Próximos cursos presenciales
Camino del Cid en Castellón













Comprar libro

Título: POR LOS CAMINOS DEL CID

Comprar libro

Título: EL CAMINO DEL CID

Comprar libro

Título: CASTILLOS DE CASTELLÓN

Comprar libro

Título: CASTILLOS DE ESPAÑA TOMO III (Castillos de Cataluña; Comunidad Valenciana; Extremadura; Galicia; La Rioja; Madrid; Murcia; Navarra; País Vasco)

Comprar libro

Título: UNA ARQUITECTURA GÓTICA MEDITERRÁNEA (2 VOL.)





All rights reserved. The contents of: "WAY OF EL CID IN CASTELLÓN" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "CAMINO DEL CID EN CASTELLÓN" son propiedad de © Arteguias.com

Las imágenes no firmadas proceden de fuentes de dominio público y se usan bajo Licencia Creative Commons Share Alike. Puebla de Arenoso (autor: mestdagh), Caudiel y Sot de Ferrer (autor: Pelayo2),

 

El Camino del Cid en Castellón

Introducción a la Guía monumental del Camino del Cid en Castellón

La de Castellón es la primera de las tres provincias valencianas que, según el Cantar, atravesó Rodrigo Díaz de Vivar en su Camino del Destierro hacia Valencia.

Son en total, sumando la vía principal más anillos y ramales, nada menos que 300 los kilómetros que la ruta cidiana recorre por tierras castellonenses, todos ellos a través de maravillosos paisajes y atravesando localidades de enorme interés histórico y artístico.

El Camino del Destierro propiamente dicho ingresa en la provincia de La Plana a la altura de Puebla de Arenoso, desde donde desciende a través de las tierras del Alto Mijares y del Alto Palancia para, pasado Sot de Ferrer, acceder a la vecina Valencia camino de la importante plaza de Sagunto, ya en el litoral Mediterráneo.

Castillo de Vall de Almonacid, cerca de Segorbe

Además del camino principal, la ruta cidiana por tierras de Castellón se complementa con dos anillos temáticos como son el del Maestrazgo y el de Morella (ambos compartidos con la limítrofe Teruel), y un ramal que, paralelo a la costa, concluye en la capital provincial.

El primero de ellos es el conocido como Anillo del Maestrazgo, el cual, a la altura de Rubielos de Mora, aún en tierras turolenses, asciende por las gélidas parameras de Gúdar - Javalambre en dirección norte para, a la altura de Villafranca del Cid, en pleno Alto Maestrazgo, acceder a la provincia de Castellón. A partir de Villafranca, el anillo emprende dirección sur al encuentro de la histórica Onda, desde donde la vía, a partir de ahora con rumbo noroeste, acaba por unirse de nuevo al Camino del Destierro a la altura de Montanejos.

Castillo de Onda, Castellón

Desde el propio Anillo del Maestrazgo, justo desde la frontera entre las provincias de Teruel y Castellón, parte un segundo anillo conocido como de Morella. Al igual que en el anterior, los primeros kilómetros del mismo tienen como escenario el territorio turolense hasta que, superada la localidad de Mirambel, penetra en Castellón para atravesar entre otras, las históricas poblaciones de Olocau del Rey, Morella, Cinctorres y Portell.

Por último, se completa la ruta cidiana por la provincia de La Plana con el denominado Ramal de Castellón, el cual, partiendo de Sagunto y cruzando Almenara, Chilches, Nules, Burriana y Vila-Real, culmina en la propia capital provincial.

El Camino del Destierro

Abandonas las tierras turolenses, la ruta cidiana ingresa en la provincia de Castellón siguiendo el Camino del Destierro a través de la localidad de Puebla de Arenoso, desde donde siguiendo dirección sureste y atravesando poblaciones como Montán, Montanejos y Caudiel, llega al encuentro de las históricas plazas de Jérica y Segorbe, ambas explícitamente referenciadas en el Poema.

Torreta, del castillo de Jérica, Castellón

Tras ellas, y rebasadas también Altura y Navajas, sólo unos pocos kilómetros separan de los límites provinciales valencianos en dirección Sagunto, no sin antes atravesar Geldo, Soneja y, por último, Sot de Ferrer.

