Próximos cursos presenciales

Mérida, Badajoz, Guía turística: arte, monumentos y rutas




All rights reserved. The contents of: "MÉRIDA, BADAJOZ" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "GUÍA DE ARTE, MONUMENTOS Y RUTAS EN MÉRIDA, BADAJOZ" son propiedad de © Arteguias.com

Guía monumental (arte e historia) de Mérida, Badajoz

Mérida  
Badajoz
Mérida
50.000
250

Introducción a la guía de arte (monumentos y rutas) de Mérida, Badajoz.

Mérida es una de las ciudades más importantes desde el punto de vista arqueológico con que cuenta España. Sin duda tan merecida fama le viene por haberse conservado un legado de arquitectura y escultura romanas de primera magnitud en Europa.

Mérida ha conservado un legado de arquitectura y escultura romanas de primera magnitud en Europa

Merida Romana

La ciudad de Mérida es el emplazamiento con más restos romanos conservados en la Península Ibérica. En el año 1993 su emblemático conjunto arqueológico motivó que la Unesco la declarase ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Bronce romano en el Museo de Arte Romano de Mérida

La fundación de Augusta Emérita

Aunque hay discrepancia sobre la fecha de fundación de la ciudad, tradicionalmente se ha defendido que tuvo lugar en el año 25 a. C., bajo las órdenes del emperador Octavio Augusto (27 a. C. - 14 d. C.), por el legado Publio Carisio (26 a. C - 22. a. C.).

Colonia Iulia Augusta Emérita

Su nombre original sería el de Colonia Iulia Augusta Emérita, y en un principio sería un asentamiento para los soldados eméritos (retirados) de las Guerras Cántabras (29 a. C. - 19. C.). Aproximadamente unos diez años después de su fundación, se convirtió en la capital de la provincia de Lusitania. Su privilegiada situación geográfica hizo que, con el tiempo, se convirtiese en una de las ciudades más importantes de la Hispania romana.

Mérida romana: teatro

El Teatro

El teatro y el anfiteatro conforman un espacio de esparcimiento situado en la zona oriental de la colonia, seguramente a extramuros de la misma.

Teatro romano de Mérida

El teatro se comenzó a construir entre los años 15 y 16 a. C., tal y como rezan las inscripciones situadas en los dinteles de los pasillos laterales que permiten el acceso a la orchestra, y se terminó en época de Claudio (41-54 d. C.), y Vespasiano (69-79 d. C.), siendo reformado por Constantino I (306-337 d. C.). Con la llegada del cristianismo fue abandonado.

Cávea, orchestra y escenario del teatro de Mérida

Las primeras excavaciones con un carácter científico se realizaron a partir de 1910. Sucesivas intervenciones han permitido recuperarlo en su totalidad y, desde 1933, acoge todos los veranos el famoso Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Frente escénico (Scaenae frons) del teatro romano

El edificio aprovecha una pequeña colina, sobre la que se sitúa la cávea (las gradas), capaz de acoger a 6.000 espectadores. Ésta se encuentra dividida en tres zonas: la ima en las primeras filas, para los hombres más importantes de la ciudad, la media, reservada a los hombres de clases intermedias, y la summa, la parte superior -que es la peor conservada de todo el edificio- reservada a las mujeres y los niños.

Muros exteriores del teatro

Dintel del frente escénico del teatro romano de Mérida

En el espacio semicircular de la parte inferior se sitúa la orchestra, donde actuaba el coro, con tres gradas de asientos para los gobernantes y las autoridades. Detrás está el proscaenium, el escenario, elevado sobre un muro que alterna tramos rectangulares y circulares.

Columnas y estatuas del frente escénico

El escenario se cierra con un gran muro (frente escénico), con dos cuerpos de columnas de orden corintio, entre las cuáles se colocaron esculturas de dioses y emperadores. En este muro se abren tres vanos adintaledados, tras los cuáles hay un peristilo, utilizado como área de descanso. En el extremo norte de este patio se sitúan las letrinas y al fondo, en el eje central, se encuentra un aula sacra, un pequeño espacio con una mesa de altar, en donde se encontró un busto de Augusto divinizado.

La casa del teatro

Al oeste del peristilo se pueden ver unos restos de la conocida como Casa del Teatro. Se trata de una domus construida en época tardía, articulada en torno a un patio porticado. En algunas de sus salas todavía se observan restos de mosaicos con motivos geométricos y vegetales.

