Próximos cursos presenciales
El Papado en la Edad Media



Comprar libro

Título: ARTE E HISTORIA EN LA EDAD MEDIA I. TIEMPO, ESPACIO, INSTITUCIONES

Comprar libro

Título: LA IGLESIA MEDIEVAL EN LOS MANUSCRITOS

Comprar libro

Título: ESPLENDOR OCULTO DE LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA FORTALEZA MEDIEVAL, SIMBOLISMO Y PODER EN LA EDAD MEDIA


Comprar DVD

Título: PACK DE 2 DVD: IMPERIOS: LAS CRUZADAS

Comprar DVD

Título: PACK DE 10 DVD "GRANDES ÉPOCAS DEL ARTE" (ARTE ROMANO, BIZANTINO, ROMÁNICO, GÓTICO...)





All rights reserved. The contents of: "PAPACY IN THE MIDDLE AGES" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "EL PAPADO EN LA EDAD MEDIA" son propiedad de © Arteguias.com

El papel del Papado en la Edad Media

La primacía religiosa del Papado

Papado en la Edad Media. En la imagen, el papa español del siglo XV, Alejandro VIYa durante el Bajo Imperio romano asistimos a la popularización de las tendencias monoteístas, e incluso, en filosofía, de la mano de los neoplatónicos Plotino y Porfirio, de monismo: Así, "el Uno, Dios transcendente, se manifiesta y actúa a través del Demiurgo para crear y gobernar el mundo [...]". Lo mismo que hay un único Dios a la cabeza del Universo, (fuera Júpiter, el Sol Invicto o el Dios cristiano), así en la tierra, el emperador es cabeza suprema: el emperador, «investido de la imagen de la monarquía celeste, levanta su mirada hacia lo alto y gobierna regulando los asuntos del mundo (imitando) la soberanía del soberano celeste. Al rey único sobre la tierra, corresponde el Dios único en el Cielo".

Dado que Dios le había dado el poder, era Dios quien actuaba a través del emperador, por lo cual, el origen de las actuaciones del emperador estaba en Dios, de manera que el emperador podía incluso intervenir en el gobierno de la Iglesia. El emperador era el vicario de Dios, mediador entre Dios y los hombres, según la doctrina imperial.

Sin embargo, la Iglesia había sido fundada, no por la voluntad humana, sino por la divina. Si la Iglesia era un cuerpo corporativo y con personalidad jurídica que debía ser orientado y gobernado, se precisaba entonces de una cabeza: ¿Cuál sería esa cabeza?; Según el Evangelio de San Mateo (16, 18 -19), Cristo le dice a Pedro, "Y yo te digo a ti que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré yo mi Iglesia" y "Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atares en la tierra será atado en los cielos, y cuanto desatares en la tierra será desatado en los cielos". Pedro, así, habría recibido poderes directamente de Cristo, convirtiéndose en pastor y cabeza de la Iglesia (Pedro, apacienta a mis ovejas, San Juan, 21, 17-18). Según la Carta a los Corintios escrita por Clemente I (91 - 101) , éste habría recibido, en Roma, del propio Pedro, la consagración como papa18. Siguiendo el principio romano de sucesión universal, todo papa recibe del anterior la potestas ordinis, - que comprende el cargo eclesiástico -, pero los poderes, las funciones gubernamentales, la potestas jurisdictionis, la reciben directamente de San Pedro, de manera que el Papa es un vices Christi.

Papa Clemente I

En su función de pontífice y en virtud del principio jurídico romano del derecho de sucesión, el Papa se equipara a Pedro al tener la consortium potentiae, es decir, al existir una asociación de poder entre Cristo y Pedro-papa: Es Cristo quien ha dado a Pedro, y a sus sucesores, el poder de atar y desatar en el Cielo y la Tierra, por lo cual es él el auténtico pontífice, el intermediario entre Dios y los hombres. Dios distribuye el poder, dándoselo a Pedro que es piedra sobre la que se apoya la Iglesia, de manera que la comunidad de creyentes no es la que da el poder al Papa, sino que el Papa la recibe de Dios, siendo la comunidad la que depende de él.