Puebla de Arenoso

Puebla de Arenoso, enclavada en un paraje de enorme belleza junto a uno de los brazos del Embalse de Arenós, constituye una magnífica bienvenida con la que la provincia de Castellón recibe al visitante.

Conserva Puebla un coqueto casco urbano de claro sabor medieval cuyo punto culminante es, sin duda, la curiosa plaza mayor de forma triangular en la que se ubican tanto la iglesia parroquial como el edificio del ayuntamiento.

Puebla de Arenoso, primera localidad del Camino del Cid en Castellón

Coronando uno de los numerosos y escarpados cerros que rodean la población, se adivinan los restos del castillo de Arenós o de La Viñaza, fortificación cuyo origen se remontaría a la dominación árabe y que, tras la reconquista cristiana por parte de Jaime I, sería remodelado y ampliado funcionando como estratégico bastión fronterizo.

Caudiel

Superadas Montán y Montanejos, ésta última punto de unión entre el Camino del Destierro y el Anillo de Morella que a continuación abordaremos, el Camino del Cid alcanza Caudiel, enclave en el cual, gracias a los numerosos restos prehistóricos, ibéricos y romanos hallados en su término, ha podido constatarse presencia humana desde fecha remota.

La actual trama urbana caudielense deja bien a las claras su pasado musulmán, cuya población árabe, incluso tras caer en manos cristianas a manos de Jaime el Conquistador, pudo mantenerse en la localidad bajo la protección del monarca.

Iglesia de Caudiel

Sobre el solar en el que se hallaría la primitiva mezquita aljama, fue levantada la iglesia parroquial de San Juan Bautista, cuya configuración y sus personalísimas cúpulas, deja bien a las claras la proximidad del Mediterráneo.

Jérica

La histórica Jérica, en plena comarca del Alto Palancia, es la primera de las poblaciones castellonenses del Camino del Cid que aparece explícitamente mencionada en el Cantar, siendo citada nada menos que en tres episodios: en su conquista, como lugar de reclutamiento de soldados de cara a la Batalla de Murviedro, y en el pasaje en que Alvar Fáñez enumera las conquistas del de Vivar al rey Alfonso VI implorando que ponga fin a su destierro.

Fortín de la torre mudéjar o torre de la Alcudia. Jérica

Fuertemente fortificada en época medieval, conserva Jérica, coronando el monte Peña Tajada, la conocida como Torreta, el único de los numerosos torreones defensivos y de vigía que jalonarían la población llegado a nuestros días.

Sin embargo, el verdadero icono de la localidad es la llamada Torre de las Campanas, construcción dieciochesca concebida a la manera de los campanarios mudéjares aragoneses y que, a su vez, se levanta sobre un pequeño fortín de planta pentagonal dotado de torres esquineras.

Ermita de San Roque y Camapanario Mudéjar. Jérica, Castellón

Además de la barroca iglesia parroquial de Santa Águeda, completa el patrimonio monumental jericano la muchas veces ignorada ermita de Santa Águeda la vieja o de San Roque, erigida en el siglo XIII sobre una antigua mezquita y que, tras quedar inacabada, fue remodelada y ampliada durante la decimocuarta y decimoquinta centuria, adscribiéndose a esta segunda fase su monumental cabecera poligonal abierta en un agudo ventanal apuntado.

Navajas y Altura

Navajas y Altura son dos pequeñas poblaciones atravesadas por la ruta cidiana muy próximas ya a Segorbe. En la primera de ellas, su monumento más reseñable es la llamada Torre de Altomira, construcción defensiva de origen árabe en la que llama la atención su planta circular y su coronamiento a base de almenas triangulares.

Cartuja de Valldecrist, cerca de Altura

A pocos kilómetros se encuentra la localidad de Altura, en cuyo término municipal se encuentran las venerables y consolidadas ruinas de la Cartuja de Valdecristo, fundada en el siglo XIV y que, tras la Desamortización de Mendizabal, quedó abandonada y arruinada, pudiendo aún hoy observarse los restos del primitivo conjunto formado por la Iglesia Mayor o de Nuestra Señora de los Ángeles, y la de San Martín.