Mosaico de la CAsa del Teatro

El anfiteatro

Se encuentra situado al este del teatro, separado por medio de una calzada. Era el lugar en donde se celebraban los espectáculos más populares, como las luchas entre gladiadores y animales. Se han encontrado inscripciones epigráficas donde se menciona que el edificio fue construido en el siglo 8 a. C., aunque seguramente en época del emperador Flavio se sometió a una monumentalización, configurando el espacio actual.

Anfieatro romano de Mérida

Se encuentra asentado sobre la misma loma que el teatro, por lo que, debido a su planta elíptica, la parte este se encuentra excavada sobre la misma, y el resto se encuentra exento. Se ha calculado que en sus gradas debió haber espacio para 15.000 espectadores, que accedían por medio de 16 puertas. Tres de ellas serían los accesos principales, además de la entrada monumental, situada en el oeste.

EN el anfiteatro de Mérida cabían 15.000 espectadores

Una vez dentro, la distribución de los espectadores en las gradas se hacía de forma similar a la del teatro, aunque en este espacio, la cávea se encuentra mucho peor conservada. En los dos extremos del eje longitudinal había dos tribunas, reservadas a los gobernantes, y a los promotores del espectáculo. La cávea estaba separada de la harena por medio de un muro revestido de mármol, en donde había pinturas murales.

Harena del anfiteatro. Mérida

En la harena se puede ver un gran foso alargado, en cuyo centro se abre un espacio más amplio, de planta cuadrangular, que se conecta con tres canales destinados al abastecimiento y la evacuación del agua. Este foso se encontraba cubierto por una tarima de madera.

El acueducto de San Lázaro y la Casa de la Torre del Agua

A pocos metros del anfiteatro, pero fuera de este recinto, se encuentra una zona arqueológica donde se localizan los restos del acueducto de San Lázaro y su torre de distribución, conocida como Casa de la Torre del Agua, construida en torno al s. I d. C. Su construcción debió ser coetánea a la del Acueducto de los Milagros, aunque el de San Lázaro ha llegado a nosotros mucho más deteriorado. De hecho, tan sólo se conservan tres pilares con sus correspondientes arcos.

Acueducto de San Lázaro

La Casa del Anfiteatro

En esta misma zona se pueden ver también los restos de la conocida como Casa del Anfiteatro, realizada en torno al s. III a. C., se trata de una domus organizada en torno a un patio porticado de planta irregular. En el extremo nororiental de la vivienda hay restos de unas termas.

La Casa del Anfiteatro

La Casa del Mitreo

La Casa del Mitreo

La Casa del Mitreo también se encuentra situada a extramuros de la ciudad.

Mosaico

Es una elegante domus edificada entre los siglos I y II d. C., que se articula en torno a tres patios, a los cuales se abren las diferentes habitaciones. El primero, situado en el sector occidental, organiza una parte de la vivienda que tenía dos pisos. En una de estas salas se encontró el impresionante mosaico Cósmico, expuesto en el MNAR. Por medio de una pequeña escalera se accede a otro sector de la casa, también articulado en torno a un peristilo porticado, con un pequeño estanque. Por último, hay una tercera parte de la casa que se estructura en torno al último de los atrios, que se encontraba ajardinado.

En el oeste se ha conservado una cisterna, que albergaba pinturas de temática mitológica, conservadas en el MNAR. Hacia el este, apartado de la vivienda, hay un pequeño recinto termal.

Mosaico

El Circo

A unos 400 metros del complejo de esparcimiento formado por el teatro y el anfiteatro, se sitúa el circo, también fuera de las murallas. Se trata de un lugar para celebrar las carreras de caballos, un espectáculo muy popular entre los romanos. Parece que su construcción se inició en época de Tiberio, aunque posteriormente fue objeto de varias intervenciones. Se trata de una estructura de planta ovalada, con el extremo oeste formado por una línea recta que se curva en sus ángulos, y el extremo este con forma de semicircunferencia.

El Circo de Mérida

La fachada monumental, que no se ha conservado, se abría en el costado occidental, donde también se situaban las cárceres, los recintos que daban salida a los carros. En una de ellas apareció una inscripción que hace alusión a la intervención realizada en el edificio en época de Constantino I. Las gradas tenían capacidad para 30.000 espectadores. Al igual que en el teatro y el anfiteatro, éstos se distribuían en la ima cávea, la media cávea y la summa cávea, en función de la clase social.

Ruinas de las gradas con capacidad de 30.000 espectadores

La cávea ha llegado hasta nosotros en muy mal estado de conservación. En medio del eje longitudinal, enfrentadas, se encontraban dos tribunas, una destinada a los gobernantes de la ciudad, y la otra para los jueces. En el medio de la harena se puede ver la spina, la plataforma que divide en dos la pista de carreras, alrededor de la cual se daba la vuelta.

