por aquel siglo se restauraron dependencias del monasterio y se modificó la fachada principal de la iglesia transformando la austeridad cisterciense con la sobreabundante decoración barroca.

Sufrió una parcial destrucción durante el terremoto de Lisboa de 1755 y el saqueo de las tropas napoleónicas de 1811. En 1834 se produjo la exclaustración de los monjes como consecuencia de la supresión de las órdenes religiosas. Por suerte, unas pocas décadas después fue anexionado al Estado lo que impidió que la ruina creciese en cascada como suele suceder cuando este tipo de complejos edilicios no gozan de las necesarias y casi continuas obras de mantenimiento.

Sala de Monjes

Arquitectura

Como indicamos anteriormente, el mérito de Alcobaça radica en la monumentalidad de su iglesia y dependencias y su buen estado de conservación. Sobresalen especialmente su iglesia abacial, el claustro del silencio con su lavatorio, el dormitorio de los monjes, la sala capitular, el refectorio, la cocina, el claustro de D. Dinis, la Sala de los Reyes, etc.

Arquitectura de la iglesia abacial del Monasterio de Alcobaça, Portugal

La iglesia abacial

Inspirado en la iglesia de Clairvaux (Claraval, Francia), es un enorme edificio de dimensiones catedralicias. Su longitud es de 106 metros, 23 de ancho y una altura de 20 metros en las bóvedas de la nave central. Está constituido en planta por un cuerpo de tres naves, transepto también de tres naves y cabecera con capilla mayor rodeada por una girola semicircular que se abría a un total de nueve capillas radiales.

Bóveda de la dirola de la iglesia del monasterio

Los arcos formeros son apuntados y caen sobre pilares con semicolumnas en sus frentes. Las que recogen los perpiaños están truncadas y se apoyan en ménsulas apiramidadas inversas. Las bóvedas son de crucería sencilla cuatripartita. La sensación de verticalidad es impresionante, superior a la de otros templos cistercienses contemporáneos. A ese efecto de elevación no es ajena la moderada anchura de sus naves laterales lo que enfatiza el sentido ascensional.

Nave lateral norte de la iglesia abacial

En su transepto encontramos los sarcófagos góticos de Pedro I y Doña Inés, obras del siglo XIV y consideradas como de lo mejor de la escultura funeraria medieval en Portugal. El primero muestra al monarca con espada y corona y en los flancos relieves sobre la vida de San Bartolomé, así como escenas de la vida de Pedro y de Inés dentro de una singular representación de las ruedas de la vida y de la fortuna.

Detalle de la sepultura de de Pedro I

El sarcófago de Doña Inés de Castro tiene también su lauda con su figura yacente con la cabecera coronada rodeada por seis ángeles. Los laterales tienen escudos de Portugal y de la familia castro y debajo pasajes del Nuevo Testamento (Ciclo de la Natividad, Ciclo de la Pasión y un espectacular Juicio Final). Los apoyos son seis figuras antropomorfas y se dice que tres de ellas tienen las caras de sus asesinos.

Sarcófago de Doña Inés de Castro

En la capilla meridional del brazo sur del transepto se encuentra la Capilla de San Bernardo con un grupo escultórico donde se representa la muerte de este impulsor del Císter, obra del siglo XVII. También aquí se conservan los sarcófagos de los Reyes Afonso II y Afonso III.

Capilla de San Bernardo

En el siglo XVI se aprovechó una de las capillas radiales de la girola para realizar una estancia dedicada a sacristía de estilo manuelino, luego parcialmente reconstruida en el siglo XVIII tras el terremoto de Lisboa.

Acceso a la sacristía

Panteón Real

El Panteón Real es un edificio al brazo meridional del transepto. Aunque es obra del siglo XVIII llama la atención porque guarda armonía con el resto del monasterio medieval y es que se considera la primera obra neogótica de Portugal. Alberga, entre otras, las tumbas góticas de Urraca de Castilla y Beatriz de Castilla, casadas respectivamente con los monarcas Afonso II y Afonso III.

Panteón real

Fachada de la iglesia abacial

Una de las partes de la iglesia abacial de Alcobaça que más sorprende es su fachada donde se combinan partes medievales con añadidos barrocos fruto de la remodelación de 1725. La puerta cisterciense es de grandes dimensiones con numerosas arquivoltas apuntadas sobre columnas. También tiene un gran rosetón en la misma ubicación que el medieval. Los añadidos barrocos se concentran, además de en las dos torres, en pilastras y en varias estatuas, algunas dispuestas bajo doseletes. Entre ellas vemos a San Benito, padre del monacato benedictino, y a San Bernardo de Claraval. La estatua más alta es la imagen de Nuestra Señora de la Asunción.