Por su parte, durante el pontificado del Papa Alejandro I (109 - 116), San Ignacio de Antioquia dirigió una epístola a la Sede apostólica en la que se señala que Eoma "está puesta a la cabeza de la caridad", de lo que se dedujo que a la sede romana le correspondía ser cabeza de la Iglesia, si bien, será en tiempos de San Víctor I (189 - 198), cuando quede sentado el principio de que, en cuestión de fe y de costumbres, es a Roma a la que corresponde resolver las cuestiones, llegando a excomulgar a las iglesias de Asia Menor por seguir celebrando la Pascua de Resurrección el 14 de Nissam, ignorando lo prescrito por el papa Aniceto (155-166), respecto a las fechas de celebración de la misma. Inocencio I (401 - 440), reivindicará para el obispo de Roma el papel de árbitro en las disputas entre obispos, papel preeminente que León Magno (440 - 492) logrará consolidar, especialmente, tras disuadir a Atila de saquear Roma. Tenemos, en definitiva, que a lo largo de la Antigüedad tardía, la posición del Papado se ha ido reforzando, tanto desde el punto de vista eclesial, como político.

Relaciones entre el Papado y el poder civil

Ya desde los primeros tiempos, la literatura cristiana contemplaba la existencia de dos poderes distintos, uno terreno, el emperador, y otro supraterreno, el de Dios. Así, en una oración por el poder civil del año 96, atribuida al Papa Clemente I, se afirma que es Dios el que ha dado a los emperadores la potestad del gobierno, que es el Señor quien otorga la «dignidad, gloria y virtud sobre todas las cosas de la tierra» y ruega dé a los cristianos «docilidad para obedecer en tu Nombre, que es Santo y Todopoderoso, a nuestros gobernantes y jefes sobre la tierra» Efectivamente, los autores cristianos, basándose en la respuesta que da Jesucristo a Pilatos,  «no tendrías ningún poder sobre mí si no te hubiera sido dado de lo alto», van a concluir que el poder es concedido por Dios; al fin y al cabo, si Dios es el máximo poder, la Omnipotencia, resulta lógico pensar que el poder que tiene el emperador no lo ha conseguido por sus exclusivos méritos, sino por la voluntad de Dios, pues «no hay autoridad sino bajo Dios; y las que hay, por Dios han sido establecidas» (Rom. XIII, 1-7), por eso, «adoro solamente al Dios verdadero y real, sabiendo que el emperador ha sido constituido por Él» (Teófilo de Antioquía, Ad Autolycum, II, 11)

Dado que es Dios el que concede el poder, cualquier resistencia al mismo es, en realidad, resistencia a la voluntad de Dios y por eso, «todos han de estar sometidos a las autoridades superiores» (Rom. XIII, 17) y aunque, «adoramos sólo a Dios»«os servimos a vosotros alegres en todo lo demás, reconociendo que sois reyes y príncipes de los hombres y rogando al mismo tiempo que, juntamente con el poder regio, recibáis inteligencia prudente» (Justino, Primera Apología, XVII). Ahora bien, los magistrados, los emperadores, son ministros de Dios para el bien, de manera que «el emperador no es Dios, sino un hombre constituido por Dios en su lugar» (Teófilo de Antioquía, Ad Autolycum, II, 11)  no para ser reverenciado, sino para que «ejerza juicio justo», « para que el Poder que de Ti les vino lo ejerzan en paz y con mansedumbre y penetrados de tu santo temor» (Clemente Romano a los Corintios, 60, 4; 61, 1-3). Por tanto, la dignidad imperial es un oficio, un ministerio que se ejerce al servicio de la justicia de Dios: Por eso, San Ambrosio, obispo de Milán, excomulgará en 390 al propio emperador Teodosio, en lo que constituye una de las más notorias y tempranas tensiones político-religiosas entre poder pontificio y poder laico, de tantas como menudearán a lo largo de la Edad Media, especialmente con los titulares del Sacro Imperio Romano-Germánico.

La Teoría de los Dos Poderes o de las Dos Espadas

Un rey o un emperador cristiano ejerce, como hemos mencionado, un oficio, un ministerio, y por ello, la Iglesia, y más aún el Papa, como auténtico vicario de Cristo en la tierra, tiene derecho a intervenir, en caso de que el mismo no cumpla con dicho ministerio.

