Próximos cursos presenciales
Castillos de Europa - Historia y características


Castillos de Europa







Comprar libro

Título: GRANDES CASTILLOS VISTOS DESDE EL CIELO

Comprar libro

Título: EUROPA EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA CATEDRAL. SÍMBOLO DEL RENACER DE EUROPA

Comprar libro

Título: 1.001 CASTILLOS DEL MUNDO

Comprar libro

Título: LA ARQUITECTURA FORTIFICADA: CONSERVACIÓN, RESTAURACIÓN Y USO DE LOS CASTILLOS

Comprar libro

Título: EL ARTE EN EL MEDITERRÁNEO EN LA ÉPOCA DE LAS CRUZADAS

Comprar libro

Título: ESPLENDOR OCULTO DE LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LOS CASTILLOS. REFLEXIONES ANTE EL RETO DE SU CONSERVACIÓN

Comprar libro

Título: COMPENDIO DE VOCABLOS REFERIDOS A LOS CASTILLOS

Comprar libro

Título: LA FORTIFICACIÓN ABALAURTADA, UNA ARQUITECTURA MILITAR Y POLÍTICA

Comprar libro

Título: VIVIR EN UN CASTILLO MEDIEVAL

Comprar libro

Título: LA GUERRA MEDIEVAL EN LOS MANUSCRITOS

Comprar libro

Título: TRATADO DE ARQUITECTURA Y URBANISMO MILITAR

Comprar libro

Título: LOS ALCÁZARES REALES. VIGENCIA DE LOS MODELOS TRADICIONALES EN LA ARQUITECTURA ÁULICA CRISTIANA


Comprar DVD

Título: LAS CRUZADAS





The tetxts of "CASTLES OF EUROPE" are property of © Arteguias.com


Los textos de "CASTILLOS DE EUROPA" son propiedad de © Arteguias.com. Las imágenes se usan bajo licencia Creative Commons Attribution ShareAlike: Falaise (autor: Ollamh), Beaugency (autor: Manfred Heyde), Carcasonne (autor: Farz brujunet), Beaumaris (Autor: Steve Collis), Ferrara (autor: Marcok), Conisbrough (autor: Foto43), Mariemburgo (autor: DerHexer), Karlštejn (autor: LukᚠKalista), Dover: (autor: Jake Keup), Vincennes (autor: Selbymay), Guimaraes (autor: António Amen)

Castillos de Europa. Introducción a su historia y características

Tipología, evolución, partes y funciones

Tipología de fortificaciones medievales cristianas de Europa

Castillos de Europa: Beaumaris, Gran Bretaña

En función de su emplazamiento las fortificaciones cristianas europeas de la Edad Media podían ser motas o rocas.

Se da el nombre de mota a los castillos levantados sobre tierra.

En cambio, las rocas eran fortalezas construidas sobre un promontorio pétreo. La diferencia era importante puesto que las motas se podían minar con mucha más facilidad.

Desde el punto de vista de la forma, podemos distinguir entre fortificaciones de planta regular e irregular. Los de planta regular son los que presentan una traza geométrica y simétrica en la distribución de sus elementos constructivos. Este tipo de castillo era propio de terrenos llanos.

En función de su distribución, las fortalezas se pueden clasificar en concentradas y dispersas. Las primeras presentan todos sus elementos constructivos centralizados y agrupados mientras que las dispersas van agregando elementos defensivos como corachas o torres albarranas, más o menos alejados del núcleo central y principal.

Evolución

Si analizamos las fortalezas medievales cristianas desde un punto de vista evolutivo podemos observar la notable transformación que experimentaron en su fisonomía a partir del siglo XV, con la difusión de la artillería. Así, las antiguas fortalezas macizas, de muros altos y casi ciegos, sin vanos, jalonados por torres, matacanes y almenados, dejan paso a otras en las que las almenas, antes separadas entre sí, se juntan formando un parapeto corrido y de superficie convexa para rechazar los proyectiles. Se abren troneras en los muros para asomar por ellas las bocas de fuego de los cañones, y se reduce la altura de muros y torres para disminuir, en la medida de lo posible, la superficie vulnerable.