Segorbe

La ciudad de Segorbe, capital del Alto Palancia, aparece también referenciada en el Cantar del Cid como plaza musulmana en la que acamparían las huestes del rey Tamín de Valencia camino de la fortaleza zaragozana de Alcocer, recién conquistada por las tropas cidianas.

Declarada Bien de Interés Cultural en el año 2002, Segorbe es una de las localidades castellonenses con mayor densidad patrimonial, fruto principalmente de un estratégico emplazamiento que no pasaría desapercibido para íberos, romanos, visigodos, musulmanes y cristianos; civilizaciones cuyo paso es apreciable tanto en el propio casco urbano como en su término municipal.

Acueducto y Torré del botxí o del verdugo

Su primitiva muralla medieval, levantada entre los siglos XII y XIII, rodearía por completo el núcleo antiguo, conservándose aún además de varios lienzos, el arco de la Verónica y las torres circulares llamadas de la Cárcel y del Verdugo, situada ésta última junto a los restos del acueducto primero musulmán y después cristiano que acometía la traída de aguas desde los montes cercanos para el abastecimiento de la población.

Fue Segorbe sede episcopal visigoda hasta la entrada de los musulmanes, por lo que, tras la reconquista cristiana, su mitra fue de nuevo restituida erigiéndose, aneja a la muralla, una nueva catedral que, con el paso de los siglos y debido principalmente a las nuevas modas constructivas, fue objeto de numerosas reformas y ampliaciones.

Catedral de Segorbe. Fachada clasicista

De época tardomedieval, conserva la seo segorbina la fachada oeste, algunas capillas laterales cubiertas con bóvedas de crucería, la torre, la sala capitular y el magnífico claustro trapezoidal; cuya particular planimetría se explica porque para su construcción, hubo de adaptarse al espacio que le permitía la muralla. Digna de reseñar es también la magnífica colección de pintura gótica valenciana depositada en su interior.

Otros monumentos que bien merecen una visita en Segorbe son la Fuente de los Cincuenta Caños; el Palacio Ducal, hoy cumpliendo las funciones de Ayuntamiento; o las iglesias de Santa María, San Martín, San Pedro, y San Joaquín y Santa Ana.

Los últimos kilómetros del Camino del Destierro por la provincia de Castellón atraviesan las poblaciones de Geldo, Soneja y Sot de Ferrer, todas ellas de origen musulmán y que caerían en manos cristianas en tiempo de Jaime I el Conquistador.

Palacio gótico de Sot de Ferrer

De las tres, en cuanto a patrimonio monumental se refiere, destaca Sot de Ferrer, donde pervive un bellísimo palacio gótico del siglo XIII con añadidos y ampliaciones en el XIV y el XV que conserva, en una de sus fachadas, grupos de vanos ajimezados prototípicos de la arquitectura civil medieval del Mediterráneo.

Anillo del Maestrazgo

El llamado del Maestrazgo es el primero de los dos anillos temáticos de la ruta cidiana que recorren la provincia de Castellón. Se inicia éste en la aún turolense población de Rubielos de Mora, desde donde en dirección norte y a través de paisajes de enorme belleza, penetra en Castellón a la altura de La Pobla del Bellestar: un encantador hábitat en el que puede admirarse una preciosa torre medieval, así como un puente de la misma época que salva las aguas del río Truchas, cuyo cauce sirve de frontera natural entre ambas provincias.

Villafranca del Cid

Ventanales del Palacio del Ayuntamiento de Villafranca del Cid, CastellónVillafranca del Cid es la primera localidad de entidad con la que se encuentra el Anillo del Maestrazgo en tierras de Castellón. Al igual que en la mayoría de poblaciones que jalonan el Camino por estas comarcas levantinas interiores, el interés de Villafranca se divide entre su insuperable riqueza paisajística, y la belleza de su entramado urbano, de claro sabor medieval.

Por su riqueza artística, destaca por encima del resto de monumentos el actual edificio del ayuntamiento, un soberbio palacio gótico dotado de elegantes ventanales apuntados que, su vez, enmarcan sendos vanos bíforos separados por parteluces.

La iglesia parroquial, de notable dimensiones y dedicada al Salvador, es un edificio de la segunda mitad del siglo XVI, mientras que son varias las ermitas desperdigadas por su amplio término municipal.