Eje longitudinal

El puente romano sobre el río Guadiana

Aunque no se tiene constancia de la fecha de su construcción, lo cierto es que el puente sobre el flumen Ana, el "río de los patos", como era conocido en época romana el Guadiana, no debió estar muy alejado de la fecha de fundación de la ciudad. Su construcción debió llevarse a cabo en época de Tiberio (14 - 37 d. C.) o Claudio.

El puente romano sobre el río Guadiana

Se trata de un impresionante puente, que en época romana contaba con 62 arcos de medio punto, distribuidos a los largo de 755 metros. Algunos pilares se encuentran horadados con otros arcos más pequeños, para aliviar la presión del agua. Además, junto a algunos pilares hay grandes tajamares curvos, que tienen el mismo fin. El núcleo del puente es de hormigón, que se encuentra revestido con sillares de piedra.

Pilar del puente romano

El proyecto original consistió en la construcción de tres puentes, que salvasen las diferentes corrientes del cauce del río. En una segunda fase, se proyectó la unión de los tres, y se construyó un dique en la orilla de la ciudad así como un tajamar, que no se ha conservado, en el lugar en el que hoy se encuentra una rampa de acceso a La Isla, para disminuir la fuerza de la corriente.

El puente sobre el Guadiana

El Acueducto de los Milagros y el Castellum aquae

El complejo hidráulico que abastecía a la colonia se inicia en el embalse de Proserpina, situado a unos 4 km. al noroeste de la ciudad. El agua se canalizaba hacia la ciudad por medio de un conducto de unos 10 kilómetros. Inmediatamente antes de que el agua entrase en el acueducto, pasaba por una piscina limaría, un desarenador, cuyos restos todavía pueden verse, y que servía para eliminar las impurezas del agua.

Pilares y restos de arcos de granito y ladrillos. Acueducto de los Milagros de Mérida

El Acueducto tiene una longitud de 827 metros de largo, y 25 de alto, que permiten salvar la depresión formada por el valle del río Albarregas. Está construido con un núcleo de hormigón, y revestido con hileras que alternan piedra y ladrillo. Todos los arcos que enlazan los diferentes pilares son de ladrillo, a excepción del que se levanta sobre el río, que es de granito.

Acueducto de los Milagros

Con respecto a su cronología, se pueden rastrear dos fases, aunque no todos los autores están de acuerdo con esta teoría. La parte inferior del mismo, con los sillares colocados en forma de soga y tizón, sería de época augustea, y la parte superior, mucho más irregular, se corresponde al s. III d. C. Es posible que la estructura original se arruinase y se tuviese que volver a construir, reutilizando los materiales.

Tramo del Acueducto de los Milagros

Al otro lado del acueducto se encuentran los restos de la torre de distribución del agua, el Castellum aquae. Es un edificio de planta cuadrangular, muy mal conservado, desde donde se iniciaban las canalizaciones del agua para distribuirla a la ciudad.

El pórtico del foro municipal

La colonia de Augusta Emérita contaba con dos foros, el municipal, y el provincial. En el foro municipal de la colonia había un pórtico con un espacio ajardinado, el templo de Diana, unas termas, una basílica y edificios administrativos. Los restos más significativos se corresponden a los dos primeros.

El pórtico, realizado en el s. I d. C., se ha conservado de forma parcial. Era muy semejante al del Foro de Augusto de Roma. Se trataba de un jardín compuesto por un estanque central, y dos calles que formaban una cruz, pavimentadas en mármol, y rodeadas por el pórtico. Éste se compone de unas columnas de orden corintio que sostienen un ático con clípeos que albergan las cabezas de Júpiter Ammón y de Medusa, separadas por unas metopas con altorrelieves de las cariátides. El muro que cerraba este espacio en uno de sus lados alberga varias hornacinas en donde se situarían estatuas propagandísticas del emperador y su familia.

El Templo de Diana

Muy cerca del antiguo decumanus maximus se encuentra el templo de Diana. Se trata de una construcción levantada durante el periodo tiberiano. En realidad, aunque se conoce como templo de Diana, lo más probable es que estuviese dedicado al culto del emperador, como parece indicar su situación, cercana al foro municipal, y las estatuas encontradas en las excavaciones.

Mérida: Templo de Diana

Se trata de un edificio períptero, hexástilo y de planta rectangular. En las excavaciones se han encontrado restos de estuco en el pódium sobre el que se levanta el templo, el arquitrabe, el friso y la cornisa, lo que indica que estas partes estuvieron pintadas. A la cella se accedía por una escalera situada en su frente principal, que no se han conservado. Las columnas son de orden corintio. Sobre los capiteles hay una cornisa que concluye en un zócalo, con una moldura similar.