Partes y funciones de la fortificación cristiana medieval

El principal elemento de defensa de las fortalezas cristianas medievales eran las murallas que las rodeaban.

Las murallas solían ir flanqueada por torres de muy diversas formas y tamaños. La torre del homenaje era la torre mayor y principal del castillo sirviendo de residencia y último reducto de resistencia.

Torre del Homenaje (Castillo de Guadamur)

La muralla tenían almenaje y adarve, una especie de terraza o camino de ronda, normalmente descubierto, por donde circulaban las tropas para la defensa de la fortaleza.

En la parte más alta aparecía el matacán, obra que sobresale en voladizo en la fachada de la fortificación, lo que permitía a los sitiados arrojar proyectiles o líquidos al enemigo que se acercaba al muro.

Otro elemento del muro de la fortificación que permitía disparar proyectiles a los que intentaban sitiarla era la saetera. Se trataba de una abertura vertical y estrecha hecha en el muro, a través de la cual se disparaba, con arco o ballesta. Con la aparición de las bombardas y otras máquinas de artillería, a fines de la Edad Media, las fortificaciones se dotaron de troneras, aberturas en la pared del castillo que permitían colocar un cañón y dispararlo con precisión.

Saetera para arma de fuego

En el interior del recinto amurallado se sucedían las distintas dependencias destinadas al acuartelamiento de las tropas, al almacenaje de víveres y pertrechos de guerra, y la residencia del alcaide o gobernador de la fortaleza.

Torre albarrana en el castillo de Loarre

Para asegurar sus defensas, la fortificación contaba con una serie de elementos situados fuera de la cerca o muralla principal: torres albarranas, corachas, barbacanas, fosos, etc.

Foso del castillo de Medina del Campo

Introducción a las fortificaciones y castillos de Europa

Castillos medievales en Portugal

La historia de Portugal durante la Edad Media discurre, como es lógico, en un paralelismo casi absoluto con los reinos de la vecina España, razón por la cual, sus castillos y fortalezas no presentan grandes singularidades respecto a las que podemos contemplar en cualquiera de nuestras regiones.

Durante la Alta Edad Media, las grandes fortificaciones portuguesas nacen con un eminente carácter militar, bien como bastiones defensivos frente al siempre amenazante peligro musulmán, bien como atalayas garantes de protección para las volátiles fronteras con la entonces hegemónica y vecina Corona de Castilla.

Ya en tiempos de paz, buena parte de las fortificaciones portuguesas, muchas de ellas de origen árabe, acabarán perdiendo su primigenia función militar para ser transformadas por sus nuevos tenentes en majestuosas construcciones residenciales, siendo un buen ejemplo de ello el espectacular castillo de Leiria, uno de los más visitados del país; o el de Evoramonte, profundamente reformado y reinterpretado a la manera de los castillos-palacio italianos del Renacimiento.

Castillo de Guimaraes

Uno de los castillos más icónicos de Portugal es el de Guimaraes, plaza de capital importancia en la independencia del país y considerado popularmente como ?cuna de la nacionalidad?. Dentro de la categoría de fortalezas de frontera, merecen ser destacados los castillos de Marvao, el de Portel, y de Silves, considerado este último el mejor castillo árabe conservado en Portugal.

Castillo de Marvao

Más hacia territorios litorales, se encuentran también entre la nómina de castillos portugueses más renombrados la espectacular fortaleza de Obidos, o el enormemente pintoresco de Santa María da Feira, cuya apariencia parece transportarnos casi al mundo de la fantasía. Más al sur, son de destacar el histórico castillo de San Jorge en la propia Lisboa o, ya de época renacentista, el fuerte de San Felipe de Setubal

Por último, emplazado sobre un altozano en un islote en medio del río Tajo y asociado a la Orden del Temple, el Castillo de Almourol, de inigualable fotogenia, es en la actualidad una de las residencias oficiales de la República Portuguesa.

