Próximos cursos presenciales
Pórtico del Paraíso de la Catedral de Orense




Comprar libro

Título: LA CATEDRAL DE ORENSE

Comprar libro

Título: CATEDRALES DE ESPAÑA. TOMO I (Catedral de Santiago de Compostela, Orense, León, Valladolid y Salamanca)

Comprar libro

Título: RUTAS ROMÁNICAS EN GALICIA 2

Comprar carpeta de 12 láminas enmarcables

Título: DIBUJOS DE MÚSICOS DEL PÓRTICO DE LA GLORIA

Comprar maqueta Pórtico de la Gloria (Catedral de Santiago)

Maqueta: PÓRTICO DE LA GLORIA (CATEDRAL DE SANTIAGO DE COMPOSTELA)

Comprar maqueta Catedral de Santiago

Maqueta: CATEDRAL DE SANTIAGO DE COMPOSTELA





All rights reserved. The contents of: "GATE OF PARADISE, CATHEDRAL OF OURENSE" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "PÓRTICO DEL PARAÍSO DE LA CATEDRAL DE ORENSE - OURENSE" son propiedad de © Arteguias.com

 

Pórtico del Paraíso de la Catedral de Ourense

Introducción

La catedral es el edificio medieval más relevante de la ciudad de Ourense, y de toda Galicia. La fábrica se comenzó a edificar entre los siglos XII y XIII, aunque posteriormente se han sucedido diferentes campañas constructivas, como en la mayoría de las catedrales.

Estatua de Santiago en el parteluz del Pórtico del Paraíso. Catedral de Ourense

El Pórtico del Paraíso, situado en el costado occidental, es la joya de la corona de la catedral. Se trata de uno de los conjuntos monumentales más destacados del edificio, tanto por sus dimensiones, como por la calidad de la imaginería, que en gran parte, conserva la policromía del siglo XVIII, cuyos colores han vuelto a ver la luz debido a una reciente restauración, dado que el paso del tiempo y la humedad los había desvaído en gran parte.

Tanto sus formas como su disposición muestran la influencia que el taller del maestro Mateo del Pórtico de la Gloria llegó a tener en toda Galicia.

Pórtico del Paraíso: Estatuas de cuatro profetas del Antiguo Testamento

Historia

La construcción de la catedral de Ourense fue bastante regular. Hay cierto consenso entre los diferentes autores al afirmar que esta catedral se construyó en tres fases, cada una de las cuáles coincide con tres obispos distintos, don Pedro Seguín (1157-1169), don Alfonso (1174-1212) y don Lorenzo (1216-1248).

El templo se comenzó a edificar por su cabecera, siendo el ábside central y los dos laterales lo primero que se terminó. Posteriormente, en una segunda fase, se continúo con la construcción del transepto, las dos portadas laterales, y las naves. En el año 1188 se consagró el altar mayor, por lo que en esta fecha las obras ya debían de estar muy avanzadas.

La escultura conserva policromía del siglo XVIII

La última fase constructiva de la alta Edad Media se corresponde con el obispado de Lorenzo, y es en esta época cuando la catedral se cerró por sus pies y se construyó el Pórtico del Paraíso, aunque no se dispone de una cronología más precisa para fecharlo. En su ejecución pudieron participar dos talleres, uno primero, que quizás trabajó antes de 1230, y que realizaría la parte baja del Pórtico, incluyendo las figuras de los apóstoles y los profetas, y otro segundo, posterior a esa fecha, con artistas formados en la catedral de Burgos, de cuya portada del Sarmental beben algunas figuras, y que ejecutaría la parte de los tres arcos, y las esculturas que hay en los mismos.

Ángel anunciando el Juicio Final

Al observar en detalle las figuras de los apóstoles y los profetas se pueden ver hasta tres manos diferentes, aunque todas del mismo taller, que se aprecian en la ejecución de los plegados de las túnicas, o en los rostros de las figuras.

Descripción del Pórtico del Paraíso

La catedral de Ourense se encuentra edificada sobre un terreno que no es completamente llano, sino que tiene un gran desnivel hacia el oeste, que los arquitectos medievales supieron salvar con el mismo sistema que utilizaron en la catedral de Santiago de Compostela, mediante la alternancia de arcos de medio punto macizos y bóvedas de cañón, sostenidos por gruesos contrafuertes.

El Pórtico del Paraíso con la catedral al fondo

La solución es similar a la de la catedral de Santiago, aunque allí este espacio se utilizó a modo de cripta y aquí, en gran parte, se macizó. En la actualidad, bajo algunas de las bóvedas que no son macizas hay locales comerciales. Originalmente esta fachada, al igual que la del Obradoiro en Santiago de Compostela, no estaba concebida como un acceso al templo, sino como un gran balcón. Haciendo alarde de un gran desconocimiento de la historia constructiva del edificio, entre los años 1975 y 1981 se construyó la escalinata actual, que permite el acceso desde los pies de la catedral, destruyendo la última de las fachadas balcón de las catedrales que se conservaban en Galicia.