Ermita de Sant Pere de Castellfort

A escasos kilómetros de Villafranca se sitúan las poblaciones de Castellfort, con su ermita de Sant Pere (una de las más antiguas de la Comunidad Valenciana); y Ares del Maestrat, amurallada y coronada por la enorme mole pétrea sobre la que se asientan los restos de su antaño inaccesible castillo.

Benasal

También de orígenes antiquísimos, conserva Benasal parte de su primitivo trazado urbano amurallado que delimitaba el núcleo antiguo conocido como "La Mola" de sus ensanches y arrabales posteriores. Se accede a él a través de un arco de sabor arabizante cuyos orígenes se remontarían a mediados del siglo XIII.

Además de varias torres fortificadas como la Redona, la del Planet o de la Presó, cuenta Benasal con un curiosísimo horno comunal gótico magníficamente conservado. Fuera del casco urbano, el Castillo del Corbó y la ermita de San Cristófol dan buena muestra de la importancia y la prosperidad de la localidad en tiempos medievales.

Panorámica de Ares del Maestrat

Culla

Pese ano aparecer expresamente citada en el Cantar, es más que probable que la actual Culla existiese ya a finales del siglo XI, por lo que de ser así, no cabe duda de que el caballero castellano atravesaría sus tierras Camino de Olocau y Morella.

De ese tumultuoso pasado histórico cullano, marcado por numerosos conflictos fronterizos entre las taifas de Lérida y Tortosa primero, y entre almorávides y cristianos después, se conservan los restos de su castillo parcialmente destruido durante las guerras carlistas; así como su primitivo trazado urbano fortificado, el cual se ha hecho acreedor a ser declarado Conjunto Histórico Artístico

L'Alcora

A partir de la localidad de Torre de Embesora, el Anillo del Maestrazgo torna en dirección sur atravesando bonitas localices como Atzeneta del Maestrat, Costur o Les Useres hasta llegar a L'Alcora, importante población de la comarca de l'Alcalatén que, como bien revela su topónimo, remonta su origen a la dominación islámica.

Castillo de Alcalatén, cerca de Alcora

El monumento más señero de L'Alcora es, sin duda, el histórico castillo de L'Alcalatén, estratégica fortaleza de origen musulmán que, tras la conquista cristiana, se constituyó en un importante bastión aragonés de avanzadilla hacia el Mediterráneo.

Cerca de L'Alcora, la población de Lucena del Cid es otro de los numerosos conjuntos urbanos medievales que proliferan en las comarcas del interior de Castellón, siendo de destacar los restos de su muralla y la preciosa plaza mayor.

Onda

La ciudad de Onda, punto más meridional del Anillo del Maestrazgo, aparece citada en el Cantar como una de las plazas que conquistaría el caballero de Vivar durante su destierro valenciano, extremo que, de ser cierto, no está sin embargo documentado históricamente, aunque es más que posible que en su momento pagara tributos al Cid.

No sería hasta mediados del siglo XIII cuando Onda, gracias a la empresa del rey Jaime I el Conquistador, caería en manos cristianas, conviviendo en ella a partir de entonces cristianos (intramuros), musulmanes (en los arrabales) y judíos (en la judería).

Murallas del castillo de Onda, Castellón

Declarado Conjunto Histórico Artístico a finales de los años 70 del siglo XX, de todo su patrimonio es el castillo - alcazaba el monumento más visitado y fotografiado. Conocido como "el de las trescientas torres", bien podría parecer un apelativo excesivamente exagerado, aunque la realidad es que el conjunto de la fortaleza estuvo formado en origen por nada menos que cuatro cinturones defensivos amurallados.

También interesante, por tratarse de uno de los templos más antiguos de la arquitectura valenciana de reconquista, es la Iglesia de Santa Margarita, también conocida como de la Sang y relacionada con los caballeros templarios. En ella, llama la atención su portada meridional, de hechuras totalmente románicas pese a remontarse su construcción a bien entrada la decimotercera centuria.