Columnas del Templo de Diana

Su fachada principal se corona con un sencillo frontón, con un arco de descarga en forma de medio punto que nunca fue visible, a pesar de que hoy se nos presente como tal. En el siglo XVI en la cella se levantó el Palacio de los Corbos, una singular construcción que todavía puede verse y que en parte, evitó la degradación de las ruinas.

El Arco de Trajano

El arco de Trajano se abría a modo de acceso monumental del otro foro de la colonia, el provincial, al final del cardo maximus.

El Arco de Trajano

Técnicamente, se trata de una estructura conformada por dos arcos de medio punto paralelos, que forman una bóveda de cañón de unos 3 metros de longitud. Seguramente se encontrase recubierto de placas de mármol e inscripciones epigráficas.

Bóveda de medio cañón del Arco de Trajano de Mérida

Los últimos estudios arqueológicos fechan su construcción durante la época del emperador Tiberio.

El Museo Nacional de Arte Romano

Museo Nacional de Arte Romano

Uno de los platos fuertes de la Mérida Romana es, sin duda el Museo Nacional de Arte Romano donde, en sus casi medio millar de metros cuadrados, se exponen innumerables obras de arte procedentes de siglos de hallazgos y excavaciones.

Estatua de un personaje mitraico

Además del ámbito escultórico, que es el más importante, abundan en este museo piezas arquitectónicas, numerosos mosaicos, restos de importancia de pintura romana, cerámica, vidrio, monedas, joyas, etc.

Pintura mural romana con escena de combates entre bestias en el anfiteatro

Más información del Museo Nacional de Arte Romano

Mérida Medieval

Como ocurre en estos lugares donde predominan los monumentos antiguos o de otras épocas no medievales -nos viene a la memoria el caso de las ciudades jienenses de Baeza y Úbeda, con sus maravillas renacentistas- el patrimonio medieval pasa a un segundo plano, a pesar de la importancia que pueda tener.

Un buen ejemplo de la Mérida medieval es la concatedral gótica de Santa María

En este apartado dedicado a la guía monumental medieval de Mérida nos ocuparemos de tres muy interesantes monumentos. Nos referimos a la iglesia de Santa Eulalia que es un crisol de estilos artísticos y de las huellas de las distintas civilizaciones que han pasado por Mérida, la concatedral de Santa María, que es un importante templo gótico que suele pasar, si cabe, más desapercibido y, por último, la Alcazaba musulmana.

Muralla de la Alcazaba de Mérida

También hay que hacer una reseña del Museo del Arte y la Cultura Visigoda.

Detalle de un cancel del del Museo de Arte y la Cultura Visigoda

Iglesia de Santa Eulalia de Mérida

La iglesia de Santa Eulalia de Mérida es uno de los templos cristianos más interesantes de Extremadura. En este edificio han quedado huellas de las distintas culturas y civilizaciones que han poblado España y que han hecho de Mérida uno de sus principales joyas.

Y es que en la iglesia de Santa Eulalia nos encontraremos con valiosos elementos del mundo romano (paleocristiano), visigodo, románico, gótico y mudéjar, sin contar con añadidos posteriores.

La historia conocida de la iglesia de Santa Eulalia comienza tras la reconquistada cristiana del año 1230 por Alfonso IX. Sabemos que poco después de la toma de la ciudad, los cristianos vencedores aprovecharon las ruinas de la iglesia paleocristiana y visigoda (construida para guardar las reliquias de Santa Eulalia) para acometer una ampliación.

La iglesia consta de tres naves separadas por grandes pilares con columnas adosadas cuyos capiteles son visigodos que soportan los arcos formeros apuntados.

El ábside principal es de planta semicircular en el interior y plano en el exterior.

Es precisamente en la cabecera donde se encuentran los restos de la basílica paleocristiana y visigoda, ya que el resto básicamente corresponde a la construcción del siglo XIII en adelante.

Portada de Santa Eulalia.Mérida. Cáceres

En el muro meridional, la iglesia de Santa Eulalia de Mérida muestra uno de las portadas románicas más meridionales de España.

Capiteles de la puerta de Santa Eulalia

Tiene la particularidad de que las arquivoltas no son de medio punto estricto sino que insinúan la herradura, probablemente por influencia mudéjar. Dichas arquivoltas -que son de gran austeridad- apoyan sobre columnas de tipología románica y capiteles con decoración vegetal.

