Próximos cursos presenciales
Imperio en la Edad Media










Comprar libro

Título: LA GUERRA MEDIEVAL EN LOS MANUSCRITOS

Comprar libro

Título: ARTE E HISTORIA EN LA EDAD MEDIA I. TIEMPO, ESPACIO, INSTITUCIONES

Comprar libro

Título: RUTAS DEL ROMÁNICO EN LA PROVINCIA DE SEGOVIA

Comprar libro

Título: LA MODERNIDAD DEL GÓTICO. SEIS PUNTOS DE VISTA SOBRE LA ARQUITECTURA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: EL LIBRO HISTORIADO. SIGNIFICADO SOCIO-POLÍTICO EN LOS SIGLOS XIII-XIV

Comprar libro

Título: CAMINO DE SANTIAGO, GEOGRAFÍA DEL ESPÍRITU

Comprar libro

Título: TALLERES DE ARQUITECTURA EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: EL ARTE EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: GUÍA DEL ROMÁNICO EN ESPAÑA


Revista: MEDIEVAL

Revista: CODEX AQVILARENSIS Nº 28: CREER CON IMÁGENES EN LA EDAD MEDIA

Comprar Revistas de Arte, Historia Medieval y Patrimonio

Comprar DVD

Título: DVD DE LA SERIE DE TVE "MEMORIA DE ESPAÑA"





All rights reserved. The contents of: "EMPIRE AND THE MIDDLE AGES" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "PAPEL DEL IMPERIO EN LA EDAD MEDIA" son propiedad de © Arteguias.com

Papel del Imperio en la Edad Media

Justiniano y el Imperio

Siguiendo a sus predecesores, especialmente a Constantino, - que llegó a considerarse obispo y decimotercer apóstol -, Justiniano consideraba que la unidad del Imperio pasaba por la unidad religiosa y, si bien, Justiniano era ferviente partidario de la ortodoxia nicea, también es cierto que consideraba que el emperador debía ser cabeza de la Iglesia, pues lo mismo que había un único Dios que gobernaba en el Universo, debía existir un único emperador que rigiera en la tierra; de hecho, a modo de ejemplo, cabe señalar que el "complicado ceremonial cortesano, que la Iglesia ortodoxa griega recogió en su liturgia, tendía a identificar al emperador con el propio Dios".

Emperador Constantino

Para la teoría imperial, el emperador era concebido como mediador entre Dios y los hombres, cuyo deber era asegurar la salud espiritual de sus súbditos y velar por el cumplimiento de la voluntad de Dios, de manera que "el emperador se arrogaba así el derecho de decidir en todos los ámbitos, tanto en los seculares como en los espirituales".

Puesto que de la unidad religiosa dependía la unidad del Imperio, y puesto que el monofisismo era fuerte, especialmente en Egipto y Siria, Justiniano, - muy influido además por su mujer, Teodora, de simpatías monofisitas -, creyó necesario buscar vías de conciliación a fin de evitar tensiones internas y conseguir una unidad sin fisuras. Para ello, propuso la llamada fórmula teopasquita. Pero esto implicaba la intervención directa del emperador en cuestiones de doctrina cristiana. Frente a estos intentos de usurpación de funciones, el papa Agapito I (535 - 536) resolvió convocar, por su iniciativa, un Concilio que habría de celebrarse en Constantinopla (en 536), en el que se reiterarían las condenas al monofisismo. Medio siglo antes, Félix II (483 - 492) había excomulgado a los patriarcas de Constantinopla (Acacio) y Alejandría por aceptar el Henotikón, decreto firmado por el emperador Zenón y que, como la fórmula, contemplaba cesiones al monofisismo, en lo que supuso el primer cisma oficial con Oriente (Cisma de Aecio), que se prolongaría hasta 518 a causa de la postura del nuevo emperador Anastasio (491 - 518), que simpatizaba con el monofisismo.

Justiniano

Pero Justiniano dio un grave paso: El Concilio de Calcedonia de 451 había rehabilitado a tres autores que en un principio habían simpatizado con el nestorianismo (precisamente la doctrina que había suscitado, como respuesta, el monofisismo). Justiniano, para atraer a los monofisitas, propuso que se condenaran algunos de los escritos de estos autores (cuestión conocida como de los Tres Capítulos), pero como el papa, Vigilio, a la sazón, se negara a tal condena, el emperador resolvió llevarle a la fuerza a Constantinopla para, convocado un concilio (548), obligarle a condenar dichos escritos. La intervención del emperador en asuntos eclesiásticos y de fe no podía llegar a mayor extremo.

Será la actitud de los emperadores bizantinos y el rechazo de los patriarcas orientales a aceptar la primacía del Obispo de Roma, lo que llevara a los papas a buscar nuevos apoyos entre las monarquías germánicas, especialmente entre la pujante y estratégicamente situada monarquía franca.