Puerta de la iglesia de la Sang de Onda, Castellón

Desde Onda y atravesando interesantes poblaciones como Toga, Cirat, Arañuel o las fortificadas Espadilla y Torrechiva, el Anillo del Maestrazgo va a desembocar en el camino principal o del Destierro a la altura de la localidad de Montanejos,

Anillo de Morella

Desde el propio Anillo del Maestrazgo, concretamente en la localidad aún turolense de La Iglesuela del Cid, parte el Anillo de Morella, segundo anillo de la ruta cidiana por tierras castellonenses que, tras unos kilómetros en territorio aragonés, va al encuentro de las históricas plazas de Olocau del Rey y Morella

Olocau del Rey

La hoy pequeña Olocau del Rey, situada a más de mil metros de altitud en planea comarca de Els Ports de Morella, se disputa con la población zaragozana de Gallocanta el ser la mítica Alucant citada en el Cantar del Mío Cid.

Iglesia de la Virgen del Pópulo de Olocau del Rey, Castellón

Sea como fuere, no cabe duda que, por su estratégica situación, los orígenes de Olocau se remontarían a fechas muy antiguas, como atestiguan los distintos hallazgos arqueológicos aparecidos en torno al castillo de Olcaf, germen altomedieval de la actual población.

Portada de tradición románica en la iglesia de Olocau del Rey (Castellón)Además del citado castillo, bastión musulmán hoy reducido a ruinas, pueden ser admirados en su modestísimo núcleo urbano monumentos de interés tales como el ayuntamiento, el horno comunal, varias ermitas de notable antigüedad, y, sobre todo, la parroquia de Santa María del Pópulo, erigida en el siglo XIII, ampliada en centurias sucesivas y que conserva, además de una talla de la Virgen protogótica, una hermosa portada de la más pura tradición románica.

Continuando la ruta, antes de llegar a la populosa Morella, el anillo cidiano atraviesa las localidades de Todolella y Forcall: la primera coronada por la imponente estampa de su palacio fortificado gótico, y la segunda, que puede presumir de poseer una de las plazas mayores porticadas de mayor perímetro de toda la Comunidad Valenciana.

Vista de Todolella, entre Olocau del Rey y Morella

Morella

Pese a no aparecer expresamente nombrada en el poema épico, Morella es una plaza clave dentro de los contextos cidianos. Se encontraba la villa a finales del siglo XI bajo el poder de la taifa de Lérida, siempre en disputa con su homónimo y además hermano rey zaragozano Al Mutamin, aliado a la postre de Rodrigo de Vivar.

Murallas y castillo de Morella, Castellón

Debido a lo inexpugnable de su fortaleza y de sus varios cinturones defensivos fortificados, El Cid, pese a sus ataques desde la cercana Olocau, jamás llegaría a tomar la plaza morellana, todo ello pese a que en sus proximidades, sus huestes derrotarían en la Batalla del Pinar de Tévar al rey taifa ilerdense y a su aliado, el conde catalán Berenguer Ramón II, quien fue hecho prisionero.

En siglos sucesivos, Morella sería una plaza ansiada tanto por cristianos como musulmanes, pasando sucesivamente de unas manos a otras hasta que Jaime I lo incorporaría definitivamente a Corona de Aragón en el año 1232.

Murallas de Morella

Se sitúa la villa sobre una empinada loma coronada por el casi inaccesible escarpe rocoso en el que se asienta su famoso castillo, equipado además con un complejo entramado de cinturones defensivos que le hacían prácticamente inabordable.

El casco urbano en sí mismo, de inconfundible traza medieval, conserva como monumento más significativo la iglesia arciprestal de Santa María la Mayor, joya sobresaliente del gótico valenciano gracias a su magnífica portada conocida como de los Apóstoles y la Virgen. También de origen bajomedieval son la iglesia de San Nicolás y el Convento de San Francisco

Portada de la Iglesia Arciprestal de Santa María de Morella, Castellón

Rebasada Morella, el anillo continúa en dirección sur hasta empalmar en el propio punto de partida del mismo con el Anillo del Maestrazgo, siendo antes lugares de obligada visita las poblaciones de Cinctorres y la también amurallada Portell de Morella.

Ramal de Castellón

Regresando a la vía principal, alcanza el Camino del Cid el Mar Mediterráneo a la altura de Sagunto, situada ya en Valencia pero prácticamente en los límites con Castellón. Desde Sagunto y paralelo a la línea costera en dirección sur, la ruta cidiana alcanza en pocos kilómetros la capital valenciana, punto destino definitivo de Rodrigo en su Camino del Destierro.

