Próximos cursos presenciales
Vestido Medieval










Vestido Medieval (Página Actual)







Comprar libro

Título: HAY MÁS EN TI. IMÁGENES DE LA MUJER EN LA EDAD MEDIA (SIGLOS XIII-XV)

Comprar libro

Título: EL AMOR CORTÉS EN LOS MANUSCRITOS MEDIEVALES

Comprar libro

Título: CAMINO DE SANTIAGO, GEOGRAFÍA DEL ESPÍRITU

Comprar libro

Título: LUJURIA EN LA ICONOGRAFÍA ROMÁNICA

Comprar libro

Título: MUJERES Y ARQUITECTURA: MUDÉJARES Y CRISTIANAS EN LA CONSTRUCCIÓN

Comprar libro

Título: EL ARTE EN LA EDAD MEDIA


Comprar CD

Título: CANTIGAS DE MUJERES

Comprar CD

Título: CANTOS DE MUJERES EN LAS TRES CULTURAS

Comprar DVD

Título: DVD DE LA SERIE DE TVE "MEMORIA DE ESPAÑA"





All rights reserved. The contents of: "MEDIEVAL CLOTHING" are property of © Arteguias.com


Todos los derechos reservados.
Los contenidos de "VESTIDO MEDIEVAL" son propiedad de © Arteguias.com, menos la imagen de la estatua del hombre germánico que se usa bajo licencia the Creative Commons Attribution-Share Alike (autor: Bullenwächter)

El Vestido Medieval. Alta y Plena Edad Media

Introducción

Hasta el siglo XIV el vestido medieval era sencillo y heredado (y simplificado) de la época romana

A lo largo de los siglos medievales la manera de vestir en los reinos cristianos peninsulares experimentó una considerable evolución, pasándose de las tradicionales túnicas de raigambre clásica al traje corto, presente desde el siglo XIV y origen lejano del traje actual.

Esta evolución fue paralela a la experimentada por otros estados europeos, si bien, la influencia que ejerció la indumentaria islámica en el traje español hace que éste presente algunas características específicas.

Algunas ideas previas sobre el vestido durante la Alta Edad Media

Vestidos de diferentes clases sociales en la antigua Roma

Durante los primeros siglos de la Edad Media se fue constituyendo la manera de vestir que perduró durante la mayor parte de este período. El traje europeo fue, hasta finales del siglo XIV, una derivación de la túnica, la toga y el manto romanos a los que se unieron elementos propios de la indumentaria de los pueblos germánicos y algunas características propias del vestido bizantino. Hay un predominio de los vestidos holgados, de corte sencillísimo, uniforme e impersonal.

Otra característica de esta etapa es que las diferencias entre las vestiduras femeninas y masculinas (tanto de adultos como infantiles) van a ser mínimas, siendo el único rasgo diferencial el largo de las prendas, más acentuado en las de las mujeres.

A materias primas como la lana, el lino o el cáñamo, utilizadas desde la Antigüedad para la confección de tejidos, se añadieron otras nuevas como la seda o el algodón, llegadas con los musulmanes.

El vestido en época visigoda

Más allá del limitado número de restos arqueológicos y de algunos escritos como Las Etimologías de San Isidoro, no se dispone de demasiada información acerca del vestido usado por los visigodos. No obstante, se puede concretar que las calzas germánicas y la túnica romana conformarían su atuendo básico:

Calzas

Las calzas eran vestiduras para las piernas que llegaban hasta la cintura, una de las novedades introducidas por los germanos. San Isidoro habla de bracae, femoralia y trubucos, prenda parecida al pantalón actual que, bien atada en el tobillo o bien suelta, aparece ya, como traje propio de los bárbaros, en algunos relieves romanos.

Escultura romana de un hombre de los pueblos bárbaros germánicos

Sayos o túnicas

Una de las más comunes fue la túnica con mangas, la misma que se había usado en el Imperio romano desde el siglo III. También puramente romana fue la talar, es decir, que llegaba hasta los talones, muy difundida desde el siglo IV a través del Imperio romano de Oriente, así como las decoradas con listas o clavi (franjas verticales). San Isidoro menciona también la pectoralis, túnica corta, según él "usada ahora con más profusión que entre los antiguos"; la túnica escarlata o cocina y "la llamada por el vulgo armilausa" partida y abierta delante y detrás, que no parece de tradición romana y que aparece representada en relieves visigodos y asturianos como el del Sacrificio de Isaac de un capitel de San Pedro de la Nave.