El Pórtico del Paraíso se encuentra protegido por medio de un nártex cerrado por medio de tres arcos de medio punto peraltados. Los arcos de medio punto que permiten el acceso son obra de Rodrigo Gil de Hontañón, y pertenecen a una reforma del siglo XVI, originalmente la altura de los vanos de acceso era superior. En el lado meridional de la fachada se encuentra la torre de San Martín, que nunca llegó a concluirse y en el extremo contrario, la de Campanas, construida en el siglo XVII.

Pórtico del Paraíso

Detrás de esta fachada se encuentra el Pórtico del Paraíso. Los pórticos en las catedrales medievales eran, además de antesalas de las iglesias, espacios que servían para usos funerarios, asamblearios, e incluso lugares en donde se impartía justicia. Son lugares en donde la iconografía conforma uno de los elementos fundamentales, aunque hay que tener presente que el Pórtico del Paraíso no era un lugar de acceso al templo.

La disposición del Pórtico del Paraíso es similar al Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago, e incluso sus dimensiones son muy similares. Está conformado por tres arcos dobles, el central más ancho y ligeramente más alto que los dos laterales, separados por dos gruesos machones, y un parteluz en el arco central. Estos pilares tienen un basamento liso, que quizás en su momento se decoró figuras zoomorfas, ya que todavía pueden observarse algunos perfiles. Sobre éste se apoyan pequeñas columnas que rematan en capiteles que sostienen cimacios, decorados con motivos vegetales en su mayoría, aunque también se ven elementos zoomorfos e incluso representaciones humanas. Sobre éstos hay dieciocho esculturas, nueve apóstoles en el lado del Evangelio y nueve profetas en el lado de la Epístola, que funcionan a modo de columnas, y, sobre sus cabezas, capiteles con cimacios que sostienen el salmer de los arcos, y otras esculturas que sostienen los nervios de las bóvedas de crucería estrellada que cubren este espacio, y que también fueron realizadas en el siglo XVI por Rodrigo Gil de Hontañón.

Pórtico del Paraíso: entrada a la nave central

Los tres arcos son diferentes entre sí, tanto por sus dimensiones, como por su iconografía, aunque el ancho y el alto de los dos laterales se diferencian tan sólo en unos pocos centímetros.
A pesar de que la influencia del Pórtico de la Gloria es indudable, tanto en la representación iconográfica como en la disposición de las figuras, en el Pórtico del Paraíso también se observan influencias francesas, particularmente de las esculturas de París y Amiens, cuyos ecos sin duda, llegarían a través del Camino de Santiago y del foco burgalés.

Ángeles con almas bienaventuradas

El programa escultórico

La iconografía del programa escultórico del Pórtico del Paraíso no narra escenas de los evangelios o relatos hagiográficos de un santo, no se trata de una biblia en imágenes, sino que las figuras representan a profetas y apóstoles, los testigos de la vida de Cristo. Todo esto debe entenderse en el contexto de las herejías que fueron tan frecuentes a lo largo del siglo XIII y las que se intentó frenar mediante el IV Concilio de Letrán (1215-1216) que, en algunos de sus capítulos, recomienda expresamente este tipo de representaciones.

La iconografía y la plástica derivan del Pórtico de la Gloria del Maestro Mateo

En el lado septentrional se encuentran representados, de izquierda a derecha, los profetas Oseas, Malaquías, un profeta que no se ha identificado (quizás Amós, o el patriarca José), Ezquiel, Habacuc, Jonás, Daniel, Jeremías e Isaías. Los dos primeros se encuentran en el muro lateral del nártex, mientras que los demás se encuentran en el machón lateral.

Profetas

Todos ellos portan en sus manos cartelas con su nombre, a excepción de la figura que permanece en el anonimato, que lleva una filacteria con unas líneas, sin caracteres gráficos. Tienen grandes barbas, a excepción de Daniel y del profeta desconocido, ojos almendrados, visten túnica y manto, y conservan su policromía. Menos la figura que no se ha identificado, todos tienen un nimbo sobre su cabeza. Daniel es el único que muestra una leve sonrisa, aunque todos los rostros tienen rasgos individualizados. Hay detalles que muestran un gran realismo.

Animales fantásticos en los capiteles de las estatuas columna

En el arco septentrional del Pórtico, conformado por una estructura de medio punto, con dos arquivoltas y una chambrana, hay decoración formada por motivos vegetales, que muestran una clara influencia de los modelos del Pórtico de la Gloria, aunque allí, en este arco, está representada la bajada de Cristo a los Infiernos. Algunos autores han aventurado que esta representación de elementos vegetales aludiría al Jardín del Edén, y estaría en relación con la representación del Juicio Final, representado en el arco del costado contrario.

Entre los dos machones se encuentra el arco central, una gran estructura de medio punto, reforzada por un parteluz, en donde hay una figura del apóstol Santiago del siglo XIII y una Virgen de época moderna, que fueron instaladas en este lugar en el año 1857.