La presión ejercida por las invasiones lombardas, por las ambiciones de la aristocracia romana y por el emperador bizantino en el contexto de la Querella Iconoclasta, lanzaron al Papado en brazos de los gobernantes de un reino franco, que se mostraba activo y eficaz en la lucha contra diversos enemigos, que ampliaba sus fronteras de día en día y que, en la persona de los antiguos mayordomos de palacio, la dinastía pipínidas, puesta en marcha por un noble de Brabante, Pipino el Viejo, se muestra defensora de la Iglesia y el catolicismo.

El Papado y el Imperio Carolingio

Teniendo en cuenta el prestigio e influencia del Papado en Occidente, y en base a la llamada Leyenda de San Silvestre por la cual, el Papa habría recogido las insignias imperiales de las que Constantino, arrepentido por sus pecados, se habría despojado, el rey de los francos, Carlomagno, se preocuparía de ayudar al Obispo de Roma a mantener su posición en Italia, a cambio de ser coronado como emperador: Así, en la Navidad del año 800 - y tomando como excusa el "femíneo reinado" de Irene en Bizancio - el Papa recompensaba al monarca franco, coronándole como emperador.

Sin embargo, las tensiones surgieron enseguida, dado que el concepto de dignidad imperial era interpretado de manera bien distinta en Roma y Aquisgrán. Para el Papa, el Emperador de los romanos no era sino, el protector de la Iglesia y la Roma de San Pedro, es imperator, pero también ortodoxus: Ser emperador no es sólo un título que permite ejercer la soberanía sobre el orbe, sino una responsabilidad, un ministerio, y en consecuencia, la Iglesia no sólo define el concepto y los fines del Imperio, sino que incluso puede juzgar los actos del emperador y quitarle lo que le dio.

Sin embargo, para la cancillería carolingia, la dignidad imperial, si bien ha sido otorgada por el Papa, es ostentada por Carlomagno en base a su esfuerzo y la lucha en defensa del Papa y de la Fe: No depende, pues, exclusivamente del Papa, de manera que el emperador también tiene la iniciativa. Para los intelectuales áulicos de la corte carolingia, la Europa cristiana ha sido reunida por Carlomagno a través de sus victorias, y lo ha hecho como vicario de Dios, como guía ayudado por la divina piedad, mostrando que los francos son el nuevo pueblo elegido, y Carlos el nuevo David. El emperador ha de defender militarmente a la Iglesia y preocuparse de ejercer su autoridad con justicia y conforme al orden natural querido por Dios (ortodoxo), mientras que el Pontífice se limitaría a interceder por el Emperador para que cumpliera con dichas tareas. Ahora bien, no es el Papa la cabeza del Universo, lo es Dios, ni tampoco puede ejercer potestades terrenales, lo que corresponde al emperador, de manera que, no corresponde al Papa enjuiciar a los príncipes, ni fijar los objetivos del emperador y menos aún arrebatar la dignidad imperial al titular de la misma, cosa que sólo correspondía a Dios, cuya voluntad se manifestaría en caso de no obtener el emperador victorias, lo que reflejaría la pérdida del favor de Dios.

Precisamente, tras la muerte de Carlomagno, el Imperio entra en un rápido e imparable proceso de descomposición: El Papado retoma la iniciativa, reivindicando Nicolás I la primacía del Papa e insistiendo en que el poder imperial derivaba de la autoridad pontificia, de manera que hacía al emperador súbdito del Papa: La desobediencia al mismo, implicaba no sólo infidelidad, sino idolatría.

La descomposición de la dinastía carolingia y el imperio franco vino motivada por la dura pugna que enfrentó a los diversos hijos de Luis el Piadoso por desligarse de un poder central y hegemónico, pero también por la incapacidad de los dinastas carolingios de defender a sus súbditos de las terribles incursiones de normandos y magiares, que además eran paganos.

Los éxitos de Enrique de Sajonia, conocido como el Cetrero o el Pajarero, frente a los magiares, llevó al Papado a trasladar la dignidad imperial del Norte de Francia y el linaje carolingio, a Alemania y un nuevo linaje, el sajón. Sin embargo, los proyectos de Imperio cósmico suscitados por un sucesor de Enrique I, Otón III o cuestiones como la Querella de las Investiduras, no son sino algunas de las más importantes manifestaciones de las distintas concepciones que, sobre el poder imperial, se tenían en la Europa medieval.

Otón III

El interés de algunos sectores nobiliares por mantener la autonomía y evitar un fortalecimiento excesivo de la autoridad imperial, hasta el punto de no estar contrapesada por la auctoritas pontificia, contribuirá a generar una corriente ideológica y política que conocemos como güelfa, por la familia Welf de Baviera, que había sido muy receptiva en tiempos de Gelasio I a las doctrinas pontificias.