Broche de cinturón visigodo

Los visigodos llevaban sobre la túnica un cíngulo o cinturón con gruesa hebilla, de las cuales se han encontrado numerosos ejemplos en las necrópolis excavadas. Además de éste, el traje visigodo incorporaba otros adornos como brazaletes, collares, bálteos o fíbulas para sostener la túnica, elaborados en oro, plata o bronce y con incrustaciones de pedrería, esmalte y repujado.

En los enterramientos visigodos el cadaver llevaba todo su ajuar y joyería personal

Completaban la vestimenta visigoda los mantos y ropas de piel, llevados sobre la túnica a modo de abrigo. Existían varios tipos de manto pero cabe destacar uno corto y semicircular, llamado chlamys, que se anudaba sobre el hombro, y el amiculum, que era un manto femenino según San Isidoro.

Fibulas de arco visigodas

En cuanto al peinado, el pelo largo fue el más usado por los hombres. En varios relieves visigodos aparecen individuos con melena rematada en bucle a la altura de las orejas. Las mujeres casadas llevaban un tocado que se conocía como capitulare y, entre las solteras, lo habitual fue el pelo suelto, costumbre que perduró durante casi toda la Edad Media, apareciendo en la documentación la expresión "manceba en cabello" para referirse a la mujer soltera.

En la Edad Media, las mujeres casadas llevaban el pelo tapado

Siglos X y XI: el traje mozárabe

Durante estos siglos, la indumentaria de los reinos cristianos de la Península Ibérica recibió la influencia de la España musulmana, modelo a imitar por el lujo de sus tejidos de seda. Ello explica que el traje cristiano de los siglos X y XI en España, aun conservando prendas tradicionales, presente importantes rasgos diferenciales respecto al del resto de Europa. La presencia de nombres de procedencia árabe en la terminología referida a la indumentaria cristiana de este período es buena prueba de ese influjo.

Para el estudio del atuendo de estos siglos, que se ha denominado traje mozárabe, se cuenta con bastantes testimonios, destacando los que aportan las miniaturas de los códices. En ellas se aprecia una nueva prenda, la camisa, cuyo uso se generalizó en el siglo X.

Personajes del siglo X

Junto a la camisa, la túnica, el manto y las vestiduras para cubrir las piernas son los elementos básicos de la indumentaria mozárabe.
Las túnicas presentan una gran variedad que contrasta con la homogeneidad presente en los demás estados cristianos: túnica talar, corta, abierta en pico de herencia visigoda, pintella, mutebag, mofarrex, adorra o la almexía, llevada por mujeres.

Además de manto y capa, aparecen otros términos de raíz árabe referidos a prendas de abrigo: mobatana (con forro de piel), barragán, alifafe, arrita, zorama, feruci, kabsane o zoramen. Pero en las miniaturas se observan mantos de tradición clásica como es el caso de uno totalmente cerrado, con agujero para meter la cabeza, derivado de la paenula romana. Parece ser prenda propiamente española el manto cerrado, más corto por delante que por detrás, con un ribete decorando el borde bajo y delantero.

En cuanto a las vestiduras para cubrir las piernas, en las miniaturas suele aparecer una especie de pantalón bombacho recogido en el tobillo.

El arte mozárabe ha representado muchos tipos de tocados. Carmen Bernis señaló que tal vez el disco que rodea la cabeza de muchos personajes de las miniaturas mozárabes sea un turbante.

El cabello se solía llevar corto en redondo, con disposición de planos iguales y lisos; la barba afeitada.

Segunda mitad del XI-inicios XIII: el traje románico

La Plena Edad Media es el momento en el que la indumentaria europea gozó de mayor homogeneidad, contribuyendo a ello, en gran medida, las peregrinaciones y las cruzadas, acusándose ciertas influencias bizantinas.

El vestido románico de las clases altas

El traje románico se caracterizó también por ser mucho menos variado que el de siglos anteriores. Básicamente consistía, en el caso de las clases altas de la sociedad, en la superposición de dos túnicas, el brial (saya de rica tela bordada y teñida) y la piel o pellizón.

