Próximos cursos presenciales

Monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles


The text of: "MONASTERY OF SANT SERNI DE TAVÈRNOLES, LLEIDA " are property of © Arteguias.com


Los textos de "MONASTERIO DE SANT SERNI DE TAVÈRNOLES, LLEIDA " son propiedad de © Arteguias.com

El autor de las imágenes del exterior es José Ángel García Zapata salvo el estuco, cuyo autor es Catalan Art & Architecture Gallery (Josep Bracons). Autor de la imagen del baldaquino: enfp. Autor de la imagen del altar: Vinals

Guía del Monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles, Lleida

 

La localización del monasterio

San Saturnino de Tavérnolas, en catalán Sadurní de Tavèrnoles o Sant Serni de Tavèrnoles es un monasterio románico situado en la localidad de Anserall (en Valls de Valira), una pequeña población de menos de cien habitantes ubicada en el Alto Urgel, en la provincia de Lleida, en la margen derecha del río Valira. El monasterio se ubica a unos 300 m. hacia el norte cruzando el río Valira a su paso por la localidad. Actualmente las dependencias monásticas están en prácticamente en ruinas, pero fue un importante centro monástico hasta el siglo XIV.

Monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles

El patronímico actual, Sant Serni, deriva de algunas palabras de origen occitano, tales como Sernin, Cernin, o Fermin. La primera vez que aparece documentado el nombre completo del monasterio (Sant Sadurní de Tavèrnoles) de forma continuada es hacia el año 1259, si bien ya se cita esta denominación, aunque de manera esporádica, en el acta de consagración del año 1040 (Tavèrnoles) y en otro documento fechado el 6 de junio de 970.

Los orígenes del centro monástico

El Monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles es un cenobio de origen visigótico de fundación episcopal. Los orígenes del monasterio no están muy claros y su fundación es confusa, pero la tradición más antigua dice que San Eudaldo, un personaje legendario y sin base histórica fiable, fundó el monasterio, trayendo las reliquias de San Saturnino, a quien se consagra el complejo, no pudiendo precisar la fecha exacta de la fundación. Por otra parte, según la leyenda, en algún momento del siglo VI d.C., el duque Leunebaldo de Tolosa mandó construir sobre su tumba un templo dedicado a Saint-Sernin-du-Tour. Se cree que el topónimo Tavèrnoles deriva de tabernulae o tabernula lo que lleva a pensar que sería un lugar en el que se realizaría algún tipo de hospedaje, servicio de postas para la sustitución de caballerías y otros servicios a los viajeros. Es decir, se trataba posiblemente de un lugar estratégico en el paso del camino real que comunicaba los valles de Andorra con la llanura de la Seo de Urgell. También sería un núcleo principal de hospedaje de los peregrinos que discurrían por el camino andorrano de Santiago de Compostela.

En el siglo VIII d.C., El cenobio está administrado por el abad Félix, que consiguió ser obispo de Urgell, pero que fue obligado a abdicar por defender el adopcionismo, considerado herejía por la Iglesia. De manera general, se considera que el monasterio existía en época visigótica, manteniendo el culto durante el periodo islámico. El monasterio estuvo vinculado a la diócesis de Urgell. Durante este primer periodo (siglo VIII-IX) es posible que se siguiese la tradición visigótica, estando la comunidad gobernada por algún tipo de pacto monástico fijado entre los monjes y el abad.

Monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles: interior del ábside principal

El edificio. Características

De la primera época del monasterio sólo queda actualmente en pie la gran cabecera de la iglesia. De ábside orientado hacia el oeste, también se conserva del templo el transepto, rematado por unos absidiolos. Sabemos que el templo original constaba de tres naves, si bien éstas no se han conservado en su totalidad y sólo podemos sólo quedan en pie algunos vestigios de muros con restos de arcos. A día de hoy, quedan restos también de parte del campanario primitivo de planta circular.

Iglesia desde el Monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles vista desde el norte

Por tanto, en origen estaríamos ante una iglesia de planta basilical de tres naves orientada al oeste que contaría con un transepto, tres ábsides (uno en la cabecera y otros dos más en cada brazo del crucero) y tres absidiolos en el ábside central. La nave central habría estado cubierta con bóveda de cañón y las laterales con bóveda de cuarto de círculo. Algunos investigadores indican que, de manera general, el edificio sigue las directrices de la arquitectura lombarda, pero con un planteamiento tecnológico y constructivo del siglo XI d.C.

