Próximos cursos presenciales
Vidrieras del románico en iglesias y catedrales



Comprar libro

Título: ICONOGRAFÍA Y SIMBOLOGÍA EN LA VIDRIERA ESPAÑOLA

Comprar libro

Título: LAS VIDRIERAS, CATEDRAL DE LEON

Comprar libro

Título: VIDRIERAS MEDIEVALES DE CATALUÑA

Comprar libro

Título: VIDRIEROS

Comprar libro

Título: ARTE Y VIDA COTIDIANA EN LA ÉPOCA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: ICONOGRAFÍA DEL ARTE CRISTIANO. ICONOGRAFÍA DE LA BIBLIA. NUEVO TESTAMENTO

Comprar libro

Título: ARTE Y ARQUITECTURA EN ESPAÑA. 500-1250


Comprar DVD

Título: PACK DE 7 DVD "LAS CLAVES DEL ROMÁNICO. SERIE COMPLETA"

Comprar DVD, VHS, CD de documentales, y música: arte, rutas medievales, castillos...





All rights reserved. The contents of: "ROMANESQUE STAINED GLASS WINDOWS" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "VIDRIERAS ROMÁNICO" son propiedad de © Arteguias.com

Vidrieras del románico

Autor de artículo y fotos: Fernando Cortés Pizano

A pesar de los escasos ejemplares de vidriera románica que han llegado hasta nuestros días y del mayor protagonismo de los grandes ciclos de decoración escultórica y pintura mural, la vidriera fue sin duda el principal sistema de cerramiento de ventanales utilizado en la arquitectura religiosa de los siglos XI y XII y una de las principales artes de la Edad Media.

El estilo Románico se extendió rápidamente por toda Europa a partir de la segunda mitad del siglo X, desarrollándose, en sus múltiples variantes y según las distintas regiones, hasta mediados del siglo XIII, cuando, después de un largo periodo de transición, donde el estilo Románico y Gótico conviven de forma simultánea, la nueva estética del Gótico se impuso de manera definitiva. La vidriera Románica de los siglos XI y XII era ya un arte plenamente formado y maduro, fruto de varios siglos de experimentación.

Los primeros vestigios de un arte perdido
Los orígenes de la vidriera, entendida como un conjunto de paneles compuestos por vidrios, generalmente pintados, y unidos entre sí mediante varillas de plomo, se remontan a los siglos centrales de la Edad Media, durante los periodos Carolingio y Otoniano. Su desarrollo, asociado al Cristianismo, se produjo de forma paulatina en los actuales países de Francia, Alemania, Suiza, Austria, Reino Unido, etc.

Desgraciadamente, tan sólo unos escasos vidrios de aquel periodo han llegado hasta nosotros, por lo que el estudio de las primeras manifestaciones de este arte sigue siendo muy fragmentario. Entre estos restos conservados cabe destacar una ciba pintada con grisallas del siglo VI hallados en Rávena, Italia, unos vidrios de color de los siglos VII u VIII formando un panel hallados en los Monasterios de Monkwearmouth y Jarrow, Inglaterra, unos restos de vidrios del siglo VIII formando una cruz hallados en Séry-lès-Mézières, Francia, y una serie de cabezas pintadas sobre vidrio halladas en Lorsch (s. IX), Schwarzach (s. X), Magdeburg (s. XI) y Wissembourg (s. XI).

En el origen de este arte, algunos autores apuntan hacia una posible influencia de los manuscritos iluminados, ciertos trabajos de orfebrería, el cloisonné, los esmaltes de la Europa cristiana medieval o la vidriera islámica de celosías y vidrios de color, introducida en Europa a través de los contactos del mundo cristiano con Bizancio y la España musulmana.

Si bien la arquitectura del periodo Románico incluía generalmente la vidriera como principal forma de cerramiento, su uso no supuso una transformación en las formas arquitectónicas, como sucedió en el Gótico. Las vidrieras tuvieron que adaptarse a los pequeños ventanales abiertos en los gruesos y compactos muros de los edificios románicos, los cuales eran de reducido tamaño y terminados en arco de medio punto.

Obras conservadas in situ
Por lo que respecta a las obras conservadas in situ, si bien éstas se hallan localizadas mayoritariamente en Francia, es en la Catedral de Augsburgo, en Alemania, donde se halla la famosa serie de vidrieras de los cuatro Profetas, las más antiguas conocidas en la actualidad. Otros ejemplares importantes de vidrieras o paneles del siglo XII y principios del XIII conservados in situ son los de las catedrales de York, Canterbury y Lincoln en Inglaterra; Colonia, Erfurt, Friburgo y Ratisbona en Alemania; y St.-Denis, Chartres, París, Saint-Germer-de-Fly, Le Mans, Poitiers, Angers, Vendôme, Bourges, Châlons-sur-Marne, Reims y Estrasburgo en Francia. Aparte de estas obras in situ, se conservan restos de vidrieras románicas en diferentes museos de Francia y Alemania y, en menor medida, en Suiza, Austria y Estados Unidos.