El brial era una túnica muy larga con mangas estrechas (saya). Había uno hendido, apropiado para cabalgar. Como prenda lujosa, el brial se confeccionaba con ricos tejidos como el cendal, que era una seda muy fina, o el xamet o ciclatón, que incluía oro.

La piel, también llamada pellizón o pellicia, se llevaba sobre el brial. Era algo más corto que éste y tenía las mangas más anchas.

El vestido románico de las clases bajas

El traje más usado por la mayoría de la población era la saya, también conocida como aljuba. Las sayas masculinas no sobrepasaban, por lo general, la rodilla mientras que las femeninas llegaban hasta los pies. En ambos casos estaban ceñidas a la cintura por un cinturón.

En cuanto a las mangas había tres tipos:

  • Mangas ceñidas.
  • Mangas abiertas: con un ensanche de la manga en la parte del antebrazo.
  • Mangas perdidas: el ensanche de la manga del antebrazo era muy exagerado y, en ocasiones, la tela sobrante se anudaba.

Hombre y mujer del siglo XII con sayas de mangas perdidas

Otra de la características de las sayas medievales era la forma de su cuello, llamado "amigaut", es decir, con forma redondeada y una hendidura vertical en la parte inferior.

Saya con cuello amigaut

Sobre la saya podía colocarse otra prenda llamada pellote, de parecida hechura pero abierta por los costados y sin mangas (forma de chaleco).

La saya y el pellote fueron muy usados en la época románica

La prenda de abrigo común a todos los estamentos era el manto. El más frecuente era semicircular aunque se usaba también otro rectangular, el pallium, así como el manto cerrado con una apertura para la cabeza y con capuchón.

Niños con saya corta

Las vestiduras usadas para las piernas eran las calzas, cuyo uso se generaliza en época románica. Se amoldaban a la forma de la pierna, no pasaban de lo alto de los muslos y cubrían también los pies, a diferencia de los antiguos trubucos con forma de pantalón, que pasaron a ser prenda de poca categoría y persistieron como traje de campesinos y pastores hasta finales de la Edad Media.
Los hombres solían llevar la cabeza descubierta. El pelo podía peinarse en melena corta o larga y el flequillo era muy usual desde la segunda mitad del siglo XII. Era frecuente la barba.

Mujer con saya hasta los pies de mangas muy abiertas y cuello amigaut, ceñida con un  cinturón

En cuanto a la indumentaria femenina en época románica, brial y piel o pellizón eran prendas propias de los más altos testamentos, siendo más largo el brial femenino que el masculino, pues ocultaba los pies.

Los mantos siempre eran cerrados y de longitud media. Podían cubrir también la cabeza, dejando al descubierto únicamente el rostro, por influencia bizantina. También de origen bizantino fue el tocado femenino más común de este período: independiente del manto podía descender hasta el pecho, cubriendo la cabeza, el cuello y los hombros. Parece ser que tras las Cruzadas se incorporó al traje cristiano occidental otro tocado consistente en una pieza de tela larga y estrecha que se llevaba enrollada a la cabeza, a modo de turbante. Existió también un tocado propio en España, que rodeaba la cara mediante tiras de tela rizada y se completaba con un bonete.

En cuanto al calzado, son dignos de mención los escarpines de doña Teresa Petri (1187), custodiados en el Museo del Traje de Madrid y procedentes del Monasterio de Santa María la Real de Gradefes (León). Se trata de unos zapatos de ancha suela de corcho y sin talón.

