Próximos cursos presenciales

Monasterio de Zamartze, Navarra


All rights reserved. The contents of: "MONASTERY OF ZAMARTZE, NAVARRA" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "MONASTERIO DE ZAMARTZE, NAVARRA" son propiedad de © Arteguias.com

Guía del Monasterio de Santa María de Zamartze, Navarra

Introducción

La ermita de Santa María de Zamartze se encuentra en las afuera de Huarte-Araquil, una pequeña localidad a unos 30 km. de Pamplona, regada por las aguas del río homónimo. El edificio se encuentra en una ladera situada a los pies del monte Artxueta, cerca de la iglesia de San Miguel.

Iglesia del antiguo Monasterio de Zamartze

El conjunto está integrado por una casa de retiro espiritual construida en época moderna, y una pequeña ermita románica, que constituye el edificio más interesante del conjunto, y cuya construcción debió acometerse en torno al año 1140. El monasterio de Zamartze no se vio afectado por los procesos desamortizadores del siglo XIX y nunca ha perdido su función religiosa, por lo que se encuentra excepcionalmente bien conservado. En el año 1983 fue declarado Monumento Histórico-Artístico.

Monasterio de Zamartze: canecillos

Los orígenes del monasterio de Zamartze

La ermita se sitúa en un emplazamiento ocupado desde antiguo, como demuestra el yacimiento romano de Aracaeli, que se ha encontrado en las excavaciones realizadas con motivo de su restauración, entre los años 2002 y 2005, y que consolidaron el edificio medieval. Entre el 2010 y el 2016 se realizaron nuevas excavaciones, que han sacaron a la luz varios enterramientos medievales, y los restos de la calzada romana que unía Burdeos con Astorga. También se han encontrado varios fragmentos de conchas de peregrinos, y numerosos objetos de los siglos XVIII y XIX.

Arquivoltas de la portada. Monasterio de Zamartze

Durante la Edad Media son numerosas las noticias que demuestran que en este lugar ya había un importante centro de espiritualidad. La primera referencia documental es del año 1031, cuando Sancho Garcés III (1004-1035) intervino en un diploma testificando que Zamartze siempre había pertenecido al obispado de Pamplona, y por tanto debía mantenerse al margen de la autoridad señorial. Con anterioridad a este documento se menciona en un diploma del año 1007, pero su originalidad se ha puesto en duda. En cualquier caso, de la lectura de estos documentos se desprende que la fundación existía desde tiempo atrás.

Canecillo

Este edificio, del que se no se ha conservado ningún resto, fue sustituido por la fábrica actual, hacia el año 1140. El profesor Javier Martínez de Aguirre ha atribuido la construcción de Zamartze al mismo equipo de canteros que trabajó en la capilla interior de San Miguel de Aralar, que en el siglo XII dependía del primero, y lo ha relacionado con la primitiva catedral románica de Pamplona (posiblemente un taller más tardío pero vinculado al de Las Platerías).

Capitel de la puerta

A partir de la segunda mitad del siglo XII y a lo largo de la siguiente centuria, ya son numerosas las referencias documentales que evidencian que en Zamartze existía un importante centro religioso, que seguramente se consolidó gracias al camino de Santiago.

Canecillo zoomorfo

El exterior

El edificio, en el exterior, es austero. La decoración se concentra en la portada de acceso, en los canecillos de la cornisa, los capiteles de las ventanas, y las líneas de imposta.

Monasterio de Zamartze: iglesia al atardecer

La portada se sitúa en el muro meridional, enmarcada entre dos contrafuertes. Consta de un arco de medio punto sin tímpano, rodeado de cuatro arquivoltas, que se encuentran separadas mediante unas franjas con hermosas tallas, en donde pueden verse, partiendo desde el interior, rosetas, motivos geométricos, decoración vegetal, y tres hileras de billetes.

Portada a la iglesia del Monasterio de Zamartze

Las arquivoltas apoyan en columnas con capiteles, con cimacios que tienen representados roleos vegetales. En los capiteles hay representadas dos cabezas de animales y motivos vegetales.

Uno de los capiteles de la puerta

Los muros estás construidos con sillería, y se refuerzan con gruesos contrafuertes. En el muro meridional hay una pequeña ventana saetera en el anteábside, y en la cornisa superior se han conservado algunos canecillos decorados con cabezas humanas y figuras animales.

Canecillo con cabeza humana

El ábside se divide verticalmente en tres paños mediante dos contrafuertes de pequeño tamaño, y horizontalmente en tres niveles, separados por dos impostas que lo recorren en todo su perímetro. La inferior es una moldura sencilla, y la superior presenta decoración de ajedrezado. Entre los contrafuertes se sitúan las ventanas, con arcos de medio punto que apoyan en columnas, con capiteles decorados con formas vegetales.

Ventanal del ábside

El interior

El edificio tiene una única nave dividida en tres tramos, con un anteábside que remata en un ábside semicircular. Se cubre con una estructura de hormigón pintado de color marrón en el interior y blanco en el exterior, que se añadió en la última restauración, en sustitución de una techumbre de madera.

Monasterio de Zamartze. Interior de la cabecera

En el muro de los pies puede verse la puerta que originariamente comunicaba con las dependencias monásticas, que estaba formado por un arco de medio punto. Por encima hay una ventana cuya hechura puede ser medieval, aunque se encuentra muy modificada.

Arquerías del ábside

Los muros de la nave son lisos y no presentan decoración alguna. En ninguno de los dos muros había originariamente ventanas, aunque en el lienzo sur se abrieron con posterioridad algunos vanos. Junto a la portada, y en el extremo contrario, coincidiendo con los contrafuertes exteriores, hay unas ménsulas sobre las que se apoyaba una viga de la techumbre de madera que fue sustituida en la última restauración del edificio. A los pies, coincidiendo también con los contrafuertes, hay unas pilastras sobre las que se apoya un coro alto construido en época moderna.

El anteábside se separa de la nave por medio de dos pilastras con medias columnas adosadas, y se encuentra ligeramente retranqueado. En el muro meridional se abre una estrecha ventana saetera, con amplio abocinamiento hacia el interior, enmarcado por columnas, que se corresponde con un arco ciego en el lienzo contrario.

Columna del arco triunfal

El ábside tiene un ritmo dinámico que se crea alternando arcos apuntados ciegos, con función decorativa, y arcos de medio punto que en principio iban a destinarse como ventanas, aunque sólo el situado en el lado meridional se encuentra abierto. Estos arcos arrancan de una moldura que recorre todo el perímetro del ábside.

Detalle del sector meridional de la cabecera

Visita

Además de la belleza del entorno serrano y las buenas hechuras del templo románico, uno de los alicientes de la visita al santuario de Zamartze es que lo enseña la monja Guadalupe, que se desvive en amabilidades por contar detalladamente a los turistas la historia del lugar, del templo e, incluso, muestra las colecciones de un museito anexo que se ha ido creando con hallazgos que van desde época romana hasta la actualidad.

Monasterio de Zamartze: columnas oeste de la portada

(Autor del texto del artículo de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Lugares España
 

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "MONASTERIO DE ZAMARTZE, NAVARRA" en diciembre de 2019

AVISO LEGAL