Estas pocas vidrieras conservadas del periodo Románico, las cuales están generalmente muy alteradas por las sucesivas restauraciones, constituyen tan sólo una mínima parte de las obras que en su día fueron creadas, de ahí que nuestro conocimiento actual de la vidriera Románica, especialmente la anterior al siglo XII, esté principalmente basado en el estudio de las fuentes literarias contemporáneas.

La técnica
Las fuentes escritas más importantes para el conocimiento y estudio de la técnica de la vidriera medieval siguen siendo actualmente el tratado del monje benedictino alemán Theophilus, De diversis artibus, también conocido como Schedula diversarum artium, del primer cuarto del siglo XII y el de Heraclius, De coloribus et artibus romanorum, de los siglos XII-XIII. En ambos textos, y especialmente en el segundo libro del tratado de Theophilus, se describen detalladamente los distintos procedimientos y técnicas para la fabricación de vidrio y la construcción de vidrieras, los cuales, sorprendentemente, se mantuvieron prácticamente inalterados hasta finales del siglo XIX.

El vidrio
Los vidrios utilizados durante el periodo Románico eran soplados con caña en forma de cibas o cilindros, los cuales eran aplanados en láminas de irregular grosor. Estas planchas eran cortadas mediante una barra de hierro al rojo vivo y luego desbastadas con una especie de alicates, siguiendo las formas determinadas en el diseño previo, realizado con una punta de plomo sobre una tabla de madera recubierta por una fina capa de yeso. Un ejemplar único de este tipo de tablas de dibujo y emplomado, de mediados del siglo XIV, se conserva en la Catedral de Girona (España).
Los componentes principales generalmente utilizados durante este periodo para la fabricación del vidrio eran, según la descripción de Theophilus: 1 parte de arena y 2 partes de cenizas de madera de haya. Mediante la adición de determinados óxidos metálicos a la masa vítrea, se obtenían los vidrios de color, si bien las gamas cromáticas de este periodo son relativamente limitadas, predominando los rojos, azules, verdes y amarillos en diferentes intensidades. No obstante, el reducido tamaño de los ventanales y la búsqueda de una mayor luminosidad en el interior de los templos se tradujo en una predilección por los vidrios claros o incoloros. Un caso particular muy interesante es el de los vidrios rojos, los cuales, obtenidos en esta época mediante la adición de óxido de cobre, resultaban demasiado oscuros y opacos. A fin de proporcionarles más luminosidad, los vidrieros utilizaban un sistema de laminado consistente en adherir una fina película de vidrio rojo fundido a un cilindro de vidrio incoloro. El vidrio resultante, conocido como vidrio plaqué, tenía la doble ventaja de ser mucho más luminoso y barato. A menudo, la mezcla de los dos colores no era muy homogénea y se producían interesantes efectos de marmolinas o vetas, que los vidrieros utilizaban de forma muy expresiva.

La pintura
El uso de pinturas fundibles sobre el vidrio, desarrollado durante el periodo romano, fue tempranamente incorporado a las vidrieras, tal y como atestiguan numerosos documentos y los escasos restos de vidrios planos pintados conservados. Las pinturas utilizadas para decorar los vidrios de este periodo eran las llamadas grisallas, compuestas, según la versión de Theophilus, por un fundente (1/3 de vidrio verde y 1/3 de vidrio azul bien molidos) y óxidos metálicos (1/3 de óxido de cobre y hierro bien molido), todo ello mezclado con un aglutinante (vino u orina).
Estas pinturas se aplicaban en frío sobre los vidrios y a continuación eran fundidas sobre éstos mediante cocción en el horno a una temperatura que oscilaba entre los 600 y 800ºC. Los vidrieros aplicaban las grisallas, generalmente sobre la cara interior de los vidrios, mediante distintos pinceles, en forma de gruesos y opacos trazos para el dibujo y finas veladuras para el sombreado. Theophilus describe el proceso de aplicación de las grisallas en tres fases pictóricas sucesivas o valores de diferente intensidad y efecto.