Suscripción
Boletín Electrónico Histórico de Boletines
Tiendas
Tiendas Online: compras e inscripciones
Libros de Arte Libros de Historia Medieval
Ebooks Revistas de Arte
Vídeo y Música Maquetas
Artesanía Medieval Cursos Presenciales
Cursos Online Viajes y Visitas Guiadas
Tienda Física
Establecimiento Comercial
Contenidos
Contexto histórico
Edad Media en Europa Edad Media en España
Sociedad Medieval Cultura Medieval
Política Medieval Religiosidad Medieval
Biografías  
Arte Prerrománico
Visigótico Asturiano
Mozárabe Prerrománico en Europa
Arte Bizantino  
Arte Románico
Arquitectura románica Escultura románica
Pintura románica Manuscritos iluminados
Camino de Santiago Simbolismo románico
Monasterios románicos Pilas bautismales
Imaginería y eboraria Orfebrería y esmaltes
Puentes medievales Románico porticado
Restauraciones  
Por provincias
Segovia Ávila Salamanca Zamora
Valladolid Palencia Burgos Soria
León Guadalajara Cuenca Madrid
Navarra Huesca Zaragoza Teruel
Barcelona Girona Lleida Tarragona
Cantabria Asturias Coruña Pontevedra
Orense Lugo Álava Vizcaya
La Rioja Cáceres Badajoz Jaén
Córdoba      
Otros países
Arte románico Francia Arte román. Alemania
Arte románico Portugal Arte román. Inglaterra
Arte románico Italia Arte rom. Escandinavia
Resto de Europa Líbano y Palestina
Arte Mudéjar
Arquitectura mudéjar
Por provincias
León Zamora Salamanca Valladolid
Segovia Ávila Guadalajara Madrid
Toledo Zaragoza Teruel Cáceres
Badajoz Córdoba Sevilla  
Arte Gótico
Arquitectura Gótica Vidrieras
Por comunidades
Castilla y León Castilla La Mancha
Madrid Andalucía y Murcia
Extremadura Cataluña
Aragón Valencia y Baleares
Navarra/Rioja/P.Vasco Norte de España
Arte Islámico
Islam y Al-Andalus Arte Califal
Reinos de Taifas Almorávide/Almohade
Nazarí  
Castillos
Castillos - Arquitectura
Por comunidades
Castilla y León (norte) Castilla y León (sur)
Cast. Mancha y Madrid Extremadura
Andalucía y Murcia Canarias
Valencia y Baleares Canarias
Cataluña Aragón
Navarra/Rioja/P.Vasco Galicia y Cantabria
Arte no medieval
Arte Prerromano Arte Romano
Arte del Renacimiento Arte Barroco
Neoclásico y romántico  
Más información
Diccionario Enlaces
Animaciones y Vídeos  
Monografías
Catedrales de España Monasterios de España
Monumentos por conocer Conjuntos Históricos
Museos Rutas
Otros lugares de España Monumentos de Europa

Acceso a cursos de arte por Internet


Comprar ebooks Arte e Historia Medieval

EBOOKS (LIBROS EN FORMATO DIGITAL) PARA APRENDER ARTE E HISTORIA MEDIEVAL


Comprar libro

Título: VIDA COTIDIANA EN LA ESPAÑA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: LA GENTE DE LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA VIDA EN ESPAÑA EN TIEMPO DE LOS GODOS

Comprar libro

Título: ESPACIOS DE VIDA Y MUERTE EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA MUJER EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: ARTESANAS DE VIDA. MUJERES DE LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA MUJER EN LA RECONQUISTA

Comprar libro

Título: VELOS Y DESVELOS. CRISTIANAS, MUSULMANAS Y JUDÍAS EN LA ESPAÑA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: VIDAS DE MUJERES ANDALUSÍES

Comprar libro

Título: LA MUJER Y EL VESTIDO EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: LA INFANCIA A LAS SOMBRAS DE LAS CATEDRALES

Comprar libro

Título: BARRAGANAS Y CONCUBINAS EN LA ESPAÑA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: LA MUJER EN TIEMPOS DE LAS CRUZADAS

Comprar libro

Título: LA DAMA EN LA CORTE BAJOMEDIEVAL

Comprar libro

Título: IDENTIDAD Y CONVIVENCIA. MUSULMANAS Y JUDÍAS EN LA ESPAÑA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: MUJERES, FAMILIA Y LINAJE EN LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: MUJERES Y PEREGRINACIÓN EN LA GALICIA MEDIEVAL

Comprar libro

Título: LA MUJER EN LA SEVILLA DE FINALES DE LA EDAD MEDIA: SOLTERAS, CASADAS Y VÍRGENES CONSAGRADAS

Comprar libro

Título: LA PROSTITUCIÓN EN EL REINO DE GRANADA A FINALES DE LA EDAD MEDIA

Comprar libro

Título: MUJER, MARGINACIÓN Y VIOLENCIA ENTRE LA EDAD MEDIA Y LOS TIEMPOS MODERNOS


Cursos Online
Viajes Guiados
Seminarios presenciales de Arte Medieval

Última actualización de "VESTIDO MEDIEVAL" en marzo de 2013