Del claustro, que se ubicaría en la parte sur del monasterio, no se conserva ningún vestigio, pero sabemos que era gemelo del de la Catedral de Santa María de Urgell. En el claustro de esta última, los numerosos arcos reposan cada uno sobre una única columna cilíndrica que se apoyan sobre un podio corrido, una de las características más particulares de los claustros románicos catalanes.

Ruinas de las dependencias del Monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles

La historia del monasterio. Del esplendor del siglo X al ocaso en el XV

Sabemos que el monasterio de San Saturnino fue incorporado a la regla de San Benito en 835. En su momento de máximo esplendor, hacia el siglo XI d.C., las posesiones del monasterio se extendían desde el Berguedà hasta Andorra, pasando por el Pallars Jussà y la Cerdanya, contando también con propiedades en Castilla y en Aragón. A mediados del siglo XI d.C., los obispos Eribaldo de Urgell y Arnulfo de Ribagorza consagraron una nueva iglesia en honor a la Virgen y a los santos Miguel y Sadurní. En ese momento su abad era Guillermo, acudiendo a la ceremonia de consagración numerosas personalidades de la época, tanto nobles como del ámbito eclesiástico. En 1099 el papa Urbano II concedió al monasterio una bula de inmunidad, extendiéndose el esplendor de Sant Sadurní hasta el siglo XIII d.C.

Estuco interior

Durante este periodo, el monasterio sufrirá diversas fases de expansión. A inicios de la décima centuria, tenemos documentada la unión de varios monasterios e iglesias a sus dominios, destacando los de San Vicente de Isona, San Martín de Albet, San Martín de Bescaran, San Esteban de Umfret, San Sadurní Aganense, San Jaime de Engordany o San Andrés de Castellbò. Su incorporación permitió contar con diezmos y primicias, parroquias y villas subyacentes. La pujanza del monasterio queda en evidencia con la construcción de una segunda iglesia en la abadía en el siglo XI d.C. Además, la acción evangelizadora y repobladora de los monjes pertenecientes a Sant Sadurní de Tavèrnoles y la influencia que tuvieron en los territorios del condado de Urgell queda de manifiesto en los patrones de muchas de las iglesias próximas como Sant Serní, Suterranya o Gavarra. A finales del siglo XI d.C., el papa Urbano II concede a la abadía una bula de inmunidad.

Monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles: iglesia y restos de lo que fueron dependencias monásticas

A partir de inicios de la centuria siguiente, durante el siglo XIV d.C., El monasterio iniciará un proceso de decadencia, tanto económica como monacal. Este ocaso se debió a múltiples factores. En primer lugar, se produjo un cambio de capitalidad del condado de Urgell a Balaguer.

Por otro lado, perdió un gran número de benefactores con la pérdida de los condes de Urgell al morir Ermengol en 1208 o de los vizcondes de Castellbó. Además, el aislamiento geográfico del monasterio, que fue muy beneficioso para su desarrollo en los primeros momentos, se volvió en su contra durante este periodo de declive. A estos factores se unen, además, epidemias, guerras y bandolerismo, así como la Peste Negra, que tuvo efectos devastadores a mediados del siglo XIV d.C. Por si fuera poco, a finales del siglo XIV d.C. tenemos constancia de que un terremoto sacudió los valles aledaños al monasterio, produciendo posiblemente daños en el campanario del cenobio.

Absidiolo colateral

Aunque su último abad fue Onofre Ferrer, fallecido en el año 1584, el monasterio siguió activo sin la figura del abad con una reducida congregación de dos monjes. Se anunciaba el ocaso de la abadía. El final del monasterio se produce en 1592, cuando fue suprimido por el Papa Clemente VIII. A partir de dicha fecha el complejo pasó a formar parte de la parroquia de Anserall. Esto conllevó el abandono y la ruina del monasterio durante más de dos siglos. Muchas piezas, como capiteles, fueron vendidas a compradores norteamericanos y otras se conservan en varios museos catalanes. Así, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña se guardan capiteles, un baldaquino y un altar datado a mediados del siglo XII en el que aparecen representados nueve obispos; en la catedral de la Seo de Urgell se conservan algunos documentos del monasterio como el cartulario de la abadía.