Castillo de Almourol

Castillos medievales en Francia

Hasta los siglos XI y XII las fortificaciones en solar francés eran simples torreones denominados donjones. La puerta nunca estaba a nivel de terreno y había que subir a ella por una escala de mano, que retirada la hacía infranqueable. En el Loira existen ejemplos como el donjón de Loeches y el de Beaugency, de finales del siglo XI.

Donjón de Beaugency

Es a partir de las Cruzadas cuando la arquitectura militar de Francia y de otros países europeos se perfecciona siguiendo modelos y técnicas bizantinas y árabes. Surgen entonces verdaderas fortalezas, primero en Oriente, como el Chastel Blanc de Tripolitania o el Krak de los Caballeros de Siria, construidos por los caballeros templarios y hospitalarios respectivamente.

La técnica que los arquitectos militares adquirieron en Oriente se trasladó a los castillos que elevaron en Francia, donde se añadieron a lo simples torreones o donjones otros elementos constructivos como murallas, matacanes, caminos de ronda, almenados, además de una sucesión de estancias que permitían el alojamiento del señor de la fortaleza y su familia. Felipe II Augusto impulsó la construcción de un gran número de ellos en Normandía: Gisors, Rouen, Falaise, Lillebonne o Verneuil.

Castillo de Falaise

El elemento característico de estas fortificaciones sigue siendo el donjon o gran torreón defensivo, denominado en España torre del homenaje, aunque ahora se acompaña con otras construcciones que forman un complejo aparato defensivo. Estos donjones fueron inicialmente rectangulares, pero la influencia oriental impuso la planta circular con escarpes o taludes en la base que servían para que para los proyectiles arrojados desde lo alto de las murallas rebotaran sobre el enemigo. Algunos de los donjones o torres del homenaje más imponentes de Francia fueron los del castillo del Louvre de París, el de Coucy (siglo XIII), con una altura de 54 metros, o el de Vincennes (siglo XIV), imponente masa cuadrada, reforzada por cuatro torrecillas o cubos y por un recinto propio.

Castillo de Vincennes, Francia

En el sur de Francia existen dos magníficos ejemplos de recintos urbanos fortificados: Carcasonne y Avignon, ambas declaradas patrimonio de la humanidad.

Parte de la muralla de Carcasonne

Cabe destacar las figuras de dos grandes constructores de castillos en Francia: el duque de Berry y Luis de Orleans. El primero, del que apenas se conservan construcciones, empleó en ellas al arquitecto Guy de Dammartin, artífice de los castillos de Poitirers, Bourges o Mehun-sur-Yevre.

En cuanto a Luis de Orleans, fue el constructor del castillo de la Ferté-Milon y del de de Pierrefons, reconstruido por Viollet-le-Duc por encargo de Napoleón III y su esposa Eugenia de Montijo. El castillo tenía lienzos defendidos por volados matacanes (machicoulis) y un camino de ronda cubierto.

Más información de Castillos de Francia

Fortificaciones y castillos medievales en los Países Germánicos

A parte de los castillo erigidos por los señores en sus feudos, en los territorios germánicos destaca el esfuerzo constructor llevado a cabo por la Orden Teutónica en su labor colonizadora hacia el Este de Europa. El principal castillo de la orden es el de Mariemburgo o Malbork (Polonia), iniciado en 1280 y convertido en residencia del Gran Maestre desde principios del siglo XIV. Es un conjunto muy complejo, reflejo de la arquitectura gótica en ladrillo del Báltico.

Castillo de Mariemburgo o Malbork (Polonia)

Son importantes también los castillos de la orden en Rheden y Lochstedt. Se trata de castillos-conventos, mezcla de fortaleza militar y monasterio.

Castillo de Karlstein

En Bohemia destaca el castillo de Karlstein, construido entre 1348 y 1365 para guardar en él las joyas y las reliquias de la Corona Imperial, y el castillo de Praga, con la sala de Ladislao, obra de Benedicto Rieth.

Uno de los elementos más característicos de la arquitectura militar de los países germánicos es la presencia de puertas-torre. Se trata de soberbios torreones que en su base están perforados para el paso. Destaca la Puerta de San Florián (Cracovia), la de San Severino (Colonia), la de Uengling (Stendal), la de Konigsberg y la de Tanger-münde.