El plomo
El plomo utilizado era fundido y después vertido en moldes de madera, hierro o piedra, resultando en varillas con perfil en forma de H y de una longitud aproximada de unos 50cm. El perfil de estos plomos era bastante irregular, de alas estrechas, alma alta y de formas menos angulosas que las de los plomos producidos con molinillo a partir del siglo XVI. Para las soldaduras entre los distintos perfiles de plomo se utilizaba estaño.

Los bastidores
Los bastidores -barras de hierro que sujetan y soportan el peso de cada panel-, utilizados en los ventanales románicos, carentes de lancetas, eran originalmente en madera y con el paso del tiempo fueron sustituidos por otros de hierro forjado y con perfil en "T", mucho más estables y resistentes. En los ventanales estrechos se utilizaban sencillos bastidores horizontales, pero en el caso frecuente de ventanales cuya anchura era muy superior a la de un panel, se desarrolló un tipo de bastidor compuesto por un entramado geométrico compartimentado en formas muy variadas. Estos bastidores estaban compuestos por formas cuadradas o rectangulares o por medallones en forma de círculos, semicírculos, cuartos de círculo, trilóbulos o cuatrilóbulos.

Fuentes documentales
Los textos conservados del periodo Románico, como el mencionado de Theophilus, o los del Abad Suger de St. Denis (Liber de rebus in administratione sua gestis, de 1148, y Libellus alter de consecratione ecclesiae Sancti Dionysii, de 1144), coinciden en destacar la abundancia de luz, la translucidez, los cambios cromáticos a lo largo del día, la inestimable belleza del vidrio, la similitud con las piedras preciosas, la variedad y preciosismo del trabajo del artista y el valor educativo y moral de las imágenes como los principales elementos que definían la estética de la vidriera.

La simbología de la luz
El uso de vidrios de colores con representaciones bíblicas como cerramiento de los ventanales de las iglesias tenía un atractivo especial para el Cristianismo durante la Edad Media, dadas las múltiples posibilidades decorativas, simbólicas, didácticas y propagandísticas que ofrecía el medio, de ahí su éxito y rápida difusión.

Por un lado, bajo la influencia del pensamiento Neoplatónico y las ideas de San Agustín, la luz se convirtió en el elemento principal de belleza y por lo tanto en la manifestación más evidente de la presencia divina en la Tierra. La luz estaba simbólicamente asociada a Dios. Por otro lado, la luz se entiende como un medio físico que cumple una función objetiva de iluminación, posibilitando la lectura de los programas iconográficos desarrollados en las pinturas murales o en los ciclos escultóricos, protagonistas indiscutibles de la decoración de los templos románicos.

El primer autorretrato
La importancia concedida al arte de la vidriera dentro del contexto unificador de las distintas artes medievales queda patente en el único autorretrato conservado de un vidriero de este periodo, el maestro Gerlachus. Éste, consciente de la importancia de su trabajo, se retrata en uno de los paneles de la única vidriera conservada de la Iglesia de Arnstein an der Lahn, actualmente en el "Westfälischen Landesmuseums für Kunst und Kulturgeschichte", Münster, Alemania.

El estilo pictórico
El estilo pictórico de la vidriera Románica tiene un acentuado carácter lineal y estereotipado, con tendencia a la abstracción y simplificación de formas, donde el uso de determinados colores tenía una función y significado específicos. Las figuras humanas eran generalmente representadas de forma expresamente bidimensional y plana, con un marcado frontalismo en el periodo inicial.

Las composiciones
Las vidrieras del Románico presentan, en líneas generales, cuatro tipos de composiciones: las historias enmarcadas en medallones, las grandes figuras aisladas, las escenas ocupando todo el ventanal y los motivos decorativos de carácter geométrico, tipo mosaico, o vegetal, en los fondos o cenefas. Según algunos autores, la llamada "vidriera legendaria" es la tipología más frecuente en este periodo, compuesta por medallones, fondos decorativos y cenefas. La utilización de medallones, una de las grandes aportaciones de este periodo, permitía una mayor compartimentación de las composiciones y ayudaba a enmarcar las escenas figuradas, aislándolas de los fondos decorativos.

El carácter didáctico de la vidriera medieval
Durante la Edad Media, periodo en el cual existía un elevado índice de analfabetismo y donde los libros manuscritos estaban tan sólo al alcance de unos pocos, las vidrieras tenían un marcado carácter didáctico, de ahí que incluso se hayan llegado a definir como la "Biblia de los pobres".

Al igual que en la escultura o pintura mural, también en las vidrieras se desarrollaron extensos ciclos iconográficos, cuyos temas del Antiguo y Nuevo testamento estaban estrechamente relacionados con la ubicación de las mismas dentro del edificio. A menudo estos ciclos iconográficos eran agrupados en una misma vidriera compuesta por múltiples escenas.