Estatua de Santiago

Anteriormente, la figura del apóstol se encontraba en el entorno de la capilla mayor de la catedral. Este parteluz remata en un capitel con representación figurada en sus cuatro frentes, que representa las tres tentaciones de Jesús en el desierto y en el lado que se asoma a la nave de la iglesia, los ángeles sirviendo a Cristo. Este parteluz sostiene dos arcos que permiten el acceso a la iglesia, sobre los que se encuentra el tímpano, con una figura de San Martín de época moderna, y una tracería calada, que también es posterior.

Seguramente en este lugar hubiese un gran tímpano, que sería visible desde el exterior, como ocurría en Santiago de Compostela, y cuya iconografía se desconoce, aunque quizás fuese similar a la de Santiago, en donde está representada la Gloria, el destino fiel de los justos. Sobre la tracería calada que ocupa el tímpano en la actualidad, en la arquivolta del arco central, están representados los Veinticuatro Ancianos del Apocalipsis.

Ancianos músicos

Al igual que en el Pórtico de la Gloria, se encuentran tocando instrumentos musicales, con un repertorio más amplio que el compostelano, y sosteniendo vasijas de perfumes. Las figuras de Ourense muestran un mayor realismo que las de Santiago y, a diferencia de aquel, se encuentran sentadas sobre una de las molduras del arco y muestran una cierta relación entre ellos, al mover sus rostros unos hacia otros, como si se estuviesen comunicando.

Dos ancianos con un orgsnistrum

En el sur, las figuras representadas muestran a los apóstoles, ubicados en la misma disposición que los profetas, dos en el muro lateral del nártex, y el resto en el machón meridional. De izquierda a derecha, se han identificado las figuras de San Pedro, San Pablo, Santiago el Mayor, San Juan, San Mateo, San Andrés, y otras tres figuras anónimas.

Apóstoles

En sus manos llevan un libro, a excepción de Santiago y San Pedro, que llevan una cartela similar a la de los profetas. Todos visten túnica y manto, están descalzos, y sobre sus cabezas hay un nimbo.

Otro grupo de apóstoles

Sus rostros muestran cierta individualización, aunque comparten características comunes, como los labios finos, o los ojos almendrados. La figura de Santiago el mayor destaca entre las demás, debido a la influencia que presenta con respecto a la del Pórtico de la Gloria.

El arco meridional, de medio punto, con dos arquivoltas y una chambrana, tiene una representación del Juicio Final. La representación del Juicio Final también está presente en el Pórtico de la Gloria, en la misma disposición a la del Pórtico del Paraíso.

Este arco fue desmontado en el siglo XVI para ampliar su luz, cuando Rodrigo Gil de Hontañón realizó modificaciones en la fachada de la catedral y las bóvedas del nártex. A consecuencia de esto la disposición de las figuras pudo variar.

Cristo con filacterias indicando la searación de bienaventurados y condenados

Para cubrir la ampliación se añadió una figura de un ángel, que se diferencia claramente de las esculturas medievales. En las claves de las dos arquivoltas se encuentran representados los bustos de Cristo y el arcángel Miguel, que ejerce como abogado de los elegidos a habitar en el reino de los cielos. A la izquierda de Cristo están representados los condenados a los infiernos y a su derecha los justos, tal y como rezan las cartelas situadas a ambos lados de las claves.

Ángeles llevando las almas de los bienaventurados

Las almas de aquellos que se han salvado en el Juicio Final aparecen representadas como cuatro figuras, que son llevadas a los cielos por medio de ángeles que visten mantos y túnicas policromadas. Algunas de éstas aparecen coronadas, y la fisionomía de los ángeles también da muestra de una clara intención naturalista por parte de los escultores. En la chambrana hay representadas tres figuras, vestidas y sin ángeles, que podrían representar los diferentes estamentos de la sociedad medieval.

A la izquierda de Cristo están los condenados al averno. Se representan por medio de figuras desnudas, sufriendo todo tipo de tormentos y castigos por parte de los demonios. Algunas de las torturas que sufren podrían aludir a los pecados capitales, como las figuras que están siendo devoradas por las manos de un monstruo, que podría aludir a la lujuria. En la chambrana se representa a una serpiente que está ahogando a un hombre, y a una mujer cuyos pechos están siendo mordidos por dos serpientes, que también podría aludir a este pecado.

Diablo y condenados

El conjunto escultórico del Pórtico se completa con las figuras de los reyes David y Salomón. El primero se encuentra en la actualidad en la parte superior del parteluz del arco de acceso al nártex, en la fachada exterior, mientras que Salomón se encuentra ubicado en el mismo lugar, pero en la parte interior. Se trata de figuras sedentes, con ropajes de amplios plegados, cuya ubicación original se desconoce.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente)

 

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Catedrales
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "PÓRTICO DEL PARAÍSO DE LA CATEDRAL DE OURENSE" en enero de 2016

AVISO LEGAL