Ahora bien, Gelasio I (492 - 496) distingue entre potestas - que ostentan los emperadores - y la auctoritas - que pertenece a los papas -: El poder laico tiene poder para hacer, pero los papas tienen autoridad moral para censurar las actuaciones de los poderes laicos. Surge así la teoría de los dos poderes o las dos espadas, por la cual, si bien la Iglesia y el Papado obedecen las leyes promulgadas por el Emperador, éste ha de respetar la autoridad del Papado en lo tocante a cuestiones de orden religioso y moral - como por ejemplo, el nombramiento de los obispos por parte del Papa, origen de la conocida como Querella de las Investiduras -.

Así lo pone de manifiesto en su carta al emperador Anastasio: «Hay dos poderes que gobiernan el mundo: la autoridad sagrada de los pontífices y la potestad regia. [..] Tú sabes, mi muy clemente hijo, que si gobiernas al género humano por tu dignidad, inclinas sin embargo la cabeza ante los prelados en las cosas divinas [...], (has de) estar sometido al orden religioso más que dirigirlo, [...] y si en todo lo que concierne al orden público los prelados reconocen la autoridad del imperio, - que, (no obstante), ha sido conferido por una disposición sobrenatural, (es decir, por Dios) -, y han de obedecer sus leyes [...], con más razón debe(s) obedecer al prelado de esta sede (Roma) que la divinidad suprema ha querido poner a la cabeza de todos los padres» .

Los Estados Pontificios

Ahora bien, mantener la independencia del Papa respecto a los poderes laicos, exigía también autonomía material y jurídica: El Papa no podía ser súbdito de ningún monarca, dado que era padre y árbitro de todos. Surge así, supuestamente a finales del S. V,  la "Leyenda de San Silvestre" y la Donación de Constantino: En un contexto en el que la doctrina gelasiana ganaba fuerza, nace esta leyenda que relata la conversión de un Constantino que, arrepentido de sus pecados, se arroja a los pies del papa y se despoja de los emblemas imperiales, entregando al pontífice lo que después será conocido como Estados Pontificios.

A fin de asegurar las bases materiales de los Estados Pontificios, y con ello, la autonomía respecto a los poderes laicos, el Papado, especialmente desde Gregorio I Magno, preocupará dotarse de tierras, especialmente a partir de donaciones voluntarias de los fieles.

San Gregorio Magno

Será también Gregorio I el que impulse la actividad misionera, logrando con ello, constituir nuevas sedes episcopales, ligadas directamente al pontífice y con capacidad para contrarrestar a las sedes orientales, refractarias a aceptar la autoridad romana. Así mismo, se preocupará de estrechar lazos religiosos, políticos y jurisdiccionales de las nacientes monarquías germánicas, especialmente con los reyes francos, a fin de sacudirse la dependencia respecto a los emperadores de Oriente, llegando los Papas a arrogarse la potestad de coronar emperadores, en tanto en cuanto, según la leyenda de San Silvestre, habría sido precisamente el Papa, el que habría recogido las insignias imperiales que Constantino arrojara.

(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Jorge Martín Quintana)

 