Generalmente los ventanales más altos del edificio se ocuparan con esbeltas figuras de gran tamaño ocupando varios paneles y sobre fondos planos o geométricos formados principalmente por vidrios azules o rojos. Para facilitar su reconocimiento, estas figuras iban generalmente acompañadas de una cenefa o cartela con un texto que indicaba el nombre del personaje en cuestión. La utilización de estas cartelas fue una costumbre que se mantuvo durante toda la Edad Media.

Por otro lado, en los ventanales bajos, más cercanos a los fieles, se preferían las vidrieras compuestas por medallones con escenas de reducido tamaño sobre fondos abstractos de composición geométrica o vegetal. Estos medallones también incluían a menudo las mencionadas cartelas identificativas.

Vidriera Cisterciense
Un caso muy interesante dentro de la vidriera de los siglos XII y XIII es el de las llamadas "vidrieras grisalla", carentes de decoración figurativa y de color, desarrolladas por la Orden del Cister durante los siglos XII, XIII y XIV, principalmente como reacción ante los excesos decorativos en los templos cristianos de la época, aunque sin duda también como medida de ahorro y austeridad.

En su "Apología" (1124), San Bernardo de Clarivaux, fundador de la Orden, criticó duramente el uso de materiales lujosos e imágenes figuradas en el arte y la arquitectura monásticos. En los Estatutos de la Orden de Citeaux de 1134, 1145, 1152 y 1182, se prohibía la utilización de escenas figurativas y de vidrios de color pintados en las vidrieras.

Como consecuencia, se desarrolló un tipo de vidriera no figurativa, muy sobria y de gran belleza, que utilizaba casi exclusivamente la red de plomo y el vidrio, mayoritariamente incoloro, en ocasiones pintado con sencillos motivos vegetales o geométricos, formando entrelazos repetitivos, como únicos elementos decorativos. Algunos autores señalan la posibilidad de una influencia oriental, posiblemente islámica, en las formas geométricas de los motivos cistercienses.

En este tipo de vidrieras cistercienses se buscaba una luz clara y diáfana que no distrajera la oración y el recogimiento de los monjes. Algunos de los ejemplares más tempranos conservados son los de Aubazine, Orbais, Bénissons-Dieu, Bonlieu, Beauvais, Pontigny o Noirlac en Francia, Heiligenkreuz, en Austria, Eberbach, Haina, Altenberg o Schulpforta en Alemania y Santes Creus en España. El éxito de este tipo de vidrieras rápidamente sobrepasó los límites de la orden y a partir del siglo XIII, se extendieron por todo tipo de templos.

La vidriera Románica en España
La historia de la vidriera española se ha comenzado tradicionalmente a mediados del siglo XIII, en relación con las primeras catedrales del Gótico clásico, especialmente la de León. No obstante, un mejor estudio de las vidrieras conservadas anteriores a este periodo, realizado durante los últimos años, ha permitido poner de relieve una serie de obras de gran importancia. Vidriera románica del Martirio de San LorenzoA pesar de todo, el conocimiento de los escasos ejemplares de vidrieras del periodo Románico en España sigue siendo muy limitado y fragmentario. Parece evidente, no obstante, que durante el siglo XII el arte de la vidriera tuvo un muy escaso desarrollo en España y que los ejemplares conservados fueron realizados por maestros extranjeros. Desgraciadamente, las pocas obras conocidas hasta la fecha no nos permiten un estudio con profundidad de la vidriera de este periodo.

Martirio de San Lorenzo o San Vicente
La primera obra supuestamente de origen español se halla conservada en el Museo de Worcester Massachusetts, EEUU) y se trata del Martirio de San Lorenzo o San Vicente. Esta vidriera, compuesta por dos paneles, con un tamaño de unos 40cm de ancho por 2m de alto y terminada en arco de medio punto, encaja con la tipología de los ventanales de las iglesias del siglo XII. A pesar del desconocimiento que existe sobre esta obra, algunos autores apuntan su similitud con las pinturas románicas catalanas de hacia 1200.

Monasterio de las Huelgas (Burgos)
En la Sala Capitular de este monasterio se conservan tres vidrieras (San Pedro, San Pablo y San Juan), que junto con la conservada en la actual Hospedería (Virgen con el Niño) encajan perfectamente con el llamado Estilo 1200, de transición al Gótico.