Podemos decir que la definición del poder imperial y las pugnas con el Papado serán una constante a lo largo de la Edad Media, manteniéndose, al menos, durante buena parte de la Edad Moderna.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Jorge Martín Quintana)

Suscripción
Boletín Electrónico Histórico de Boletines
Tiendas
Tiendas Online: compras e inscripciones
Libros de Arte Libros de Historia Medieval
Ebooks Revistas de Arte
Vídeo y Música Maquetas
Artesanía Medieval Cursos Presenciales
Cursos Online Viajes y Visitas Guiadas
Tienda Física
Establecimiento Comercial
Contenidos
Contexto histórico
Edad Media en Europa Edad Media en España
Sociedad Medieval Cultura Medieval
Política Medieval Religiosidad Medieval
Biografías  
Arte Prerrománico
Visigótico Asturiano
Mozárabe Prerrománico en Europa
Arte Bizantino  
Arte Románico
Arquitectura románica Escultura románica
Pintura románica Manuscritos iluminados
Camino de Santiago Simbolismo románico
Monasterios románicos Pilas bautismales
Imaginería y eboraria Orfebrería y esmaltes
Puentes medievales Románico porticado
Restauraciones  
Por provincias
Segovia Ávila Salamanca Zamora
Valladolid Palencia Burgos Soria
León Guadalajara Cuenca Madrid
Navarra Huesca Zaragoza Teruel
Barcelona Girona Lleida Tarragona
Cantabria Asturias Coruña Pontevedra
Orense Lugo Álava Vizcaya
La Rioja Cáceres Badajoz Jaén
Córdoba      
Otros países
Arte románico Francia Arte román. Alemania
Arte románico Portugal Arte román. Inglaterra
Arte románico Italia Arte rom. Escandinavia
Resto de Europa Líbano y Palestina
Arte Mudéjar
Arquitectura mudéjar
Por provincias
León Zamora Salamanca Valladolid
Segovia Ávila Guadalajara Madrid
Toledo Zaragoza Teruel Cáceres
Badajoz Córdoba Sevilla  
Arte Gótico
Arquitectura Gótica Vidrieras
Por comunidades
Castilla y León Castilla La Mancha
Madrid Andalucía y Murcia
Extremadura Cataluña
Aragón Valencia y Baleares
Navarra/Rioja/P.Vasco Norte de España
Arte Islámico
Islam y Al-Andalus Arte Califal
Reinos de Taifas Almorávide/Almohade
Nazarí  
Castillos
Castillos - Arquitectura
Por comunidades
Castilla y León (norte) Castilla y León (sur)
Cast. Mancha y Madrid Extremadura
Andalucía y Murcia Canarias
Valencia y Baleares Canarias
Cataluña Aragón
Navarra/Rioja/P.Vasco Galicia y Cantabria
Arte no medieval
Arte Prerromano Arte Romano
Arte del Renacimiento Arte Barroco
Neoclásico y romántico  
Más información
Diccionario Enlaces
Animaciones y Vídeos  
Monografías
Catedrales de España Monasterios de España
Monumentos por conocer Conjuntos Históricos
Museos Rutas
Otros lugares de España Monumentos de Europa

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: LOS ESPACIOS DE PODER EN LA ESPAÑA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: INSTITUCIONES MEDIEVALES

Comprar libro

Título: DICCIONARIO DE HISTORIA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: LOS DOS CUERPOS DEL REY. UN ESTUDIO DE TEOLOGÍA POLÍTICA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: EL AGUSTINISMO POLÍTICO. ENSAYO SOBRE LA FORMACIÓN DE LAS TEORÍAS POLÍTICAS EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: EL OTRO IMPERIO CRISTIANO. DE LA ORDEN DEL TEMPLE A LA FRANCMASONERÍA

Comprar libro

Título: EL DOMINGO DE BOUVINES. 24 DE JULIO DE 1214

Comprar libro

Título: RELACIONES POLÍTICAS Y GUERRA. LA EXPERIENCIA CASTELLANO-LEONESA FRENTE AL ISLAM. SIGLOS XI-XIII

Comprar libro

Título: ALFONSO VI. IMPERATOR TOTIUS ORBIS HISPANIE

Comprar libro

Título: LA ORDEN DE CABALLERÍA / LIBRO DE LA ORDEN DE CABALLERÍA

Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER LA HISTORIA DE LA POLÍTICA MEDIEVAL DE ESPAÑA



Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval


Última actualización de "PAPEL DEL IMPERIO EN LA EDAD MEDIA" en octubre de 2009