Suscripción
Boletín Electrónico Histórico de Boletines
Tiendas
Tiendas Online: compras e inscripciones
Libros de Arte Libros de Historia Medieval
Ebooks Revistas de Arte
Vídeo y Música Maquetas
Artesanía Medieval Cursos Presenciales
Cursos Online Viajes y Visitas Guiadas
Tienda Física
Establecimiento Comercial
Contenidos
Contexto histórico
Edad Media en Europa Edad Media en España
Sociedad Medieval Cultura Medieval
Política Medieval Religiosidad Medieval
Biografías  
Arte Prerrománico
Visigótico Asturiano
Mozárabe Prerrománico en Europa
Arte Bizantino  
Arte Románico
Arquitectura románica Escultura románica
Pintura románica Manuscritos iluminados
Camino de Santiago Simbolismo románico
Monasterios románicos Pilas bautismales
Imaginería y eboraria Orfebrería y esmaltes
Puentes medievales Románico porticado
Restauraciones  
Por provincias
Segovia Ávila Salamanca Zamora
Valladolid Palencia Burgos Soria
León Guadalajara Cuenca Madrid
Navarra Huesca Zaragoza Teruel
Barcelona Girona Lleida Tarragona
Cantabria Asturias Coruña Pontevedra
Orense Lugo Álava Vizcaya
La Rioja Cáceres Badajoz Jaén
Córdoba      
Otros países
Arte románico Francia Arte román. Alemania
Arte románico Portugal Arte román. Inglaterra
Arte románico Italia Arte rom. Escandinavia
Resto de Europa Líbano y Palestina
Arte Mudéjar
Arquitectura mudéjar
Por provincias
León Zamora Salamanca Valladolid
Segovia Ávila Guadalajara Madrid
Toledo Zaragoza Teruel Cáceres
Badajoz Córdoba Sevilla  
Arte Gótico
Arquitectura Gótica Vidrieras
Por comunidades
Castilla y León Castilla La Mancha
Madrid Andalucía y Murcia
Extremadura Cataluña
Aragón Valencia y Baleares
Navarra/Rioja/P.Vasco Norte de España
Arte Islámico
Islam y Al-Andalus Arte Califal
Reinos de Taifas Almorávide/Almohade
Nazarí  
Castillos
Castillos - Arquitectura
Por comunidades
Castilla y León (norte) Castilla y León (sur)
Cast. Mancha y Madrid Extremadura
Andalucía y Murcia Canarias
Valencia y Baleares Canarias
Cataluña Aragón
Navarra/Rioja/P.Vasco Galicia y Cantabria
Arte no medieval
Arte Prerromano Arte Romano
Arte del Renacimiento Arte Barroco
Neoclásico y romántico  
Más información
Diccionario Enlaces
Animaciones y Vídeos  
Monografías
Catedrales de España Monasterios de España
Monumentos por conocer Conjuntos Históricos
Museos Rutas
Otros lugares de España Monumentos de Europa

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: HISTORIA DE LOS PAPAS. ENTRE EL REINO DE DIOS Y LAS PASIONES TERRENALES

Comprar libro

Título: DOCTRINAS Y RELACIONES DE PODER EN EL CISMA DE OCCIDENTE Y EN LA ÉPOCA CONCILIAR (1378-1449)

Comprar libro

Título: EL PONTIFICADO EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: JUDAISMO Y CRISTIANISMO. RAICES DE UN GRAN CONFLICTO HISTÓRICO

Comprar libro

Título: GREGORIO MAGNO

Comprar libro

Título: EL ORIGEN DEL ESTADO LAICO DESDE LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: RELIGIÓN Y PODER. MARSILIO DE PADUA ¿LA PRIMERA TEORÍA LAICA DEL ESTADO?

Comprar libro

Título: EL PAPA LUNA, BENEDICTO XIII

Comprar libro

Título: LA IGLESIA EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA IMAGEN DEL OBISPO EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: PAPISAS Y TEÓLOGAS

Comprar libro

Título: LA IGLESIA DE SANTIAGO Y EL PONTIFICADO EN LA EDAD MEDIA (1140-1417)

Comprar libro

Título: LA RELIGIÓN Y EL ORIGEN DE LA CULTURA OCCIDENTAL

Comprar libro

Título: RELIGIOSIDAD MEDIEVAL EN ESPAÑA. PLENA EDAD MDIA (S. XI - XIII)

Comprar libro

Título: IGLESIA Y VIDA RELIGIOSA EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: EL REY Y EL PAPA. POLÍTICA Y DIPLOMACIA EN LOS ALBORES DEL RENACIMIENTO (EL SIGLO XV EN CASTILLA)

Comprar libro

Título: ROMA Y LA PENÍNSULA IBÉRICA EN LA ALTA EDAD MEDIA. LA CONSTRUCCIÓN DE ESPACIOS, NORMAS Y REDES DE RELACIÓN

Comprar libro

Título: LOS MÍSTICOS DE OCCIDENTE

Comprar libro

Título: EL PONTIFICADO MEDIEVAL

Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "EL PAPADO EN LA EDAD MEDIA" en octubre de 2009

AVISO LEGAL