Estas cuatro obras, escasamente estudiadas, fueron probablemente realizadas entre 1200 y 1220 y son las más antiguas conservadas en España. El uso de vidrieras figurativas en un edificio de la Orden del Cister no deja de ser llamativo, si bien se conocen otros ejemplos en toda Europa donde la aplicación de la Orden tuvo un carácter más flexible.

Destaca la gran estilización y el canon alargado de las figuras, pintadas con firmes trazos de grisalla sobre vidrios de colores primarios de gran profundidad y grosor.

Vidrieras del Monasterio de las Huelgas. Burgos

Vidrieras de Santes CreusMonasterio de Santes Creus (Tarragona)
El ciclo más grande de vidrieras de este periodo, y por otro lado el único de estilo cisterciense conservado en España, se localiza en el Monasterio de Santes Creus, en Tarragona.

Se trata de un conjunto de unas 20 vidrieras de gran tamaño, ubicadas en ventanales terminados en arco de medio punto y realizadas probablemente durante el primer tercio del siglo XIII por diversos talleres.

El verdadero protagonista de estas vidrieras es la red de plomo que constituye prácticamente el único elemento de dibujo y decoración. Los motivos utilizados en los distintos paneles de cada vidriera son idénticos entre sí, tienen un de carácter geométrico y repetitivo basado en entrelazos. Los vidrios, salvo algunas excepciones, son en su mayoría incoloros. Las pinturas, generalmente muy escasas, representan motivos florales mediante gruesos trazos de grisalla.

Suscripción
Boletín Electrónico Histórico de Boletines
Tiendas
Tiendas Online: compras e inscripciones
Libros de Arte Libros de Historia Medieval
Ebooks Revistas de Arte
Vídeo y Música Maquetas
Artesanía Medieval Cursos Presenciales
Cursos Online Viajes y Visitas Guiadas
Tienda Física
Establecimiento Comercial
Contenidos
Contexto histórico
Edad Media en Europa Edad Media en España
Sociedad Medieval Cultura Medieval
Política Medieval Religiosidad Medieval
Biografías  
Arte Prerrománico
Visigótico Asturiano
Mozárabe Prerrománico en Europa
Arte Bizantino  
Arte Románico
Arquitectura románica Escultura románica
Pintura románica Manuscritos iluminados
Camino de Santiago Simbolismo románico
Monasterios románicos Pilas bautismales
Imaginería y eboraria Orfebrería y esmaltes
Puentes medievales Románico porticado
Restauraciones  
Por provincias
Segovia Ávila Salamanca Zamora
Valladolid Palencia Burgos Soria
León Guadalajara Cuenca Madrid
Navarra Huesca Zaragoza Teruel
Barcelona Girona Lleida Tarragona
Cantabria Asturias Coruña Pontevedra
Orense Lugo Álava Vizcaya
La Rioja Cáceres Badajoz Jaén
Córdoba      
Otros países
Arte románico Francia Arte román. Alemania
Arte románico Portugal Arte román. Inglaterra
Arte románico Italia Arte rom. Escandinavia
Resto de Europa Líbano y Palestina
Arte Mudéjar
Arquitectura mudéjar
Por provincias
León Zamora Salamanca Valladolid
Segovia Ávila Guadalajara Madrid
Toledo Zaragoza Teruel Cáceres
Badajoz Córdoba Sevilla  
Arte Gótico
Arquitectura Gótica Vidrieras
Por comunidades
Castilla y León Castilla La Mancha
Madrid Andalucía y Murcia
Extremadura Cataluña
Aragón Valencia y Baleares
Navarra/Rioja/P.Vasco Norte de España
Arte Islámico
Islam y Al-Andalus Arte Califal
Reinos de Taifas Almorávide/Almohade
Nazarí  
Castillos
Castillos - Arquitectura
Por comunidades
Castilla y León (norte) Castilla y León (sur)
Cast. Mancha y Madrid Extremadura
Andalucía y Murcia Canarias
Valencia y Baleares Canarias
Cataluña Aragón
Navarra/Rioja/P.Vasco Galicia y Cantabria
Arte no medieval
Arte Prerromano Arte Romano
Arte del Renacimiento Arte Barroco
Neoclásico y romántico  
Más información
Diccionario Enlaces
Animaciones y Vídeos  
Monografías
Catedrales de España Monasterios de España
Monumentos por conocer Conjuntos Históricos
Museos Rutas
Otros lugares de España Monumentos de Europa

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: RINCONES DE LA HISTORIA. APUNTES DE LA HISTORIA DE ESPAÑA, SIGLOS VIII AL XIII

Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL DE LA EDAD MEDIA EN ESPAÑA


Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "VIDRIERAS ROMÁNICO" en noviembre de 2005

AVISO LEGAL