El conjunto está flanqueado por dos contrafuertes que se unen por un tejaroz con canecillos simples.

Cripta de Santa Eulalia

Excavaciones de la última década del siglo pasado han descubierto todo un universo arqueológico en el subsuelo de la basílica de Santa Eulalia, que actualmente se puede visitar, junto al Centro de Interpretación de Santa Eulalia, pequeño museo con paneles donde se exhiben numerosas piezas visigodas como pilastras, fragmentos de canceles, cimacios de columnas, etc.

Piezas visigodas procedentes de la basílica altomedieval de Santa Eulalia. Se exponen en el  Centro de Interpretación de Santa Eulalia

La Cripta muestra toda la secuencia histórica de este emblemático lugar:

Cripta visitable de Santa Eulalia con restos arqueológicos romanos paleocristianos y visigodos

  • Viviendas romanas de los siglos I y III.
  • Túmulo Funerario: Mausoleo martirial en memoria de Santa Eulalia con necrópolis cristiana todavía de tiempos romanos (pelocristianos).
  • Restos de la gran iglesia cristiana visigótica que precedió a la románica-gótica actual.
  • También se aprecian las bases de los pilares y columnas románicas del siglo XIII del templo actual.

Base de pilares y columnas que se pueden ver dentro de la Cripta

El "Hornito" de Santa Eulalia

Frente a la iglesia de Santa Eulalia, junto al muro meridional, se halla una curiosa y desconcertante construcción conocida como el "Hornito" de Santa Eulalia porque se creía que en este lugar había sido martirizada la santa. En realidad se trata de una capilla construida a comienzos del siglo XVII para que los fieles y peregrinos pudieran rezar a la mártir sin necesidad de entrar en el templo.

El Hornito de Santa Eulalia

Este pequeño edificio se erigió con con piezas arquitectónicas de acarreo procedentes de un templo romano del siglo II d.C. dedicado a Marte, dios de la guerra.

Inscripción en latín del templo de Marte consagrado por "Vettilia, esposa de Páculo"

Concatedral de Santa María de Mérida

La actual Catedral de Mérida se asienta sobre el solar del antiguo templo catedralicio visigodo.

Tras la reconquista se decidió edificar un nuevo templo del que se conserva bien el interior puesto que el revestimiento externo es moderno, especialmente del siglo XVIII y de menor interés, salvo la cabecera que muestra formas góticas como su planta poligonal, remate con pináculos y un ventanal con tracerías.

Ventanal del ábside

Es precisamente este aspecto exterior, básicamente de un frío neoclasicismo, el que provoca que la catedral de Mérida no sea un monumento demasiado conocido.

Cabecera gótica de la Concatedral de Santa María de Mérida

Sin embargo, el interior es mucho más interesante. Se puede decir que originalmente era una iglesia de tres naves de un gótico primitivo que se separan por pilares cuadrados con columnas adosadas en sus cuatro frentes, que soportan arcos ojivales y estos a su vez una armadura de madera (fórmulas muy empleadas especialmente en el tardorrománico y gótico gallego de los siglos XIII y XIV).

Más tarde se sustituyó la techumbre de madera por bóvedas de aristas.

Más información de la Catedral de Mérida

La Alcazaba

A la Alcazaba de Mérida se la suele considerar como la primera fortificación militar de Al-Andalus que se conserva. Se construyó junto al puente romano que salva el río Guadalquivir para albergar tropas que garantizasen el régimen emiral codobés frente a los levantiscos pobladores de la ciudad.

Alcazaba de Mérida

Es un recinto amurallado de casi 600 metros de perímetro y en el centro del patio hay un extraordinario aljibe con aguas procedentes del río al que se llaga por dos escaleras con adornos visigodos.

Más información de la Alcazaba de Mérida

El Museo del Arte y la Cultura Visigoda de Mérida

Este museo poco conocido de Mérida depende del de Arte Romano. Se ubica en el interior de la antigua iglesia de Santa Clara.

Museo del Arte y la Cultura Visigoda de Mérida

En él se muestran numerosos elementos arquitectónicos y escultóricos perteneciente a los siglos del Reino Hispanovisigodo en los que Mérida fue una de sus principales ciudades.

Más información del Museo del Arte y la Cultura Visigoda de Mérida

Autores del texto del artículo:
David de la Garma y Víctor López Lorente

Pinche para ver nuestro Vídeo sobre el Conjunto Monumental de Mérida
Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Pueblos
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "GUÍA DE ARTE, MONUMENTOS Y RUTAS EN MÉRIDA, BADAJOZ" en febrero de 2015