Portada gótica meriodional de la Catedral de Castellón

Sin embargo, desde la propia Sagunto, parte en dirección norte y también paralelo a la línea litoral el llamado Ramal de Castellón, el cual reproduce las incursiones del de Vivar con el objetivo de fortalecer las defensas de la franja costera levantina.

Almenara

Almenara es otra de las plazas que, según el Cantar, caerían en manos del Cid pocos meses antes de la rendición de Valencia. Pese a existir datos que confirman la presencia de distintas civilizaciones prerromanas en su término, serían los musulmanes, como bien atestigua su topónimo, quienes fundarían la primera Almenara estable, dotándola de numerosos equipamientos en forma de torres defensivas (algunas aún visibles), y una importante fortaleza de gran valor estratégico cuyos restos son aún manifiestos coronando el cerro que domina la población.

A pocos kilómetros de Almenara se encuentra Chilches, la cual, al tratarse probablemente entonces de una alquería dependiente de aquella, caería también en manos de las huestes cidianas tras los tres meses de asedio a la fortaleza almenarense.

Nules y Mascarell

Pese a no aparecer en el Cantar, es muy probable que Nules, cuya existencia está contrastada en aquellas fechas, sufriría idénticos avatares a sus localidades vecinas, centradas, con toda probabilidad, en su castillo, llamado de Villavella.

Murallas de MascarellEn la actualidad, Nules es una pujante población turística merced a las numerosas playas que la rodean. A escasos kilómetros de Nules se encuentra su pedanía de Mascarell, pequeño núcleo fortificado declarado Bien de Interés Cultural en el que se conserva, en muy buen estado, una muralla medieval que rodea casi por completo el caserío.

Burriana

Burriana es otra de las localidades del litoral castellonense que aparece expresamente mencionada en el Cantar dentro de la nómina de plazas que conquistaría Rodrigo por tierras de La Plana. Era por aquel entonces Burriana, incluso por encima de la hoy capital provincial, la localidad más pujante del entorno, razón por la cual son numerosas las ocasiones en que sería objeto de paso o visita por parte del Cid histórico.

Iglesia del Salvador de Burriana, Castellón

Tras la muerte del Cid y más de un siglo de dominio musulmán, caería definitivamente en manos cristianas durante la primera mitad del siglo XIII, siendo fundamental su caída de cara a la reconquista definitiva de toda la franja levantina.

Fruto de ese esplendor bajomedieval, conserva Burriana restos de su antigua muralla, un casco urbano salpicado de edificaciones nobles y, sobre todo, la monumental iglesia del Salvador, una de las primeras y más ricas edificaciones religiosas levantadas tras la Reconquista en suelo valenciano.

Castellón de la Plana

La actual Castellón, hoy capital provincial, no sería en tiempos del Cid más que un pequeño hábitat surgido al amparo del actualmente llamado Tossal de la Magdalena y protegido por varias atalayas circundantes como la de Fadrell. Tras la conquista por parte de Jaime I, Castellón fue repoblando por gentes de la vecina Burriana, pasando a llamarse Castellón de Burriana.

Fachada occidental. Concatedral de Castellón

Con el paso de los siglos, Castellón fue alcanzando mucha pujanza y modernizándose, razón por la cual son escasos los restos medievales en ella conservados, siendo dignos de destacar algunos palacetes y, sobre todo, su concatedral de La Asunción, edificio gótico varias veces remodelado del que sobresalen sus portadas y su pintoresco y peculiar campanario octogonal exento.


(Autor del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
José Manuel Tomé)

Suscripción
 
Tiendas
 
Página Principal
 
Monografías
 
Rutas
 
Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: EL CID

Comprar libro

Título: POEMA DE MIO CID

Comprar libro

Título: LA FORMACIÓN MEDIEVAL DE ESPAÑA

Comprar libro

Título: CABALLEROS MEDIEVALES

Comprar libro

Título: DOCUMENTOS DEL CID EN EL ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL

Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "CAMINO DEL CID EN CASTELLÓN" en enero de 2013

AVISO LEGAL