Fortificaciones medievales en Inglaterra

Durante los siglos XI y XII fueron muy comunes las fortificaciones del tipo motte and bailey castles. Consistían en una mota o montículo de tierra artificial en cuya cima se construía una estructura militar de madera o piedra conocido como keep, y un cercado colocado a los pies de la colina.

Keep de Conisbrough

Otro de los elementos más característicos de la arquitectura militar británica es un tipo de fortificación consistente en un sólido y alto torreón de formas muy diversas, denominada keep-and-bailey, es decir, torre del homenaje y recinto amurallado. Eran fortalezas prácticamente imbatibles debido al enorme espesor de sus muros de piedra y mampostería, en los que se abrían pequeños huecos como saeteras. Tenían diversos pisos, algunos hasta cuatro, como el keep de Hedingham (Essex). Otros keeps notables son los de Rochester, Dover, Oxford o el de Conisbrough.

Keep de Rochester

El castillo de Dover, en Kent, conserva perfectamente su gran keep, que más que un torreón es un castillete cuadrado con torres en los ángulos y unos refuerzos salientes en el centro de los lienzos. Su construcción se llevó a cabo entre 1179 y 1191, durante el reinado de Enrique II, pero más tarde se le añadió otro recinto más amplio con torres de flanqueo cuadradas y con una puerta monumental denominada Constable´s Gate.

Castillo de Dover

El recinto mural con torres de flanqueo, por tanto, se encuentra ya perfectamente desarrollado en Dover y también en el castillo de Roger Bigod en Framlingham. Al principio estas torres eran de planta cuadrada pero pronto se vieron las ventajas que ofrecían a la defensa las torres cilíndricas y poligonales. Encontramos torres circulares en los castillos de Comway, Harlech y Beumaris, mientras que en Carnavon y en el castillo de Raglan las torres son poligonales.

Un paso más en orden a perfeccionar los sistemas defensivos, fueron los castillos concéntricos, es decir, castillos en los que, al recinto principal amurallado, se sumaba otro anillo de murallas concéntrico, situado a poca distancia del principal pero menos fuerte y elevado. Ejemplos de estos castillos concéntricos son los de Beaumaris, (1295-1330), el de Harlech, cuya puerta es un gran donjon con cuatro torres circulares, y la Torre de Londres que se convirtió, a lo largo del siglo XIII, en una de las más grandiosas fortalezas concéntricas de Inglaterra, con varios recintos en torno al keep del siglo XI de Guillermo el Conquistador.

El período 1250-1350 representa la edad de oro de la arquitectura militar inglesa con la construcción en la frontera de Gales, por Eduardo I, de castillos como los de Conway, Carnavon, Beaumaris, Harlech o Caerphilly. A partir de la Guerra de las Dos Rosas la importancia de los castillos declina pues las batallas se deciden en campo abierto.

Castillo de Beaumaris

Fortificaciones medievales en Italia

La arquitectura militar en Italia no llegó a tener la importancia que adquirió en otros países de Europa. Las más significativas fueron las que levantaron las poderosas familias gobernantes dentro de sus ciudades, con ánimo de protección y, al mismo tiempo, como manifestación de su poder y señorío. El castillo de los Visconti, en Pavía (1360-1365), resulta casi más un palacio por su simetría y abierto ventanaje, pero tiene dos grandes torres almenadas y camino de ronda. Galeas II Visconti fundó en 1368 el castillo de Milán, pero luego los Sforza lo agrandaron a partir de 1450.

Castillo-palacio de los Este, en Ferrara

El castillo-palacio de los Este, en Ferrara, se construyó después de un alzamiento popular de 1385. Es de planta cuadrada con cuatro poderosas torres y caminos de ronda sobre prolongadas ménsulas, elemento muy característico de las fortificaciones italianas que pueden verse también en el Castillo de los Gonzaga en Mantua o en el de Vezzuolo en Piamonte.