Fachada de la iglesia del Monasterio de Alcobaça

Claustro del Silencio o de Don Dinis

Alcobaça cuenta con cinco claustros, si bien sólo uno, el más valioso, se puede visitar. Nos estamos refiriendo al llamado Claustro del Silencio o de Dionisio I (Dinis I). Se trata de uno de los claustros más grandes que construyó la Orden del Císter a lo largo de su historia. Consta de dos pisos. El primero es de comienzos del siglo XIV y fue finalizado en 1311, de características románico-gótico con grupos de tres arcos apuntados sobre parejas de columnas pareadas con rosetón encima, separados entre sí por contrafuertes.

Claustro

El superior ya es del siglo XVI, obra renacentista de los arquitectos Diogo y João del Castilho. Las galería se abren al patio mediante grandes arcos carpanel que extradosan tres arcos de medio punto peraltados sobre columnas. A pesar de la distancia temporal entre el claustro inferior y el superior, la sabia arquitectura de este último armoniza perfectamente, no sintiéndose un choque estético entre ambas partes.

Detalle de la arquería del claustro

Frente al refectorio se encuentra el lavatorio que servía para asearse entes de entrar al refectorio o comedor. Tiene estructura de templete de planta hexagonal con dos pisos superpuestos de arquerías. La bóveda es de crucería y en el centro está la pila para el agua, obra renacentista con finas decoraciones.

Comunicación entre el claustro y el lavatorio

Sala Capitular

La sala capitular está perfectamente conservada y restaurada. De planta completamente cuadrada, está dividida en nueve espacios mediante cuatro pilares octogonales rodeados de ocho semicolumnas.

Entrada a la sala capitular

Las bóvedas son de crucería. Pero, con todo, lo más espectacular es la comunicación con la panda del capítulo del claustro. La puerta es de arquivoltas semicirculares sobre columnas. A los lados, como es costumbre, se abren dos parejas de vanos de medio punto sobre ocho columnas. Todo es sobrio, elegante y monumental.

Sala capitular del Monasterio de Alcobaça

Sala de Monjes o Scriptorium

Se ubica en la esquina nordeste del claustro, recuerda por sus bóvedas y columnas a la sala capitular. Tiene la particularidad de poseer un suelo escalonado en descenso para contrarrestar la irregularidad del terreno donde se construyó.

Sala de Monjes

Dormitorio de los Monjes

Situado como era habitual en los monasterios cistercienses en el piso superior de la panda del capítulo, es sencillamente espectacular. Es una enorme sala de 65 metros de longitud divida entres naves mediante gruesas columnas que reciben los nervios de la bóveda de crucería.

Dormitorio de los monjes

Se conservan tanto la escalera que bajaba a la panda del capítulo como la de Maitines que conducía al interior del templo. También se conserva una ventana que comunica visualmente el dormitorio con la iglesia con el fin de de que los monjes enfermos pudieran asistir a la misa sin tener que bajar al templo.

Refectorio

Es una enorme sala rectangular con ocho grandes columnas que junto a las ménsulas de los muros perimetrales permiten la cubrición con bóvedas de crucería de sus quince espacios formados. En uno de los muros se practicó una escalera que conduce al púlpito mediante una arquería arcos rampantes sobre columnas.

Escalera al púlpito del refectorio

Cocina

La cocina que vemos en Alcobaça no es la original de la Edad Media porque fue reconstruida en el siglo XVIII. Destaca su gran chimenea sostenida por columnas de hierro. Los muros se cubrieron con azulejos.

Otras dependencias interesantes

Como todo monasterio cisterciense, y especialmente si es de la magnitud del de Alcobaça, el conjunto de dependencias se asemeja a una pequeña ciudad con espacios intercomunicados. Por eso, hay que citar otras dependencias interesantes como la Sala de los Reyes, aneja a la esquina sureste del claustro. Es una estancia construida en el siglo XVIII de planta cuadrada con grandes columnas toscanas y donde se exponen las estatuas de los reyes de Portugal realizadas por los propios monjes. En la zona inferior de sus muros hay varios mosaicos de azulejos pintados cuyo temática es una serie de momentos clave de la historia de la fundación del monasterio.

Azulejos de la sala de los reyes. Alcobaça

Libro: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO ROMÁNICO

Suscripción Suscripción al Boletín Informativo de ARTEGUIAS
 
Página Principal ARTE ROMÁNICO rutas libros ARTEGUIAS
 
Monografías Monumentos España
 
Monasterios Monasterios España
 

Cursos Online
Próximo viajes guiados
Próximos cursos presenciales
Acceso a cursos de arte por Internet
Viajes Guiados
Cursos y seminarios presenciales

Última actualización de "GUÍA DEL MONASTERIO DE ALCOBAÇA, PORTUGAL" en abril de 2022

AVISO LEGAL