Piezas relevantes expuestas en el MNAC: el altar y el baldaquino

El altar

Sin duda una de las piezas más significativas del monasterio es el altar (Ref. 015786-CJT del catálogo del Museo), conservado actualmente en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Se compone de tres partes: frontal y dos laterales. La primera de ellas fue adquirida por el museo en el año 1907, mientras que los laterales se adquirieron en 1956 de la colección Muntadas. Datado en la segunda mitad del siglo XII, estaría ubicado en origen en la antigua iglesia abacial benedictina de Sant Serni de Tavèrnoles.

Altar de Tavèrnoles en el MNAC

Se trata de un temple sobre tabla. En el frontal del altar están representados nueve obispos, siendo probablemente el central Sant Serni, un mártir de la ciudad de Toulouse. Los obispos de los laterales están identificados mediante inscripciones, por lo que sabemos que se trata de Martín y Bricio. El altar de Tavèrnoles es sin duda una de las obras pictóricas más importantes del arte románico catalán, no solo por su ejecución técnica sino también por la particularidad del contenido iconográfico que presenta y su composición. En una sola escena se muestra a los obispos santificados, todos con nimbos y báculo y un libro en las manos.

El altar se expone actualmente en la sección del románico en el Museo Nacional de Arte de Cataluña dentro de la reconstrucción realizada del ábside de la Seo de Urgel, ya que se considera que esta obra perteneció posiblemente al mismo taller o quizás incluso al mismo autor. Ocupa, por tanto, un emplazamiento privilegiado en la exposición del museo. Este tipo de piezas eclesiásticas tienen documentado su uso ya en las iglesias paleocristianas al menos desde el siglo IV y su evolución desembocará en los retablos de la Baja Edad Media. Entre los siglos X y XIII, estos objetos se realizaron principalmente en plata y cobre esmaltado, contando con información proveniente principalmente de los documentos de donaciones en los que se describen y de algunas piezas que han llegado hasta nosotros. También tendrán su espacio los realizados en madera pintada o en relieve y que encontramos principalmente en el Románico catalán, del que es uno de los mejores ejemplos el altar de San Serní de Tavèrnoles.

El baldaquino

Otra de las obras más relevantes es el baldaquino, también conservado en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (ref. 024060-000 del catálogo del Museo). La pieza se conserva casi completa, salvo las vigas que fueron recortadas. Esto permite conocer cómo era la estructura original de un baldaquino de tipo plafón. Su adquisición se realizó en el año 1906 y está datada a mediados del siglo XIII. La pieza está decorada en temple sobre madera, así como relieves estuco. Además, presenta restos de hoja metálica corlada sobre tabla entelada.

La tabla pintada está decorada con una representación de Cristo en Majestad entronizado e inserto en una mandorla circular, que bendice con la mano derecha y lleva el Libro de la Vida en su izquierda con el texto del Evangelio de San Juan:

EGO SUM VIA VERITAS ET VITA

(YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA)

La citada mandorla o almendra mística está sostenida por cuatro ángeles que recuerdan al tema de la Ascensión. El baldaquino fue encontrado en Tavèrnoles escondido por un retablo gótico.

Baldaquino de Tavèrnoles en el MNAC

Otros datos relevantes sobre Monasterio de Sant Serni de Tavèrnoles

El monasterio fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional el 3 de junio de 1931 (código RI-51-0000695 del Ministerio de Cultura) y a inicios de los años setenta se realizó una restauración parcial. Durante dichos trabajos se efectuaron algunas modificaciones como la apertura de una puerta en el ábside sur del transepto, se reformó de manera parcial el campanario circular y se suprimió el prismático. Por ello, la actual puerta de acceso al edificio no es la original, ya que el muro en la que se ubica separa el crucero y los ábsides del resto de la nave. Además de estas obras de restauración, durante los años 2013-2014 se llevó a cabo una prospección arqueológica previa a la reparación de las cubiertas.

Es posible visitar el templo haciendo una reserva en los teléfonos siguientes: 973 361 070 / 639 060 898. La duración recomendada de la visita es de unos 20 minutos. Además, gracias a la labor del centro de estudios de Sant Sadurní de Tavèrnoles, podemos contar una amplia documentación gráfica del templo disponible en su sitio internet.

(Autor del texto del artículo de ARTEGUIAS:
Leticia Tobalina)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "MONASTERIO DE SANT SERNI DE TAVÈRNOLES, LLEIDA" en febrero de 2020

AVISO LEGAL