Más información de Castillos de Italia

Suscripción
Boletín Electrónico Histórico de Boletines
Tiendas
Tiendas Online: compras e inscripciones
Libros de Arte Libros de Historia Medieval
Ebooks Revistas de Arte
Vídeo y Música Maquetas
Artesanía Medieval Cursos Presenciales
Cursos Online Viajes y Visitas Guiadas
Tienda Física
Establecimiento Comercial
Contenidos
Contexto histórico
Edad Media en Europa Edad Media en España
Sociedad Medieval Cultura Medieval
Política Medieval Religiosidad Medieval
Biografías  
Arte Prerrománico
Visigótico Asturiano
Mozárabe Prerrománico en Europa
Arte Bizantino  
Arte Románico
Arquitectura románica Escultura románica
Pintura románica Manuscritos iluminados
Camino de Santiago Simbolismo románico
Monasterios románicos Pilas bautismales
Imaginería y eboraria Orfebrería y esmaltes
Puentes medievales Románico porticado
Restauraciones  
Por provincias
Segovia Ávila Salamanca Zamora
Valladolid Palencia Burgos Soria
León Guadalajara Cuenca Madrid
Navarra Huesca Zaragoza Teruel
Barcelona Girona Lleida Tarragona
Cantabria Asturias Coruña Pontevedra
Orense Lugo Álava Vizcaya
La Rioja Cáceres Badajoz Jaén
Córdoba      
Otros países
Arte románico Francia Arte román. Alemania
Arte románico Portugal Arte román. Inglaterra
Arte románico Italia Arte rom. Escandinavia
Resto de Europa Líbano y Palestina
Arte Mudéjar
Arquitectura mudéjar
Por provincias
León Zamora Salamanca Valladolid
Segovia Ávila Guadalajara Madrid
Toledo Zaragoza Teruel Cáceres
Badajoz Córdoba Sevilla  
Arte Gótico
Arquitectura Gótica Vidrieras
Por comunidades
Castilla y León Castilla La Mancha
Madrid Andalucía y Murcia
Extremadura Cataluña
Aragón Valencia y Baleares
Navarra/Rioja/P.Vasco Norte de España
Arte Islámico
Islam y Al-Andalus Arte Califal
Reinos de Taifas Almorávide/Almohade
Nazarí  
Castillos
Castillos - Arquitectura
Por comunidades
Castilla y León (norte) Castilla y León (sur)
Cast. Mancha y Madrid Extremadura
Andalucía y Murcia Canarias
Valencia y Baleares Canarias
Cataluña Aragón
Navarra/Rioja/P.Vasco Galicia y Cantabria
Arte no medieval
Arte Prerromano Arte Romano
Arte del Renacimiento Arte Barroco
Neoclásico y romántico  
Más información
Diccionario Enlaces
Animaciones y Vídeos  
Monografías
Catedrales de España Monasterios de España
Monumentos por conocer Conjuntos Históricos
Museos Rutas
Otros lugares de España Monumentos de Europa

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: BELLEZA Y CRUELDAD EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA CABALLERÍA. LA VIDA CABALLERESCA EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: GUERREROS Y CAMPESINOS. DESARROLLO INICIAL DE LA ECONOMÍA EUROPEA (500-1200)

Comprar libro

Título: LA GUERRA EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA GUERRA EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: DEL SILENCIO DE LA CARTUJA AL FRAGOR DE LA ORDEN MILITAR

Comprar libro

Título: ELOGIO DE LA NUEVA MILICIA TEMPLARIA / LOS TEMPLARIOS

Comprar libro

Título: LAS CRUZADAS

Comprar libro

Título: DEL SILENCIO DE LA CARTUJA AL FRAGOR DE LA ORDEN MILITAR

Comprar libro

Título: LA EDAD MEDIA, GUERRA E IDEOLOGÍA

Comprar libros Historia Medieval

LIBROS PARA CONOCER EL CONTEXTO SOCIAL, POLÍTICO Y CULTURAL EN EL QUE SE DESARROLLÓ LA CONSTRUCCIÓN DE CASTILLOS DURANTE LA EDAD MEDIA


Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval


* Última actualización de "INTRODUCCIÓN A LAS FORTIFICACIONES Y CASTILLOS DE EUROPA" en febrero de 2013

AVISO LEGAL